28 abr. 2010

¿Halagos o crítica?


Me pregunto que pasará si los integrantes de 7 Plumas, desde un inicio no comulgamos o vemos deficiencias en la forma de escribir de alguno de los autores de esta novela y no tenemos la valentía de hablarlo o comentarlo. ¿Seremos capaces abiertamente de hacerlo? O cada vez que alguno realiza la publicación de un capítulo recibirá solo elogios del resto de componentes.


Pienso que si no existe sinceridad y valentía, no aprenderemos y no existirá debate. Los halagos no te ayudan a mejorar, los halagos no te invitan a reflexionar. Solo la crítica, la que no está realizada de forma gratuita, sino con el fin de expresar una opinión, un punto de vista y con el objetivo de que el criticado mejore o busque el camino del análisis, hace que despertemos en muchos caso del letargo de la presunción de que todo es perfecto y que caminamos por el mejor de los caminos. Y siempre existe otro camino alternativo.


Por mi parte prefiero que me critiquen. Ello dispara mi termómetro. Recordar que la fiebre no es mala, es el síntoma que te alerta de que algo no marcha bien.

14 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Estamos en la misma línea.
La críitica constructiva, y siempre lo he pensado, aporta, suma, hace crecer, porque depura.
Pero también soy de los que opina que hay que decir las cosas del modo que motiven.
Lo peor de todo es pasar la mano por el lomo, en eso estoy de acuerdo..

Inma Vinuesa dijo...

Me sumo al comentario, siempre partimos de que nuestros estilos son muy diferentes, utilizamos expresiones y giros en las historias que nos identifican, y que pueden no ser del agrado de los demás.
Por mi parte esta experiencia me está haciendo cuidar mucho más mi forma de escribir y de analizar el texto, tenemos que buscar en cada parte las ganas del lector de seguir leyendo, y lectores somos todos con lo que las criticas deben enseñarnos a escribir mejor.
Saludos

Amando Carabias María dijo...

Esto que comentas, Inma, me parece esencial. Aunque sea imposible que cada uno dejemos de ser quien somos, hay que hacer el esfuerzo por ensamblar, aunque nadie sepa cómo seguirá el capitulo próximo...
Ni quien lo tiene que escribir
Uff...

Marcos Alonso dijo...

Interesante y necesaria cuestión, FranCo. Todo depende de la forma de ser del "crítico". Yo particularmente me inclino por la opinión de Amando "hay que decir las cosas del modo que motiven". En culaquier caso los comentarios que se están aportando me parece que están enriqueciendo los texto o lo harán, hablo por mí. Sin duda los comentarios (informaciones o consejos) que se hacen influyen más en los que aún no han escrito el texto y permite, a mi entender, como dice Amando "ensamblar" los textos.

En cualquier caso, una vez publicado los textos si alguién nos advierte o aconseja y nos convence de que deberíamos introducir algún cambio ¿qué podemos hacer? ¿podemos cambiar los textos tras ser publicado? De ser así puede que se produzcan daños colaterales, como dirían los norteamericanos. ¿Qué opinan?

Amando Carabias María dijo...

Antes de recoger los bártulos...
Marcos, interesantísima cuestión la que planteas. Mi opinión es que las correcciones deben ser posibles, siempre y cuando estemos todos de acuerdo, sobre todo el autor/a de esa parte, pero dentro de un margen de tiempo, de lo contrario tendrá que ser misión del propio relato convertir en virtud lo que fue defecto.
Aquí es una hora más tarde, ya me entendéis. Hora de ir desconectando.
Luego vuelvo.

Inma Vinuesa dijo...

Ante la cuestión de Marcos, opino que debemos intentar subsanar con el siguiente capítulo las sugerencias del respetable, no cambiar el texto ya publicado.
Lo escrito escrito está, evidentemente no va a ser gusto de todos, "para gustos colores", lo importante es saber dar el giro necesario para captar más lectores en el siguiente capítulo, es decir al que le toque debe estrujarse más la sesera...

Amando Carabias María dijo...

Lo cierto es que las prisas me han hecho leer mal lo que comentaba Marcos. Creí que se refería a errores. Si no hay errores, opino lo que Inma:lo escrito, escrito está.

FranCo dijo...

La importancia de una mirada o la simple introducción de un objeto podría hacer que la historia tomara un rumbo inesperado o que por el contrario existieran efectos colaterales en la estructura de la novela, tal y como apunta Marcos.

Creo que como escritores es algo que tenemos muy claro y que las posibles correcciones deben ser simplemente ortográficas o similares, pero nunca ninguna introducción nueva o ningún nuevo giro.
Pienso que para ello tenemos tiempo suficiente entre capítulo y capítulo. Si no fuese así, con publicar solo una frase o dar paso al siguiente compañero, problema resuelto.

Ana J. dijo...

Chicos, ¡qué ritmo!
Mi opinión.
Creo que las críticas son necesarias si son ajustadas y realmente constructivas.
Buscar la minucia que criticar no solo me parece inútil sino desmotivador. Y puede llevarnos a círculos viciosos.
Sería muy importante, como también habéis apuntado, que los que nos leen sean la mayor fuente de opiniones aunque el feed-back entre los que estamos creando la historia es fundamental y lo único que nos hará conseguir un resultado dignamente homogéneo y con sentido.
Creo que hay que dar opiniones, ideas, sugerencias, decir si algo no nos ha gustado y por qué y si algo nos ha gustado, ¡caramba! HAY QUE DECIRLO!
Lo de las correcciones, me sumo a vuestra opinión: solo las erratas. Ya tenemos ocasión de corregir con los siguientes capítulos.
Por mi parte, podéis estar seguros de que mi opinión será sincera, a veces, sospecho que será hasta demasiado visceral.
Pero no esperéis que vaya a machacar o a buscar el mínimo defecto. O lo que alguien pueda considerar un defecto porque es todo tan relativo...

Ana J. dijo...

Se me olvidaba: creo que es imprescindible para que no nos perdamos que vayamos elaborando una especie de glosario, con los personajes, las circunstancias, los nombres de lugares... que puedan ser importantes.
Creo que sería fácil si creásemos un post para ello y cada uno de los que escribe añade sus referencias a la vez que publica su capítulo.
Por ejemplo,
-Sophie: 25 años, cojea a saltitos, introvertida, fantasiosa. Vive en Edimburgo. Tiempo actual
-Fantasma del callejón: muerto de peste bubónica en 1784. Intenta asustar a los viandantes sin éxito
- ....
No sé, a mi me ayuda a centrarme cuando llevo bastante escrito.
¿Qué opináis?

FranCo dijo...

Ana, fantástica idea.

¿Comienzas tu? Se crea el post y yo le hago un apartado especial y siemple le doy preferencia al último.

Anabel dijo...

Sí, me parece una estupenda idea la de Ana. Eso nos ayudará mucho, sobre todo a mí que tengo la cabeza de adorno.

Opino que hay que decir lo que se piensa siempre desde el respeto. Y si gusta, por supuesto. También opino que de corregirse, las faltas de ortografía o cosas así.

Saludos,

Anabel, la Cuentista

Amando Carabias María dijo...

También me parece bien lo del glosario, no sólo por lo que apuntas, sino por lo que pueda servir de ayuda a los lectores que se vayan incorporando al texto.
Aunque hasta ahora las entradas son muy cortas (ojo, me parece bien, no conviene desgastarse al principio) y no es cansado leer de golpe dos o tres entradas de este tamaño, con el tiempo supongo que se hará más complicado y esa especie de guión, esquema, resumen, sinopsis como queráis llamarla ayudará a que las incorporaciones no huyan antes de entrar debido a lo avanzado de la historia...

Ana J. dijo...

Vale, lo hago. En cuanto tenga un rato (ahora quiero leer todos vuestros comentarios) me pongo manos a la obra. Por cierto, ahora es fácil.