11 may. 2010

Cramond



(Fotografía y texto tomado de:

Los libros de historia en Escocia dicen que Cramond tiene hasta dos mil años de antigüedad. La vida comenzó aquí a surgir en algún momento de la invasión romana. Fue aquí donde se construyó el célebre “Muro de Antonino”, levantado entre Forth y Clyde, y donde, tres años más tarde, los romanos construyeron una enorme fortaleza que iba a servir de puerto principal. Este puerto fue usado por los ejércitos romanos y como protección de la costa sur.

Desde entonces, Cramond ha ido reinventándose a sí misma en numerosas ocasiones. La Iglesia de Cramond, conocida como la Iglesia de Escocia, fue construida sobre la antigua fortaleza romana en 1656. No sólo se realizó sobre las bases de la antigua fortaleza, sino que también se dejó una vieja torre del siglo XV.

Durante los siglos XVIII y XIX, el Cramond industrial llegó a ser un pueblo próspero. Su éxito en este sentido se debió sobre todo al río Almond. Este suministro constante de agua fresca permitió a la ciudad la adquisición de dos hornos de acero, tres fundiciones de hierro y otras pequeñas industrias. El acero que se producía en Cramond se exportaba a lugares tan lejanos como la India.
Desafortunadamente este auge industrial no duró mucho, y en 1860 las fábricas se habían convertido en pequeños aserraderos. Estos tampoco duraron mucho, y Cramond contempló con horror y resignación el cierre de todas sus fábricas industriales más importantes a principios del siglo XX.

Desde el siglo XIX Cramond ha sido para los escoceses uno de los suburbios residenciales más importantes de Edimburgo. Su carácter agradable y su puerto encantador, con una vista preciosa de la desembocadura del río, con sus playas tranquilas, lo hacen un lugar ideal para vivir.
También se puede ampliar información en esta página.

6 comentarios:

Anabel dijo...

En esa misma página me documenté yo. Además también miré en:

http://translate.googleusercontent.com/translate_c?hl=es&sl=en&u=http://www.undiscoveredscotland.co.uk/edinburgh/cramond/index.html&prev=/search%3Fq%3Dcramond%26hl%3Des%26rls%3Dcom.microsoft:es%26prmd%3Dim&rurl=translate.google.es&twu=1&usg=ALkJrhh7WAqtBaZOP2ZgG9vNjjB6AZmGnA

Resulta una dirección un poco larga porque, supongo, yo me he ido a la página traducida. Es que mi inglés es tan escaso, tan escaso.

Saludos,

Anabel, la Cuentista

Marcos Alonso dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Marcos Alonso dijo...

Anabel ha elegido un lugar entrañable, con mucha historia, leyenda y misterio. Poco sabemos de los pictos que habría por la zona antes de la llegada de los romanos, que no se quedaron mucho (seguro que echaban en falta el sol y la playa), recuerden que en Cramond terminaba el muro de Antonino, no confundir con el de Adriano que quedaba mucho más al sur, para separar la civilización de la barbarie. Luego los britanos, al os que me los imagino como gente muy simpática y ocurrente, siempre saqueando y arrasando, seguro que no se aburrirían en los primeros años cuando llegaron. El medievo le dio más seriedad a esta gente, quitando lo de la falda escocesa, claro, ahora eran cristianos, como Dios manda, con sus señores feudales, sus campesinos, sus pequeñas villas( com Cramond) y burgos (Edinburgo) donde vivían burgueses y artesanos (entre ellos curtidores de pieles, ufff que mal olor habría1) Las tradiciones y creencias más ancestrales (celtas, nórdicas) no habría desaparecido por lo cual lo de quemar brujas sería tan frecuente como las Fallas en Valencia. Y luego pasaron los años ...enseguida aparecieron las fábricas y el crecimiento de la ciudad que atrajo también mucha población a Cramond. De este lugar debe ser impresionantes la vista hacia el fiordo de Forth, delante precisamente se contempla la isla de Cramond, cuando la ví en Google Earth me llamó mucho la atención. Es una isla mareal, de esas que se convierte en isla sólo cuando la marea sube (Ahí hay grandes diferencias de marea) y entonces podemos llegar a ella por un caminito junto a una barrera anti- submarinos construida en la Guerra Mundial. La isla parece media abandonada entre viejos bunkeres de guerra. No nos podemos despistar si la marea sube (y lo hace rápidamente) nos será muy difícil regresar. Este me pareció un lugar de misterio ¿Quién sabe si lo veremos alguna ves en esta historia?

Ana J. dijo...

Tengo una duda: la documentación se la debemos a Flamenco o a Amando? Es solo para felicitar al autor. Magnífica información.
Y, Marcos, tampoco tú te quedas atrás.
Me daré un garbeo por la página que sugieres, Anabel.
Es todo un lujazo tener este fondo documental. Palabra

Amando Carabias María dijo...

La documentación se la debemos a Flamenco, a un amigo mío, y ahora voy a subir a categoría de post el anterior comentario de Marcos.
Todo con citas, claro...
El trabajo de Marcos también ha sido estupendo...
Marchando...

FranCo dijo...

Marcos, ¿de que materia eres profesor? ¿Historia?
Increible lo que aprendo.