20 ene. 2011

Edimburgo, la ciudad de la literatura


Edimburgo es una ciudad orgullosa de sus escritores:

Walter Scott (1771-1832), considerado el padre de la novela histórica y romántica, tiene también aquí el monumento de mayor altura dedicado a un escritor: una especie de cohete de formas góticas en Princes Street.
Robert Louis Stevenson, autor de La isla del tesoro, así como de la novela histórica La flecha negra y la popular novela de horror El extraño caso del doctor Jekyll y míster Hyde.
Arthur Conan Doyle, creador del más famoso detective literario, Sherlock Holmes.
Irvine Welsh, novelista, autor de Trainspotting.
Robert Michael Ballantyne, escritor especializado en literatura juvenil a infantil.

No en vano Edimburgo ostenta desde 2004 el título de “Ciudad de Literatura de la Unesco”, el primero que concedió ese organismo de la ONU y que hasta ahora sólo tienen también Melbourne, en Australia, y Iowa City (en los Estados Unidos) y Dublín, aunque hagan cola otros muchos aspirantes. No en vano ha sido uno de los lugares más mencionados por el escritor por antonomasia de la contemporaneidad, Jorge Luis Borges, que aparte de contar a Stevenson como a uno de sus escritores preferidos (y a quien ayudó a rescatar de un seguro olvido), situó a la ciudad como centro de algunos de sus escritos. Así, “Sueño soñado en Edimburgo”, es el título de uno de sus libros.

Es un título bien merecido si se tiene en cuenta la cantidad de escritores del pasado y actuales vinculados con la capital escocesa, entre ellos también J.M. Barrie (el autor de “Peter Pan”), Ian Rankin (creador de la figura del inspector Rebus), su colega Alexander McCall Smith, Muriel Spark o la autora de la saga de Harry Potter, JK Rowling, por citar sólo a algunos.

Pero es que además en Edimburgo nacieron muchas de las grandes editoriales de libros en lengua inglesa, hoy empresas globales, como Chambers o Collins, aquí se publicó también -en 1768- la primera edición de la Enciclopedia Británica, y en esta ciudad tienen su sede muchas de las cientos de empresas del sector, que publican anualmente una media de 3.000 títulos.

A todo lo cual hay que añadir el Festival Internacional del Libro, creado en 1983, que va ya por su 26º edición y se publicita como el mayor de su tipo en el mundo: no es una feria comercial como la de Fráncfort sino que está dirigida el público aficionado a la lectura.
Como explica a EFE su director invitado de este año, el ex obispo de Edimburgo Richard Holloway, es un festival que paga una cantidad fija y muy modesta (100 libras o 116 euros, además del hotel y algunos gastos) a los autores de todo el mundo -unos 800 en un año típico- que aceptan acudir a él con independencia de que sean o no famosos.

¿En que ciudad se podría instalar un Museo de Escritores? Solo en Edimburgo. El Museo de los Escritores.

Como anécdotas:
En el número 21 de la cercana George IV Bridge, está Elephant House Café, lugar frecuentado por numerosos escritores contemporáneos como Alexander McCall Smith, Ian Ranking, o J.K. Rowling quien escribió aquí parte de los best sellers de Harry Potter.

Tal es el poder de convocatoria que ha conseguido la escritora en ese modesto café, que hoy otros bares de la ciudad cuelgan carteles en los que reza:
“J.K. Rowling no escribió nada aquí”.

Y lo más importante, es que "Oscurece en Edimburgo" la primera novela escrita por siete escritores en conjunto, se desarrolla en dicha ciudad. Una obra que dará mucho que hablar y que analizar, como nuevo concepto de creación literaria.

7 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Increíble.
Algunos de los datos que aportas los conocía, pero no todos. Realmente abruma la información, por la importancia literaria de una ciudad a la que hemos llegado, por casualidad.
QUizá nos inviten a su próxima feria, o quizá, mejor aún, alguna editorial de esas que citas compre a nuestro editor los derechos de la versión en inglés.

Inma Vinuesa dijo...

No me extraña nada de lo que nos dices en esta entrada, conociendo la ciudad y el país, es una maravilla, es de esas tierras que te inspiran, que tiene ese aire de antiguo, de ciudad autóctona y esos paisajes verdes maravillosos.
Y el frío en invierno, elementos claves para sentarse a escribir una buena historia.
Maravillosa tu entrada.

7 Plumas dijo...

Referente al Festival Internacional del Libro, que allí se celebra, pienso que somos los candidatos perfectos para que nos inviten en su próxima edición.
Presentaremos nuestra solicitud.
Evidentemente no lo haré yo, con mi fluido inglés, porque me mandarían a la feria del libro de Alajeró.

Flamenco Rojo dijo...

Preguntas: España ¿pertenece a la Commonwealth? Creo que no ¿verdad?...otra, ¿tenemos nuestra novela traducida al inglés? Creo que todavía no ¿es así verdad? Bien, entonces mi gozo en un pozo…

Y ahora ustedes se preguntaréis y por qué a este angelito se le ocurre estas preguntitas…Pues ni más ni menos porque en Edimburgo se concede cada año desde 1969 el Man Booker Prize for Fiction, premio que se le concede a la mejor novela original escrita en lengua inglesa un ciudadano de un país perteneciente a la Commonwealth. Además, como complemento a este premio, en el 2005 surgió en Edimburgo el Man Booker Internacional Prize, que es un galardón literario que se otorga de manera bienal a un escritor vivo de cualquier nacionalidad por una serie de obras de ficción publicadas en inglés o de amplia difusión en dicho idioma mediante una traducción.

Para más información véase:
http://es.wikipedia.org/wiki/Premio_Booker

Abrazos y besos.

Marcos Alonso dijo...

Flamenco, eres un fiera en esto de proporcionar información. Sorprende esta ciudad y su relación con la literatura, quizá no estaría mal esto de de intentar tocar en alguna puerta. si a alguién se le ocurré cómo y dónde tocar yo puedo encargarme de la traducción (no por mí mismo, se lo puedo decir a mi socia).

Abrazos

Isolda dijo...

Flamenco, lo tuyo es para nota. Hala, a ver quién se atreve! Marcos, tú lo has dicho...
Y besos a FranCo por tenerlo atado y bien atado, (uff, ¿suena raro, no?)pero todos lo habéis entendido, espero.

Mercedes Pinto dijo...

Pues, después de leer este maravilloso repaso a la historia literaria de Edimburgo, solo me queda deciros que verdaderamente vuestra historia no podría haber sucedido en mejor lugar.
Gracias por la suculenta información, me voy un poquito más culta.
Abrazos.