8 may. 2011

Oscurece en Edimburgo en el IV recital del Vers Art en Lleida

Foto: Maribel Sánchez (organizadora del IV Vers Art), Amando Carabias y Anabel Consejo

Le he dicho a Amando que, cuando regrese de acompañarlo a la estación, me echaría en el sofá hasta que me cayera de él. Y es que estoy cansada, me duelen los pies y esta cabeza mía ya no aguanta la madrugada mezclada con Bombay azul (a falta de Hendricks) y tantos metros de versos… Pero no puedo. Me bulle el cerebro y no es la resaca, no.
Ha sido un fin de semana intenso. Ha venido Amando y eso ya es suficiente para que estos dos días hayan sido estupendos. La IV edición del recital Vers Art ha sido otro motivo y, por si esto no bastara, Oscurece en Edimburgo se ha presentado en Lleida y en Las Palmas a la vez, y Amando ha presentado su último poemario, Versos como carne, también en les terres de Ponent. Demasiadas emociones para tan pocas horas y para un corazón que no está acostumbrado a latir tan deprisa.
A veces los elementos se alían en contra, pero en este caso ha sucedido todo lo contrario: sincronía y sinergia. Destino a favor, causalidad haciendo de las suyas y provocando que hechos muy poco probables acontezcan: presentar Oscurece en Edimburgo al mismo tiempo en la feria del libro de Las Palmas de Gran Canaria y en Lleida dentro de los actos del IV certamen del Vers Art. Si se hubiera preparado no hubiera podido salir de esta manera. Amando y yo nos hemos sentido muy arropados y hemos percibido que Oscurece en Edimburgo empieza una prometedora andadura. El público la ha acogido con curiosidad y sorpresa, con ganas de tocarla y llevársela a su casa. Esto ha sido tan solo un pequeño avance de lo que va a acaecer en la península dentro de muy poco. Y hasta allí puedo leer.
No me queda más que añadir que en esta foto en la que a simple vista sólo aparecemos Amando y yo, si os fijáis bien, asomando como críos pequeños, enredando por saludar, se puede distinguir la fuerza y el tesón de Francisco, la risa de Dácil, la ternura de Inma, el ingenio de Marcos y el cascabeleo de Ana.
Estamos los siete o ¿es que no lo veis?
(Además de la inigualable Maribel Sánchez, of course, sin la que todo esto no hubiera sido posible.)

9 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Ya estoy delante del ordenador.
Al menos ya no es necesaria una crónica de urgencia. Después de lo que se publica aquí, y en La Esfera Cultural, creo que tengo que pensar qué hago yo mismo.
Vaya por delante, creo que me voy a repetir un poco en estos días, que he conocido a personas fantásticas con un amor por la literatura y la poesía superlativos. Todos los estilos caben, todos tienen sus excelecias y de todos tuvimos buenas pruebas.
Respecto de la presentación de Versos como Carne, fue un pedazo de presentación que merecerá por si sola una entrada especial en mi blog.
Sobre la presentación de Oscurece en Edimburgo, me sentí encantado con las palabras de Maribel y me llegué a emocionar recordando los momentos de su escritura.
Saber que al mismo tiempo a tantos miles de kilómetros los cinco restantes autores estábais haciendo lo propio, con la novela nos daba más fuerza.
En fin, ya no añado más a lo dicho por Anabel
(Por cierto es una anfitriona excepcional y generosa)

mercedespinto dijo...

Qué os digo... Me alegro tanto de que todo esté saliendo a pedir de boca, que estéis viviendo estas experiencias tan satisfactorias y enriquecedoras y , sobre todo, que vuestro trabajo esté dando tan buenos frutos. Y esto es solo el comienzo...
¡Enhorabuena! a los siete.

Flamenco Rojo dijo...

Demasiadas emociones para tan pocas horas dices, pero afortunada tú Anabel que lo has vivido en primera persona.

Desde Sevilla hemos seguido con cariño las noticias que nos llegaban desde un lado y otro. Estoy seguro que habéis recibido toda la energía que desde el Sur os hemos enviado.

Un abrazo extendido para todos los plumigos.

7 Plumas dijo...

Gracias Mercedes, Flamenco... nos sentimos afortunados con su seguimiento. Nos sentimos arropado.
Estoy seguro y espero de estas presentaciones mas contribuciones. seguro que aparecen nuevas fotos, baudios, ¿vídeos quizás?

Anabel dijo...

Gracias a todos.

Flamenco, por supuesto que hemos recibido la fuerza. La sinergia ha sido una constante en este fin de semana.

Y ¿la feria?

Besos,

Anabel

Ana J. dijo...

Pues no me he emocionado?
Anabel, esta crónica es más de lo que podría haber esperado: te has metido en los zapatos de todos y cada uno de nosotros, has puesto voz a nuestros sentimientos, al menos, a los míos.
Esa sinergia por la que los astros -llámese X- se aliaron para que Oscurece en Edimburgo fuese presentada por los siete, trasciende a la presentación y ha sido palpable desde que se escribió y publicó el primer capítulo.
Es un sentimiento maravilloso que espero que comenzó hace un año y que espero que perdure.
Un abrazo grande, grande

Anabel dijo...

Sí, Ana, es emocionante -y no me refiero ahora a la entrada-. Estas son las cosas por las que vale la pena seguir adelante, luchar, creer.

Y por amigos como vosotros, más aún.

Así que a vivir y a disfrutar. La lucha continúa.

Besos, cascabel,

Anabel

Beatriz Ruiz dijo...

Estoy feliz... No conozco todas las voces de "Oscurece en Edimburgo", pero no es lo interesante... Lo que me llena de alegría es la felicidad de mis amigos...

Besitos...

Ana J. dijo...

Gracias, Beatriz, cielo.
Saber que estás respaldándonos es fantástico.
Un abrazo grande, grande