6 sept. 2011

Comienza el curso: Breve crítica de Leonel Licea y otras noticias

Comienza septiembre, comienza el curso, comienza el momento en que se hace imprescindible retomar la actividad cotidiana.
Y así vamos a hacer con Oscurece en Edimburgo, como no podía ser otra manera. En nuestra agenda ya figura la fecha del 24 de septiembre como próxima presentación de la novela, esta vez en Zaragoza. Informaremos con más detalle sobre esta cita.
Sirva como aperitivo y como reentrada en el curso académico por así decir esta breve reseña sobre la novela que me ha enviado mi amigo el poeta cubano Leonel Licea que reside en Italia y a quien llegó el libro gracias a nuestra amiga Isolda:

Al concluir el libro Oscurece en Edimburgo, recomencé a leerlo nuevamente, esta vez sin detenerme a leer quienes eran los autores de los capítulos, quise ser crítico hasta el fondo, desmenuzar la historia, encontrar el punto débil, algo que fallara en la novela, pero no lo encontré.
En la primera lectura, cometí el error de dejarme condicionar de la numeración de los capítulos con el nombre del autor escrito al lado, y siendo sincero, los primeros cuatro capítulos se me atascaron, son tan cortos, que no lograba hilvanar la historia, era como si me contaran a pedacitos lo que iba a suceder pero sin llegar a fondo. Con el quinto capítulo, comencé a sentir curiosidad verdadera por lo que empezaba a vislumbrarse como una historia que podía llegar a limites nunca antes abarcados.
La curiosidad fue tanta que, desde ese momento, resultó muy fácil llegar hasta el final del libro, y allí, nuevamente quedé sorprendido, porque la novela habría podido concluirse de mil maneras, intentar vías más complicadas, tramas intrincadas y de difícil acceso, sin embrago y a pesar de ser siete autores distintos, habéis escogido la vía que a primera vista podría parecer más simple, pero no lo era, era mayor el riesgo (las vías fáciles terminan por destruir el trabajo que se había hecho antes). Creo que el corte del final de la novela resuelva de manera satisfactoria las pequeñas tramas que iban quedando sueltas en los capítulos y que, normalmente, en otras novelas, difícilmente encuentran seguimiento. En "Oscurece en Edimburgo" nada queda por decir, nada queda al caso, el desenlace de la novela, narrado como si fueran pequeños "flash" eficaces que hacen ver cada escena sin retóricas inútiles. La heroína (Sophie) debía vencer, y vence en modo creíble, respetando la trama que habéis creado.

 Desde aquí, Leo, quiero agradecer públicamente este comentario que, además, ha tenido la virtud de llegar en estos instantes. Recibe mi abrazo más cordial.

7 comentarios:

mercedespinto dijo...

A eso le llamo yo empezar el curso con ímpetu y buen pie. Así que en Zaragoza, buena tierra.
Ya veo que "Oscurece en Edimburgo" ya ha pasado la frontera y con nota. Éste también es un paso importante.
Aprovecho para saludaros a los siete y desearos lo mejor en el nuevo curso.
Siete abrazos.

Leonel Licea dijo...

Deciros solamente que me gusto tanto que la leì dos veces. Os abrazo y espero poder leeros nuevamente en nuevos proyectos. Un abrazo para cada uno de los autores y por supuesto, uno muy fuerte para Amando.
Leo ;

Flamenco Rojo dijo...

La historia continua y Oscurece sigue creciendo...

Un abrazo a los plumigos, hoy extendido a mi amigo Leo.

Isolda dijo...

Otra reseña estupenda y una nueva presentación. Fantástico Leo, fantásticos los plumigos. Tacita a tacita, ya sabéis.
Besos, hoy siete más uno.

Anabel dijo...

En Zaragoza, se hará lo que se pueda, que por ganas no quedará. Os mantendremos informados.

Gracias Leonel por tu crítica, eso nos anima mucho.

Saludos,

Anabel

Anónimo dijo...

Gracias por compartir con nosotros tu opinión sobre Oscurece en Edimburgo, LLionel. Es una inyección de energía, como lo han sido, a lo largo de esta aventura, los comentarios de Mercedes, Isolda, Catherine, Maria,Angeles, Flamenco y tantos otros (en estos momentos no recuerdo el nombre de todos, alguno incluso ha hecho lo que llamo “criticas evolutivas”, comentando sus impresiones a lo largo de la lectura. Perdon por mi mala memoria).
En este caso, Leonel, tu reseña nos llega justo cuando estamos a punto de dar un nuevo impulso al libro, con la presentación en Zaragoza.
Muchas gracias a todos.
Un abrazo enorme.
Ana J.

Ángeles Hernández dijo...

No consigo ser objetiva con la lectura del libro encuadernado, lo he leído y diseccionado tanto mientras se iba escribiendo, incluido resumen, contraportada, etc etc, que es como un deja vu que me impide concentrarme, tendré que esperar a que pasen unos meses para que la memoria me deje en paz.

Ella, la memoria me recuerda cuanto disfruté con el final que al igual que a Llionel, me pareció magnífico y conciso. Habíamos discutido largamente sobre la conveniencia de las subtramas y la importancia de los personajes y el broche me dejó mucho más admirada que el desarrollo que el resto de la novela, en el que día a día algunos nos fuimos implicando.

Enhorabuena otra vez a todos y gracias al comentarista que nos pone el ojo del lector de verdad.

Suerte en Zaragoza, ¿Qué tengo yo que hacer el 24?.

Un fuerte abrazo a todos de Á