9 may. 2010

Capítulo 3


Parecía que sólo la farola contemplaba el ritmo jadeante de su caminar. Sophie estaba preocupada, y eso acentuaba su cojera. Antes de salir hacia la parada, había pegado en el cuaderno una noticia del periódico que relataba una agresión habida junto a una taberna próxima a la callejuela que le recordaba la puerta del infierno; en la misma hoja adhirió el texto del mail que envió desde la oficina a Deborah Sullivan comentándole lo anterior. Y en la página de al lado escribió con su letra cuidadosa y redonda:

Brota ya sangre en tu garganta de piedra.


57 comentarios:

Flamenco Rojo dijo...

No me extraña que Edward McCulligham se estremeciera al escuchar la melodía de Los Corries “The Wild Mountain Thyme” (El tomillo silvestre de la montaña)…Es sencillamente bellísima. Buen gusto al escogerla Amando.

Aquí teneis un enlace de la canción interpretada por The Corries, un duo escocés de música folk.

http://www.youtube.com/watch?v=hKvB3g3HEPQ

Esta canción “The Wild Mountain Thyme” también conocida como “Will you go Lassie, go?” (¿Irás Lassie, irás?) está versionada por muchos intérpretes de música folk…Os dejo la de la estadounidense Joan Baez, la reina de la canción protesta.

http://www.youtube.com/watch?v=tmelTuQ-1gU


For the summertime is comming. (Para el verano que viene)
And the leaves are sweetly blooming (Las hojas están floreciendo dulcemente)
And the wild mountain thyme (Y el tomillo silvestre de la montaña)
Blooms around the purple heather (Florece alrededor del brezo púrpura)
Chorus: Will you go Lassie, go? (¿Irás Lassie, irás?)
And we’ll all go together (Todos iremos juntos)
To pull wild mountain thyme (Para coger tomillo silvestre de la montaña)
All around the purple heather (todo el que haya alrededor del brezo púrpura)
Will you go, lassie go? (¿Irás Lassie, irás?)
If my true love will not go (Si mi verdadero amor no va)
I will surely find another (Seguramente encontraré otro)
To pull wild mountain thyme, (Para coger tomillo silvestre de montaña)
All around the purple heather (todo el que haya alrededor del brezo púrpura)
Chorus....
I will build my love a bower (Edificaré mi amor en una explanada)
By yon clear an crystal fountain (Cerca de una fuente de agua pura y cristalina)
And in it I will pile (Y en ella apilaré)
All the flowers of the mountain (Todas las flores de la montaña)

Feliz domingo.

Amando Carabias María dijo...

No me queda más remedio que proponerte como documentalista oficial del grupo.
Esta canción me gustó y mucho, aunque no sabía su traducción.
Cuando el otro día otro comentarista, creo que Amadeus, habló de las Flores de Escocia como himno de la selección escocesa de rugby, me estremecí, pues pensé que mis intenciones eran transparentes, ya que fue una de las opciones que barajé. La dejé por ser más evidente.
Se trata de incidir sobre una de las virtudes que Dácil había descubierto en Sophie, su hermosa voz... Deduje que si cantaba quizá algún oído escuchaba... Y vi a Eddy asomado a la ventana.

Amando Carabias María dijo...

Aquí el enlace con el tema interpretado por Los Corries

Amando Carabias María dijo...

Y aquí la versión de Joan Baez

Inma Vinuesa dijo...

Me has erizado la piel, tanto por el capítulo como por la canción escogida, solo me queda arrodillarme frente a los maestros de este arte.
Muy buen capítulo maestro.

Amando Carabias María dijo...

La culpa es tuya por ponernos en bandeja este bombón. Mejor nos arremangamos y a currar, si no quedara mal diría aquello de FranCo, FranCo, FranCo...

Ana J. dijo...

Ritmo, ritmo, ritmo. Este capítulo tiene ritmo. En la música, en la voz de Sophie, en sus pisadas y en el reloj musical que Edward distingue en su llegada.
Edward. Uno de mis nombres favoritos y evocador de personalidades complejas. Y fumador.
La música de fondo nos da un punto más donde construir el mundo de Sophie y quienes la observan.
Me encanta la historia, por dónde se va encaminando. El misterio y la carga psicológica que ya se perfila.
Magnífico capítulo.
Solo pediría una cosa: no nos decantemos demasiado rápido por el asesinato con el cuello rajado, demos unos capítulos a la posibilidad.
Lo digo como una reflexión que quiero aplicar a mí misma. Cada uno puede hacer lo que crea, por supuesto.

Ana J. dijo...

Me olvidaba: Flamenco, creo que te has ganado a pulso el puesto de documentalista, tal y como propone Amando.
Es impresionante!!!!!
Muchas gracias

Flamenco Rojo dijo...

Gracias Ana...Lo hago con mucho gusto y al no ser de letras es lo único que sé hacer. De todas formas no le eches mucha cuenta a Amando…me aprecia demasiado y me sobrevalora.

Un abrazo.

Amando Carabias María dijo...

No se trata de influir, es cierto, pero por otra parte se trata de influir. Esto es un problema, claro, porque ahora qué se dice.
Lo primero darte las gracias Ana J por tus palabras, lo segundo que yo me he planteado este capítulo como un eslabón de una cadena. Mejor no preocuparse del más allá.
Quiero decir que no me planteé nada de mi capítulo, ni mucho menos del décimo, hasta que no me llegó el momento, hasta que Dácil, por así decir me dio el testigo.
Lo que sí hice fue ver cosas y empaparme de Sophie, pensar, leeros.
Preguntarme por dónde irán los tiros, o los pasos o las navjas en el capítulo décimo (si se cumplen todas las previsiones) es absurdo.
He dejado a Sophie subíendo al autobús, a Edwuard a punto de salir para el geriátrico y las presencias difusas (que no sabemos si se contretarán o sólo serán dos frases en la historia) de una abuela y de Deborah Sullivan.

PD: Ya me dirás más de Flamenco a medida que pase el tiempo, que es lo que pone a cada uno en su sitio, y el suyo..., uf el suyo es muy especial. Lo veremos.

Ana J. dijo...

Sospecho, Flamenco, que Amando te conoce bien.
No importa, ya te iremos conociendo los demás, poco a poco.
Es estupendo contar con tus aportaciones.
Amando, tal vez lo mío haya sido una proyección, ya que voy un tanto acelerada.
Por cierto, ¿qué vas a hacer con el glosario? ¿lo vas a colgar?
Es que se me ocurre que ya hay varios personajes y creo que hay detalles de Sophie -y de Edward- que creo que es interesante tener a mano para el futuro (la letra cuidadosa y redonda de Sophie, que canta canciones de los Corries, que Edward fuma y que va al geriátrico...)

Amando Carabias María dijo...

Salvo que se diga otra cuestión, lo subiremos después de publicado el cuarto capítulo. De momento la lectura es corta.
La idea es que ese glosario se actualice a medida que se van publicando capítulos, pero en la misma entrada, al menos hasta que se haga excesivamente larga

Paloma Corrales dijo...

Ahora sí, un auténtico placer leer los tres capítulos del tirón.

Amando ha conseguido encender la mecha, supongo que era cuestión de esperar, ya se dibujan varios aspectos interesantes; por un lado una chica muy peculiar con un pequeño defecto físico y su particular "autismo sin diagnosticar" voluntariamente solitaria y con la sensación de estar perseguida... uf qué intriga.

Me encantó, pero Amando ya sabe que su manera de escribir me tiene ganada.

Un abrazo valientes.

Ps. Muy bonitas las melodías (las dos) gracias por dejar el enlace.

Isolda dijo...

Esto va bien, muy bien. Ya nos hemos traído a Sophie a nuestros días; lo del mail es definitivo. Efectivamente tenemos dos personajes, que pueden seguir o no. El siguiente en la lista dirá qué hacer.
Me ha encantado, Amando, especialmente la forma que tienes de explicarnos que su voz cantarina, si enmudeciera de pronto, sería como un trueno para Eddy o para cualquiera que, que tal vez sin asomarse a la ventana, observase a la muchacha en su camino diario.
La música evocadora del paso del tiempo, no tan lejano, a veces.
A los siete, inventad, como hasta ahora!
Flamenco es el documentalista perfecto y antes de que lo diga él, también le quiero mucho.
7 besos y muchos más a los que os leen.

Amando Carabias María dijo...

Creo que la mecha estaba encendida, en serio que Sophie, con independencia de por dónde nos salga, da para mucho, y creo que Eddy también puede ayudarnos.
Es verdad que a Sophie la tenemos en el tiempo presente, pero en una novela todos los tiempos son posibles, y podemos acabar hasta en la guerra de Secesión norteamericana, Nunca se sabe. Un escritor (no os digo nada 7) puestos a poner la imaginación en funcionamiento pueden ser muy peligros...
Además, recuerdo que ha sido unánime la petición de disparatar.

Verónica dijo...

¡ Felicidades Amando, te ha quedado genial ! se está poniendo interesante, dejaremos que continue para meter baza.
Y lo de comentarista al amigo Flamenco se le dá pero que muy bien.
Buenas noches
Un abrazooo

Dácil Martín dijo...

Bien, bien, me ha gustado, y también como se encamina el personaje de Sophie y la novela: Una Sophie cantando en la silenciosa ruta hasta el autobus, por miedo y por lista, una Sophie que se va perfilando llena de matices.

Los tres capítulos van de la mano, se suman capas, aparecen nuevos personajes...

Al igual que a Flamenco, la comentarista y traductora oficial(muchas gracias por tus referencias), me ha parecido interesante la elección de la melodía, pues supongo que cantarla no es fácil y, menos, estremecer a quienes la oyen.

Un abrazo.
Dácil

FranCo dijo...

Amando chapo! ¿Y ahora que hago yo?
Nunca me ha temblado el pulso ante nada, debo estarme haciendo mayor, pues tras leer el capítulo de Amando, estoy como indispuesto. No se como explicarlo… el listón está muy alto y tomar el relevo se me antoja con mucha responsabilidad por dos motivos: por no estar a la altura y otro sería por ser infiel a mi escritura y no darle un giro a la historia. También podría escribir un capítulo de transición y poco trascendente. El caso es que no tengo ni idea de cómo va a continuar la vida de Sophie, solo prometo no violarla.

Amando Carabias María dijo...

Muchas gracias a Verónica, Dácil y FranCo.
Creo que no es necesario que vayas en contra de ti mismo. Ni conveniente, FranCo. Estoy seguro de que no lo harás. Sería como dejar de respirar. Eso es imposible, ¿no?
Más aún, estoy seguro de que en tu cabeza ya está la idea, y que nos sorprenderás.
En el fondo, en una historia, todos las partes son de transición, porque todas transitan desde el principio hasta el final.
Y no estoy seguro de que no violes a Sophie, quizá en otra época de su vida.

FranCo dijo...

No sé que opinan ustedes y concretamente Flamenco Rojo de iniciar un nuevo apartado titulado “Sección documental”, donde existan post que aclaren, documenten o aporten nuevos datos sobre todas aquellas cosas en la novela susceptible de ello. Creo que le puede dar a la novela un plus muy interesante y que sería una novedad.
Me he dado cuenta de ello, cuando Amando ha referenciado en su capítulo el tema “The Wild Mountain Thyme”, particularmente no lo tenía identificado y le he encontrado la primera ventaja a las novelas digitales: los vínculos a referencias.

Referente al tema “The Wild Mountain Thyme”, me gusta más la versión de Joan Baez.

FranCo dijo...

En el post anterior se me olvidó decir que el candidato número UNO es Flamenco Rojo.
Tanto le dí vueltas al asunto, que lo más importante no lo dije.

Ana J. dijo...

No la violes, tonto, que todo el mundo va a saber que fuiste tú.
Dice un dicho inglés algo así como que un leopardo no puede cambiar sus manchas. No cambies las tuyas. Saldría algo artificial y falso. Tú te quedarías insatisfecho y nosotros desconcertados.
De todas formas, respecto cambio en la historia, ¿por qué no? No todo va a girar exclusivamente en torno a Sophie, digo yo. También tienen que entrar en juego otros actores y otras situaciones. Además, si no lo haces tú lo haré yo.

catherine dijo...

Yo también prefiero Joan Baez, para mí ahora Sophie tiene la misma voz que J.Baez.
Buena idea la del anciano detrás de su ventana.
Nadie habla de "brota ya sangre en tu garganta de piedra". ¿Porqué YA?
¿Porqué Sophie escribe que el callejón es una garganta, garganta de piedra? ¿todo lo que escribe es de la misma índole?
Amando ya sabes que me gusta lo que escribes, especialmente cuando tienes que hacer (o decides hacer) textos cortos.
Del Flamenco que me llamó Sol sólo decir que tiene muchos dones, entre otros sé mucho de música.
¡Ánimo Franco! Leo de vez en cuando los textos publicados en la Esfera y me gustan, cada uno con su estilo, con su genio.

catherine dijo...

Errata: es el Flamenco que SABE mucho de música

Ana J. dijo...

¿Lo he entendido yo mal? ¿Es un viejo el que está detrás de la ventana? ¿Edward es un viejo? No, ¿verdad?

Flamenco Rojo dijo...

Gracias Francisco…pero no creo estar preparado psicológicamente para esto que propones…No soy de letras, soy tosco y más bruto que un arao…Cuando investigue sobre algún tema os lo dejo por aquí.

Un abrazo.

Ana J. dijo...

Flamenco, yo creo que es justo eso lo que propone FranCo: que cuando encuentres algo que creas interesante comentar con el resto, como la canción o la historia del rugby, que lo cuelgues directamente en ese apartado (algo así como hacer comentarios a un post pero siempre en el mismo sitio, para que podamos encontrarlo fácilmente.
Al menos, es lo que yo entiendo.
Y estás más que sobradamente capacitado. ¡Si ya lo haces!!!!

Isolda dijo...

FranCo, ceo que se trata de ser cada uno y no traicionase a sí mismo, Así que si en tu mente hay previsto un giro sustancial, adelante y sorpréndenos.
Lo estamos deseando. Claro desde fuera es muy fácil opinar...
Un beso para tí sólo.

FranCo dijo...

catherine, tal y como dice Ana, yo no veo a Edward como un viejo. Igual despista que tenga que marchar al geriátrico. Pero no sabemos si a trabajar o a visitar a su madre..

Muchas gracias por seguirnos, ciertamente también para mí Sophie tiene la misma voz que J.Baez.

FranCo dijo...

Flamenco Rojo, ya haces de documentalista y con nota sobresaliete. Siempre me ha gustado más aquellas personas que hacen las cosas sin título oficial. Su trabajo siempre resulta impecable.
Nos gustaría que te ocuparas de dicha labor. Sin compromiso, solo cuando tengas ganas.
Documentar sobre gastronomía, sobre los periodicos que podía estar leyendo Sophie, etc.

Me parece que no tienes escapatoria.

catherine dijo...

Ana y FrAnCo, tenéis toda la razón, no sabemos nada de la edad de Edward.
Al leer otra vez el texto encuentro algo importante en la última frase como es preciso en toda novela por entregas:El pasado estaba más cerca de lo que pensaba. Hay algo entre Edward y Sophie que quizás Sophie ignora.

Amando Carabias María dijo...

Uno se va a dormir, y se encuentra con que todo ha madurado de forma rápida.
Aclaración:
Catherine, gracias por tus palabras. Edward, Eddy, en principio me lo planteo como un trabajador del geriátrico que tiene turno de noche, pero, tu lectura no está mal, podría ser alguien mayor que estaba de visita en casa de alguno de sus hijos y que ya tiene que regresar. Es una doble posibilidad.
Sophie ha escrito esto, no sé más. Quizá sea un verso (es endecasílabo desde luego) que tiene que ver con la noticia.
OPINIÓN:
Creo qeu es buenísimo contar con alguien que nos aporte datos y nos ilustre y nos documento, pero me parece contraproducente (no por nosotros, sino por la persona o personas) que se convierta en un trabajo. Ni siquiera una encomienda ejercida de modo voluntario y sin periodicidad. Y más si esta persona no tiene su blog.
Solución:
Me parece muy bien la idea de Ana de Colgar en un sólo apartado estas informaciones y que no queden desperdigadas en los comentarios. Creo que es más sencillo que se cree ese post o lugar donde se pueda subir la citada información y que más de uno de nosotros tengamos acceso a él para centralizar esa información.
Y mejor que no sea sólo una persona, sino que quien de nuestros amigos y seguidores encuentra algo que pudiera ayudarnos, se sienta con la libertad de hacerlo.
Otro modo que se me ocurre es que a través del mail se nos haga llegar a alguno de nosotros estos datos.
Creo que tendríamos que citar la fuente, claro.
Según mi punto de vista a los lectores conviene cuidarlos con esmero (son nuestro verdadero sentido). Dado que este relato es interactivo y plural dejemos que sea completamente libre y abierto.
Otra opción es que alguien de la Esfera que no esté en el meollo de la escritura pueda coordinar esta cuestión.
Por otra parte, el exceso de información puede ser peligroso, hay que ser sensato, a veces tengo la impresión de que la información excesiva es desinformación.

Mercedes dijo...

Ya sigo a Sophie como si fuese su sombra; me intriga, me seduce, me arrastran los secretos que entraña su vida. Esa noticia que ha encontrado en el periódico y que se ha preocupado de guardar en sus apuntes con una nota escalofriante... Me pregunto, ¿por qué sigue cruzando esa calle diariamente si tanto le inquieta la figura que la observa? ¿Qué extraña fuerza la lleva hasta ella acompañada por el pánico? ¿Qué hace Edward observándola desde la ventana mientras fuma? Y Sophie, ¿por qué canta? ¿Acaso canta para Ewuard?
Son muchas preguntas, que estoy segura contestaréis pluma tras pluma.
El relato está cada vez más interesante y no ha perdido la envoltura a pesar del cambio de pluma constante, realmente estáis sincronizados. Estoy muy sorprendida.
Por cierto, la música es una delicia.
Hasta pronto. Enhorabuena a todos.
Un abrazo.

Anabel dijo...

He leído tu capítulo, Amando, me gusta bastante, estamos empezando a dotar de algo más que de presentación de un personaje a la novela. Además introduces dos actores más y eso es muy interesante. La baraja se hace cada vez más amplia y la gama de posibilidades se multiplica. Estupendo.

Empiezo a necesitar el apartado en donde se iban a ir apuntando los datos de los personajes, porque esto está empezando a coger envergadura y mi cabeza tiene memoria de pez.

Es fantástico también el apoyo y acogida que estamos teniendo. Es de agradecer a la gente que nos comenta y ayuda e incluso documenta. Son labores fundamentales y que hay que valorar en su justa medida y en el esfuerzo cada uno de ellos nos regala. Gracias.

Estoy un poco ausente del blog, pero es una situación pasajera, pronto podré estar al cien por cien, espero que antes de que me toque.

Saludos,

Anabel, la Cuentista

Amando Carabias María dijo...

No te lo vas a creer, Ana, pero me has pillado justo a unos minutos de volver a desconectar. A estas horas no soy nadie, la verdad. Hasta la noche. Me estaba dando una vuelta por algún blog, y me ha llegado tu entrada. Pensaba, precisamente en que te echaba de menos, pero ya lo has aclarado. Perfecto.
Realmente sólo tenemos un personaje: Sophie, dos nombres y una abuela.
¿Estás diciendo que además de un resumen del relato, necesitamos una especie de quién es quién de la novela?

Amando Carabias María dijo...

Quise decir Anabel, claro. Ya digo a estas horas nadie, pero es que nadie... :)

FranCo dijo...

Amando, yo a la abuela no la veo por ningún sitio.
Me empiezo a poner nervioso con tanto abuelo. Había uno en la ventana, ahora una abuela revoloteando... igual tengo a otro en la cama y no me he dado cuenta.

Maria Sanguesa dijo...

Muy buena tu aportación literaria, Amando, y no veas que puntazo lo de la aportación musical. Gracias, Flamenco, por la letra. En fin, los demás ya han opinado lo suficiente. Sólo decir que espero la cuarta entrega con verdadero interés...

Amando Carabias María dijo...

Repito que Eddy nunca lo pensé como abuelo, pero esto era sólo en mi cabeza. Ya he descubierto que lo de las relaciones familiares no es tu fuerte, pero una abuela es una abuela, al menos le enseñó a Sophie canciones tradicionales, eso quiere decir que quizá estuviese mucho con ella. No sé.
Dices Anabel, que soy el espiritu alegre...
Escuchad, por favor, si aún no lo habéis hecho la entrevista o comentario radiofónico que han hecho en el programa de radio de La Esfera entre FranCo, Ana J y Dácil. Eso es ilusión.
Vale que es un poquito largo, pero merece la pena. En serio.
Se aclaran muchísimas cosas y el ánimo brota y brota.
En esta tierra, a pesar de mis intentos, todavía no he logrado nada con la prensa, pero no decaigo, seguiré en ello.

Ana J. dijo...

No sufras, Francisco, que la abuela solo le enseñó la canción a Sophie. Y los otros viejos son deducciones.
Pero, yo que tú, miraría debajo de la cama, por si acaso.
Anabel, seguro que vienen tiempos mejores. Se echa de menos tenerte por aquí con más frecuencia.
Estoy contigo: qué bueno que esté despertando el interés de tantas otras personas y poder contar con sus puntos de vista.

Marcos Alonso dijo...

FranCo, no NOS PONGAMOS nerviosos. Ésto cada vez se pone peor, quiero decir que cada vez se pone mejor, pero con tanta altura da algo de vértigo a los que estamos esperando para saltar a ese vacío que se nos antoja inmenso, al menos yo me siento así, esperen un momento que voy otra vez al baño y de paso a tomarme más tila...

Bueno y ya de vuelta decirte Amando que no se cuántas veces he leído tu texto y aún ando subrayándolo buscando pistas como el inspector colombo, bueno Koyack sería más cercano a mí. Y es que parece que nos hemos metido en las fangosas y peligrosas aguas de la novela negra, o camino de ello vamos si no lo remediamos.

Estupendo texto, como era de esperar, esa utilización de metáforas o comparaciones te traicionan y desvelan tu gusto por la poesía "(...) solo la farola contemplaba el ritmo jadeante de su caminar(...)" "(...)y enarbolar su voz como se embraza un escudo(...)" No vas enseñando más carcterísticas del personaje pero no por su descripción sino por su conducta, además de matizar las características mostradas por Inma y Dácil. Por momentos Sophie va sumendo puntos: ahora sabe cantar con "su timbre, lleno de matices y desconocido para la mayoría de los mortales..." Pero ya tenemos nuevos personajes Deborah (no sabemos si amiga y compañera, pero confianza debe haber entre ambas para darle su e-mail)¿qué se traerán entre manos con lo de la noticia?; Eddy al parecer no la conoce "acunada por la joven misteriosa" pero la ve con frecuencia " Cuando Sophie pasaba por allí no le hacía falta mirar el reloj..." No sabemos que edad tiene , pero si tiene pasado "..con la sensación de que el pasado estaba más cerca de lo que pensaba." Más personajes se van acercando desde el anonimato: la abuela que le enseñaba canciones, esa silueta de la puerta del infierno ¿Garganta de piedra? Aquí se esconde algo gordo y me temo que pronto nos iremos a otro mundo, puede que sophie se caiga por el alcantarillado o nos arrojen al misterioso pasado precelta de los pictos o los escotos para convertirnos en bardos.

Cómo te decía, Amando, desde ayer vengo leyendo tu capítulo y las interesantísimas reflexiones de todos, realmente se aprende muchísimo, FranCo tenía razó al hablar de una novela paralela. Sin embargo estoy asediado por una muralla de exámenes, un asedio que puede durar dos semanas imedias, si salgo de ésta. Además, comprenderás que después de lo de ayer, tras ganar en el Tartiere y clasificarnos para los Play off...


Bueno dejémos el futbo, para otro capítulo, pues lo dicho enhorabuena a tí y a los contertulios y muchos ánimos para FranCo.

Abrazos

Amando Carabias María dijo...

Creo, Marcos, que te lo has currado a conciencia. La exégeis de la novela te la dejamos a ti.
En serio, muchas gracias.
Como escribí en el texto de la experiencia paralela, creo que se trata de aportar, de sumar, de aunar valores en orden al proyecto en común. Algunas veces la poesía puede entorpecer, pero otras, con esa cualidad tan especial que tiene de las asociaciones nos puede abrir nuevos horizontes.
Eso es lo que pretendía con esta entrega. Abrir puertas, sin pasarme dar pistas. No quiero pensar en más allá, porque es absurdo, pues ahora tiene que escribir el grupo al completo antes de que me toque otra vez, pero hay varias posibilidades...
Una de ellas es la novela negra, es así, pero no necesariamente, o no una novela negra que nos lleve a un cementerio de inmediato. Quizá en la noticia haya un filón. O quizá no. Ya lo veremos.
Nací en 1962, pronto cumpliré los 48, es decir que tengo pasado, pero si yo fuera a un geriátrico no iría por ser uno de sus inquilinos.
Un abrazo, y sé que no es cuestión de hablar de fútbol, pero si se dan dos circusntancias (una buena y otra mala) podría haber tres equipos canarios en segunda división. ¿O eso es nombrar a la bicha? Me temo que sí...
Como en la novela.

Inma Vinuesa dijo...

Si habéis visto la lista de seguidores, en menos de 2 semanas ya hay 33, no sé que opináis, pero para mi es una satisfacción y un privilegio que se hayan sumado 33 lectores, colaboradores, documentalistas, portadores de ideas, compañeros, críticos, escritores y amigos.
Tengo la sensación que esto solo es el principio de una grandiosa aventura en la que estamos construyendo un arca, donde todos cabemos y somos primordiales para su continuidad.
Bienvenidos a los 33 y a todos los que quieran seguir incorporándose a esta embriagadora ilusión.

Amando Carabias María dijo...

Muy bien Inma, así se habla.
No sé si estamos locos o es que esto es realmente maravilloso, pero, de momento, la primera pretensión que tuve cuando dije que sí a la propuesta de FranCo en aquellos comentarios del serial de Marcos, era pasármelo pipa con vosotros y lo estoy consiguiendo.

catherine dijo...

Estupenda la entrevista, es verdad que se lo pasan pipa, al menos los tres que se escuchan y por supuesto los otros también.Gracias a Amando para aconsejar escucharlo. Es normal que haya tantos seguidores como los cuenta Inma.
Y para mí, abuelita (eso va para despitar aun más a FranCo) francesa, es un buen cursillo de castellano, con la duración perfecta para acostumbrarme a los acentos.

FranCo dijo...

Armando, cuando escribiste la frase "Brota ya sangre en tu garganta de piedra" imagino que es porque tienes una base y un posible camino para reconducir la historia.
Confiesa

Norma dijo...

Leí los tres capítulos y me pareció una historia que promete. Tenemos a Sophie, introvertida, solitaria, con un defecto físico que la hace cojear y un autismo que es más un mecanismo de defensa. Tiene ya 25 años y vive en una ciudad que le produce temor e inseguridad. Sus costumbres son las de una persona solitaria. Trabaja en una oficina y tiene una persona conocida: D. Sullivan. Escribe en un cuaderno, donde también guarda recortes de diario. En la taberna se ubica de manera de poder observar a los transeúntes y “vigilar” a los clientes nuevos. En este caso, la palabra “vigilar” no es menor. Tiene su peso; no es lo mismo vigilar que mirar. La frase que ella escribe en su cuaderno: “Brota ya sangre…” Me parece que es como lo anterior, son anticipatorias; el “Brota ya…” da la impresión de que suceden hechos que no son desconocidos para ella. También dice (cap. III): “Había pasado mucho tiempo desde la primera vez que sintió aquella presencia”, todo esto nos habla de un pasado que habrá que develar.
Luego aparece E. McCulligham, quien tiene algún conocimiento de Sophie o más aún, algo lo une a ella. La vieja canción que ella canta, a él lo estremece; sabe a que hora pasa, la observa, tiene la sensación de que el pasado está cerca.
No me queda claro si Sophie puede hablar o no. En cap. III dice que utiliza su timbre desconocido para la mayoría de los mortales, pero luego Edward se estremece al escucharla; salvo que la posible relación entre los dos posibilite que él la escuche, en fin, no sé… Tampoco me quedó clara la oración: “Si en alguna ocasión la silueta se arrojaba contra ella…” Pero, bueno, quizá esas cuestiones se irán aclarando con el transcurso de los capítulos.
Un saludo afectuoso y seguiré leyendo con atención.

Amando Carabias María dijo...

La aportación de Norma (hola, encantado de conocerte) me parece estupendísima, aquí hay una buena analista:fina y atenta.
Si te pones así, FranCo, no me queda más remedio que confesar.
La idea viene de atrás, de Dácil. Ella es la primera en hablar de un callejón alumbrado por un farol, que le produce miedo a Sophie. Esta es la clave (que además ya señalaron varios de los lectores y escritores) que me da la pista. Ha habido una reyerta a la salida de una taberna ubicada en ese callejón. Pero no es una reyerta menor, puesto que el periódico se hace eco de ella, o sea que habría derramamiento de sangre. Esta noticia empuja a Sophie a comunicar algo de Deborah Sullivan, y a escribir lo que escribió. El miedo aumenta y encima, al pasar por el sitio, ve de refilón una silueta que parece ser le amenaza desde hace tiempo. Eso prepara varias posibilidades: un posible crimen del que Sophie quizá sospeche algo, la intervención en dicha reyerta de alguien conocido. La confirmación de la peligrosidad de esa sombra que le acecha. Incluso se abre la posibilidad de que Eddy haya podido ver alguna cosa.
Ya puestos, a ver qué te parece ya que tú mismo, FranCo, me lo sugeriste. Quizá los problemas de introversión tan grande de Sophie (algunos hablan ya de autismo, pero eso me parece un poco exagerado, aunque quizá alguien pueda orientarnos sobre el autismo), provenga de su infancia en la que acaso sólo su abuela fuera su sostén afectivo.
Y ya estoy diciendo demasiado, me parece.

FraCo dijo...

Norma, que forma de sacarle el jugo a una historia. Buena apreciación realizas de la palabra "vigila". No me había percatado.
Me empiezo a dar cuenta que quienes nos leen, descubren y saben más de la historia que los propios escritores. O por lo menos que yo.

FranCo dijo...

Amando, con la disgregación que haces de los posibles caminos que puede tomar la historia, me quedo en blanco y a menos de 24 horas para escribir mi capítulo. Es cierto que son los caminos lógicos, pero es lo que espera el lector y al lector no hay de darle lo que espera, pues entonces la historia ya está escrita. ¿Damos un giro de cintura?

Amando Carabias María dijo...

No sé lo que el lector espera. Creo que ahora mismo espera lo que yo, que pasen veinticuatro horas y que nos sorprendas, y nos abras otro camino... o lo cierres. Para llegar a la meta la línea recta no siempre es el camino más corto, ya sabes.
Me tienes en ascuas
Me he propuesto con esta experiencia hacer caso a nuestros lectores, disparatar, y sólo pensar cuando me toque: cada siete capítulos.
Dale, que ya te estoy esperando.

Mercedes dijo...

¡Ay! Te has olvidado de mí y no has contestado a mis preguntas. Que pronto olvidan los amigos. Es broma.
Un abrazo.

Amando Carabias María dijo...

Ay, querida Mercedes, que tienes razón. Hay una mezcla de dos cosas, una que tus preguntas me parecen interesantísimas y no quiero dar mi respuesta ahora, pues no quiero condicionar las decisiones del resto del grupo. Es una sensación interna esta maravillosa de formar parte de un equipo que es fantástica, aunque a veces no sabes medir bien los tiempos ni has dónde puedes ir.
De todos modos tendría que haberte contestado algo, tienes toda la razón.
Quizá Sophie no pueda ir a otro sitio a tomar el autobús, quizá vaya en autobús porque su cojera le impida caminar un trecho excesimvamente largo, o porque su casa esté alejada de su lugar de trabajo. No sabemos nada de eso. Edwuard no la está escuchando a propósito, de eso estoy seguro. Eddy, después de cenar tiene el mismo vicio que uno que yo me sé: fumarse un cigarrillo en la ventana de su casa caiga quien caiga, y su horario habitual coincide con el paso de Sophie por el lugar.
La duda es otra, la duda es saber si más adelante el hecho de tener como territorio común (al menos durante unos instantes del día) ese callejón provocará algún encuentro o desencuentro o enfrentamiento, o todo se quedará en una anécdota, en dos vidas que se cruzan en un párrafo de una novela.
Está en manos del destino, nunca mejor dicho. Y el primer paso de ese destino los tiene FranCo, faltan pocas horas para que se sacie nuestra curiosidad.
Discúlpeme usted, doña Mercedes... jejeje

Mercedes dijo...

Estás disculpado, faltaría más, y comprendo que no hayas podido contestar a mis preguntas, aunque has dejado algunas salidas para la siguiente pluma. Seguiré esta intrigante historia de vuestras siete plumas.
Un abrazo a los siete.

7 Plumas dijo...

Mercedes no te olvidamos, y creo que menos Amando, pero ciertamente ni los propios escritores sabemos que pasa en esa callejuela y lo que fermenta en la cabeza de Sophie.
Gracias por los apuntes en rotulador fluorescente que nos aportas.

Ana J. dijo...

¡Qué barbaridad! Un solo día sin aparecer por aquí y me pierdo en tantos y tan jugosos comentarios.
¿Estás recopilándolos bien, FranCo? Es que no tienen desperdicio.
Los de todos, Flamenco, Norma, Mercedes, Catherine, Paloma, Isolda, Verónica, María, Marcos (qué curioso, casi los que menos conjeturamos somos los escritores, salvo tú, Marcos y, por supuesto) son increíblemente certeros, van más allá,. analizan cada posibilidad.
Por cierto, Catherine, me alegro mucho de que te haya gustado la entrevista. Supongo que se nota la pasión que le ponemos. Y eso que estábamos intentando ser modositos. Pero es que este es un proyecto que nos tiene en ascuas.
Amando, creo que estás siendo muy generoso dando las claves que te han llevado a escribir cada detalle (también lo fueron Inma y Dácil). Así nos das la posibilidad de elegir. Esas u otras, pero siempre es bueno tener una referencia.

Marina Fligueira dijo...

Van entrando otros personajes en este tercer capítulo, que me va enganchando rápidamente. Por cierto... que linda la canción del enlace de Flamenco Rojo. Tiene... algo- que eleva el espíritu.