15 may. 2010

Cometer un acto incorregible


Un saludo a todos, en especial a nuestros nuevos amigos, sean bienvenidos. Soy Marcos Alonso, el autor del próximo capítulo (capítulo 6) y quisiera intervenir para resolver y aclarar algunos aspectos. Pero antes me gustaría expresar mis sentimientos y emociones, que posiblemente sean muy similares a las de mis seis compañeros y compañeras. Inicialmente, cuando empezamos esta aventura, gracias a la iniciativa de FranCo, no mostré demasiado interés, o mejor dicho no tuve la suficiente fe en esta empresa. Sin embargo, y tras los primeros pasos de Inma, Dácil...mientras Franco con la ayuda de Amando y demás hacían un Blog habitable y confortable, fue surgiendo el interés y la ilusión, para volverse en nerviosismo a medida que se acercaba mi turno de escribir, un nerviosismo motivado, quizá, por no querer decepcionar a los demás, autores, comentaristas y lectores en general. Hoy ya no estoy nervioso. Hace dos días que lo he terminado y me ha producido una gran tranquilidad. No obstante, hoy, viendo las expectativas, los afortunados consejos que nos dais y con qué ilusión lo haceis, ha surgido en mí otra actitud, reprochable,lo sé, diría que es una actitud maligna, puede que envuelta de un leve sadismo, pero me resulta imposible contenerlo y además necesito expresarlo. ¿Qué pasaría si meto la pata? Comprenda la importante responsabilidad que tenemos, defraudaríamos la ilusión de los cada vez más numerosos lectores y amigos. Digo todo esto porque es posible que, animado por los deseos de hacer que la obra resultase más interesante, haya cometido algún exceso, incluso un acto incorregible. ¿Se imaginan ustedes que haya decidido cambiar de escenario? ¡Con todo el esfuerzo que autores y comentaristas han y están haciendo para ambientar y documentar la obra en esta ciudad!! Y es que eso puede ser que no sea lo peor, quizá esté mentaliznadolos para lo peor, pero es que ya es tarde, no puedo dar marcha atrás, ya he puesto la hora de publicación. Puede ser que los personajes tenga algo en común ¿Viajar en un avión? ¿En el mismo avión? Eso no tendría mucha importancia, a no ser que ese avión se accidentara y solo sobreviviese uno de ellos, no necesariamente Sophie. Sé que sería una irresponsabilidad por mi parte, ahora que los personajes empezaban a crecer y a tender puentes entre ellos. Lo sé, lo sé lo sé .....

12 comentarios:

Isolda dijo...

Esta noche veremos cómo de incorregible, es lo que has escrito! Tiene que ser alucinante saber (sólo tú) lo que has redactado, que no hay marcha atrás y que tienes a un montón de gente a la espectativa. No quisiera verme ahí.
Volved a los comentarios en público, salvo lo muy privado.
Animo FranCO, la suerte está echada.
Un beso y otros 6.

Marcos Alonso dijo...

"(..)Tiene que ser alucinante saber (sólo tú) lo que has redactado, que no hay marcha atrás y que tienes a un montón de gente a la espectativa. No quisiera verme ahí(...)"

Reconozco, Isolda, que esa sensación de poder, de conocer el futuro, mientras los mortales viven espectantes, en la más oscura ignorancia, produce un cierto placer y una mueca casi divina y pícara.

Besos

7 Plumas dijo...

Marcos, ciertamente lo tuyo sadismo. Y luego te quejas de los vicios que el pobre calvo tiene por jugar un poco com Amber.

7 Plumas dijo...

Isolda, aunque no lo creas los comentarios internos son mínimos.

Todo es transparente, menos cuando vamos al baño. Recuerda: "como Gran Hermano"

Marcos Alonso dijo...

Franco, siempre corremos el riesgo que los personajes nos domine. Me preocupa. Últimamente noto que el calvo sin nombre me impone su voluntad, es como si el escribiera sobre mí y no al revés.¿Qué puedo hacer? ¿Qué puedo hacerr!!!

Marcos Alonso dijo...

Isolda, FranCo, no ha dicho toda la verdad, en realidad, todos, absolutamente todos, nos llevámos los portátiles al baño, incluso yo el de PC de sobremesa.

Amando Carabias María dijo...

Cuando he leído esta mañana el comentario en el capítulo 5 he pensado para mí mismo, en urgente reunión con mi mismidad que ese texto merecía ser un post, y merecía la etiqueta de experiencia paralela.
Por suerte te has dado cuenta a tiempo...
No sé FranCo por qué le dices esas cosas a Marcos, si tú y yo hemos pasado por lo mismo. Más tú que yo, jejeje... Solo le queda Anabel sentir esa emoción por la que ya hemos pasado todos.
Y, sí, tienes razón, Isolda, sentir que los demás estáis al al acecho, expectantes, da alguna sensación extraña; pero tampoco es para tanto... Al fnal ningún secreto queda guardado eternamente. Todo acaba sabiendo...

Marcos Alonso dijo...

Tienes razón, Amando, hay que es´tar menos espectante y más expectante. ¡Lo vez! ¡Es culpa del calvo sin nombre!, de hecho intenta que escriba en escocés gaélico, pero me resisto. Yo me resisto.

Inma Vinuesa dijo...

¡Que ganas tengo de ver tu capítulo!
¿Cuanto falta para las 12:00?, podría ser las de la península y las 11:00 de aquí, nadie se va a dar cuenta.

Amando Carabias María dijo...

Apoyo sin fisuras la propuesta de Inma. A las barricadas!!!

Marcos Alonso dijo...

Pues, no sé yo... No way, It will be published at 12:00 o´clock, no before ¡Lo ves, lo vez! Otra vez el británico ese. Claro, con lo meticulosos que son para el tiempo...

Ana J. dijo...

Pues el acto incorregible parece ser que no se ha producido.
¿Sabes? En el fondo tenía la esperanza de que incluyeras un salto témporo-espacial importante. Con tu imaginación no me costaba nada verme leyendo algo totalmente apartado de lo que se había escrito hasta el momento. Pero enseguida volvía a la realidad porque sabía que querías darle un poco más de vida a Jack Donaldson (por cierto, me encanta que lo hayas hecho: es un personaje que me tiene enganchada).
Ningún acto incorregible que llevarnos a la boca aunque, ¿qué puede considerarse incorregible?
Al final, nos has tenido en ascuas hasta que hemos podido leer tu estupendo capítulo. ¡Eres perverso!
Amando, si no te importa, incorporo el término "mi mismidad" a mi diccionario particular. Genial!