24 jun. 2010

Capítulo 16

La luz se filtró a través de las persianas y despertó a Déborah. Las contusiones en su cara y en el resto de su cuerpo comenzaron a reavivarse al tiempo que ella fue tomando conciencia de lo ocurrido el día anterior. Demasiadas tensiones, aunque tal vez debía admitir también que la suerte estuvo de su lado, y que la muerte, la muerte... le había dejado un hueco para otra ocasión. Este último pensamiento la hizo incorporarse y resarcirse en el dolor. Medio cojeando llegó al baño y observó en el espejo una cara deforme con párpados y pómulos inflamados que, en su pálida piel, comenzaban a tornarse violeta.
Recordaba los momentos en que estrelló su coche contra la cerca, la vueltas incontroladas al volante, el golpe sordo al aterrizar entre los juncos, y la canción que sonaba...
(... /...)

30 comentarios:

María dijo...

Parece que Déborah, (a la que hace poco queríamos matar) ha tomado las riendas de la historia, es la que mueve los hilos.
Me parece muy interesante que los personajes, vayan asumiendo su papel real en la trama, saber porque Déborah, hace lo que hace, o Jack, o su secretaria, etc.
Ahora nos queda Carlos, el reto está ahí para el próximo.
Me gusta como va tomando forma y aclarando cosas la historia.

Amando Carabias María dijo...

A mí me ha gustado el capítulo. La tensión se masca por todas partes, y el dibujo de Deborah se ahonda.
Aquí estoy devanándome los sesos, y atento a las aportaciones de los lectores para pergeñar mi capítulo.
Escucho que llegan voces, que avanzan, pero no sé si tienen que ver con la noche de San Juan, con las fiestas de Segovia, con el Mundial de fútbol o con los que se acercan al despacho.

Inma Vinuesa dijo...

Muy bien Dacil, tremendo sapo ese, que cosa más cochina de hombre, me está recordando a un hedor de hace algunos capítulos. Perfecto, ya vemos que Deborah como buena detective privada se rodea de confidentes y que empieza a hacer su labor de una manera más profesional, no ha sido ella la que ha dejado todo el desastre en el despacho de Sophie porque aclaras que ordena los papeles y apaga la luz, y Sophie se encuentra la luz encendida. Esto se está complicando, que intriga...
Me ha gustado mucho, felicidades.

Dácil Martín dijo...

Amando, te puedo entender perfectamente, son ya muchos capítulos, giros y puntos de vistas, además de que la trama a esta altura de la novela está complicada. Debo confesar que me ha resultado un esfuerzo el intento de encajar la piezas de la historia, con la duda siempre de dejar algo atrás o de no entender las pistas dejadas por los demás plumífero. Con el planteamiento de este capítulo he tratado de dar pie a las consecuencias del asesinato de Edward, no sólo como un friolero caso criminal con sus intríngulis, sino también lo que humanamente podría suponer la muerte de un amigo tan especial para Sophie. Me alegro que les haya gustado. Gracias, y un abrazo.

FranCo dijo...

Bueno Dácil, tras hacerte rogar, llegó tu capítulo.

Aparece un nuevo personaje. También una nueva subtrama; una relación antigua y de favores pendientes entre Deborah y El Sapo. ¡Más pimienta! Me hace recordar a la escena de Alicia en el país de las maravillas.

Me pierdo, no se quienes son Persis ni Lesie.

Otra frase de título: "Entre los juncos la dama danzó la canción de la muerte, y en su rostro el violeta" ¡Más pimienta!

Felicidades

FranCo dijo...

Dácil, siempre se habló o entendí, que Deborah vigilaba/seguía a Sophie por encargo del calvo.

Pero ahora se apunta que necesita seguridad, a un guardaespaldas personal, y ¿también Amy?.

No recuerdo en anteriores capítulos a Deborah tener relación con Carlos Escobedo. ¿Estoy en lo cierto, o tengo que relerme los capítulos?

Inma Vinuesa dijo...

Ahora que vuelvo a leer el capítulo, podían estar coincidiendo las dos escenas, Deborah lee la libreta,y cuando está sollozando dando vueltas, es cuando Sophie entra a ver, cuando se queda dormida, es el momento en que Deborah vuelve y ordena un poco todo el escritorio.
¡Que bueno!, ¿era esa tu intención Dacil? me parece una forma muy sutil de despejar dudas sobre el que revolvió todo su despacho y dejó la silla mal colocada, y además unificar dos secuencias en el mismo espacio de tiempo. Me lo confirmas Dacil? me muero de curiosidad.

Dácil Martín dijo...

Intentaré despejar la preguntas.

Déborah, efectivamente, está contratada por Jack el calvo, pero también por el padre de Jack, Thomas, y a su vez por Amy y Sophie, lo que me llevó a deducir que Déborah tiene mucha información (recuerden que Jack le aportó una carpeta llena de información sobre los padres de Sophie). Sin embargo, tras el inesperado asesinato de Edward, se supone que Déborah teme por la vida de Amy y de Sophie, y objetos de su mejor clientela, de ahí que mientras trata de resolver como frenar a los asesinos de Edward, manda al Sapo a protegerlas.

Persis debe ser un vigía en el geriátrico donde está Ian, el militar jubilado, y que se nombra en la nota del difunto Edward. También en esa nota se hace alusión a una mujer con gabardina, ¿de quién se trata?

Lesie, desde mi punto de vista, trabaja para Déborah y solamente figura en el capítulo para intercambiarle la gabardina y las gafas, y así no le sigan la pista.

En el capítulo 6, creo, Déborah y Sophie nombran a Carlos. Los imaginé, no sé por qué, tomando pintas los tres en el Viejo Diván.

Y sí, Inma, cuando Déborah solloza apartándose de la mesa y oye un chasquido de maderas, pensaba en el momento de entrada de Sophie.

Uf, espero que estén divirtiéndose.
Besos

María dijo...

Permitidme dar mi opinión como lectora, o sea, desde fuera, ya que yo no tengo que devanarme los sesos para escribir el próximo capítulo.
Yo veo a Déborah como detective-investigadora-agente, contratada por Jack y familia, para proteger a Sophie y abuela e investigar lo que los padres se traían entre manos.
También es contratada por Sophie, para que encuentre a sus padres, saber que fue de ellos y aclarar su pasado.
El Sapo, Lesie, Persis, yo los veo como ayudantes; Déborah no puede estar en todas partes, incluso la secretaria de Jack, parece que trabaja para ella.
Persis es el espía en el geriátrico, Lesie la ayuda a pasar desapercibida haciéndose pasar por ella,cuando el caso lo requiere, El Sapo está claro su papel.
En cuanto a la oficina, cuando Déborah vestida de Lesie, va a ver el dichoso cuaderno, gracias al chivatazo de la secretaria, es cuando Sophie recuerda que se lo dejó, e intenta recuperarlo, pero es cierto que Sophie encuentra la luz encendida y todo revuelto, sin embargo Déborah parece que intenta dejarlo todo ordenado y la luz apagada, lo que me lleva a pensar que Déborah hace su trabajo y se va y después alguien vuelve con en mismo cometido y lo deja todo revuelto, y la luz encendida, es ahí cuando llega Sophie y desolada y agotada se queda dormida.

Marcos Alonso dijo...

Me ha encantado este capítulo. Está escrito de forma exquisita e inteligente, resulta fluido y cómodo de leer. Y ese segundo verso encontrado en el cuaderno es una coquetería.

Celebro el apunte y la puntería de Inma al descubrir como están enlazadas en un mismo momento las dos acciones: la de Déborah en el despacho de Sophie y la de ésta que escondida se queda dormida.

Aclarar que en el geriátrico esta el tío de Ian y no Ián. Recordemos que éste es un personaje importante porque puede descubrir al jefazo(militar?) que merodeaba por Cramond una semana antes de la desaparición de los padres de Sophie ¿Será el padre de Jack?

Sí, en el Capítulo 6 Déborah le preguntaba, insunuante, a una molesta Sophie por Carlos, cambiando rápidamente de tema.

Coincido, y me alegro, con María de que Déborah haya cogido, o mejor, nos haya demostrado que es una mujer de fundamento y que su papel la obliga contínuamente a despistar a todos, incluido a los lectores, y, efectivamente, Dácil, con mucha maestría, le da las riendas de la historia.

No puedo disimular mis preferencias por esta chica que aunque se vuelve protectora de Sophie y Amy (eso me gusta) puede convertirse en una seria amenaza para nuestra cojita (sentimentalmente hablando), ahora que se va a ver con Carlos. Creo que Déborah no se va a dejar encandilar fácilmente por la presencia y el buen talante de Carlos Escobedo. Recordemos que le gustará o no dependiendo de si "le mira o no el culo". Si fuese así estaríamos hablando de un cambio más importante de lo que pudiera parecer, sería una pareja con un peso y atractivo muy significativo.

No sé si a estas alturas un aparente personaje secundario como Déboráh le puede quitar el protagonismo a Sophie (sé que puede ser un fallo que dé al trasto con la novela, como ha ocurrido con muchas obras) pero, para ser sincero, no me importaría.

No quisiera que la pobre Sophie sufriera, puede que incluso se diese la posibilidad de que se enamorase del Sapo. ¿Quién sabe? es posible que en realidad sea un príncipe con una nómina de 8,9 millones de euros anuales y no le afectase el recorte del 5%.

Enhorabuena Dácil y gracias por darnos esta alegría en este día de San Juan.

Besos y abrazos a todos.

Flamenco Rojo dijo...

Toy liao Dácil…En el párrafo:

Y allí lo encontró, tal como le había dicho Jane. "Estúpida, osada mojigata. Capaz la veo de insinuarse a Jack. La despediré, que si lo haré cuando termine todo esto. Estoy más que harta de contratar a niñatas mediocres".

Me ha pillado el día tonto y espeso y no lo digiero… ¿Quién lo dice? ¿A quién se refiere? ¿Qué encontró?...Gracias de antemano por tu atención.

Abrazos.

Inma Vinuesa dijo...

Voy a explicaros lo que yo entiendo:
Jane, cuando estuvo liada con Jack en la oficina vio la libreta, Jane que debe ser confidente de Deborah, le comunicó lo de la libreta a Deborah (por eso habla así de Jane,piensa que se la esta dando de alguna manera con Jack y eso no le gusta nada), por eso se fue disfrazada a la oficina a buscar información registrando entre las cosas de Sophie. En el momento que Deborah le entra el ataque de nostalgia y solloza que se aparta del escritorio es cuando Sophie entra en la oficina, no le da tiempo de verla porque, antes de regresar a ordenarlo todo, Sophie se queda dormida.
Para mi que el sapo puede tener una similitud con el que espiaba a Ed en la callejuela, gordo, fumador, maloliente y espía, demasiadas coincidencias, y buen momento para darle nombre a la sombra.
Este capítulo no tiene desperdicio Dacil te has salido.

Anabel dijo...

Dácil, ahondas en el personaje de Deborah. Aparece su parte más profesional, fría y calculadora. Creo que continúas con el personaje agrandándolo, confiriéndole más matices, construyendo a construir un personaje complejo. Está quedando bien esta Deborah, de momento, mejor que Sophie.

Además esta mujer decide por sí misma. Parecía que estaba a merced de Jack y resulta que ella también vigila, mueve, dirige. O ¿estará ahora a merced de Carlos? Aquí habría mucha tela que cortar.

Respecto a los nuevos personajes supongo que son de apoyo, sin relevancia; son los empleados de Deborah que se pueden utilizar y desechar según convenga. Lo de que Jane esté contratada por Deborah me parece peligroso. Me imagino a Jane como una jovencita obnubilada por su jefe que al mínimo gesto de cariño que él le profese se chivaba de lo lindo. Lo digo porque una felación no creo que entre en lo que Deborah le paga. Así que cuidado con Jane que puede ser crucial y nos puede destrozar la trama en cualquier momento.

El Sapo me suena al del callejón. También un papel absolutamente secundario que puede hacer lo que le pague el mejor postor o nosotros mismos le ordenemos. En este mismo sentido se me antoja Lesie que, aunque no ha sido presentada, me temo que es un personaje sin relevancia, de momento, claro, eso nunca se sabe.

Me inquieta más Persie que no tengo muy claro quién es. ¿El tío de Ian? ¿El que vigila a ese alto cargo militar que está en el geriátrico y que sabe mucho, mucho, mucho pero aún no sabemos qué sabe? ¿No era ese militar el tío de Ian? Aquí reconozco que me he liado. Me atrevo a apuntar que estamos volcando mucha tensión sobre el geriátrico-militar, hay que esclarecer algo por este flanco.

¿Qué sabemos tras este capítulo? Pues que Deborah no ha matado a Ed –me atrevo a decir que tampoco lo ha ordenado-; que Deborah sabe mucho y maneja mucho más de lo que los otros protagonistas creen –habrá que ver si sucede lo mismo con Escobar-; que Sophie se nos presenta como una pobre niña desinhibida a ratos, pero que está en manos de muchos y en el punto de mira de todos.

Y se nos abren otros caminos: Relación Deborah-Escobedo; quiénes han visto los papeles de Sophie (ya son tres personas, aparte de Sophie, los que han leído los diarios “secretos” de la misma) y qué hay en ellos; aclarar algo más el tema militar-geriátrico; qué están esperando de Sophie, porque aunque han leído sus papeles están esperando algo más: ¿una actuación?, ¿un secreto transmitido oralmente? ¿una revelación del más allá?

Hago hincapié en que Sophie está perdiendo carisma. Ya lo ha dicho Marcos. No sé si Deborah la puede desbancar, pero como sigamos poniendo a Sophie tan despistada, débil, alocada, inconstante… Vamos, que Deborah se la come.

Por último, pero por ello no menos importante, decir que has elaborado un capítulo muy bueno, Dácil. Me ha gustado mucho la forma, el tempo. Muy bien escrito. Además hay intriga de principio a fin.

Ahora, ¿te toca a ti, Amando? Valor y al toro, amigo.

Saludos

María dijo...

Yo no creo que Déborah tenga que quitarle protagonismo a nuestra desventurada Sophie. Era un personaje secundario, al que había que dar contenido o quitarlo, habéis optado por lo primero y ha quedado de maravilla.
Ahora bien, yo creo que no es necesario que Sophie, sepa todo lo que nosotros conocemos de Déborah, ella, debería ir atando cabos, haciendo sus averiguaciones, hasta llegar a lo que nosotros ya sabemos. Así seguiría siendo la protagonista única de la historia.
Referente a Carlos, no se porque me da que su encuentro con Sophie, no fue todo lo casual que parecía, para mi que, también está al servicio de nuestra investigadora favorita.

ana J. dijo...

Este capítulo es de lo más jugoso, Dácil.
Lo he leído y releído y creía tener mis propios datos pero, cada vez que voy a escribir un comentario leo otro y tengo que reorganizarme.
Así que, por ahora, no voy a hacer conjeturas sino a decir que es un capítulo muy rico en situaciones, que la aparición de nuevos personajes nos permite ir dando solidez a algunos de los hechos que se van planteando y nos abre nuevas dudas y posibilidades.
Ese Sapo es genial, un guarrete que puede dar mucho juego, al igual que Jane, que pasa de ser un mero florero sexual a un peón más (gracias, Dácil) en manos de una Deborah que cada vez ocupa más protagonismo y que parece esconder todas las piezas clave del juego. La cuestión es ¿será realmente así? Será el burlador burlado? Abarca demasiado, pronto algo, por fuerza, ha de estallarle en la cara.
Una pregunta, ¿el poema le impacta porque tiene algo de premonitorio de su propio accidente? Lo digo por lo de los juncos y el violeta (como su cara tras el accidente) y por la posible conexión parapsicológica a través de los padres de Sophie.
Supongo, además, que Deborah debe de tener algún infiltrado en la Policía para poder haber tenido la información de la muerte de Edward y la forma en que murió.
Lo que te digo, iun capítulo lleno de claves,. para releer varias veces.
Enhorabuena, Dácil.
Un besazo

FranCo dijo...

Dácil, una pregunta que solo tiene dos respuestas: SI o NO.

De la frase: "Entre los juncos la dama danzó la canción de la muerte, y en su rostro el violeta" ¿Tienes o pensaste una posible trama o explicación?

catherine dijo...

Hace falta leer y releer, no porque es complicado o difícil sino porque hay un montón de detalles, todos coherente con los capítulos anteriores y dentro de este capítulo.
Noto la canción que sonaba en el coche accidentado entre los juncos/la canción de la muerte, otra canción para la banda sonora aunque no lo conozcamos. Y el color violeta. Hablando de colores noto los ojos de ESMERALDA de Deborah.
El Sapo, a pesar de ser maloliente me encanta.¿Es calvo? Tiene una deuda con Deborah, será fiel y sobretodo había estado trabajando en la BASE, una base militar o el lugar donde trabajaban los padres o un único lugar.
Tenemos a varios personajes que juegan con dos o tres barajas. Jane empleada por Jack trabaja para Deborah. Deborah trabaja para Jack y su padre y para Amy y Sophie. Tiene a un sosia, Lesie, por lo menos con las gafas y la gabardina basta para que Deborah se pueda escapar del pub por el sótano.
¿Cuantas personas pasaron en el despacho para leer la libreta? me conformo con lo dicho en los comentarios.
Noté también que Deborah habla otra vez de una ILUSA Sophie.
Espero el encuentro entre Deborah y Carlos, a quien Deborah cita en el pub bebiendo con Sophie, pero que nosotros conocemos muy poco.
Nuevo suspense, y Amando que oye voces, como Jeanne d'Arc... o ¿los murmullos de la callejuela?
Bravo, Dácil, es un capítulo apasionante.

Dácil Martín dijo...

Gracias a María, a Catherine, a Flamenco y a mis compañeros Anabel, Ana, Franco, Marcos, a todos por los comentarios que paralelamente a la novela van confirmando la trama.
Me has hecho soltar la carcajada Marcos, con lo del Sapo y Sophie. Pero sigo, seguimos apostando, por la misteriosa Sophie capaz de inmiscuirse en los sentimientos de los personajes como son Jack, Carlos... , y la propia Déborah que rompió a llorar el reconocerse en uno de los retratos dibujado por Sophie. ¿Qué clase de magia desprende el cuaderno de Sophie?
Francisco, en cuanto a tu pregunta, la frase que llegó a leer Déborah sobre "la dama que danza la canción de la muerte", puede que tenga que ver con premoniciones sobre el futuro. ¿Es cierto que Sophie tiene la facultad de visionar el futuro?
¿Será la misma canción la de la muerte y la que oía Déborah en el momento del accidente? Ansiosa estoy por leer el capítulo de Amando. Se percibe cierto silencio en él: buena señal, seguro que está elucubrando, entregándose a la extraordinaria vivencia de escribir literatura. Un abrazo a todos.

Isolda dijo...

Capítulo extraordinario Dácil, muy bien escrito, estoy de acuerdo con Marcos.
Ahora bien, me pasa lo que a muchos de vosotros, necesito ir leyendo los comentarios para ver lo que entendéis los demás.
María y Catherine tienen un don especial para leer entre líneas (entre plumas) y ayudan mucho. Me siento un poco perdida entre tantos personajes, pero confío en vosotros y llegará el momento de pulirlo todo y engarzarlo como las piedras preciosas... Más emoción!
Un beso y seis más.

FranCo dijo...

Isolda, gracias por tu punto de vista.
Particularmente también me siento como tu, perdido entre tanto personaje.

Pero es como predicar en el desierto.
Desde un inicio trato de que no sea así, y que las plumas tampoco abran tantas subtramas y ello me lleva al purgatorio. Pero... es mi papel. Lo acepto. Pero solo con la intención de llevar esto hasta el final. Me niego a que la novel quede en el camino por no poderla cerrar o finiquitarla de forma chapucera.

María dijo...

Es evidente que me gusta leer, pero que no se escribir, tal vez por eso, no sepa apreciar tanto, los matices como vosotros.
Respecto a los últimos personajes introducidos, está claro que hacían falta para explicar el papel de Déborah, ¿los detectives trabajan solos?, no, tiene sus ayudantes, sus soplones, sus infiltrados aquí y allá.
La única incógnita que nos queda es Carlos (el español guaperas) y espero que le deis contenido pronto, porque así tendríamos todas las piezas importantes, de este puzzle.
A partir de ahí, yo dejaría a Sophie, seguir su camino solita, que vaya investigando a su aire, atando cabos, hablando con quien haga falta.
Respecto a las enigmáticas frases que de vez en cuando introducís, pueden ser difíciles de encajar, pero, no todas han de tener un significado especial, relacionado con la trama, sabemos que Sophie, tiene una gran confusión en su cabeza, sobre su infancia, sus padres, etc. y ha ido guardando recuerdo, recortes, notas, que de repente le vienen a la memoria, no tiene porqué ser todo real. Comprendo que vosotros sois SIETE escritores y yo UNA lectoras y lo tengo más fácil.

Ana J. dijo...

Yo creo que una novela con cierta extensión y envergadura y si, además, pretende tener cierta intriga, debe ser lo suficientemente rica en personajes. Incluso creo que debe tener alguno que no tenga luego ninguna relevancia porque, si cada uno es fundamental para la historia, ¿dónde dejamos el misterio?
Lo importante es que no nos perdamos, que no embrollemos por embrollar y que mantengamos la coherencia. Casi ná, ¿verdad?
Un abrazo fuerte a todos

Ángeles Hernández dijo...

He leído este capítulo cuando se publicó y he de confesar que me produjo bastante desasosiego( normal dada mi manía de tenerlo todo ordenadito en mi cabezota),
por eso he esperado a hacer mi comentario cuando dispusiera de tiempo suficiente para diseccinarlo y compararlo.

Ahora me encuentro , no sólo con un capítulo con muchísismas novedades y lecturas ocultas, sino además con 22 comentarios a cual más jugoso, imaginativo y comprometido.
Total que llevo dos horas dale que te pego con todo lo que habéis escrito (comentaristas y autora principal).

Espero llegar a tiempo antes de que Amando publique dentro de nada.

Sois geniales, vaya capacidad.

Felicidades Dácil, y gracias por darme tantos puntos de reflexión (creo que así conseguiré prevenir mejor mi Alzheimer).

Hasta luego, un abrazo Á

Ángeles Hernández dijo...

Comentarios primera parte:

A-SAPO
1.- Fue el Sapo quien le dio a Deborah la información sobre la muerte de Edward. Si es un detective de los que están en el mundillo del hampa no sería difícil para él obtener la información.
2.- Por morir Edward, Amy y Sophie quedan desprotegidas y ha de ir Sapo “mientras trata de resolver como frenar a los asesinos de Edward, manda al Sapo a protegerlas”
a) Edward protegía a las dos y su desaparición deja un vacío?
b) Ellas corren el mismo riesgo que Ed por tener las mismas informaciones ¿
3.- Trabaja en la BASE. (conocía los posibles movimientos, y era capaz de adelantarse al menor peligro.). Por tanto la base es un lugar de información y capacidad de actuación privilegiada ¿policia?, ¿base militar?.
4.-, Gordo, fumador, maloliente y espía, demasiadas coincidencias, y buen momento para darle nombre a la sombra. (Inma dixit)

B: LESIE.
Sosias para que la jefa pueda ir de incógnito o para que la represente en según qué lugares. Caramba con Deborah , no todo el mundo puede permitirse un “extra”. Este detalle, la hace a mis ojos bastante poderosa

C-PERSIS.
Contacto en el geriátrico , es decir que no sólo conoce al viejo militar sino que también sabía los movimientos de Ed que trabajaba allí. Personaje secundario sí, pero colocado en un lugar muy estratégico.

D-IÁN
Es viejo y está encerrado pero parece tener mucha importancia lo que pueda saber o decir. No creo que sea el padre de Jack, Amy lo tendría ubicado.

E.-JANE
Secretaria amante de Jack pero confidente de Deborah.... De acuerdo con Anabel: muy peligrosa mezcla. Deborah la pone verde, no me extraña que quiera despedirla.

Ángeles Hernández dijo...

Comentarios segunda parte:

F.-SOPHIE Y AMY
. "Ay Sophie, ilusa Sophie... ¿Qué escondes en esa mente niña despistada? Muéstrame alguna prueba, joder", dice Deborah llorando emocionada al ver los dibujos.
Esta frase y otros detalles ( como la lectura tierna de la libreta o contratar a Sapo) me hacen pensar en la posibilidad de que entre Deborah y Sophie exista una relación que va más allá de lo profesional . Ello justificaría el poder que Deborah está adquiriendo en el relato y la cantidad de hilos que mueve , prácticamente todos los que hasta ahora se han tocado. También su necesidad de camuflarse.
"Entre los juncos la dama danzó la canción de la muerte, y en su rostro el violeta" : Frase de Sophie que la deja helada, confusa, triste.....Demasiada emoción para una detectivesa ¿no?.
Anabel hace hincapié en que Sophie está perdiendo carisma y añade : No sé si Deborah la puede desbancar, pero como sigamos poniendo a Sophie tan despistada, débil, alocada, inconstante… Vamos, que Deborah se la come. Mi teoría es otra: esta es una novela larga y ahora ha tocado exhibir a Deborah que aunque tiene un papel muy muy importante, no tiene por qué desbancar a Sophie. Tiempo y plumas hay para sacar de ella todo lo que aún no sabemos.

G.-CARLOS
Ya me he preguntado varias veces sobre su relación , descubrimiento, promoción etc de Sophie. Ahora sabemos también que tiene relaciones a parte con la SUPERWOMAN de hoy. Más a mi favor en cuanto al control de la situación de esta señora omnipotente.
A mi me da que no van a ligar , los veo más bien como socios.
............................................................................................................

Sinceramente no me parece que estéis escribiendo una novela chapucera ni que el proyecto vaya a quedar en agua de borrajas.

Desde fuera y sin responsabilidades se os siente como creadores de un gran texto que camina con coherencia y en el que de vez en cuando aparecen situaciones que pueden sorprender pero que bien manejadas, harán un producto de más calidad.

Ánimo a todos, te esperamos Amando.

PS: No comento el episodio de libreta, orden, Sophie, desmayo etc porque de una u otra manera tendrá su explicación

ana J. dijo...

Me quito el sombrero ante la inmensa capacidad que tenéis para analizar la historia y las relaciones, por las conjeturas tan interesantes que hacéis, Ángeles, María, Isolda, Catherine, Flamenco. Impresionante. También los plumas hacemos nuestras cábalas, pero lo vuestro es de nota.
Espero que FranCo esté recopilando todos comentarios para que podamos repasarlos en un momento dado, sobre todo, ahora que ya la trama comienza a complicarse.
Entre estos comentarios y el resumen de Amando de la historia, creo que lo tenemos mucho más fácil para no perdernos.
Gracias.

Ana J. dijo...

Amando: ya falta muy poquito para que publiques.
Tic-Tac, tic-tac...
Te esperamos contando los minutos.
Besos

Ángeles Hernández dijo...

Fé de erratas: donde dice IAN debe decir: el tio de IAN.

Sorry.

Dácil Martín dijo...

Gracias Isolda y Ángeles por los comentarios, no se les escapa detalle. Estupendo el resumen Ángeles. A por la espera de Amando, a ver que nos tiene preparado. Un abrazo.

FranCo dijo...

Ángeles, he venido a leer el capítulo de Amando y he visto tu comentario. Y he preferido leerlo antes para que me ubicaras y refrescaras.
Gracias, me ubicas perfectamente. Es como ir a un examen con el libro.
Me voy ahora a por el texto de Amando, lo leeré, me lo llevaré en el pensamiento y me acompañará hasta el miércoles.
¿Que sorpresas me traerás Amando?