17 jul. 2010

Capítulo 23

Deborah amplió la imagen de las fotografías sacadas del cuaderno de Sophie. Repasó ligeramente las cuarenta y cuatro páginas que reunían la información, y luego fue deteniéndose en cada una buscando algún indicio, una pista que delatara la vinculación de Sophie con la información dejada por sus padres antes de la desaparición. Sólo habían notas de prensa, retratos, dibujos inconexos, fragmentos de poemas, textos inéditos que parecían escritos por la propia Sophie.

El fragmento de un poema de Oscar Wilde la dejó ensimismada: Y por la larga y silenciosa calle/ en sandalias de plata asomó el alba/ como niña asustada. (.../...)

34 comentarios:

Ana J. dijo...

Qué bien!! Este capítulo nos sigue aclarando algunos puntos, como la procedencia de los militares, que no lo son tanto, que andan detrás de los secretos de la familia de Sophie y a la que Deborah debe rendir cuentas.
También aparece, en carne y hueso, James Smith, el mentor al que le habíamos perdido la pista desde casi el principio.
Fenomenal.
Me ha gustado mucho, mucho. Es un capítulos estupendo.
Enhorabuena, Dácil.

Flamenco Rojo dijo...

¿100.000 soldados? Glub...esto sí que es una gran organización paramilitar…

Tengo algunas dudas con relación a la trama de la novela…seguro que a través de los comentarios venideros me las aclararán.

Un abrazo.

catherine dijo...

Iba a decir qué bien!! como Ana.
Se confirma que Deborah es amiga de Sophie, su "ilusa Sophie", hasta protegerle dando el mínimo de información a sus jefes, jugando con su propia vida. Del cuaderno sale tal encanto que aniquila la profesionalidad de la detectiva.
Hay un enlace entre el tío de Lynne y la organización. El nombre de la organización paramilitar Whitestone me encanta, se parece al de los Americanos en Irak, Blackalgo creo, o Bluetruco, ya ves Pepe, son milares y milares, en el mundo entero.
Y para el capítulo siguiente u otros, el regreso de James Smith ( un apellido tan usado, ¿será un seudónimo?) y su connivencia con un músico indio del Festival de mirada limpia, de mirada de INICIADO, pues algo de música india tipo Ravi Shankar (gracias Pepe, o tengo un viejo vinil en casa) y los versos de Oscar Wilde, nada menos.
Uf, es un capítulo muy rico, hay que digerirlo y repito ¡Qué bien! ¡Qué bien!
Te mereces un beso grande, Dácil, y los otros Plumistas también por lo que escribieron antes y lo que van a escribir.

FranCo dijo...

Felicidades Dácil.
Tengo que confesar que he tenido que ir a mirar en el apartado de personajes quien era James Smith. Lo tenía olvidado. Afortunadamente lo has rescatado.

Al igual que a Flamenco lo de los 100.000 militares me ha descolocado, teniendo en cuanta que una nación como españa cuanta con una cifra similar y que no es un número como para permanecer en secreto y fácil de ocultar su actividad.

He ido raudo a investigar y es cierto que existen acciones de militares privados de esa evergadura:

http://es.wikipedia.org/wiki/Empresa_militar_privada

Pero me canta un poco.

Un capítulo corto pero intenso y aclaratorio.

Redundo mis felicitaciones.

María dijo...

Un capítulo sorprendente, por fin podemos echar una ojeada al dichoso cuaderno y ¿que nos encontramos?, pues al parecer nada de importancia.
Déborah habla de Sophie, como "su Sophie, la persona que más quería", ¿por qué es la persona que más quiere Déborah?.
Se alegra de no encontrar nada comprometido, aunque eso le puede costar, no ya el trabajo, incluso la vida.
Lo que me hace pensar ¿quien es realmente Déborah?.
Muy bueno el giro, con la entrada en escena de James Smith, parece ser la persona que ayudó a desarrollar el "don" de Sophie, espero que segáis esa línea aclaratorio e importante para la historia.

Mercedes dijo...

Así que en Deborah no hay malas intenciones hacia Sophie... Esto cambias las cosas, ya veo que, como en la vida real, ni los malos son tan malos ni los buenos tan buenos. Me encantó echar un vistazo a la libreta de Sophie y recordar ese poema de Oscar Wilde (¿qué significado tendrá?). También hemos podido aclarar la conexión que hay entre Lynne, su tío y la trama. Además de recuperar a James, que posiblemente nos desvele algunos misterios del argumento. Y el músico indio... Aquí me pierdo, pero todavía nos quedan muchas páginas, así que paciencia.
Como siempre, disfrutando con esta obra a siete plumas.
Enhorabuena a todos.
Abrazos.

Amando Carabias María dijo...

Sinceramente me ha gustado el capítulo a pesar de su brevedad.
Reconozco que has trabajado de lo lindo.
Este domingo me lo voy a pasar enganchado a las 7 plumas.
Lo veréis, si es que no se me tuercen los planes, lo veréis.
Primero de todo, el verso de Óscar Wilde me hace temblar de emoción, pues cuando escrbí aquel verso:
"Brota ya sangre en tu garganta de piedra. ", no tenía ni idea de este maravilloso verso de Wilde, que parece hecho a la medida de nuestra Sophie. Casi estoy por proponer que esos tres versos formen la cita primera que suele encabezar las novelas, eso que creo se llama orla:
"Y por la larga y silenciosa calle/ en sandalias de plata asomó el alba/ como niña asustada."
En segundo lugar, cuando he leído lo de Whitestone, me he quedado un poco frío, pero al ver el enlace que deja FranCo que podéis leer aquí si queréis, me he quedado petrificado. (No obstante creo que lo subiré extractado referenciado en el apartado de documentación. Me parece trascendental. Pero resulta que la empresa que citas existe.
Si uno va a internet whitestone aparece en muchas variantes, hasta el nombre de un famoso lugar de Nueva York...
Pero es que existe el Grupo Whitestone para lo que nos cuentas que existe. Por lo que deduzco es un grupo norteamericano.
aquí se puede leer una dirección traducida.
Glubs...
Es decir que Sophie está luchando contra toda una Corporacion con muchos tentáculos...
Mirad lo que dice abajo del todo:
El Grupo de Whitestone se especializa en seguridad del gobierno , la seguridad corporativa , protección de la fuerza , la protección de activos , control de acceso , guardias de seguridad , oficiales de seguridad , policiales , militares privadas , de investigación , patrulla costera , la costa de patrulla , litigio civil , la historia de los cheques criminales , fraude de seguros , vigilancia personal , compensación de los trabajadores contra el fraude , investigación encubierta , detección de fraudes informáticos , protección de la instalación , análisis del polígrafo , análisis de estrés de voz , la vigilancia electrónica , verificación del curriculum vitae , investigación de antecedentes , evaluación de riesgos , respuesta de equipos de intervención rápida , y más. Y concluye con el listado de los lugares donde actúa que aparentemente sólo es en USA.
Glubs, repito

Ana J. dijo...

Reglubs!
Pues eso es algo que se emparenta con la parapsicología!!!
A ver si la que tiene un don parapsicológico va a ser Dácil!!!!!
Y es un problema, porque vamos a tener que cambiarle el nombre a la empresa. No creo que nadie les haga llegar la información de que unos frikies están escribiendo una novela a 7 manos y se les ha ocurrido un nombre como el suyo para una empresa como la suya, pero no creo que sea muy conveniente. No sé, lo mismo no pasa nada pero, bueno, pensadlo.
Dácil, ¿quién es ahora la bruja, brujita mía?

Ana J. dijo...

Al hilo del comentario de María (ya me olvidaba con la impresión), creo que tal vez es Deborah la que no sabe ver lo que hay de interés en el cuaderno de Sophie.
Deborah es sexy, apasionada, pluriempleada, pero como detective es una calamidad. No me extraña que no sepa leer entre líneas. Porque creo que eso es lo que esconden los poemas e informaciones, aparentemente anodinos, de Sophie.
Y la suya es una relación de amor-celos, diría yo.

María dijo...

Estaba pensando en contratar a estos del Grupo Whitestone, para que me investiguen el secreto de Sophie, pero va a ser mucho lío, así que seguiré confiando en las 7 plumas.

Flamenco Rojo dijo...

Para Catherine...

http://www.youtube.com/watch?v=LzN2gUGYUGc

Ravi Shankar - Raga Rangeela Piloo

Amando Carabias María dijo...

De parte de Flamenco Rojo

Dácil Martín dijo...

Gracias a todos por sus comentarios. Cuando esta mañana abro el correo y los veo ya elucubrando, buscando en las informaciones de internet, me ha llenado de satisfacción. Esta experiencia de escribir la novela al tiempo que se lee es divertidísimo.
Por mi parte, aclaro mis excesos.
El nombre de la empresa Whitestone es inventado. Surgió, eso sí, de la otra empresa real, no de ficción, Blackwater. Me sorprendo ahora que he consultado internet, y lo digo en serio, que whitestone exista, no lo hice adrede. Tal como está la cosa, si no queda otro remedio, podríamos cambiar algunas letras al nombre. Está claro, que tendremos luego que confirmarlo para que no coincida otra vez con otra empresa. Uf, como está el mundo.
En cuanto a los 100.000 soldados, ¿en verdad creen que me he pasado? Según cuenta internet este tipo de mercenarios llegan a contabilizar la friolera cifra de 20.000 solados disperdigados por el mundo. Muchos de ellos son los causantes de los genocidios y desalojos de aldeas en África. Supongo, que estas plataformas militares, más que usar a sus soldados a sueldo, se aprovechan también de los propios lugareños para rendir sus cuentas. No hablemos si quiera de los niños-soldados. La cifra de 100.000 soldados es más bien simbólica, me daba rabia redondear la aportada por internet. Lejos o no de la realidad, piensa mal y acertarás.
El hindú, el músico indio, se cruzó con James, como Amber con Jack, aunque nunca se sabe.
Me imagino ya a Flamenco tatareando una bella melodía con el sitár.
María, seguir por la línea aclaratoria del "don" de Sophie es un gran riesgo. Aunque no tan peligroso como con los "white" o los "black" estos. Ja,ja.
De nuevo, gracias a todos, un beso grande a ti también Catherine, y a Ana J., a María, a Flamenco, Francisco, Mercedes, Amando.

Ana J. dijo...

¿Alguien sabe cómo hacer para que lo que se publica salga DEBAJO del capítulo, no encima?
Gracias. Es que no sé cómo colocarlo de otra forma

Amando Carabias María dijo...

Acabo de escribírtelo Ana. Con que cambies la fecha en la edición de la entrada. Pinchas en opciones de entrada, le das a programar, cambias la fecha y está.
Mi opinión Dácil es que cambies el nombre. Ya me imaginaba que había sido casual, y si es así, además, que FranCo elimine todos mis comentarios anteriores, cualquier referencia a los de la W.
La verdad es que me encantó el nombre, eso de Piedrablanca era precioso, y además le da mucha credibilidad y le ajusta muy bien al sentido de la novela.

María dijo...

En vez de "piedras blancas" Whitestone, podría ser "peñas blancas" Whiterocks".
O se lo dejamos a Flamenco Rojo, que para esto de la información es un as.

Ana J. dijo...

También podría ser algo así como Purplestone, porque las piedras de colores cercanos al violeta son espirituales, algo cercano a lo parapsicológico. Lo he gugleado y no parece haber ninguna empresa militar o paramilitar que se llame así.
Bluestone también podría valer, por ser un color cercano al violeta. Y tampoco hay ninguna empresa-ejército con ese nombre.
Bueno, solo son sugerencias
esos a todos

Inma Vinuesa dijo...

Que maravilla venir de vacaciones y encontrar esta riqueza de capítulo y de comentarios.
¿De verdad pensáis que el nombre casual de la empresa puede traer problemas? para eso está la advertencia: "esta novela es ficción, cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia", además estas coincidencias son fantásticas.
Dácil felicitarte, me ha gustado mucho. A partir de hoy estaré todos los días conectada a internet, algo bueno tiene que tener empezar otra vez el curro, ya me pondré al día con los comentarios.
La incursión por la libreta espero que solo haya sido el inicio, me parece muy interesante, y como dice Ana creo que eso de leer entre líneas no se le da nada bien a Deborah.
Me parece bien que hayas devuelto a la luz a James, creo que es un personaje que se le puede sacar mucho partido.
Un beso a todos, y que sepáis que he vuelto con muchas ganas.

Dácil Martín dijo...

Bienvenida Inma, gracias por el comentario. Tu capítulo, en el que describes a Sophie como una buena actriz que oculta pensamientos y sentimientos, fue lo que me llevó a reafirmar que el cuaderno tampoco queda atrás en su juego maquiavélico.

Whiterocks, Purplestone,Bluestone, toysdarksalt, este último es brooma. Todas la propuestas están muy bien, aunque también me gusta la idea de dejarlo como está. Inma tiene razón, pura coincidencia la realidad y la ficción. El que se dé por aludido que silbe al cielo.

María dijo...

En el último párrafo, cuando James Smith cruza su mirada con un hindú, y sabe que lo es, por su mirada limpia de iniciado, me ha hecho pensar en un libro que estoy leyendo "Reiki esencial". Para los profanos el Reiki no es más que un camelo, gente que dice que puede curar, sólo poniéndote las manos encima y sacándote dinero.
Pero el Reiki, es mucho más que eso, es tan antiguo como el hombre, procede de la India, y no sólo consiste en curar, es una filosofía de vida.
Seguramente a la parte médica de nuestras plumas, no le gustará mucho lo que digo, pero hay personas que realmente tienen un "don" no únicamente para sanar, sino para otras muchas cosas.
Yo cuando estoy enferma, voy al médico convencional, pero eso no quita para que me interesen y mucho, estos temas, cuando realmente estoy convencida de que aportan bienestar a mi vida. Perdón por el rollito.

Amando Carabias María dijo...

Hola Inma, me alegro que hayas regresado con tanta fuerza y con tantas ganas.
Vuelvo a lo del nombre de esta Agencia. Obviamente ya no se puede argumentar desconocimiento, puesto que lo sabemos. Esto lo dirá FranCo que sabe más de estas cosas, pero es probable -por no ir más allá- que no se puede utilizar el nombre para el mismo tipo de actividad pues estará incluso registrado, bla, bla, bla...
Al inventarnos un nombre que no exista, entonces sí podremos acogernos (con toda la razón) a lo que suele decirse: cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. Ahí va otro nombre que rescata la idea del cuarzo: quartzlight...

catherine dijo...

Gracias Flamenco, es otra música que viene de las tripas, dolor y dicha. Con mi vinil no veía a Ravi Shankar tocando, claro. Tiene la mirada de un iniciado, ja,ja, ja.
Mi hijo busca cristales de roca en sus montañas, ¿os mando unos cuarzos ahumados que dice Ana? por si las moscas, por si Whitestone y sus parapsicólogos. Sophie ya tiene sus pendientes de rubí.

Inma Vinuesa dijo...

Que os parece "Darkstone", parece que es un videojuego inspirado en los juegos de rol, y que se desarrolla en la época medieval, con un hechicero, también tiene rasgos comunes con la novela pero no hay empresa militar con ese nombre.

FranCo dijo...

Referente al nombre de la empresa la decisión la dejaría en manos de Dácil, que es su autora. No nos vendría mal que una empresa como Whitestone pusiera la vista sobre esta novela, nos daría un empujón grande.

Por si decides cambiar Dácil una opción sería MineralesBlancos (WhiteMinerals).

Aunque apunté que es posible que una empresa de este tipo, parece ser que solo Whitestone, pueda contar con una nómina de 100.000 militares, me sigue “cantando” un poco. No llego a ver que una empresa de esta magnitud encargue un trabajo de importancia a una detective como Deborah, que resulta ser una investigadora patética, pues tras diez años de investigación no ha aportado un simple dato revelador. Yo le bajaría a la cifra un cero. 10.000 tampoco es un número pequeño.

Bueno esta es la ventaja de escribir a 70 dedos, la posibilidad entre todos de poder dar una giro al timón y realizar un cambio. Cosa que hasta la fecha no se ha producido.

Dácil la pelota en tu tejado.

FranCo dijo...

Inma bienvenida al mundo laboral.
Tu espacio estaba vacío.

Ana J. dijo...

Para nada, María. La parte médica de las plumas está muy interesada en las terapias alternativas que tengan algo de fundamento.
Incluso aunque ese fundamento aún no se pueda explicar en la forma científica a la que estamos acostumbrados. El conocimiento evoluciona. No hay más que pensar en Miguel Servet y la circulación de la sangre.
Besos

Dácil Martín dijo...

Tengo que confesar otras coincidencias, aunque tampoco tienen importancia:
Darkstone, también estaba en mi lista de propuestas Inma, aunque la había descartado por lo del video juego.
Darkstone, también lo había pensado, la casualidad que existe también como nombre de varias empresas, incluso creo recordar un pub.
Purplestone. Cuando escribí el capítulo eliminé un párrafo en el que Deborah ampliaba la imagen de su retrato dibujado por Sophie. Su pelo no volaba, flotaba. La ampliación permitió a Deborah descubrir que estaba sumergida en aguas violetas. Lo eliminé porque pensé que resultaría demasiado trascedental. Por eso, cuando Ana J. propuso Purplestone, me dió cosa comentarlo.
Han pasado la pelota a mi tejado, creo que "Purplestone" es la elección. Tal vez sea un nombre demasiado bello para una empresa militar, pero no lo puedo evitar. Recuerden el texto del cuaderno de Sophie y el capítulo 16, en el que Déborah y el color violeta tenían una relación.
Un abrazo

Amando Carabias María dijo...

Purplestone... Suena bien. No sé por qué, pero me quedo más tranquilo. Tonterías mías.

Ángeles Hernández dijo...

Aunque no soy pluma, humildemente reivindico mi presencia como otra más de las partes médica del proyecto por la ilusión que estoy compartiendo con vosotros.

Como Ana J. digo que, si bien yo practico la medicina científica y basada en la evidencia, puedo añadir que sanar y diagnosticar es algo más que hacer unos análisis y prescribir unos fármacos. Siempre se ha considerado un arte, que hoy con las maravillsas tecnologías de las que disponemos, está un poco olvidado.
Desde mi experiencia de 25 años trabajando con pacientes, puedo aseguraros que la intuición, la empatía, la capacidad de ver lo que hay detrás de lo que el enfermo cuenta, la disponibilidad para escuchar y ENTENDER qué nos están demandando, la maestría para transmitir esperanza y estimular las posibilidades de favorecer la curación por los mecanismos con los que el propio organismo cuenta etc etc, juegan un papel fundamental en la relación terapeuta/enfermo y sobre todo en el éxito de esta tarea.

Por eso no me conformo con mi visión "oficialista" y estoy abierta a todo aquello que favorezca el poder curativo de la mente, del sistema inmune, del deseo de salir adelante...de incrementar bienestar.

También conozco a timadores y aprovechados que engañan a quienes buscan soluciones o simplemente un poco de comprensión. Esa paramedicina no me interesa.
La otra, la del humanismo y potenciación de las facultades del ser biológico/sicológico/ social, bienvenida sea. Es más, hace tiempo que se están empezando a trabajar (sobre todo en las unidades de oncología)aspectos más personalizado y emocionales - a parte de la quimioterapia que tiene sus indicaciones, por supuesto-.

Ángeles Hernández dijo...

CAPÍTULO 16: DÁCIL

"Deborah...Miró ante sí y abrió el cuaderno que tan celosamente Sophie la había privado de leer, extendió los recortes de periódicos en la mesa y, cuidadosamente, comenzó a hojear las primeras páginas. Tuvo que esbozar una triste sonrisa al reconocer en los dibujos la imágenes de los padres de Sophie, de Amy, de Edward... , y rompió a llorar cuando se vió con el pelo volando y los ojos verdes como esmeraldas. Apartó la silla y anduvo por el despacho intentando calmar su sollozo. Había pasado tanto tiempo desde la última vez que había llorado. "Ay Sophie, ilusa Sophie... ¿Qué escondes en esa mente niña despistada? Muéstrame alguna prueba, joder".

Esta frase y otros detalles"Entre los juncos la dama danzó la canción de la muerte, y en su rostro el violeta" : Frase de Sophie que la deja helada, confusa, triste.....Demasiada emoción para una detectivesa ¿no?.
.....................................

Repito mi comentario y el texto del capítulo 16, que coíncide con lo que hoy Dacil nos vuelve a insinuar acerca de la relación de Deborah con Sophie.

Mi interpretación es que Deborah está muy implicada con Sophie, mucho más de lo que como profesional sería bueno y conveniente.Está decidida a protegerla del daño que los paramilitares podrían hacerle y por eso envía la información necesaria para parar el golpe.
Mi hipótesis es que hay un nexo importante entre ambas que va más allá del puramente detectivesco.
¿Qué edad tiene Deborah?
¿Qué le une exactamente con Sophie bajo su aspecto de vampiresa?.¿Por qué se cambia de gabardina antes de adoptar su papel?
¿Existe la posibilidad de que tenga algún tipo de relación con sus padres, su abuelo el aleman?.

Otro punto más para seguir escribiendo.
Dacil, tú que has escrito estos dos capítlos ¿tienes alguna idea preconcebida?.

...........................

Mucha, muchísima tela que cortar.
De los paramilitares me abstengo que ya están suficientemente comentado.
A mi parecer, si existe un grupo con el nombre registrado, sería comveniente cambiarlo. Pueden incluso darse por aludidos o buscar en la novela intenciones que no tiene.
Voto (como lectora) por cambiarlo, aunque suena estupendamente.

Termino como debería haber empezado: felicidades Dacil. Os superaís a vosotros mismos. Estais alcanzando (entre todos) un nivel espléndido, coherente, atrevido, interesante y con gancho.
¿Habéis pensado en editar un apéndice a la novela con toda la información complementaria que estáis elaborando?

Supongo que ya nadie duda del éxito de esta empresa que celebraremos en Edimburgo (¿me aceptaréis, porfa, como clá y fans?).

Un abrazo a todos, los siete y ad lateres, a ver: Mercedes, Flamenco, María, Catherine, Isolda (seguro que alguien se me escapa pero que se dé por aludido) de Á.

Inma Vinuesa dijo...

Angeles eres un puntal, ¡como no vamos a contar contigo para esa celebración!, si eres fundamental en esta empresa.
El apunte a los dos capítulos de Dácil es genial, así nos vas recordando cosas pasadas y caemos en la cuenta que aunque la novela se va alargando conseguimos una coherencia, y una credibilidad imprescindibles para una novela.
La relación Deborah- Sophie, yo la veo ese amor-envidia-pena-rabia-protección-frustración. Es decir esa dualidad de sentimientos que no deja actuar a Deborah como debería realmente, y que confunde y vela las investigaciones.
Fabuloso apunte como todos los tuyos Angeles, enhorabuena a ti también.

Anabel dijo...

He de reconocer que no recordaba quién era James Smith. Menos mal que Amando, eficiente donde los haya, nos tiene todo ordenado y clasificado para poder resolver nuestras dudas y olvidos con solo dirigirnos hacia el apartado correspondiente. Gracias.

Después de mi confesión, decirle a Dácil que en un capítulo corto ha metido mucha información y nos ha hecho avanzar en la trama pasos de gigante. Se van aclarando caminos y sendas. EStupendo.

Respecto a lo del nombre de la empresa en cuestión, yo también optaría por cambiarlo. Creo que no nos hace falta buscarnos problemas que pueden hacernos daño y se pueden evitar fácilmente. Me parece bien cualquier nombre de los que habéis barajado. El de Dácil, estupendo.

La realación Deborah-Sophie se entrelaza de una manera muy peculiar. Hay amor-odio-celos-competitividad. No recuerdo quién ha apuntado -lo siento- que su relación ha de ser más estrecha de lo que creemos. Y estoy completamente de acuerdo. La idea de que sea de la familia, o algo similar, me gusta mucho.

Ya sabemos, por fin, dónde para el cuaderno de Sophie y conocemos algo más de su interior. Un interior con apariencia desorganizada y como hecho al tuntún, pero que pega perfectamente con cómo me lo imaginaba y con cómo es Sophie. Esa forma de construirlo no es al azar, estoy segura. Sophie sabe el porqué.

Y ahora, nos podemos sumergir en el Festival de Edimburgo, en sus pasacalles y teatrillos, en los grupos folklóricos, en los miles de sonidos y olores y colores.... Suena fenomenal.

Vamos como cohetes.

Saludos.

Marcos Alonso dijo...

Intenso y acertado capítulo, Dácil, deleitándonos con ese estilo que te caracteriza. Esta vez le tocó a Déborah, en concreto su relación con Sophie, reafirmando sus sentimientos por ella, con ese afán protector. No es de extrañar ese sentimiento mútuo que no llega a manifestarse por los celos y los malentendidos, que ha dado lugar a algunas fantasías por parte de Sophie. Además Angeles? planteaba una posible justificación a ese afán protector (relación de parentesco?).

Tratándose de Dácil no es de extrañar esas referencias poéticas, una sensibilidad de Sophie o encierra alguna clave?.

Whitestone o el lado oscuro de una realidad que se confunde con la ficción sorprendiéndonos. Vemos como la novela, más allá de las relaciones amorosas, los complejos, el suspense; profundiza en una realidad compleja llena de secretos por aclarar y denunciar.

Finalmente volvemos a encontrarnos a James Smith, en esta ocasión esperanzado ¿Nos explicará Amando el porqué de esa esperanza?

Me queda una duda: en el capítulo anterior dejamos a Sophie sola ante el inquietante Jack ¿sabremos algo más de ese encuentro? ¿tendrá alguna importancia en el desarrollo de la novela y en la relación de los principales personajes?

Ana J. dijo...

Ángeles, siento haber dado por supuesto que yo era la única galena del grupo.
Coincido con tu visión de la medicina y la aproximación que se puede hacer a la sanación.
Un abrazo, colega