13 jul. 2010

¿Es Sophie una zahorí?


Radiestesia o rabdomancia es la cualidad que se le supone a Sophie… Lo que coloquialmente conocemos como zahorí. Por lo tanto podremos llamar a un zahorí, radiestesista, dowsers (en escocés) o rabdomante. Se trata de aquella perosna que afirma poder detectar cambios del electromagnetismo a través del movimiento espontáneo, de dispositivos simples sostenidos por sus manos, normalmente una varilla de madera o metal en forma de "Y" ó "L" o un péndulo.

Podríamos definir el término rabdomancia como un antiguo método adivinatorio de aguas escondidas, metales, minerales, etc. De esta práctica se ocupa el rabdomante, quien detecta manantiales, corrientes subterráneas de agua o incluso sustancias minerales. Podríamos incluso decir que se trata de una variante de la psicometría.

Así pues definiríamos la radiestesia como la técnica de la captación de ondas emitidas por todos los cuerpos, en la que se producen fenómenos "físico-psicológicos" mediante el empleo de instrumentos adecuados que generan respuestas convencionales, cuya interpretación permite al operador la ubicación, naturaleza, profundidad, composición y algunas propiedades de los cuerpos detectados. Podíamos decir que se trataría incluso de una sensibilidad especial, extraordinaria para detectar emisiones de ondas eléctricas que otras personas no sienten.

A pesar de que tenemos vestigios de conocimiento, que la rabdomancia ha sido utilizada en tiempos muy remotos, tales como en el caso de su aparición en el 2600 AC. en China, y de su utilización por los egipcios, la eclosión potencial del uso de las varillas para detectar minerales y pozos subterráneos, se dará en el año 1430 y viene representado en un manuscrito alemán de un técnico de minas. Así pues, en los comienzos de esta práctica su utilización fue más orientada hacia la localización de minas de carbón, que para lo que generalmente la sociedad de hoy en día, concibe el uso de este "arte", que es para la localización de aguas subterráneas.

Una de las vertientes que la radiestesia llegó a tomar en tiempos de la Segunda Guerra Mundial, fue el diagnóstico médico y la aplicación de terapias. Tanto, que la radiestesia llegó a formar parte exclusivamente del sector médico. No era nada raro, observar a un doctor moviendo un péndulo sobre un paciente. Este péndulo actuaba de diagnóstico, contestando las preguntas que el médico realizaba. George de la Warr, ingenió un ambicioso aparato eléctrico, bautizado como caja electrónica, aparato que indignó a los médicos profesionales de la época.

Este aparato estaba constituido por un tubo un unos imanes, que mediante un sistema electrónico, realizaban un recuento aleatorio sobre una muestra depositada en el tubo. Esta muestra, que generalmente era sangre, daba una medida. Para realizar la sanación del paciente que se sometía a diagnóstico, sólo tenía que alterar la posición de esos contadores electrónicos, justo a la inversa, ya que si la sangre estaba enferma y daba un lectura, la lectura contrapuesta debería ser la correcta. Por ello, se le acusaba de no tener rigor físico, ya que todo era muy subjetivo, pero aún así, la máquina curaba.

Otro campo donde la radiestesia fue utilizada con mucho éxito, fue la arqueología. Un ejemplo que nos sitúa de pleno en ello, es sin duda lo ocurrido en Londres en 1938. Un zahorí, que estaba realizando en seguimiento y recorrido de una alcantarilla de ladrillo de la época de Tudor. En uno de los tramos, Lathman que era como se llamaba, describió una curva un tanto extraña, como si rodease alguna cosa hecha de otro material. Lathman, dibujó todo esto con suma precisión, afirmando que bajo la construcción del siglo XVIII existía otra construcción rectilínea. En efecto, cuando se practicaron excavaciones en el lugar indicado, 5 metros más abajo del lugar se encontró una fortificación romana.

Observamos que la radiestesia ha sido, es y será utilizada para numerosos fines. Desde las primeras utilizaciones para determinar los pozos acuíferos, las enormes vetas de minerales de carbón, petróleo etc... Hasta los fines médicos y terapéuticos. Pero sin duda, lo más curioso de las facultades que poseen los rabdomantes, estaría lo que se denomina "tele-radiestesia" o bien "tele-psicometría", que sería la determinación del paradero de una persona, animal u objeto, utilizando un plano o mapa detallado y un péndulo.

Como resumen podríamos decir que la radiestesia practicada con péndulo es una técnica de medicina alternativa usada como herramienta para el diagnóstico y está muy relacionada con los campos descritos por la acupuntura...Y la, quizás más conocida, práctica de la radiestesia, es la realizada por los denominados zahoríes, que aseguran ser capaces de encontrar los sitios más favorables para la excavación de pozos, donde el nivel freático es más accesible, por medio de estas técnicas.

Los usos pretendidos de la radiestesia son muchos. Con ella se intenta:

- diagnosticar enfermedades,

- obtener medidas exactas,

- encontrar agua,

- encontrar minerales,

- inventariar recursos naturales,

- predecir estados actuales o futuros de la materia viva,

- encontrar objetos perdidos,

- encontrar personas, etc.

Texto subido al blog por Flamenco Rojo en uno de sus comentarios al capítulo 21
Imagen tomada de Internet

11 comentarios:

María dijo...

Después de felicitar a Flamenco, por su información, la definición que más me gusta, para el tema de la novela es la de "predecir estados actuales o futuros de la materia viva". Lo de encontrar agua o minerales, parece más vulgar para nuestra protagonista, me gusta más lo de "predecir" parece que enlaza mejor con las investigaciones parapsicológicas que hacían sus padre.

Flamenco Rojo dijo...

Chi lo sa?

Non uccidete voi stessi per scoprire che uno dei sette autori (penne stilografiche) ci dirà ...

baci e abbracci


http://tradukka.com/

Este es mi lado italiano...

Ana J. dijo...

Italiano por parte de padre, de madre o de corazón?
Me ratifico: tus aportaciones son exhaustivas, pertinentes, ilustrativas, evocadoras, sugerentes... impresionantes.
Un abrazo

Flamenco Rojo dijo...

De corazón Ana...Mis padres y abuelos nacieron en Triana y en Triana nací y crecí yo.

Un abrazo.

FranCo dijo...

Flamenco, empiezo a imaginar una novela con unas páginas de consultas muy interesante. Una novela diferente. Una publicación ficticia, pero con u plus documental.

Imagino que todo aquello que publicas en el blog será posible su publicación por ser de tu autoría.

Felicidades.

Dácil Martín dijo...

Tiene cierta lógica o relación la búsqueda de minerales, las piedras preciosas, y la capacidad innata de Sophie. Tal vez sea zahorí, por qué no.

Flamenco Rojo dijo...

FranCo, la mayoría de la información que aporto como comentarios están capturados de internet…Reúno muchos artículos de un tema en concreto, selecciono y luego le doy forma para que resulte entretenido e interesante para la trama de la novela. Te aseguro que alguno de los comentarios me ha llevado horas darle forma. Son de mi autoría usando información rebuscada en la red. Estoy casi tan ilusionado con este proyecto como las 7 plumas.

Un abrazo.

Amando Carabias María dijo...

Es que eres la octava pluma, la camuflada, pero no por ello menos importante.

Anabel dijo...

Querido Flamenco,

Es que eres una pluma más. Como todos los que colaboráis con vuestros comentarios o aportes. Todo sirve en este proyecto.

Imagino el libro que puede salir al final como un gran álbum, lleno de recortes, fotos, capítulos, señaladores de colores, comentarios por en medio... ¡como la libreta de Sophie! Se le podría dar relevancia al continente, es decir, que el formato libro fuera parte de este proyecto, una parte activa, física y atractiva a la vista. Es una idea.


Me gustaba como título "Sophie, la zahorí" pero eso de que rime... suena fatal.

Que he empezado diciéndole a Flamenco lo importante que es para nosotros y acabo construyendo el libro...

Saludos.

FranCo dijo...

Flamenco, no me queda duda de tu ilusion por el proyecto. Y del tiempo que empleas. Eres tan importante para nosotros como cada una de las Plumas. Tus datos y apuntes tienen mucha influencia en nuestra escritura y en el devenir de la novela.

Solo queria hacerte saber que con casi toda seguridad muchas de tus aportaciones las publicaremos como un anexo en la novela. Y hay bastante material. Que el lector de la novela no diga que no esta documentada.
Tu trabajo no tiene precio.
Un abrazo.

Rosa María dijo...

Es curioso con relación a estos poderes que pueden ejercer ciertas personas. En un terreno de unos amigos donde pretendían hacerse un chalet, le habían dicho que el principal problema era que no había agua y la posibilidad de llevarla hasta allí, sería dentro de unos 10 años. Llamaron a un paisano y una vez de pasear por el terreno les marcó el sitio exacto. Llamaron a los poceros(los cuales ya habían estudiado el terreno y les dijeron que de agua alli nada). Hoy, tienen agua para usar y regalar.¿Técnica, sapiencia?...