13 jul. 2010

Capítulo 22

-Abuela… aún no ha llegado el momento de irnos, tenemos que solucionar algunos asuntos antes de tomar la decisión definitiva, mañana tengo una cita ineludible, he de ir.

Sábado 17 de Julio, a las 7:00 en punto sonó el despertador, estaba agotada, la noche fue larga, pero tenía que levantarse temprano, no podía cancelar la cita.

El pie le seguía molestando, cada vez que se ponía unos tacones más altos de lo habitual, su pierna 

32 comentarios:

FranCo dijo...

Inma, me has sorprendido en tu alarde de literatura interior, de narración desde el interior del personaje. Desde la escritura sin acción física, desde una narrativa del pensamiento. No te habías prodigado así hasta este momento, o particularmente yo no lo había visto. Felicidades.

Es uno de esos capítulos que hace falta en esta novela. En el que no pasa nada, pero nos prepara como lectores para que pase.

Denoto en el capítulo tu profesión. Familiarizada con esas extremidades paralizas, en la rehabilitación, en la deformidad, en la superación, en los complejos…

Solo un “pero”… volvemos a caer otra vez en los “kikis fáciles” en el sexo… empieza en esta novela a acostarse todo el mundo con todo el mundo… todos están por todos, todo se revuelcan con todos. No recuerdo sino a Walter que no esté emparentado o libidinoso por alguien. Tenemos que parar el carro. La literatura requiere no darle al lector lo que espera. Hacerlo sufrir y darle aquello que no se espera. Los “polvos” cantados no son efectivos.

Este último párrafo es solo para advertir a la siguiente Pluma que no le des un revolcón cantado a estos. No lo soportaría.

Me gusta tu capítulo Inma. Así de simple, Me GUSTA.

Amando Carabias María dijo...

Sólo dejo constancia de que también me ha gustado. Y que discrepo un poquito de FranCo. Precisametne Sophie no se ha acostado con Escobedo a pesar de sus pretensiones, y parece que se puede acostar con Jack, cosa que en el fondo aborrece. Es decir que más que todos quieran a todos está pasando un poco lo contrario.

Amando Carabias María dijo...

Que digo que sólo digo que me ha gustado, porque estoy muerto de sueño y mañana continuaré. Aquí es casi la una de la madrugada. Necesito un poco de frescura mental.
Bravo, Inma, repito.

Ángeles Hernández dijo...

Tenemos hasta el sábado por la noche para ir sacando punta a todo lo que Inma nos ha contado esta noche que es mucho, porque ya nos va saliendo la Sophie que no se arreda y que sabe lo que quiere.

Es un bello capítulo, de reflexión interior, como aquel que Amando escribiera en el bosque, aunque más intimista aún porque ahora está en su presente y no rememorando su pasado.

Se gusta Sophie y se asume con su limitación y cn sus poderes.

Buen capítulo Inma ( esta frase la voy a memorizar en el teclado porque ya es una constante de los siete magníficos). Y no tan tranquilo como a simple vista pudiera parecer. No pasan cosas fuera, sólo el camino hasta la casa de Jack pero pasan muchas en la cabeza y en el alma de nuestra zahorí, entre otras cómo adquirió la "tara": madre con péndulo, y como se recuperó de ella.

De los polvos ya hablaremos, que es muy tarde, pero darán para muchos lodos.

Felicidades, muchas felicidades y me muero de envidia por lo bien que escribís.

Un abrazo Á.

catherine dijo...

Me fui de vacaciones unos diez días así que entre ayer y ahora acabo de leer cuatro capítulos.Impresionante, todo se encaja muy bien con novedades misteriosas y suspense en cada capítulo.
El tuyo, Inma, centrado en Sophie, me gusta mucho. Hubo un momento en que unos decían que perdía importancia en el reparto. Usas la palabra poker, yo también pensé en un partido de poker. Sophie supera sus complejos, entra en la bañadora hecha polvo, piensa en la deformidad de su pie y su lucha con los zapatos y sale "hermosa, inteligente, firme y decidida". Se viste de negro y rojo, con rubíes de Birmania, como las mujeres fuertes del teatro. "Nunca se rendía", no es cierto del todo que se tratará de otras cosas que trabajo y traducción del japonés en esta casa de Jack.
La alusión al pendúlo de los padres nos confirma lo que pensabamos del don de Sophie.
Nos confirmas también al principio de tu capítulo que es temprano para mudarse, "tenemos que solucionar algunos asuntos", ¿la cita con Jack traerá algunos indicios?
Bravo, Inma. Besos para ti y los otros plumistas y gracias a los comentaristas que me ayudaron en la lectura de tantos capítulos.

Marcos Alonso dijo...

Me ha gustado mucho este capítulo Inma, aún tendré que leerlo más veces. Sophie vuelve a tomar las riendas de la novela, emergiendo desde la niñez para retar a todos y a todo los obstáculos que se le presentan. Ahora, más decidida que nunca, parece no querer perder las oportunidades y dispuesta a marcar las pautas.

Enhorabuena. Un abrazo.

María dijo...

Yo como siempre a lo concreto, me gusta que se aclaren hechos sobre los que teníamos dudas, la cojera de Sophie, ya sabemos como ocurrió, muy bien explicado.
Los padres ya utilizaban el péndulo en sus paseos, otro indicio claro de sus investigaciones.
La visita de Sophie a casa de Jack, se arregla con esmero, consciente de lo que él la desea, pero mucho me temo que lo va a dejar con la miel en los labios, no creo que, por mucho que odie a Déborah, se acueste con Jack, sin más, esta chica parece que tiene que sentir algo por su "pareja", acordémonos de Eddy, a su manera, le había querido en el pasado.
Felicidades me ha gustado mucho.

Amando Carabias María dijo...

Este capítulo me parece muy importante, además de lo que ya he comentado, porque es de los que llamo capítulo cimiento. Es de esos que sirve para dar solidez a la historia, para que las cosas que se han contado no queden en el aire, sino para explicar un determinado devenir de los acontecimientos.
En este sentido y gracias a este capítulo 22 sabemos de dónde le procede la cojera y, probablemente, esa introversión tan grande del carácter de la protagonista que bordea el autismo. Es todo lo mismo: la cojera que le ataca a su modo de ser a través de un complejo que le hace huir de los demás. Y demostrando la maestría literaria de la autora, el accidente no sucedió ni en cualquier parte, ni en cualquier circunstancia, sino en el bosque de Hillwood mientras sus padres investigaban.
También me ha gustado por lo que nos cuentas de la parte física del accidente y de las operaciones subsiguientes, pero sobre todo cómo influyen en su complejo, y, al mismo tiempo, cómo nos muestran algo importante del carácter de Sophie: su constancia tozuda.
Y otra cosa importante para la novela: el noveno día de la acción se corresponde con el próximo diecisiete de julio, con lo que la acción propiamente dicha comienza el 9 de julio de 2010.
No sé (es imposible saberlo) si este dato tendrá importancia o no a lo largo de la novela, pero creo que haber escrito una fecha cumple el mismo efecto de todo el capítulo: apuntalar la historia para evitar que cojee.

Flamenco Rojo dijo...

Lo leí muy deprisa…vamos tarde, tenemos que salir de casa ya…para dejar a la pequeña Carmen que se va de campamento. Volveré a leerlo y os comentaré con más tranquilad.

Abrazos.

Mercedes dijo...

Felicidades Inma, hoy, gracias a tus palabras, Sophie es más cercana, conocemos mucho más de su pasado, cómo se convirtió en la coja de su entorno, lo que sintió, su lucha por sobreponerse a tan fatal accidente y a la pérdida de sus padres. Nos has metido dentro del pensamiento de nuestra protagonista mientras se daba ese relajante baño.
Además, como sospechaba, entre Sophie y Jack está naciendo una relación que, aunque ella cree controlar y de alguna manera la consiente para vengarse de Carlos y obtener información, es posible que se le escape de las manos. Su jefe es un tipo atractivo y seductor y parece verdaderamente fascinado por ella. No estoy segura de si podrá separar los sentimientos del trabajo. No estoy de acuerdo con Amando en que nuestra chica aborrezca a Jack en el fondo, a mí me ha dado la impresión de que más bien lo aborrece en la forma, pero en el fondo...
Ha sido un verdadero placer leerte.
Un abrazo a todos y enhorabuena Las siete plumas siguen funcionando como un equipo.

Inma Vinuesa dijo...

Estoy emocionada, gracias a todos por vuestras palabras, el momento entre que publicas y lees los comentarios es bastante inquietante, por ello, cuando compruebas que os ha gustado, te llenas de satisfacción.

Intentaré contestar a todos:
Franco estoy de acuerdo con Amando, piensa que a Sophie se le truncó dar un paso más con Carlos, y de Jack no se fía del todo, no creo que en su casa pase nada, pero será una velada de trabajo de las que le gusta a Ana J. intensa.

Amando gracias, tus palabras, como la de todos, son muy importantes y coincido en tus reflexiones.

Angeles tenía ganas de que Sophie resurgiera de las cenizas, para mí es mucho más, y su mundo interior es la clave de su existencia en esta novela.

Catherine, estoy segura que esa cita es algo más que solo trabajo, en todos los sentidos, y las siguientes plumas sabrán sacarle mucho partido. Muchas gracias.

Marcos gracias, con tu capítulo me diste la clave para jugar con la ropa, me pareció algo interesante que utilizara esa misma ropa que Sophie recordaba en tu capítulo para vengarse del rechazo de Carlos, hay personas que, los detalles son muy importantes, y parece que Sophie es experta en fijarse en cada uno y tomar buena nota.

María también pienso que concretar a cada personaje es enriquecedor para una novela, llevamos ya un importante número de hojas escritas y tenemos que profundizar más minuciosamente, a parte ya habréis comprobado que me recreo bastante en las descripciones, me gustan especialmente.

Amando, la fecha, me pareció bonito poner la fecha del sábado que viene, ya que la siguiente publicación de Dácil será el domingo, más presente imposible.

Flamenco el péndulo de los padres sabes que está dedicado completamente a ti y a tus grandes aportaciones, me dejaste los pelos de punta con tus aclaraciones pasadas y este es mi pequeño homenaje a todo tu gran trabajo, esfuerzo y colaboración.

Gracias Mercedes, el mayor elogio que puedes darme es que notes como todo encaja y como seguimos compenetrados, creo que nuestro mayor temor es desentonar en algún momento, y tener vuestra aceptación es fundamental para cada uno.

Deciros que Jack parece también un gran amante de las piedras preciosas, aquí no se salva nadie de la sospecha.
Un beso a todos, me voy satisfecha por el trabajo realizado gracias a vuestras palabras.

Anabel dijo...

Muy bien, Inma. He de confesarte que este tipo de capítulos son los que más disfruto. No es que no pase nada, es que se está cimentando (le he copiado la palabra a Amando) el personaje. Además, atas cabos y explicas de manera muy profesional la cojera de Sophie.

Discrepo también de la opinión de FranCo. La vida es así: sexo, poder y dinero. La venganza y el despecho son dos ocmponentes que aún aliñan más esta ensalada. Sophie es una mujer si no despechada, sí rechazada, con el orgullo herido y el corazón partío. No me extrañaría que se entregara a Jack e, incluso, no me parecería nada mal. Estoy segura de que Jack puede ser un gran amante al menos ocn ella. Otro cantar sería si Sophie se arrepintiera en medio del "tema", allí podría haber algo más que palabras... En fin, ya estoy elucubrando.

Muy buen capítulo donde nos desnudas el interior del personaje, aclaras y atas cabos y dejas una puerta muy tentadora abierta para la siguiente pluma.

Un beso, Inma.

FranCo dijo...

Con el fin de fomentar el debate, tengo el sentimiento que podemos tomar el rumbo de una novela de Corín Tellado, sin desmerecer a esta autora que tiene su espacio en la literatura, sin duda.

Pero que yo recuerde, y saben de mis problemas de memoria, me da la sensación de que todo el mundo se lo monta con todo el mundo en esta novela… es mi opinion y la cosa no ha empezado.

Sin mas lejos la tontita de Shopie, pretende cepillarse a Escobedo, se lo montaba con el de la ventana y ahora tantea al Calvo. Incluso en un capítulo se sugirió una especia de juego lésbico con Deborah.

Deborah con Carlos. O Carlos con Deborah.

Jack Donaldson baila por Shopie, se lo monta con Amber, la “puta” coja, y con su secretaria. Un profesional.

Thomas Donaldson hizo maniobras militares con Amy. Pero Amy probaba el nuevo armamento con Herman Joyce…

Las masturbaciones también aparecen en varios capítulos. Quiero decir que soy de la Conferencia Episcopal, creo que se denota por mi escritura y represión.

¿No será demasiada dosis de relaciones amorosas, teniendo en cuenta que tenemos mucha cuota de militares, callejones, cajas y secretos, minerales, asesinatos, desaparecidos, investigaciones abiertas, poderes sobrenaturales, luchas de posición, celos, muchos personajes, etc., etc.…?

Se me asemeja a cuando tratamos de cocinar un plato y queremos que salga tan exquisito que le aportamos tantas especies y “condumio” que pierde su verdadero sabor y esencia. Y nos quedamos sin saber que es lo que estamos comiendo.

Debate servido. A Comeeeeeeeeer…

No me funcionan los acentos

Anabel dijo...

Los acentos no te funcionarán, pero tu capacidad de debate está al cien por cien.

Vale, algo de razón tienes. Expuesto con pelos y señales como acabas de hacer, sí que parece que nuestros protagonistas son algo ligeros de cascos, por decirlo suavemente. Pero creo que hasta ahora todo tiene una lógica. Tal vez para 40 páginas ha habido muchas "relaciones", aunque éstas también nos sirven para explicar a los personajes e, incluso, la trama. Si llevásemos 200 páginas no nos parecería tan exagerado. Luego el hecho de que todo se esté desarrollando en el periodo de una semana también contribuye a darle este aire de Sodoma y Gomorra.

Opino que de momento las relaciones son lógicas, se sostienen. Hay que ir con cuidado de no pasarnos, en eso estoy de acuerdo.

¡Siguienteeee!

Amando Carabias María dijo...

Eminencia reverendísima:
Si no recuerdo mal, fue su paternidad quien primero comenzó con el asunto libinidoso de esta novela en que en una sola semana ha presentado varios actos del tipo fornicatorio u onanista. Quien indudablemente más parece atender a su pecaminoso instinto es el tantas veces mentado Mr. Donaldson a quien no en vamo desde el primer momento fue conocido en estos parajes por Viciosín.
Sí, quizá vuecencia tenga razón pues con esta frecuencia coital habrá que advertir del contenido sólo para adultos de este relato.

Pero, por otra parte, no me negará su paternidad que estamos siguiendo la vida de varios personajes en plena madurez y con la libido siempre en funcionamiento, lo que multiplica por mucho las posibilidades de actos lúbricos y a todas luces perniciosos, según la sabia tradición de la iglesia de la que su eminencia es tan digno epíscopo.

María dijo...

¡A ver ¿donde está el fuego?!, que sepamos los únicos que han consumado, han sido Carlos y Déborah, y bien descrito por cierto en el capítulo 19 por Ana J.
Lo de Sophie y el finado Eddy, no fue más que un "polvete" de resarcimiento, como saldar una cuenta pendiente.
Los demás se han consolado por su cuenta y ahí no me meto.
En cualquier serie de tv. juvenil, de esas de instituto, hay más sexo en cada capítulo, de lo que algunos podamos soñar.
Volviendo a lo nuestro, yo creo que de momento, lo que se pretende, es hacer ver, que todos están dispuestos a valerse de lo que sea, para conseguir sus propósitos, vamos eso de que "el fin justifica los medios" y aquí hay muchos intereses en juego.

FranCo dijo...

Maria, es cierto que en cada serie juvenil existe más sexo y en Falcon Crest también, pero yo no quiero escribir una serie de ese tipo, ni una telenovela venezolana. ;))

Amando, te invito a formar parte de la congregación de la Conferencia Episcopal. Para enaltecer la vida recatada y pura. Abstinencia de cualquier tipo de placer. Viva el sufrimiento y el dolor que es el camino verdadero e inequívoco al paraíso eterno.

¿¿Que tipo de monstruos hemos creo en esta novela??. Baje Dios¡¡¡¡

María dijo...

FranCo, te parece poco sufrimiento el calor que estamos pasando, yo creo que ya es bastante penitencia.

Anabel dijo...

Me parece que está muy claro qué no escribimos(por cierto, ¿os habéis dado cuenta de que en las series juveniles o se ensalza el sexo a trote y moche o se ensalza la virginidad?).

Para mí lo fundamental es que el sexo tenga fundamento (valga la redundancia y entiéndaseme). Esto no es una peli porno: hay guión, trama, personajes, estudios psicológicos y, cómo no, sexo. Reitero que la acumulación de feromonas nos parezca exagerada puede ser debido a la poca extensión que todavía tiene la novela.

No creo que hayamos superado los "límites" de ningún tipo, por lo menos todavía. Vayamos sin prisas y haciendo lo que nos pidan nuestros personajes. Lo que tengamos que hacer hagamoslo con cuidado y dedicación absoluta.

Ana J. dijo...

Llego un poco tarde pero a tiempo para decir que me ha encantado, quiero decir, ENCANTADO.
Me ha gustado bucear en el interior de Sophie y darme un baño con ella, para empaparme de lo que la ha ido conformando para ser como es y sentir como siente.
Ya hacía apuestas conmigo misma sobre cuándo nos desvelarías el secreto de su cojera y ¡acerté!. Desde que empecé a leer el capítulo buscaba esa información que ya se estaba echando en falta. Y, coincido con FranCo, de algo tendría que servir tu profesión y no sólo tus cualidades como escritora.
Me ha encantado la referencia a los pies vendados de las chinas. Mucho.
Y, llevas razón, espero una sesión de trabajo intensa en casa de Jack. ¿Sexo? Tal vez. Lo que sé es que Jack está en estos momentos a punto de rozar su objeto de deseo? amor? con los labios. No puede haber mayor excitación que esa. En todos los sentidos y acepciones. Lo que sentirá Sophie llegado el momento, está por ver. Lo que hará, también. Pero yo me he quedado con esa sensación incomparable, excitante, dulce del deseo a punto de hacerse realidad.
Lo siento, FranCo, no puedo estar de acuerdo contigo. Creo que Sapo es todo un personaje. Arquetípico, puede ser, pero un personaje en toda regla y que puede dar mucho juego. Sí que creo que aún su función está en el aire, que queda confusa su relación con unos y otros, que habrá que definirlo y UTILIZARLO. Según lo veo, es un asalariado muy sui generis de Deborah, conocido por Sophie and family, con un pasado que le hace tener una cuenta pendiente con su jefa y eso lo puede hacer terriblemente sumiso o terriblemente resentido, si esta se pasa en sus exigencias.
Yo lo veo asesinado o asesinando. O vendiéndose al mejor postor.
Y, ya que lo mencionas, acostándose con Walter. No me gustan los cabos sexuales sueltos.
El sexo.
¿Qué haríamos sin él? Yo no creo que sea mucho ni poco, sino el que las situaciones y los personajes van requiriendo. O los escritores.
De todas formas, tampoco debemos pasarnos y hacer un culebrón, como bien señalas. Pero creo que aún vamos lejos de serlo, por complicaciones erótico-sentimentales, por léxico ni por extensión.
Una última reflexión: ¿os habéis dado cuenta que tanto Carlos como Jack llaman "preciosa" a Sophie?
De nuevo, Inma, me ha gustado mucho.
Dácil, ahora te toca a ti y ya me estoy relamiendo de antemano.
Un abrazo a todos

Ana J. dijo...

El sexo.
¿Qué haríamos sin él? Yo no creo que sea mucho ni poco, sino el que las situaciones y los personajes van requiriendo. O los escritores.
De todas formas, tampoco debemos pasarnos y hacer un culebrón, como bien señalas. Pero creo que aún vamos lejos de serlo, por complicaciones erótico-sentimentales, por léxico ni por extensión.
Una última reflexión: ¿os habéis dado cuenta que tanto Carlos como Jack llaman "preciosa" a Sophie?
De nuevo, Inma, me ha gustado mucho.
Dácil, ahora te toca a ti y ya me estoy relamiendo de antemano.
Un abrazo a todos

Flamenco Rojo dijo...

Según he podido leer por ahí, cuenta los antiguos del lugar que, cerca del pequeño pueblo escocés Ballater (situado en las Highlands), había una granja regentada por los Macnab, y que la señora Macnab gozaba de tal talento para la repostería que todo lo que salía de su horno se hizo famoso en toda Escocia…Hasta tal punto que los ilustres huéspedes del Castillo de Balmoral (ese castillo espectacular, de altos torreones, dimensiones brutales y que hasta la hiedra que adorna la fachada es bonita), se acercaban hasta la granja de los Macnab para deleitarse de sus scones recién horneados. Los scones, esos panecillos de forma redonda originarios de Escocia elaborados con harina de trigo, centeno o avena, mantequilla y levadura que nuestra Sophie escogió para deleitar al “viciosillo”.

Inma, el capítulo no tiene desperdicio…como los scones.

Abrazos.

Dácil Martín dijo...

Me ha gustado mucho Inma. También como apunta Amando, es un capítulo de peso porque describe acertadamente el orígen de la cojera de Sophie y las consecuencias físicas y psíquicas que caracterizan a este personaje. Aparece otra piedra preciosa, el rubí. Me pregunto si esta elección por parte de Sophie guarda un doble sentido, a Jack no le pasa desapercibida, ni la piedra ni la insinuante vestimenta de Sophie.
Un cita a primeras horas de la mañana en la casa gótica de Jack, más que pretenderse sexo, diría que se trata de un negocio serio. Nunca se sabe, claro.
Sophie ha retomado protagonismo, y el misterio parece seguir de su mano. Gracias Inma, como siempre es para mí una satisfacción tomar de ti el relevo. Felicidade plumífera, un abrazo.

Dácil Martín dijo...

Perdona Flamenco, escribía el comentario al tiempo que tú. Gracias ahora por la información apetitosa que nos brindas (la tendremos en cuenta para cuando vayamos todos a Edimburgo), y también por la demás información interesante que nos has ido aportando, y que ya forma parte imprescindible en la novela.

FranCo dijo...

Ana J. tu mismas apuntas y de jas bien claro lo deficiente que resulta El sapo como personaje. Dices que lo ves asesinado o asesinando. O vendiéndose al mejor postor, también acostándose con Walter... Yo añadiría habiendo nacido como personaje o no existiendo. Me das la razón Ana J., podíamos haber puesto a un perro que haría su misma función.

Es un personaje que necesita de nuestra edificación o abandonarlo por completo. Pero siempre cuesta más reformar que tirar y hacerlo nuevo. Es la máxima de los albañiles.

María dijo...

El Sapo podría ser, ese ex policía,retirado "forzosamente", incluso procedente del pueblo de Sophie,de ahí su conocimiento y confianza, reclutado por Déborah, a cambio de un dinero que le ayuda a subsistir, para vigilar a Sophie sin levantar sospechas...

FranCo dijo...

Maria, el Sapo podría ser lo que tu apuntas.
No es mala idea.
Pero tenemos que darle un motivo para que viva en la historia.

Inma Vinuesa dijo...

Hola después de un día entero, he podido volver a conectarme.
Que bárbaro eres FranCo, un genio levantando debates. Ya sabes que discrepo un poco contigo, no me parece mucho sexo lo que hay en la novela, me parece intrigante el sentimiento contradictorio que experimenta Sophie hacia Jack, tanto que es necesario una labor minuciosa por parte de él para conquistarla, y eso puede dar mucho juego.
Y con respecto al Sapo chicos, escribidores, imaginación al poder, personaje que estuvo en la callejuela, pudo matar a Ed mandado por Deborah, intereses personales, puede ser un amargado que intente sobrepasarse con alguno de los personajes, chicos es un tipo asqueroso, que puede infundir miedo y cometer fechorías importantes.

Flamenco gracias, realmente los scones están espectaculares, doy fe, y seguro que ponen la nota dulce en el inicio de mañana entre los dos personajes.

Dácil gracias por tus palabras son muy importantes para mi, soy consciente de que la pluma anterior, para el que le toca escribir, es muy importante porque te abre muchas puertas.
Me gusta que hagas referencia al rubí, pretendía seguir con el tema de las piedras preciosas, además quería ponerle fecha de nacimiento a Sophie para profundizar más aún en el personaje, cuando digo que es la piedra de su signo zodiacal es del signo de capricornio, por lo que ya sabemos que Sophie nació en los primeros meses del año.
Un besote y hasta la próxima conexión.

catherine dijo...

creo, soy cierta, que leí un calendario de la historia. Me ayudó mucho en mi lectura de 4 capítulos de un tirón y en entender todo lo que pasó en pocos días. Ahora no logro encontrarlo.
Por favor, ¿alguien me lo puede indicar?
Creo que el Sapo puede hacer un segundo papel de malo malísimo como hay muchos en la novela negra.
Me había perdido los scones en mi primera lectura¡qué lástima! ahora, y con la ayuda de Flamenco me los paladeo aún más.
Ánimo a la Pluma siguiente. Besos para todos.

Amando Carabias María dijo...

Querida Catherin aquí puedes verlo.

Esta es su dirección por si la quieres tener a mano en cualquier instante:
http://7plumas.blogspot.com/2010/06/el-calendario-de-la-novela.html

Isolda dijo...

A estas alturas, sólo me queda felicitar a Imma. Me ha gustado muchísimo. Estos capítulos que se recrean en un momento determinado me llenan.
El sexo que transcurra según os pida el cuerpo, literal y metafóricamente.
La primera vez que salió Donaldson y llamó "muñeca" o "preciosa" a Sophie ya no le pude tragar. Claro es un sapo y tragar sapos... (ja ja)
Un beso Imma y otros seis.

catherine dijo...

Gracias Amando, este calendario es estupendo, guapo, todo un lujo.
Aqui tenemos a Sophie en la bañadora, pues se va a un desayuno de trabajo con Jack y con scones. A ver qué pasara durante el resto del dìa, hay dìas intensos en esta semana de la historia.