25 sept. 2010

Capítulo 43


Su pie…
Lo cogió con dulzura. Sophie sintió tanta ternura en aquellas manos que, en un instante, pasó de aborrecer el estremecimiento que le provocaba cualquier roce ajeno a la curiosidad de saber qué pretendía hacer con su pie.
Lo recorrió delicadamente con los labios, se impregnó de cada milímetro de su cicatriz. Se paraba sin límite de tiempo en cada zona intuida como frágil. Lo acarició con ambas manos, degustó sosegadamente su reliquia con la punta de la lengua. Masajeó con suavidad los minúsculos esbozos de dedos que aparecieron ante sus ojos. Se pasó horas ansiando darles forma hasta que emergiera toda la sensualidad de la perfección en la deforme prolongación de sí misma.
(...)

54 comentarios:

Ana J. dijo...

Iba a mandarte un mensajito para que no te retrasaras y... ¡aquí está!!!
Ahora te cuento.
Un besazo

Ana J. dijo...

Qué pedazo de capítulo!!!
Por fin este chico nos da una alegría (bueno, ya empezó en el capítulo de Anabel) y también por fin Sophie se relaja y disfruta. Ya se lo ha ganado, después de tanto sufrimiento.
Y comienza a ser consciente de sus percepciones, al menos, en lo que a las personas se refiere. Me parece muy importante esto último. No sólo percibió algo peligroso en el profesor Smith sino que ahora percibe que no hay trampa ni cartón en los sentimientos que Jack le demuestra.
Me encanta la forma en que a Jack no le queda más remedio que reconocer su debilidad, toda la soledad que ha arrastrado y que le ha hecho ser como es. Me parece muy significativo que lo hayas desnudado por dentro y por fuera, que hayas mostrado su vulnerabilidad y el hecho de que a partir de ahí no será capaz ponerse excusas.
Lo que espero es que a partir de ahora el personaje no se convierta en un blandengue. Según mi punto de vista, debe seguir siendo un tiburón para conseguir sus objetivos, incluso el capullo que ya ha demostrado que sabe ser, y completamente sincero con Sophie.
Ay, Inma! Qué feliz que me has hecho!!!
La parte del profesor Smith me ha dejado boquiabierta. Lo que ya nos dejaron caer Marcos y Anabel lo has perfilado… y de qué manera!!!!
Me ha gustado muchísimo. Explica muchas cosas: por qué, a pesar de haber sido el mentor de Sophie hace tiempo que no se le ve el pelo, por qué parece haberla dejado en la estacada, aun viviendo tan cerca.
La culpa. Muy buen argumento. Celos, errores y culpa.
Incluso podemos encontrarle sentido a la aparición de ese hindú del sitar.
Ahora estoy desesperada por ver cómo sigue esto. Estamos llegando aun momento álgido. Tenemos ya casi todos los elementos a nuestra disposición para encaminarnos a una resolución de la historia (aunque yo creo que aún falta para poner el The end).
Enhorabuena, Inma. Has hecho un gran capítulo y feliz a una amiga.
Un abrazo muy grande, Inma.
Abrazos y besos para todos

Ana J. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ana J. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Amando Carabias María dijo...

Capítulo en dos partes sobrio y sensual (en su primera parte). Se van cerrando y abriendo las puertas. Smith, al final no era tan interesante del modo que le presentíamos, pero ha acabado siéndolo como traidor, como amante despechado.
Nada es lo que parece, escribió en la carta la madre de Sophie, y ahí estaba una pista de esa frase. O como dijo Marcos en uno de sus comentarios, no te puedes fiar de los que parecen más cercanos.

Por el contrario, Jack ha encontrado, como tantas veces sucede en literatura, la redención, el cambio en el amor. El amor puede romper esa barrera. Aún habrá que explorar más ese pasado, esa coroza que parece haberse roto definitivamente y haber convertido en carne lo que parecía un corazón de piedra...

Inma Vinuesa dijo...

Ana: GRACIAS, por estar ahí, sabes que me ayudas mucho.
No me esperaba este comentario.
Quise desnudar a Jack pero no de la manera literal que se podía esperar, quise que surgiera la persona que muchos queríamos encontrar, quise hacerlo realmente humano en el amplio sentido de la palabra.
Y con Smith que te voy a contar, ese tío no me caía nada bien, nada, nada. Ocultaba mucho y por eso estaba ahí sumido en la oscuridad el muy zorro.
Lo que me estoy convirtiendo es en una asesina en serie, me los estoy cargando a todos. ¡Que horror!
MUCHAS GRACIAS

Dácil Martín dijo...

Acabo de leerlo. No esperaba menos de la sensualidad del encuentro entre Jack y Sophie, en eso, Inma, eres la maestra. Igualmente que Joyce Smith permaneciera al margen por alguna razón, la culpa. Me ha gustado. Gracias por darme el relevo con buena baza. Besos

Inma Vinuesa dijo...

Ahora la trayectoria de estos dos personajes va a cambiar mucho. Creo que puede ser muy interesante lo que surja de esta relación.
Amando tienes mucha razón en señalar las palabras de la madre de Sop "nada es lo que parece", aumentas la intensión que se pretendía en el capítulo con tu comentario.
Dácil, gracias, creo que no podía ser de otra manera, para Jack el defecto de Sop no existe, quería demostrarle que la quiere tal y como es y me pareció la mejor manera de demostrarlo.
Ánimo y a por el siguiente.
Muchas gracias a todos.

Flamenco Rojo dijo...

Mañana lo volverá a leer y lo comentaremos.

Besos y abrazos.

Ángeles Hernández dijo...

Felicidades Inma:

Valiente y decidido capítulo. Has resuelto dos asuntos pendientes en un sólo capítulo de una manera gloriosa, o más bien tres, porque ya casi sabemos el cómo y porqué de la desaparición de los padres de Sophie, además de las razones por las qué Smith no acababa de aparecer y que el amor de Jack, dudoso por su trayectoria y algunos datos de su caracter, es real y verdadero.

Esta primera lectura, de madrugada en Madrid, ha sido todo un placer.
Supongo que tendremos tiempo de buscar muchos más matices en los próximos días.

Un abrazo fuerte. Á,

Ana J. dijo...

El defecto... ¿qué defecto? Porque parece que para Jack no existe. Coincido contigo en que le demuestra que la quiere tal y como es. De hecho, para mí, eso es fundamental para comprender por qué a Jack le gustan las cojas: porque Sophie lo es.
Más besos

María dijo...

Inma, que placer leer este capítulo, de un "plumazo" has resuelto un montón de cosas.
Yo empiezo por el final, el profesor Smith, ha sido un personaje que se nombraba de vez en cuando, como poseedor del gran secreto de esta novela, luego hemos visto que no era así, tú nos has explicado el porqué y te lo has cargado, ¡magnifico!.

Ver llorar a Jack, ha sido toda una sorpresa, pero ese hombre, que empezó siendo un capullo despiadado y al que habéis tratado de redimir, en varias ocasiones, por fin da la cara y cuando tiene a su amada Sophie en sus brazos, se rompe.
Esperemos, como he leído en algún comentario, que a partir de ahora, se sincere con ella, aunque siga siendo despiadado en los negocios.

Inma, tú escribiste el primer capítulo y ahora que llevo leídos 30, ni te imaginas la evolución tan maravillosa que habéis tenido.

María dijo...

Ana J., que Jack vea a Sophie perfecta, no significa que ésta no sea coja. Y justificar su fijación por las cojas y hasta su desprecio, por las "normales", en mi opinión, no favorece mucho a Jack.
Yo creo que Jack tiene un problema que habrá que explicar, y seguro que tú, sabrás de ésto un montón.

Inma Vinuesa dijo...

Gracias María por tus palabras.
La imagen de Jack llorando no se me quitaba de la cabeza desde que escribió Anabel su capítulo.
A mi modo de ver tenía que ser así la forma de redimirlo, y aprovechar el momento en el que ella duerme para derrumbarse ante lo que acaba de suceder.
Es muy difícil que un hombre llore, sobre todo con la visión que nos había ofrecido de sí mismo.Por eso me parece sincero.
Un abrazo

Anabel dijo...

Eres la leche, Inma: te has cargado a tres personas: los padres de Sophie y al propio doctor Smith (bueno, con nuestra capacidad de sorprender igual aún no se ha muerto del todo...). También te cargaste a Ed ¿no? Quién lo iba a decir de ti, con lo dulce que pareces.

Por si esto fuera poco, has puesto a llorar como un niño, con hipo y todo, a nuestro Jack (al menos, el Jack de Ana y mío). Nunca jamás lo hubiera imaginado así. Ya sé que los hombres también lloran, pero no puedo decir que eso me haya gustado.

Consigues desvelar dónde estaban los padres de Sophie. Ahora sí están muertos y enterrados. Un cabo que llevábamos arrastrando desde el principio, por fin cerrado.

Das por perdido -como personaje salvador- al poco fiable doctor Smith, eso también me gusta, aunque su suicidio me parece un pelín precipitado. Pero hay más plumas detrás...

Está bien tomarse el aperitivo dominical con un capítulo que te lleva de ay en ay.

Saludos.

Marcos Alonso dijo...

Enhorabuena por este intenso y magnífico capítulo Inma. Antes de seguir he de confesarte que este es el tercer y último comentario que mando (los anteriores se lo tragó Internet) este ya lo escribo antes en Word por si las moscas.

Pues si, intenso más en la forma que en el fondo (joo, me lo sé ya de memoria, después de escribirlo varias veces, creo que hasta lo puedo cantar). Resulta un texto brillante, cuidado y elegante en el que, a veces, parece usarse claves poéticas. Con este estilo “vinuesista” logras arrancar los sentimientos más sublimes o las perversidades más bajas.

Este capítulo parece un canto a la liberación: Jack llora y explota tras tantos años encorsetando sus sentimientos; Sophie, por fin, ve la luz añorada, el reposo de su angustia, por fin alguien en quien creer, a quien amar, con quien sentirse protegida:; en cambio, para Mr Smith, la muerte es una liberación, un descanso, acabar con una vida que no le gusta, que le ha dado la espalda, asfixiado por las culpas y secuestrado por las apariencias.

Pero ante todo este capítulo, bien podría ser el último. Aunque aún hay que desgranar algunas pequeñas incógnitas, hemos aterrizado casi sin darnos cuenta, inesperadamente, suavemente, sin tiempo para despedirnos. Las próximas preguntas a de responderlas Nuestras próximas plumas, pero es evidente que se ha llegado al fondo de la cuestión ¿o queda algo más?

Marcos Alonso dijo...

Añado alguna hache y alguna ese para el comentario anterior. Disculpen por las molestias

Inma Vinuesa dijo...

Anabel: nada es lo que parece. No te fíes de las imágenes dulces. La verdad es que me estoy convirtiendo en una asesina en serie literaria.
Me apena que no te haya gustado la imagen de Jack mordiéndose su carne para acallar los hipidos de su desolación. Precisamente es una de las imágenes que más me emocionan del texto, pero esto es lo grande de esta novela que cada uno sintamos cosas diferentes al leerla, eso si que me parece enriquecedor.

Marcos, gracias por tu comentario, eso del estilo "vinuesista" me ha encantado. ¡YA TENGO ESTILO!, esto es como ponerle la primera medalla al deportista.
Muchísimas gracias.
Y con respecto a la trama de la novela si que pienso que hay más cosas por escribir. Sop no sabe que sus padres están muertos. Ahora hay que ver como le ayuda Jack a conseguir sus objetivos. Qué pasa con Déborah? no creo que haya sido tan secundaria como para darle carpetazo por las buenas. Y de Carlos lo mismo, hay que saber como termina en esta historia.
Pero si que es indudable que ya estamos rozando las últimas páginas de esta aventura.
Un abrazo

Marcos Alonso dijo...

Quizá uno o dos capítulos más, para terminar de rematar el final, recapitulando, a partir del diálogo de un personaje, por ejemplo, que nos esclarezca esos flecos que hemos dejado por el camino. Pero creo que no es importante sorprender a Sophie sino a los lectores. Estos perderán el interés si se prolonga un final en el que ya se conoce el quid de la cuestión. Aunque no es nada que tenga claro, seguro que habrán muchas preguntas y respuestas que nos iluminen el camino.

Marcos

Inma Vinuesa dijo...

A mi se me ocurre una sorpresa no solo para Sop sino para los lectores, pero es obvio que no la voy a contar porque ya no me toca hasta que pasen 6 capítulos, e intuyo que ya no habrá otra vuelta, así que quedará en mi mente, o se hablará en Zaragoza que también es posible.
Un abrazo

Flamenco Rojo dijo...

Miedo me da llegar al capítulo 50…Inma puede atacar de nuevo. ¿Quién puede ser el próximo en caer?...Aunque alguien tiene que firmar el certificado de defunción del profesor Smith…Al igual que ha habido capítulos que abrían puertas para seguir con la trama, este consigue cerrar algunos temas pendientes…Esa puede ser ya una constante en los que restan…Estoy seguro que después del meeting en Zaragoza del próximo finde se irá perfilando el final (abierto o no) de la novela.

Besos y abrazos.

PD.- Que digo yo, que a lo mejor habría que maquillar algunas actuaciones o comentarios de Jack en los primeros capítulos.

Inma Vinuesa dijo...

¿Por qué maquillar algunas actuaciones de Jack de los primeros capítulos?. Yo comprendo muchas cosas conforme se van desenmascarando a los personajes, y el capítulo de presentación de Jack con la prostituta ha adquirido un gran sentido a lo largo de la novela. Un capítulo que empezó chirriándome en el oído al principio, ahora me parece fundamental.
No sé si te refieres a eso Flamenco, pero lo más chocante de Jack fue esa escena, la más fuerte y la que desencadenó más contradicciones en su imagen. Yo ahora la veo totalmente necesaria para explicar sus idas y venidas, sus inseguridades y su fachada de hombre arrogante y ambicioso.
Es como lo veo, de todas formas que me corrija Ana que fue la creadora principal del personaje y la que realmente sabe lo que nos quiso transmitir.
Gracias Flamenco por tus comentarios, y espero que no lleguemos al capítulo 50.

María dijo...

Es evidente que esto se acaba, pero no en dos o tres capítulos.
Si al profesor Smith, nadie lo salva, se lleva a la tumba su confesión, que sólo nosotros sabemos.
Puede que Sophie lo intuya, pero yo he entendido, que aún no tiene la certeza.
Por tanto, tendrá de averiguarlo de alguna manera.
Quedan los trapicheos de Carlos, y nuestra investigadora favorita, Déborah, al servicio de todos, alguna explicación tendrá que dar.
Sin contar, con la reacción de Sophie, que ahora mismo está en el séptimo cielo, pero que cuando abra los ojos, a ver como reacciona. No olvidemos que ella, todavía no ha dicho que esté enamorada de Jack.

Ana J. dijo...

Ya que se toca el tema de Jack, mi tema favorito, aprovecho para volver.
Gracias, Inma, por encontrarle el sentido a ese primer capítulo en el que presenté a Jack.
Sé que me lancé a la piscina, pero quise crear un personaje que estuviera lleno de aristas, que fuera un indeseable pero que sintiera una tremenda atracción y amor por Sophie.
¿Por qué lo hice? Pues porque consideraba que Sophie necesitaba que alguien la viera como "perfecta", que fuera el centro de atracción de alguien.
Jack busca la compañía de cojas porque no puede, hasta este momento (gracias, Anabel e Inma) conseguir que Sophie lo vea más que como un jefe abusivo. No es que Sophie le guste porque es coja, es que busca en las cojas algo que le aporta algo de Sophie.
No digo que eso sea bueno ni el colmo del romanticismo, pero creo que debe haber personajes con defectos y virtudes. Y yo a Jack lo planteé muy defectuoso. Retorcido, sería, tal vez, más apropiado.
Sin embargo, intenté dejar pistas de la parte más sincera de Jack respecto a sus sentimientos por Sophie. Por ejemplo, cuando lee su cuaderno, escucha una música que cuadra con sus sentimientos. Por eso transcribí “so close, no matter how far” (tan cerca, sin importar lo lejos que estemos) e indiqué de qué canción venía, por si alguien la escuchaba y descubría que se trata de toda una declaración de amor. Craso error por mi parte, debo decir. Como mucho, llamé la atención sobre una música magnífica, pero Jack siguió siendo el asqueroso que casi todos percibían.
sigo...

Ana J. dijo...

Otro ejemplo, en el capítulo de la pelea de gatas (el de la cena en el Castillo), Jack fantasea con estar con Sophie y de una forma más ideal que carnal. Copio un fragmento que sustenta lo que comento y que, cuando lo escribí, me pareció bastante revelador. Si tengo que escribirlo aquí es que no lo fue, evidentemente: “Por unas horas, Jack Donaldson fantaseó con la intimidad entre Sophie y él, una intimidad en la que no existían bravuconadas ni desaires, en la que su pierna enferma pasaba a ser una anécdota, en la que sólo importaba el sonido de su voz, el tacto de su piel, la viveza de su mirada. Una intimidad en la que él colocaría la palma de su mano, muy abierta, sobre su pecho, allí donde con más fuerza latiera su corazón.”
Y, sí, María, fui yo la que apuntó que Jack no debe volverse un tierno pajarillo después de estos capítulos sino mantener esa chulería suya, que falta le va a hacer.
Por cierto, a mí me encanta verlo llorar. Lo hace humano y muy auténtico, porque supongo que cuando te sucede algo tan importante y has pasado tanta soledad y tanto amor no correspondido, llorar es una importante válvula de escape.
Sigo...

Ana J. dijo...

Cambiando de tema, yo no creo que estemos ante el final inminente de la novela ni creo que se haya cerrado nada porque los lectores sepan que los padres de Sophie hayan muerto. Lo más importante es que SOPHIE NO LO SABE! Nos queda saber qué pasó con ellos y sus investigaciones y que Sophie lo descubra, saber qué pasa con los tesoros nazis, que los poderes psíquicos de Sophie se desarrollen por completo, que lo veamos nosotros, los vea ella y los que la rodean. También necesitamos que cerremos el tema de las minas y el nuevo material psícoactivo, las andanzas de Carlos, sus adscripciones y lealtades, también tenemos pululando por ahí al abuelo Mattews, a Deborah, a Walter e incluso a Sapo. Ah! Y saber qué pasará con los sentimientos de Sophie hacia Carlos y hacia Jack. De la pobre Deborah ya casi pasamos de sus sentimiento amorosos. Una pena, bajo mi punto de vista.
De hecho, yo abogaría porque para descubrir todo esto “pasen cosas”, no solo que alguien se encuentre con alguien y se lo cuente.
Bueno, parece que me hayan dado cuerda.
Lo peor de todo es que dentro de un rato seguro que se me ocurre algo más que contar.
Besos a todos

Inma Vinuesa dijo...

Ana estoy totalmente de acuerdo contigo. Gracias por haberlo explicado tan bien, realmente eso es lo que entendí del personaje, y todo personaje tiene su lado humano y había que reflejarlo en uno u otro capítulo. Me ha tocado a mi, no sé si con el agrado de todos o no, pero me parecía la forma más acertada sin caer en la chabacanería, ni en el acto en sí, ni en la novela rosa. Intentaba trasmitir un encuentro que fuera mucho más allá del simple contacto carnal, quería que hicieran el amor, así de simple y así de complicado. Y eso va mucho más allá de un acto sexual.
Espero haberlo expresado y transmitido de una manera digna. (Literariamente hablando)
Un abrazo a todos y gracias especialmente a ti por tu aclaración, Ana.

María dijo...

A mi no me parece mal, que Jack llore en un momento de felicidad y saque toda la rabia o pena que lleva acumulada dentro. Me parece muy sano llorar y más en los hombres, aquello de que los hombres no lloran, pasó a la historia.

También se ha dicho, que debe sincerarse con Sophie, etc. etc.
Pero alguien ha previsto, cómo va a reaccionar ella. Qué hará cuando se entere de que ha estado vigilándola, que Déborah trabaja para él, que le informa de todos sus movimiento, que ha tratado de enriquecerse a su costa.

¿Creéis que ella se quedará tan tranquila? ¿Pensáis que dirá, que da igual lo que haya hecho antes?
¿Qué lo importante es que la quiera y que ya no esté solica en el mundo?
"Pa mi que no" y si lo hace, dejará de ser la Sophie, que después de la muerte de su abuela, se promete ser.

Me pasa como a Ana, que cuando le doy a publicar, se me ocurre otra cosa. Palicera que soy yo.

Amando Carabias María dijo...

No, tampoco 'percibo' que la novela se vaya a acabar en esta vuelta, salvo capítulos muy largos.
Además de lo que decís, hay un tema importante que, me parece, no puede quedar como está, y, aunque no se resuelva en al novela, creo que el lector tiene que tener la conciencia de que se va camino de ello. Me refiero al asesinato de Ed. Que sepamos, y por lo que respecta a nuestro texto, el autor material es Persie que cumple órdenes de Deborah, quien a su vez, ha sido aleccionada por alguien de Purplestone.

Sobre la cuestión de Jack, creo que tal y como figura hasta el momento, el proceso como personaje lo entendemos mejor a la vista de la evolución de los propios comentarios. Con el texto de la novela al desnudo, parece excesivo el cambio que se protagonista en tan poco tiempo. Es verdad que en las buenas novelas los personajes -o algunos de ellos- evolucionan y el propio texto ayuda a desentrañar mejor todas sus facetas. (Si no recuerdo mal, ya hablamos en una ocasión, creo que con MAría) sobre las posibilidades que puede dar una persona.
Esta tarde, por ejemplo, escuchando a Clara Sánchez hablar sobre los nazis que residieron y residen en España, en la costa levantina, una cosa que le llamó la atención durante su trabajo de documentación, fue que la mayoría de la gente los recuerda como ancianitos muy bien educados, afectuosos, amables, cuando en realidad fueron mosntruos.
Sin embargo, y a pesasr de lo anterior, yo abogaría, más que por matizar algo de lo dicho o hecho por Jack (Ana, intuyo que Flamenco más que por el capítulo de Amber, iba por la actitud despótica hacia Sophie), añadir algo que anuncie o prefigure ese cambio que desemboca en este capítulo...

Flamenco Rojo dijo...

Correcto…Inma me refería exactamente a lo que apunta mi querido amigo Amando…Cuando me refería que habría que maquillar algún capítulo me refería más bien a la actitud de Jack con Sophie y cómo cambia en tan poco tiempo…

Inma Vinuesa dijo...

Perdón por el error pero debo repasar mejor los capítulos pero creo recordar que a quien realmente trata de forma déspota y mezquina es a Jane y a Deborah.
Desde el capítulo 6 a Sop le dice que entretenga a los japos como sólo ella sabe hacer.
Sophie se queja de la imagen que da en general pero no especialmente con ella, en la cena(capítulo 19) se comporta bastante delicadamente. En su casa igual.
Repito tengo que repasarlos todos, pero con Sop es con la mejor que se porta, se preocupa por ella cuando está en la cárcel, etc, etc...
Todo lo demás ya lo sabéis.
Realmente es déspota en su trabajo pero no con Sop, siento disentir y por eso creí que estabais hablando del capítulo de Ana.

Besos a todos

Amando Carabias María dijo...

Ahora que lo dices, Inma, es posible que quien esté en el error sea yo, pero al principio de la novela, al principio del capítulo 6 se dice: "Le molestaba que Jack Donaldson le gritara y la amenazara, tan sólo por haberle tirado encima la jarra de cerveza al japonés que se empeñaba en olfatearla, como si fuese un sabueso; y entonces reía al recordar la escena.". Esa frase, al estar tan al principio, marca al lector, se quiera o no, pues se hace una idea de este individuo. Estos detalles, mínimos (que nadie se asuste, que tampoco se trata de escribir otra novela), son lo que habría que remodelar, y están sobre todo al principio, creo yo.

Ana J. dijo...

María y Amando, creo que habéis apuntado dos cosas muy importantes a la hora de seguir con la novela: la reacción de Sophie cuando se entere de todo lo que hay detrás y el asesinato de Edward. Deberíamos no perderlo de vista.
María, no sabes cómo me he reído con tu último comentario: nos he visto a las dos dándole al enter y encendiéndosenos la bombilla (como en los comics) con algo nuevo que hemos recordado... y vuelta a escribir y a darle al enter...
Inma, ya sabes (a estas alturas creo que lo saben todos) que me ha encantado la forma en que has planteado este encuentro entre Sophie y Jack.
Volviendo al comentario de María, no creo que este encuentro sea definitivo para que estos dos acaben comiendo perdices. Para nada. Pero sí nos da la oportunidad de conocer mejor a los personajes, dar un respiro y un compañero de fatigas a Sophie y facilitarnos a los escritores la posibilidad de encontrar acciones que nos lleven al final, aprovechando las virtudes y las capacidades de cada uno. E, incluso, echando manos de sus defectos o debilidades.
Y la parte del profesor, insisto, también. Incluso, so asesina, habiéndolo matado, quedan posibilidades de profundizar en su papel en la historia. Supongo que Sophie irá descubriendo facetas y actos del profesor que nos ayudarán a aclarar muchos hechos.
María, he vuelto a hacerlo...
Vale, más besos para todos

FranCo dijo...

Bueno Inma, felicitarte por tu capítulo, no vaya ser que me ajusticies como a tus personajes.

Interesante debate el que aquí se establece.

Se me antoja que la novela ha llegado a su Fin. Todo lo que queramos aclarar oscurecerá. No me gustan aquellas novelas que cierran de forma hermética el círculo.
El lector se tiene que quedar “mascullando” todas estas cuestiones que aquí se apuntan. La vida y las relaciones son imperfectas, ni blanco puro, ni negro riguroso.
Particularmente, no me gustan los narradores omniscientes, ni omnipresentes.
Creo que de postre no podemos intentar resolver lo de los nazis, los tesoros, ni esas cosas secundarías… Hemos comido mucho y ahora al final de la comida no procede servir un postre tan grande y empalagoso que enturbie toda nuestra propuesta. Servir y comer por comer nos llevará al “empacho” y a vomitar.

Aunque ustedes deciden.
Besos y abrazos

Ángeles Hernández dijo...

Hace ya algunos días comenté, apoyando a Ana, la importania del capítulo de la prostituta, que refleja NADA MAS Y NADA MENOS la fantasía no cumplida del deseo erótico de Jack por Sophie.

Maquillar algúna descripción anterior sobre lo que Sophie pensaba de él como jefe, es una posibilidad, pero no imprescindible. Todo vuestro.
.................................

Esta mañana en el foro "ábrete libro" sobre novela de intriga, tomé nota de algunos datos que me parecieron interesantes y que os copio. No pretendo daros lecciones, seguro que vosotros ya estais en ello, pero me atrevo a ponerlos

ELEMENTOS IMPORTANTES EN UN TEXTO DE INTRIGA:
1.-Que exista una buena idea y que esté bien elaborada.
2.-Que los personajes estén biende finidos, con un claro perfil psicológico en el que exista una motivación para su manera de actuar, y que esté justificado por qué hacen lo que hacen.
3.- Un final bien hilado, no necesariamente feliz, en respuesta a los sucesos que conforman la trama básica de la novela
Es importante resolver bien, que todo cuadre, y que dicha resolución esté justificada por la propia obra y lo que en ella se cuenta, no por soluciones de última hora con elementos nuevos.


Leídos los últimos capítulos y los comentarios de hoy, creo que mi "propuesta erudita" está demás, pero me gustó la manera concisa y clara de exponerla y no puedo evitar caeren la tentación de comunicarosla.

.................................

Un abrazo a todos, y de nuevo felicidades Inma.
Lo que a partir de ahora vayais resolviendo, o no, está en vuestras plumas . Estoy segura de que la decisión que toméis será la mejor para esta novela concreta y tan especial.

María dijo...

Está claro que la novela tiene que acabar, pero quedan algunos puntos, que no son secundarios, por escribir.
Sophie aún no sabe lo de sus padres, lo del profesor Smith, sus motivos. Sabemos que los delató, pero no, con certeza, quien los mató.
Como no sea, que los poderes que lleva 25 años, intentando desarrollar, le vengan de golpe y lo vea todo meridianamente claro.
Por no hablar de Carlos o Déborah, vale que no quiera saber nada del "tesoro", la chica no es materialista, pero Jack si lo es.
Cortar por lo sano, en este caso, mataría al paciente.

Anónimo dijo...

Menos mal que mañana empiezo a trabajar, porque esto es un vicio.
FranCo, no es que esté en desacuerdo con lo que comentas, yo tampoco creo que haya que explicar hasta el último detalle y que tengamos que llegar al happy end, en eso estoy TOTALMENTE de acuerdo, es que creo que tenemos diferente marco temporal y de guión en nuestras cabezas. Para ti, como ya sabemos los lectores quién es quién (más o menos porque yo no tengo claro, por ejemplo, quién es Escobedo, y mira que me conozco hasta su árbol genealógico), esto ha llegado a su fin.
Para mí, está llegando, pero aún debemos hacer cosas por los lectores y por los personajes.
¿Qué vamos a hacer? ¿De repente Jack es el salvador y Sophie es feliz por siempre jamás? ¿Por el hecho de que Smith encargara el asesinato de los padres de Sophie podemos cerrar su papel, el de ellos y el de él, en el conjunto de la intriga con una mega organización paramilitar? ¿Quién se queda con las piedras híbridas? Por ahora, las tiene Escobedo. ¿Purplestone dejará que él se quede con todo el pastel o es que Escobedo "es" purplestone? ¿Y Thomas Donaldson-Walter? ¿Qué pasa con ellos? Contaron sus rollos con los nazis, los tesoros, Hermann, desvelan los lazos familiares de todo quisque y ¿nada más? ¿Por qué muere Eddie, justamente Eddie? Sabemos quién lo mató pero no el por qué. Dudo mucho que fuera solo por echarle un polvo a Sophie, por muy malo que fuera. Y si, como se apuntó, era para desviar la atención, ¿por qué era importante desviar la atención con algo tan escandaloso como una muerte que, además, ATRAE la atención sobre todos?
Y paro, que por la mañana estoy fresca y puedo ser terrible.
Ángeles, creo que nunca está de más que recordemos las normas básicas para llegar a buen puerto. Me parece muy importante tu aportación.
De hecho, me da mucho que pensar. Pero no voy a seguir parloteando, que me vais a coger manía, por pesada.
María, yo creo que poco a poco se van mostrando algunos poderes de Sophie, aunque sólo sea en forma de intuición. Ahora ha llegado el momento de que se "despierten", de que se desarrollen en todo su esplendor. Recordemos que ahora SABE que puede hacerlo, cosa fundamental para desarrollar capacidades, tanto físicas como psíquicas. Además, tenemos las piedras híbridas que, a mi juicio, deberían tener un papel importante en esta epifanía que debe tener, si no queremos que sea un personaje del que decimos que tiene poderes pero que no los demuestra. Eso sí que sería malo para la novela.
Bueno, más vale que corte, porque me estoy pasando tres pueblos.
Besos a todos

Amando Carabias María dijo...

Mi admiración por los finales cerrados y herméticos es nula casi siempre. Me gusta eso de dejar algunas cosas que no estén cerradas, porque la vida es así...
Pero algunas cosas... No sé en concreto el crimen de Ed. De hecho no hablé en mi comentario de resolver el asesinato si no apuntar una posible vía de solución, que también puede ser el archivo de la causa.
Pero me parece que entre un final abierto y no resolver nada de la trama, sobre todo lo que la origina, o sea la búsqueda de los padres de Sophie, hay posibles pasos intermedios.

El narrador omniesciente no tiene por qué dejar todo resuelto. Eso no tiene nada que ver. Que el punto de vista de la narración sea la del narrador omniesciente, o una primera persona, o incluso una segunda, depende de diferentes circunstancias. De hecho, en esta novela, se han manejado varias perspectivas narrativas y salvo alguna incursión en el monólogo interior o en el estilo epistolar, ha prevalecido la del narrador omniesciente.

Mercedes dijo...

Siento llegar tan tarde, el fin de semana ha sido muy intenso, del que ya os ha contado algo Ángeles.
Eso no quiere decir que no leyera el este capítulo en su momento y varias veces.
Tengo que felicitar a Inma; menudo "pastel" le ha tocado. Creo que esta pluma ha conseguido casi un milagro, que es perfilar el comienzo del fin, a partir de esta entrega la trama está agotada, aunque no resuelta, y haya que recoger muchos cabos sueltos.
No sé quién es ANONIMO, pero tengo que decir que leyéndolo he tenido la sensación de que alguien había copiado mis apuntes para este comentario (os aseguro que no he sido yo, me gusta firmar lo que escribo); no puedo estar más de acuerdo con ella, la anónima, el final está servido, pero antes de resolver la trama.
No sé si os habéis dado cuenta, pero, milagrosamente, la novela, después de los arreglos pertinentes, es viable.
Siete abrazos.

Ana J. dijo...

Mercedes, Anónimo soy yo. Ha sido un lapsus.
Por culpa de algún duende (o que el japonés chiquito que vive en mi ordenador se pone en huelga), a veces me capta la identidad, a veces no. como últimamente se comportaba, no comprobé esta vez si la había capturado. Lo siento!!!
Palabra que no tengo habilidades de hacker y no he entrado en tu ordenador... bueno, bromas aparte, me alegro de coincidir con tus apreciaciones.
Un abrazo

María dijo...

Yo creo que este proyecto era viable, desde el momento que se comenzó, llevamos meses, las plumas escribiendo y nosotros leyendo, con el propósito de acabar esta novela y a ser posible, verla publicada.
Estoy terminando de releerla desde el principio y en mi opinión, está francamente bien.

Ángeles Hernández dijo...

Inma has estado genial: con qué poquito has hecho una obra de arte, todo lo que nos has contado, estaba ya en la novela, preparado, insinuado, sugerido...Sabíamos la importancia de Smith pero no el por qué de su deslabazada intervención y ahí está, vaya si era importante en la trama. Eso es lo que se llama resolver las situaciones planteadas con los elementos que la propia novela ha ido aportando -Chapeau- ir resolviendo con lucidez lo pendiente a partir de los elementos que ya están. Este cesto tiene ya sus mimbres, sólo falta ir dándole forma con gracia, estilo e inteligencia.

No es el momento de analizar qué asuntos quedan aún dibujados y sin completar , pero sin salirse de todo lo ya escrito, ni modificar casi nada, si buscamos encontraremos la explicación a la mayoría de las incógnitas. Como hoy ha hecho Inma, por ej.

Os animo a que lo hagais, aunque lo que hasta ahora tenemos me encanta ya.

.....................................

Le he propuesto a Ana J que es géminis como yo y por tanto con capacidad
para moverse, que nos encarguemos las dos, de organizar para nosostros la excursión a Edimburgo, pero de verdad. Un fin de semana largo, en primavera para que nos de tiempo a programar agendas.

Si alguien se apunta en serio para el viaje, que vaya proponiendo fechas y que lo diga, para ver si podría ser factible o sólo el sueño producido por una borrachera de palabras.

Mercedes dijo...

María, claro que era viable, mucho más al principio, cuando todo estaba por hacer; pero reconocerás que hubo un momento en el que el argumento se deshilachó, y de hecho se nota el desánimo en los comentarios. Después, recuperado el ánimo, todo fue más que posible de nuevo. Como siempre digo, la trama y los personajes se merecen ser publicados, sólo se necesita recoger los flecos sueltos y una buena corrección. No pasa nada, todos los escritores tenemos que hacer este tipo de correcciones antes de sacar a la luz una novela, lo que ocurre es que lo hacemos sin público y nadie se entera. ¡Ay, del que no lo haga!
Estoy segura de que en Zaragoza se atarán todos los cabos; después manos a la obra y ¡ya está!
Abrazos a todos.

Inma Vinuesa dijo...

Perdón por no haberos contestado antes, Maria, Mercedes,Ángeles.
Gracias por vuestras palabras, estoy emocionada por la acogida que ha tenido el capítulo, era arriesgado pero creo que necesario.
Ahora, como bien decís, se está enfilando el final, y el final es emocionante por todas sus connotaciones:
- Vamos a poder terminar este proyecto, el mayor de los logros.
- Vamos a conocernos las 7 plumas el fin de semana. Una ilusión que se va a hacer realidad.
- Vamos a poder editarlo en papel. Con las correcciones pertinentes, totalmente necesarias, como bien dices Mercedes.
- ¿Nos iremos a Edimburgo?, sería genial.

Como geniales sois todos los seguidores y los que escribís.

Un beso y abrazo a todos.

María dijo...

Si pudiéramos saber, cuantas veces, los escritores (de éxito y de no tanto), revisan, reescriben, etc. partes de sus novelas, por no contar, los que las meten en un cajón y las abandonan durante años.
Tal vez nos asombraríamos, de que este proyecto haya salido adelante, con todos sus defectos, que por supuesto hay que corregir.

Amando Carabias María dijo...

Ya lo ha comentado Mercedes. Y yo mismo lo he señalado en varios comentarios. Pero llega la cosa a tanto que no sé que escritor (famoso, pero no recuerdo el nombre) llegó a afirmar que escribir es corregir....
Algunas veces lo dejas por aburrimiento, porque cada día que empiezas retocarías cosas y más cosas y más cosas...

Mercedes dijo...

Amando, creo que fue García Márquez.
Sobre lo que comentas que toda obra es mejorable, es muy cierto, como cuando pintas un cuadro; pero también alguien dijo que el buen artista es el que sabe cuándo su obra está terminada.

Amando Carabias María dijo...

Pues pudiera ser que fuese el colombiano.
Y en lo otro tienes más razón que nada... Aquello de la rosa y Juan Ramón, ¿no?

Ángeles Hernández dijo...

DE "entrevista a Gabriel García Márquez por Rita Guibert

Siete voces (México: Organización Editorial Novaro, S.A., 1974)
...................................


"Yo he dicho que quien no se contradice es un dogmático y todo dogmático es un reaccionario. Yo me contradigo a cada minuto y particularmente en materia literaria. Por mi método de trabajo no podría llegar al punto de la creación literaria sin contradecirme, rectificarme y equivocarme permanentemente. Si no fuese así estaría escribiendo siempre el mismo libro. No tengo una receta.".
............................

Y MAÑANA ¿QUÉ?......uhmmm, ya me estoy relamiendo de gusto.

Anónimo dijo...

Ángeles, cuando Anabel nos invitó a Zaragoza parecía que sería imposible ir, al menos, todos. Y, fíjate, ya estamos calentando motores. Así que, directos a Edimburgo!!!!
Debo decir, en honor a la verdad, que Flamenco y otros más del grupo ya lo habían sugerido, no me gustaría que pensaran que no nos acordamos de eso.
Yo, por lo pronto, ya estoy mirando el calendario.
McBesos a todos

Ángeles Hernández dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Ángeles Hernández dijo...

La cita de Gabo que os he copiado la he sacado de una entrevista "mítica" que en 1974 concedió el, aún no premio nóbel, a Rita Guibert que hubo de espera más de seis meses. La he leído completa y me parece una maravilla todo lo que dice sobre SU PROCESO CREATIVO.

Si encontrais unos minutos en vuestro ocupado calendario os la recomiendo (dejando a parte lo poco que le hacen hablar de política que ya es más opinable).
www.ddooss.org/rticulos/entrevistas/Gabriel_Garcia_Marquez.htm.
...................................

Anónimo Ana: Ya sé que Flamenco Rojo fue el primer "ideógrafo" del viaje a Edimburgo, además de enviarnos una documentación amplísima sobre el festival anual. Es una idea que de vez en cuando surge en algún comentario y que yo ahora quisiera retomar en plan formal. Así no quedaría en el aire.

Propongo también que quien quiera traiga acompañante, aunque eso es, como casi todo, opinable.

Un abrazo a todos a la espera de las 12 y de Dacil: Á.

FranCo dijo...

Ángeles, gracias por el apunte sobre la entrevista a García Marquez. He ido raudo a leerla.

Tienes razón, quitando el tema de la política (que particularmente no soporto), siempre me resulta curioso el proceso creativo y más de un escritor de éxito.

Me ha costado encontrar la entrevista pues faltaban unas letras en el vínculo. Apunto el correcto:

http://www.ddooss.org/articulos/entrevistas/Gabriel_Garcia_Marquez.htm

Gracias y escucho a los guías turísticos planear la conquista de Edimburgo

Ángeles Hernández dijo...

Vaya, el http:// era necesario, lo obvié a propósito pensando que con el www ya saldría sólo. Gracias por la corrección y me alegro que te haya gustado, a mi me ha resultado muy interesante y he pasado un buen rato leyéndola. Por eso quise participarosla. Lo de la idea visual que surge con el anciano me ha emocinado y todo.

Parece que se retrasa la entrada, la leeremos mañana.

Un abrazo FranCo de Á.