6 oct. 2010

Capítulo 46

 
Gris. Todo el escenario era mustio e impropio para un amanecer de verano, aunque el día anterior ya presagiaba frío. La marea estaba muy baja, con un oleaje largo y pausado. Las ondas de agua llegaban muy adentro en la playa, humedeciendo gran parte de la arena. El agua jugaba a mojar los pies del cadáver, retirándose y volviendo una y otra vez de forma calmada. La brisa del amanecer removía ligeramente el pelo de los periodistas que se habían agolpado muy cerca del cuerpo de Deborah, tratando de obtener la fotografía más roja posible, provistos de imponentes objetivos en sus cámaras digitales, que apuntaban al tercer ojo aparecido en su frente. Una huella evidente en la arena delataba que el cuerpo había sido arrastrado hasta allí. Siempre resulta un misterio como los periodistas en muchos casos llegan antes que la policía y éste era uno de esos casos. Un periodismo que en los últimos años se había convertido en periodismo visual (.../...)

36 comentarios:

María dijo...

Buenísimo, siguen aclarándose dudas.
La investigación por la muerte de Edward, no ha quedado en el olvido, sigue adelante, bien.

Parece que la muerte de Déborah, no sorprende a la policía. Sabían que se movía por terrenos resbaladizos.

La confesión de Escobedo, eso si, en privado y sólo para él, excelente, aclara buena parte de su vida, sus negocios y sus intenciones.

El ansiado capítulo ha llegado y parece que no pone fin a la novela, como era de esperar.

De momento, esto continua y las piezas siguen encajando. Felicidades.

Anabel dijo...

Muy bien, Francisco, has tejido sobre la trama un tapiz que empieza a tener ya forma y en el que se atisba el final.

Las iglesias son sitios de recogimiento, incitan a relajarse y a entrar en contacto con uno mismo. Estupendo el contraste de una mente maquinando maldades en un lugar sagrado.

Y todos detrás de Sophie, pobrecita mía, ¿cómo acabará?

Mercedes Pinto dijo...

Con esta entrega se han reforzado las últimas, nos hemos situado sin temor a perdernos. La muerte de Edward se ha retomado, que había quedado perdida hace varios capítulos y dejando al lector algo desorientado. Ha reaparecido el teniente Scout y nos ha dejado claro que el asesinato de Edward no había caído en el olvido, muy al contrario, el teniente estaba siguiéndole la pista muy de cerca a todo el entorno de Sophie.
Por otro lado, Sapo me ha dejado algo decepcionada, esperaba que su complicada y secreta visita a casa de Deborah hubiese dado algún fruto. Este personaje sigue en la misma situación que se encontraba en el capítulo anterior.
Ahora bien, de Carlos ahora sabemos mucho más, incluso más que él de sí mismo. De alguna manera has querido redimirlo, Franco, insinuándonos que tal vez esté enamorado, supongo que de Sophie, y que en realidad no es tan ambicioso como parece y está un poco de vuelta de todo, cansado. Pero limpiar el “expediente” de este personaje para que pueda resolverse su destino de una forma satisfactoria en la novela… va a ser muy complicado.
Aunque sigo teniendo muchas preguntas que me han surgido a lo largo de la trama sin contestar (supongo que de alguna manera estáis en ello), reconozco que este capítulo me ha gustado especialmente, me ha parecido muy real y un buen texto-puente para el cercano final.
Abrazos a todos.

Isolda dijo...

Buen capítulo, es muy real y creíble; me ha gustado mucho y se van cerrando puertas. Por un momento pensé que ibamos a conocer algo de la famosa frase: 'abortad lo de España' Lo que me alegra, porque quiere decir que aún quedan capítulos.
Sophie, según los finales previstos (ya sé que son un juego) debe quedar libre de toda la carga que ha llevado y de los sinvergüenzas que le han rodeado. ¿Dónde la dejaremos instalada, en Edimbugo o irá a una zona turística del sur?
Un beso Francisco y otros seis.

María dijo...

Isolda tiene razón, un buen final sería, Sophie dejando la fría y gris Edimburgo, rumbo a Andalucía, eso si, ella solica.

Mercedes Pinto dijo...

Eso, llevadla para Granada, una ciudad donde parece que fue feliz. Sería estupendo tenerla de paisana.
Bueno, era una sugerencia, las cosas no son tan fáciles, ya lo sé.
Buenas noches a todos.

Ana J. dijo...

Este capítulo pinta muy bien. Solo he podido echarle un ojo, pero me gusta lo que he visto.
Ya lo comentaré más en profundidad. En realidad, me lo empaparé, que luego me toca a mí.
Un abrazo grande, FranCo.
Más abrazos para todos

Marcos Alonso dijo...

Ana, ¿cómo que un ojo?, recuerda que Deborah ahora tiene tres.

Bromas a parte, he de decir que me ha encantado este capítulo de FranCo por su forma de escribirlo, tan fluida y sólida, con ese pulso que da precisión no excento de ricos matices. En distintas secuencias y en tres escenarios diferentes, el Teniente Scout toma protagonismo junto a nuestro crecido Sapo. También la historia evoluciona y se aclaran viejas dudas aún pendientes como el negocio de la OMS, permitiéndonos conocerlo mejor. Otra caja, en este caso "fuerte" nos abre caminos que conquistar para esclarecer los hechos consumados. También se nos queda la duda de si carlos se esfumará o por fín buscará un nuevo sentido a la vida ¿el amor? ¿desde cuando el medio se convierte en un fin? Me queda una ligera duda: en la primera línea "...impropio para un amanecer de verano..." no sé si se refiere a la estación correcta o es una expresión. creo recordar que en algún momento hablábamos de que estábamos en invierno ¿no?

Amando Carabias María dijo...

Si es que están dichas ya tantas cosas... Capítulo sobrio, sólido, fluido.
Por fin aparece la policía. Es increíble pero han hecho falta 46 capítulos para que hiciera acto de presencia, salvo las referencias al breve encarcelamiento de Sophie.
El nuevo sesgo que das a Carlos me ha gustado, y mucho. Esa especie de espiritualidad laica (para entendernos) o lo que es lo mismo la búsqueda de lugares que ayuden para la reflexión, como una capilla... Ése ser consciente de que ha sido concebido para hacer el bien, y sin embargo... Poco más o menos como la mayoría de nosotros.
¿Sabes? Me he imaginado la capilla lateral de La Seo de Zaragoza, donde entré la mañana del sábado. Después de haberme recorrido la Basílica del Pilar, aquello fue entrar en un remanso. Entiendo a Carlos a las mil maravillas. Veremos si al final se decanta por el amor...
No me gustaría dejar este comentario sin destacar también los fogonazos de lirismo y poesía que nos regalas: "Resultaba una estampa mística" "Ya se imaginaba que no se movía por senderos de primavera". "El amor que navegaba como una serpiente..."
Enhorabuena

Inma Vinuesa dijo...

Excelente capítulo FranCo,me has dejado sin palabras, sólo darte la enhorabuena, eres una caja de sorpresas sorprendentes.
Enhorabuena.

FranCo dijo...

Gracias a todos por sus palabras.

Marcos, en referencia a la estación del verano, decirte que retomo el capítulo de Amando en el que dice:
"La tarde caía despacio, con esa lentitud propia del centro del verano, ese fuego que surcaba el horizonte. Hacía más frío de lo habitual."
Particularmente ya no sé ni en que lugar vivo. Siempre retomo el capítulo anterior.

FranCo dijo...

Amando, he de confesarte que parte de la culpa de que Escobedo fuera hasta esa capilla la tienes tu. Con la crónica que escribiste sobre Zaragoza y la visita a la capilla lateral de La Seo de Zaragoza.

Aunque también te he de confesar, que muchas veces me escondo en las iglesias y ermitas de Tenerife y que tengo previsto desde hace dos años un retiro a diferentes monasterios de la península. Solo lo he pospuesto por enfermedad. Es un vicio que tengo y Escobedo no podía quedar inmune. Se contagia de su creador.

FranCo dijo...

Casi todos coinciden en que el asesinato de Edward no podía caer en el olvido. También en que Sophie parece estar ya lejos de Edimburgo.

Entre todos vamos tejiendo el THE END

FranCo dijo...

Amando, internamente me ha sugerido que tendría que cambiar y no mencionar tan descaradamente a la directora de la OMS como una de las responsables del fiasco de la Gripe A, y que no se diera el lote con Escobedo. Me sugiere que la cambie por una alta dirigente de la Organización.

¿Que piensas ustedes? ¿Que la china no puede tener sus alegrías y llevarse una propinita?

Yo pienso que esto es literatura. Aunque estoy seguro que es real.

catherine dijo...

Enhorabuena FranCo. Es buena literatura, es un capítulo gris que nos trae al teniente Scout y su ojo de lince. ¿Quien siembra colillas japoneses en los lugares de los crimenes? ¿Será Sapo? del cual describes el malestar. ¿Será un cliente de Jack?
¿Quien abrirá la caja fuerte de la pobre Deborah? otra caja después de la cajita de Sophie que ya tenía sus secretos.
¿Dónde están Sophie? la clave de los crimenes según Scout y la clave de toda la novela, y Jack.
Me rescatas a mi Carlos seudo-andalú. ¿Sophie se marchará a Granada con él?
Ana, te encontrás con un Edimburgo mafioso, casí el Chicago de los años 20. Te esperamos.
Enhorabuena a todas las Plumas por los capítulos que no he podido comentar. Besos agradecidos por el placer de leeros.

María dijo...

La directora de la OMS, es una señora, Margaret Chan, nacida en el 47 en Hong Kong, así que vosotros veréis si a Escobedo le apetecería ligar con ella.

María dijo...

Desde el principio de la novela, los personajes masculinos principales, se nos presentaron como personas ambiciosas y sin escrúpulos, a la hora de conseguir sus metas.
Después, se ha intentado ir rebajando el tono, y hacernos ver que no son tan malos como aparentan.
Cuando la novela está llegando a su fin, estos dos, siguen igual, debatiéndose, entre su ambición y el arrepentimiento, haciendo examen de conciencia, pero sin poner remedio a lo que han hecho o están haciendo en este momento.
Veo, y es una opinión muy personal, como tratáis de redimirlos, una y otra vez, pero el personaje toma las riendas de su vida, y os contradice constantemente.
Llegados a este punto, creo que Jack y Escobedo, son lo que son, y no hay quien lo remedie.
Además de que esto es una novela, el mundo está lleno de personas así, y no veo la necesidad de intentar, cuadrar el círculo, para que uno de los dos, cambie su forma de ser y tenga un final feliz con Sophie.
¿Quien nos dice que Sophie, en el fondo, con sus conocimientos y poderes, no planea hacerse con todo el "botín"?. Y luego pasar de estos dos, y largarse sola.

FranCo dijo...

María, hemos apuntado en varios capítulos que Escobedo huye de las mujeres, que piensa que solo le acerrean problemas. Posiblemente no le agrade acostarse con la china de la OMS, pero es evidente que lo hace por un objetivo. Aunque dicen que las chinas tienen unas técnicas amatorias mecánicas muy buenas.

Flamenco Rojo dijo...

Desde mi modesto entender creo, que al igual que el primer nombre propuesto para Purplestone se vio que podía dar problemas (y se cambió), lo relatado como el plan maquiavélico de Escobedo con relación a la gripe A lo veo muy fuerte…Si se quiere dejar la impresión de enrea que pudiera llegar a ser este tipo, a lo mejor habría que buscar una historia similar a la de la gripe A, otro tipo de pandemia pero no esta…Aunque estoy seguro que el fondo del tinglao pudo ser “maomeno” de esa forma, le auguro problemas si se queda como está escrito. No sé cómo lo veis ustedes, pero aparte de lo comentado por FranCo sobre que le ha dicho Amando con relación a la alta dirigente de la OMS, no he visto más alusiones al respecto.

María dijo...

Estoy de acuerdo con Flamenco, pero creía que estos detalles, eran los que se iban a pulir, en la revisión final.

Ana J. dijo...

Estoy de acuerdo con Flamenco en que esa relación con la gripe A puede traernos algún disgustillo pero !Qué grandísimo GUSTAZO ver escrito que la parafernalia de la gripe A fue un grandísimo bluf, por no decir una estafa, que es lo que muchos de nosotros, los que penamos con la idiotez colectiva el año pasado, pensamos!!!
Gracias, FranCo, muchas gracias!!! Ha sido un placer.
El resto del capítulo también.
Me encanta el aire de novela negra, con ese teniente Scout mojándose los zapatos en la playa, con los periodistas buitreando alrededor del cadáver de Deborah, con el amanecer frío como un cuerpo muerto. Me encanta.
Tengo que darle otra vuelta a ese Escobedo reflexivo y ¿enamorado? No creo que sea de Sophie, salvo que le hayan echado un filtro de amor instantáneo en el whiski del Viejo Diván.
Por cierto, a mí Sapo me sigue encantando, con su ternura de perrillo apaleado. Me encanta. Va a pasarle algo muy malo, seguro. Ya lo veo sacrificando su vida por Sophie. Quiero a este personaje, de verdad. Es muy auténtico.
En resumen, todo está muy bien narrado y se hace ameno de leer e interesante.
Felicidades, FranCo.
Un abrazo grande a todos

Ana J. dijo...

Me olvidé: bienvenida, Catherine! Te echábamos de menos.
Un abrazote

catherine dijo...

FranCo, no solo cuentas muy bien el escándalo de la gripe sino describes la prensa roja o rosa y sus fotógrafos. En cuanto al periodismo, no pasará nada pero cuidado con la OMS o las farmaceúticas.
Ana, gracias por la bienvenida. un besico.

Ángeles Hernández dijo...

Felicidades FranCo: con fluidez y buena prosa vas sacando adelante las incógnitas y asuntos pendientes que previamente se han planteado y además perfilando a algunos personajes que ya conocíamos pero que ahora conocemos mejor.

El teniente tiene sospechas bien fundadas del origen común del asesinato de Ed y Deborah, pero como no se trata de un asesino sino de una organización poderosa y con muchos tentáculos ¿conseguirá descubrir todo el entramado de la misma?. ¿Cómo van a llegar a Persis que está tan blindado? ¿quizás Purplestone lo ofrezca como chivo expiatorio?
********

Sapo es bueno y quiere a Sophie a la que lleva tiempo protegiendo. Se ha quedado solito, cual perrito callejero y sin la información que buscaba. ¿Qué será de él? ¿Podría aún dársele una función importante en este final?¿Podría enamorar a Sophie en una nueva versión de la Bella y la Bestia?
************

Escobedo: Recogido en su templo, reflexiona. Es el momento, ya tiene lo que quiere y se le escapa de las manos su proyecto presente. Hora de la retirada, nunca antes había querido compromisos emocionales pero ahora necesita cariños y tranquilidad. A ver si lo consigue.

En cuanto al asunto de la gripe A creo que puede mantenerse el tema dejándolo un poco menos explícito : Una alta funcionaria, un virus contagioso sin nombre ni apellidos, unas consecuencias menos detalladas...
Pienso que se podría incurrir en "injuria" al dar datos tan concretos. ¿Para qué complicarse?.

A la espera ansiosa del domingo y de Ana J, unabrazo fuerte para los doce
de Á.

FranCo dijo...

Ángeles, resumes el capítulo con una clarividencia subliminal.
Hablas de la Bella y la Bestia ¿Crees que la pobre Sophie, tras tanto pasar se merece a un tipo que suda, mal oliente, de aspecto detestable…? Pobre niña nuestra.

Lo de Persis, como chivo expiatorio, no es mala idea. Con ello solucionamos lo difuso de este personaje.

No creo que Escobeo consiga los cariños que desea. No está entrenado, ni preparado para ello. No sabe como disfrutarlo.

Aprecio que, el Consejo Editorial de la novela, apunte que sería un descaro ser tan explícitos en el tema de la GRIPE A, pero como hombre de marketing siempre busco el impacto. Que hablen de ti, aunque sea mal. No pasar desapercibido. Buscar llaves para abrir las puertas de la promoción. El descaro es una de esas llaves. Pero me someteré a la opinión del Consejo. En cuanto se pronuncien los que restan.

Ángeles Hernández dijo...

Para el sudor existe un tratamiento a base de botox que elimina todo vestigio de exceso de transpiración.

La halitosis siempre tiene una causa ( digestiva, dental...) a menudo corregible, y el amor hace milagros en el aspecto externo e interno de una persona. Todos conocemos ejemplos.

El alma, la bondad, la inteligencia, la sensibilidad... eso son cosas que ni se operan ni se arreglan de un día a otro.

Dije lo de la "bella y la bestia " como boutarde, así sobre la marcha sin pensarlo, pero ¿quién sabe lo que el destino -literario- nos tiene deparado?.

Un abrazo FranCo y gracias por tu rápida respuesta.

Siempre a vuestra disposición Á.

María dijo...

He oído en la entrevista de radio en Zaragoza, que el último capítulo lo escribe Marcos, ¿Quiere eso decir que sólo queda el de Ana J. y el final de Marcos?

FranCo dijo...

María, has escuchado bien. En la entrevista se dice eso. Pero no quiere decir que escriba Ana, y que luego Marcos mate la novela.
Tras la publicidad lo explicaremos.
Creo que como lectores, a mi me gustaría, la resolución de la novela tiene que ser una sorpresa.
Aunque creo que te puedo adelantar, que la novela tiene dificultades para cerrar todas las puertas que están abiertas. ?¿Tal ves se impone un final abierto?

María dijo...

Siempre he mantenido, que es una buena novela pese a las dificultades.
Seguramente, en vez de dejarnos entrar hasta "la cocina", nos tendríais que haber dejado en el pasillo, ya que la novela y su final es vuestro y sólo vuestro, lo escriba quién lo escriba.
Estoy segura que será fantástico, por mucho que nos apene, que este llegue, todos sabemos que ha de llegar.
Pero desde la cocina, no puedo evitar hacer cábalas al respecto.

catherine dijo...

¿No más que dos capítulos? Tendremos que desintoxicarnos.

Mercedes Pinto dijo...

Bajo mi punto de vista, si resulta difícil concluir con un final cerrado porque quedaría forzado, lo mejor es dejarlo abierto. Se pueden cerrar algunas puertas, dejar otras entornadas y alguna abierta. Quién sabe, tal vez en una segunda entrega...
Seguro que sabréis elegir el final más adecuado.
Saludos a todos.

Isolda dijo...

No puedo ya más, con el misterio. Propongo que permitamos trabajar a estos señores y nos dejemos de conjeturas que, conociéndolos son capaces de coger cualquier idea y no acabar nunca. Prometo limitarme a leer, porque quiero leer elúltimo capítulo y ver el resultado final!!!
Siete besos siete.

FranCo dijo...

Bien, como no hay más propuestas, creo que gana la opción de no ser tan específico con la china de la OMS. Mañana, con más ganas, la cambiaré por una alta dirigente de la organización, Escobedo lo agradecerá, pues la china es más fea que Picio.

¿Estamos mayores para tanto riesgo?

Ana J. dijo...

Catherine, no te preocupes, quedan más de dos capítulos. Lo que no puedo prometerte es que no tengas que desintoxicarte después: esto es una droga dura.
Mercedes, lo tuyo sí que es una propuesta maquiavélica: una segunda parte. ¿Resistirá nuestro corazón?
Isolda, me mataría que te limitaras a leer. Vuestros comentarios son, para mí y, creo que puedo asegurar que para el resto, imprescindibles. Sin ellos esta novela nos sería lo que es. Nos guían y animan. ¿Podemos pedir más?
FranCo, he recibido un telegrama de Escobedo. Te está eternamente agradecido por el cambio y me ha dicho que, desde este momento, eres su hermano de sangre, sea lo que sea lo que signifique.
Besos para todos

Dacil martin dijo...

Bueno, aquí llego y no sé siquiera que aporte un eco. No obstante, no quiero que falte mis mayores felicitaciones a Francisco por tal interesante capítulo.
Me ha encantado también la versión divertida sobre la gripe A, que no muy lejos de la realidad puede, con horror, superarse por esta. No obstante, para no ofender a quien se pueda sentir aludido, me parece bien que se cambien algunos detalles.
Desde mi punto de vista, me da la sensación de que Escobedo intuye el fin de la batalla con Purplestone: está pesimista, parece tirar la toalla y refugiarse en los sentimientos que Sophie ha despertado en él. Quizá se trata de una fantasía romántica, o la falta de mimo que hace mella en la mente de un maduro solitario ante una joven misteriosa.
En todo caso, ha sido un placer leer este capítulo en el que la atmósfera de novela negra lleva a mojar los zapatos del policía Scout.
Enhorabuena.

FranCo dijo...

Dácil, no te alejes tanto, que notamos tu falta.
Gracias por tu punto de vista. Es evidente que Escobedo no tiene muchas más ganas de lucha. No le hace falta. aunque no desprecies a la culebra por no tener cuernos