10 oct. 2010

Capítulo 47

Annie Lennox acariciaba su despertar. So… light me up like the sun…
La claridad del mediodía se filtraba por los encajes dorados de los visillos corridos y coloreaba su cuerpo de manchas irregulares y cambiantes. La música, que ganaba en intensidad a medida que se despabilaba, penetraba más allá de sus oídos y empapaba todas las fibras de su ser. I never want to close my eyes again… Sophie abrió los ojos, aún adormilada, con la pesadez del exceso de sueño saturando de placidez sus sentidos. El entorno, iluminado por la luz del día, le resultaba ajeno pero no por ello se sintió desorientada. Estaba en la casa de los padres de Jack, en la habitación que él ocupara desde su infancia. Se incorporó, perezosa, y abarcó con la vista todo cuanto la rodeaba. … The world was meant for you and me/To figure out our destiny/ (a thousand beautiful things)
(...)

62 comentarios:

María dijo...

Mi anterior comentario, se ha borrado, se ha ido de puente.
Te felicitaba, Ana, por tu maravilloso capítulo, lo he vuelto a repasar y si lo he entendido buen, me gusta mucho, mucho.

Se supone que Sophie, lleva varios días en la casa familiar de Jack, que han hablado y que poco a poco, ella va descubriendo, su parte "humana" y se va entregando a él.

Jack la mima e intenta complacerla y darle el cariño que ella necesita, y anhela ser correspondido en la misma medida, pero sabe que ha de tener paciencia, que ella necesita tiempo.

La visión y posterior ataque de asma impresionante, la intervención de la madre de Jack, providencial, da a entender que no siente ningún recelo hacia Sophie.

Por fin, ve con claridad lo que les ocurrió a sus padres.

Pero lo más inquietante, es la revelación de que las dos tumbas de su visión, no son las de sus padres...

Estupendo capítulo, lleno se emoción y suspense, digno de ti, Ana eres fantástica.

Amando Carabias María dijo...

Todavía estoy impactado con el capítulo. Tanto que no sé qué decir.
Pero diré mucho.
Lo primero, ya está subido el HERMOSÍSMO tema de Annie Lennox en la correspondiente entrada de Banda musical.
(Por cierto y dado el número de entradas, dentro del apartado secciones, veréis que figura una que se llama banda musical, pinchando en ella se accede a casi todas las músicas que han ido saliendo en la novela.)
Este capítulo me parece, sencillamente delicioso e inquietante.
Pero no por lo que ocurre en él, ni siquiera por su última frase, sino por lo que la última frase tiene de analogía con una idea que guardaba en el fondo de mi corazón, como posibilidad. Sólo como posibilidad.
Ahora mismo sólo hay dos personas, a parte de mí mismo, que podrían entender mis palabras. Dos personas que no son ninguno de los otros seis compañeros de 7 plumas, aunque sí son lectores y comentaristas habituales.
Y realmente se confirma o confirmo que los poderes extrasensoriales no están en Sophie, sino en nosotros. Y se confirma que la inspiración es algo que está fuera de nosotros mismos. (Lo comentaba con Dácil e Inma en Zaragoza). Debe haber una especie de ondas que sobrevuelan el espacio o la atmósfera y los escritores puede que, en determinadas situaciones, tengamos las antenas dispuestas para captarlo.

Por lo demás. El capítulo demuestra que le hemos cogido el tranco a la novela. Que Sophie es un maravilloso personaje con poderes, pero tampoco se trata de unos poderes como para hacer milagros, sino que digamos que por razones especiales quizá sea capaz de usar alguna parte del cerebro que el común de los humanos no usamos. Y esto le hace más real, tanto que para alguno no tiene poderes y para otros sí.
Muchas gracias también por explicarnos qué se puede hacer ante un ataque de asma agudo. Nunca se sabe, y de una doctora nos fiamos.
La canción explica maravillosamente lo que siente Sophie.
Y ya me callo, que otros hablen...

María dijo...

Al haber dos sitios donde dejar comentarios,creo que me he liado, pero yo lo escribo, como siempre, en el capítulo.

Además de lo dicho anteriormente, quiero decirte, que te imagino escribiendo, incluso dudando, pero tu siempre has apostado por esta pareja.

Pese a los inconvenientes y a los comentarios, como los mios, que no creíamos que Jack, pudiese cambiar, tu te has empeñado y lo has conseguido, has logrado emocionarnos, hacernos ver que es posible la ternura, hasta en personas duras y que les cuesta expresar sus sentimientos.

Espero que entiendas lo que pretendo decir, y basta ya de rollos.

Ana J. dijo...

Queridos María y Amando, la que está impactada ahora soy yo.
María, has captado a la perfección mis intenciones y, que conste, temía que no te gustaran nada. Ahora, insisto, respiro tranquila.
Gracias por tus comentarios y por estar siempre al quite.
Amando, nunca he dudado de que existe lo extrasensorial. No en plan charlatán o mágico, sino como una parte inexplorada y poco atendida de nuestro cerebro. Espero que algún día me reveles eso que hemos compartido sin proponérnoslo.
También es cierto que los escritores tenemos una especial conexión con lo que nos rodea y con lo que se mueve en el inconsciente colectivo.
Muchas gracias por subir la canción a la Banda Sonora.
Me alegro mucho de que te haya gustado, mucho.
Por cierto, lo ideal es tener el espray broncodilatador a mano pero, en caso de apuro (Sophie huyó sin nada), una buena impresión que libere adrenalina puede ayudar a resolver el problema.
Muchas gracias, chicos.
Un abrazo muy fuerte para todos

Marcos Alonso dijo...

Anoche estuve esperando que saliera el capítulo, por fín lo pude imprimir, cuando casi se me cerraban los ojos. Me gustó su olor y su calor y lo dejé en la mesa para leerlo detenidamente por la mañana. Me desperté temprano y, urgentemente, me puse a leerlo. lo reconocí:

Sin duda el 47 es Ana Jollanes, es su esencia, su estilo. Aún me pregunto como puede ir de la sensibilidad más exquisita, donde la ternura se hace música a la terribilitat miguelanguesca donde, en medio de olor a sangre y muerte, se oyen crugir los cuerpos y horrorizarse las almas, incluídas las nuestras. Todo esto sólo de una línea a la siguiente. Creo que no es maestría lo suyo, en realidad nos esconde ciertos poderes mágicos. Lo sé.

PD: Cuando venga de la playa más. Besos y abrazos, en especial a nuestr@s lectores/comentaristas de lujo.

Anónimo dijo...

Acabo de leer tu último comentario, María.
Justo por esa desconfianza que has tenido siempre por la relación de Sophie y Jack es por lo que me ha emocionado tanto tu comentario, por haber conseguido conectar con tus sentimientos.
Es cierto que siempre he apostado por ellos, sobre todo, por el amor que Jack siente por Sophie. Podía haberme dado por vencida (no sabes cuántas veces lo he pensado y he estado a punto de dejarlo evolucionar como un secundario canalla más, apenas un comparsa, o, simplemente, no volver a escribir sobre él), pero Jack es un personaje que se me incrustó en el alma desde el momento que apareció ante mis ojos cuando paseaba por Valle Gran Rey.
A estas alturas ya debes saber que soy terriblemente visceral. Esto es una muestra más.
María, de verdad, muchísimas gracias. No sabes lo que tu opinión supone para mí.
Un besico

Ana J. dijo...

Ya os habréis dado cuenta de que Anónimo vuelve a ser Ana Cabezaloca.
Sorry. Besos

Ana J. dijo...

Querido Marcos: si no fuera porque se me ha puesto un nudo en la garganta, aún estaría riendo por lo de los poderes mágicos. Por cierto, ¿sabes que hay quien me llama Brujilda?
Muchísimas gracias, Marcos. ¿Cómo puedes ser tan generoso conmigo?
Me alegro mucho por haber conseguido emocionarte y horrorizarte casi a un tiempo. Eso es lo que tiene ser amante de cantantes maravillosas como Annie Lennox y grupos excitantes como Metallica. Y no hay más misterio. Bueno, tal vez ser géminis y un tanto esquizoide tenga algo que ver.
Espero haberte dejado un capítulo que te ponga fácil continuar, aunque sé que no hay nada con lo que tú no puedas seguir.
Un abrazo grande

Anabel dijo...

Doa regalos en uno: tu capítulo y la música de la fantástica Annie.

Ya sabes que yo también soy del club de fans de Jack, adicta a los amores imposibles... ¿Es éste un amor imposible? Creo que el mismo Jack -y sus fans- nos va demostrando que con amor, tesón y paciencia se puede lograr casi todo. ¿Hasta el amor de una mujer perdida?


El final es un puntazo. Es el aviso a navegantes de que esto se acaba y sólo hacia el final podemos navegar. Has añadido más suspense en los últimos capítulos de una novela en la que aún puede ocurrir de todo, absolutamente de todo. ¿Mueren por salvarse el uno al otro? o ¿víctimas de la avaricia de Jack? ¿Mueren por lo que saben y se han llevado a la tumba? o ¿porque han hablado tras duras torturas? O ¿los poderes adivinatorios de Sophie se equivocan?

Es que hoy me he levantado preguntona.

Gracias, Ana, tu capítulo ha sido una delicia.

Saludos.

María dijo...

Que no cunda el pánico chicas, Sophie ha visto dos tumbas, la de Jack y la suya, pero no ha visto la fecha, ¿No podrían haber muerto de viejos?, y pedir que les enterraran junticos.

Ana J. dijo...

Ay, Anabel, que me muero de ganas de contarte lo que tengo en la cabeza, pero no debo. Esto de ser una escritora emplumada es terrible!
Además, de mí no depende lo que resultará al final, aunque debo decir que me cuesta trabajo renunciar a las imágenes que me rondan.
Si Jack consigue enamorar a Sophie o no, supongo que dependerá en gran parte de cómo vayan sucediéndose los acontecimientos. Nuestro punto de vista, y el de otras que también apuestan por él, está claro. Y creo que no hay nada que el amor no pueda conseguir. Incluso, si no lograra el amor de Sophie, sólo el hecho de que ella lo haya sentido ya es importante. Y lo ha sentido y mucho, hasta el punto de que se desencadene la visión más evidente e intensa que ha tenido hasta ahora.
Yo no creo que Sophie se equivoque: ha visto lo que ha visto. La cuestión es, ¿cómo se materializará esa premonición?
Y no sabes cómo me alegra que también te haya gustado la música.
Gracias por todo, Anabel. Un besazo
Y más besos para el resto

Ana J. dijo...

María, esa idea es genial!
Y muy tierna, mucho.
Un besico

Amando Carabias María dijo...

Esta mañana he escrito esto en referencia a este fantástico capítulo:

"Pero no por lo que ocurre en él, ni siquiera por su última frase, sino por lo que la última frase tiene de analogía con una idea que guardaba en el fondo de mi corazón, como posibilidad. Sólo como posibilidad.
Ahora mismo sólo hay dos personas, a parte de mí mismo, que podrían entender mis palabras. Dos personas que no son ninguno de los otros seis compañeros de 7 plumas, aunque sí son lectores y comentaristas habituales".

Dado que ha surgido el tema (como era de suponer) aclaro un poco más a lo que me refería. O bastante.
Que haya dos tumbas, (supongo que dos lápidas con dos inscripciones), no quiere decir que en su interior haya cadáveres. O esos cadáveres.

Para los que se van a la playa, además de manifestar mi más profunda envidia, decirles que cuando sea mayor quisiera ser tan tierno e irónico como ellos.

Ana J. dijo...

Mis labios están sellados, Amando. Y bien que me gustaría hablar largo y tendido.
No obstante, te diré que eso que planteas es muy plausible.
Estas conexiones....
Un besazo

Marcos Alonso dijo...

Dos capítulos más para terminar la penúltima vuelta y no sólo se mantiene la intriga sino que se acrecienta en intencidad y tensión. Me ahorro todas las preguntas, que ya Anabel plantea, y que surgen de esas tumbas adjudicadas a la parejita que se consolida (por cierto !qué infelidad! por parte de las lectoras/escritoras, claro desde que carlos no es tan apuesto...ahora todas corriendo a los brazos de Jack ¡¿Qué es gomero?! ¿De Valle Gran Rey? Ya había apreciado algún que otro silbidito extraño.

Como decía, tenemos tumbas y un gran dilema, que ni Ana ni Amando, que parecen tiener el secreto se atreven o quieren confesar. Menos mal que María nos ofrece una salida airosa o refrescante para los sudorosos sufridores, asegurando que aún no están puesta las fechas. Cont

Flamenco Rojo dijo...

Hombre Amando no te vamos a entender…si te leemos desde hace cerca de dos años hasta la lista de la compra del super…Por cierto querido amigo, mírate el comentario que te he dejado en el post de “Banda Musical”…allí tienes un recadito.

Ana, el capítulo, redondo…en su contenido, en su fluidez, en la música…Y no te quedes con la duda, has conectado con los lectores. La visión de Sophie sobre la muerte de sus padres es sencillamente genial y los siguientes plumíferos te lo agradecerán.

Por cierto Ana, he querido entender que te defines un poquito esquizoide…introvertida, retraída, solitaria, emocionalmente fría y distante. Pues con lo poco que te conozco, aunque sea virtualmente, lo disimulas muy bien…Palabra de un géminis.

Besos y abrazos.

Marcos Alonso dijo...

Del comentario anterior extraigo otro término para la AELE "TIENER"; algo así como tener, pero con mucha rabia o tensión.

Además quería señalar, a decir de Ana y Amando que los poderes extrasensoriales parecen concentrarse, especialmente, en los premonitorios. De esta manera se atenúa el papel de estos poderes en el desenlace de la novela, que ya apunta directamente al tesoro nazi. No obstante con Carlos y su Geosync? Thomas Donaldson y los suyos, los de Purplestone y la policía tras de Sophie ya no sabemos que es lo que quieren de ella ¿el mineral híbrido seguirá siendo el objetivo
principal por parte de estas organizaciones o pierde fuerza ante el tesoro nazi?

Ana además investiga y enseña. Ya han comentado el episodio, que tanto nos ha sorprendido, sobre el ataque de asma y la reacción sorprendente de Eleonor? (que se muestra discretamente encantadora) . Pero también está las averiguaciones que nos llevan a las islas Orcadas en el NE de Escocia, donde estaba la base naval británica más importante durante la IGM y IIGM. Me refiero al gran fondeadero de Scapa Flow. Allí se concentró la armada alemana tras perder la IGM y prefirieron hundirla a entregarla a los aliados. Posteriormente una empresa reflotó muchos de esos barcos, creo que en el puerto de Rosyth (en el fiordo de Forth) ,al lado del famoso puente donde también hay una base submarina. También una referencia a submarinos alemanes se debe a prin de la IIGM cuando pudo penetrar un submarino alemán en Scapa Flow y hundir un buque de la armada británica muriendo más de 800 hombres

Sin duda un capítulo trepidante que consigue mantener el interés como si fuese el asalto final a la fortaleza.

Amando Carabias María dijo...

También para el AELE, Marcos, deberías apuntar INTENCIDAD, que debe ser algo así como una mezcla de intención e intensidad...
Gracias, Flamenco, por el aviso. Voy para allá...

Amando Carabias María dijo...

Hola otra vez.
El segundo tema Something So Right, al menos en la versión seleccionada por Ana, no se puede insertar, está opción está desactivada por petición...
Buscaré otra, o si no rediccionaré...

Amando Carabias María dijo...

Hola por tercera vez.
He insertado ya este tema. No es la versión en imágenes a la que nos dirige Ana en el texto del capítulo, es otra, pero la versión musical es la misma.
Gracias por los avisos.

Ana J. dijo...

Eso es lo que tienen los gomeros, Marcos: que se llevan de calle a las chicas en cuanto el contrincante pierde alguno de sus encantos, ya sea apostura o riqueza.
Aunque el silbido que escuchabas cerca de Jack era de la asmática Sophie, te cuento que el primer capítulo que me tocó escribir lo publiqué estando en Valle Gran Rey y allí estuve dándole vueltas a lo que podía llegar a ser este personaje y... me enganchó. Flechazo a primera vista, qué le vamos a hacer!
Según yo lo veo, el que los poderes de Sophie sean premonitorios no quita para que haya otros poderes, como la visión que ha tenido del pasado, como las que pueden guiarla para encontrar a personas u objetos (gemas, por ejemplo) en un futuro próximo.
Lo de Geosync y Carlos consiste en que las investigaciones que están haciendo son para investigar y comercializar, si se demostrara efectivo, el efecto sobre las capacidades psíquicas de las personas del híbrido de amatista y ópalo.
Estas capacidades psíquicas son muy "golosas" para los servicios de inteligencia de cualquier país. Si, además, está en guerra o vende sus servicios a señores de la guerra de determinados países, ni te cuento lo importantes que son estas capacidades psíquicas.
Si Sophie, sin la ayuda del híbrido es capaz de vislumbrar lo que le sucedió a sus padres, dónde tienen que ir a buscar el tesoro (o lo que sea) y ve tumbas en un horizonte temporal poco defininido, imagina lo que será capaz de adivinar con la ayuda de las piedrecitas.
Por cierto, muy buena la información que traes sobre Scapa Flow, Rosyth y los submarinos. Muy buena y muy pertinente.
Y el secreto de lo que pasa con las tumbas nos lo llevaremos a la sepultura, al menos, hasta que tú decidas qué es lo que hay que hacer con ellas y pongas el The end.
Un abrazote

Marcos Alonso dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Marcos Alonso dijo...

Jose Gonce me manda un enlace a YOUTUBE, donde se puede ver el simulador de combate submarino basado en la citada batalla naval de 1939 en Scapa Flow:

www.youtube.com/watch?v=uEOC9UbFLJk

www.youtube.com/watch?v=x1qWpU8eRxU&feature=related

Ana J. dijo...

¿Otro géminis, Flamenco?
A este paso podríamos formar un partido político.
No sabes qué alegría me da que te haya gustado el capítulo, que lo encuentres redondo. Muchísimas gracias.
Esquizoide, en el sentido geminiano de la palabra: las dos vertientes de cualquier circunstancia siempre presentes... salvo la frialdad y distancia emocional. Eso nunca, jamás de los jamases.
Un abrazo bien grande y voy a ver también ese comentario a la Banda Sonora

Amando Carabias María dijo...

Hablando sobre submarinos... Anoche, mientras esperaba el capítulo (que no he visto hasta esta mañana, pues el sueño me derrotó -recuerdo que algunos vivimos una hora más tarde que otros-), estuve viendo un reportaje en La 2 sobre el holocausto.
Aterrador.
Pero a lo que iba.
En él salieron imágenes del famoso tesoro nazi. Existió o existe. A los judíos, entre otras cosas, les obligaron a entregar o les robaron directamente todas sus pertenencias. La plata y el oro se fundieron en lingotes. Las piedras, pues no sé.
Y se habló de Latinoamérica, en concreto Argentina, como lugar donde pudo llegar buena parte de toda aquella riqueza. Es más, se llegó a decir que la propia Evita Perón realizó un discreto viaje a Suiza (donde también se debió guardar parte de lo incautado). Parce ser que tanto Perón como su esposa, y por ende el gobierno argentino, eran pro-nazis.

Ana J. dijo...

Amando, gracias por todos los berenjenales en que te metes para subir el vídeo. A veces es desquiciante, ¿verdad?
Eres un sol.
Y Flamenco, otro. Por algo sois amigos. Gracias, Marcos, por compartir el enlace.
Más besos

Amando Carabias María dijo...

Aquí los dos enlaces

Parte 1

Parte 2

Marcos Alonso dijo...

Lo que faltaba! Me ha dado por mirar en Facebook y he conocido a Gonzalo Escobedo. Sí, con foto y todo, me da que se parece al Marichalar.

Ana J. dijo...

Qué buenos enlaces!!!
¿Sabéis que me encanta las pelis de la II Guerra Mundial?
Lo del Holocausto y lo que se hizo después es terrible. Supongo que más de un "honrado" dirigente habrá tenido que ver con él.
Ojalá que nunca más suceda, aunque con la xenofobia y el racismo que estamos viendo rebrotar no sé...
Marcos, ese Gonzalo Escobedo de Facebook es consciente de que lo tenemos en el punto de mira, por intrigante?
Besos

Mercedes Pinto dijo...

Las últimas entregas tienen mucha consistencia, están dando mucho cuerpo a la obra. Con gran habilidad, se están revelando datos y respondiendo preguntas que el lector se hacía hace tiempo, sin sobresaltos, fluyendo por el texto. Los dos personajes principales nos están llevando de la mano hacia un final consecuente con el argumento. Todo empieza a tener sentido.
Me gusta este Jack y su relación con Sophie, y, naturalmente, me quedo con las ganas de saber qué significan esas tumbas que tienen los nombres de ellos "grabados"; quién encontrará y se quedará por fin con el botín; que pasará con Escobedo y la organización... Pronto lo sabremos.
Enhorabuena, todo vuestro esfuerzo empieza a dar resultados.
Saludos a todos.

Ana J. dijo...

Muchas gracias, Mercedes. Me alegro de que te haya gustado.
Creo que, efectivamente, estamos "rematando la faena" y nos encaminamos hacia un mismo lugar, cada uno con nuestra visión de la historia y nuestra forma de escribir, pero intentando mantener la coherencia.
Tu comentario supone un gran estímulo para mí.
Un abrazo fuerte

FranCo dijo...

Ana, de todo tu maravilloso capítulo, me quedo con la secuencia del ataque de asma de la cojita y de la solución de la “abuelita”, esos personajes que guardan la calma y que tienen tantos conocimientos.

Me quedo también con la visión de Sophie. Esa visión de lápidas, que lleva la historia a una interesante encrucijada de caminos y que las próximas plumas tendrán que elegir por el que seguir. Me gusta, introduce muchas posibilidades

También me gusta, esa sensación de persecución hacia Sophie desde todos los flancos, que parece que se mantiene durante los últimos capítulos. Ese corre, corre, que te pillan los malos.
Solo un pero: esa inclusión constate de temas musicales en la novela, que resulta imposible de seguir en una novela impresa. Ya comentamos en anteriores capítulos y coincidimos, que es un tema delicado. Yo que me considero que tengo alguna cultura musical, y aún así cada vez que se introduce un tema en un capítulo me pierdo, tengo que ir a buscarlo, pues o no lo conozco, no lo recuerdo, o no me gusta el estilo… Imagino que también de ocurrirá a otros lectores.

Me sorprende y me llena de satisfacción, que este puzzle de millones de piezas, pueda ser armado y que las piezas encajen. Pero no solo eso. Sino que la imagen que aparece tras ser armado, sea sorprendente y bella.

Lo vamos a conseguir. Gracias Ana por tu capítulo y a todos los que formamos esta locura.

Isolda dijo...

Ana, ¿entiendes ahora porqué decía que había que dejaros trabajar? Ahí tienes el resultado. Un capítulo magnífico, lleno de detalles, de objetivos cumplidos que llevarán a un final que por supuesto estoy segura de que será una gran sorpresa. Por fin una crisis asmática, muy bien traída. La visión del asesinato de sus padres y mil pequeñas cosas, que van redondeando esta novela. Me gusta tu forma de contarnos las cosas, con mimo y sin prisas.
La música de lujo, ya dije un día que hay libros editados con un CD; es una buenísima idea, que para eso hemos tenido a Flamenco buscando y subiendo temas. Amando, qué te puedo decir, que sé perfectamente a lo que te refieres cuando hablas de las tumbas y que nunca sabrás lo orgullosa que me siento de ser tu amiga. Flamenco también sabe algo..., lo que no sepa él!
Ana, enhorabuena! Me ha gustado muchísimo.
Seguiremos esperando el The end.

FranCo dijo...

Isolda, ¿Como que dejarnos trabajando?
¿Y ustedes? A Trabajar también. No se les ocurra dejarnos ahora solos. Sin su aporte nos faltaría el aire como a Sophie. Ustedes nos meten en la bañera con hielo cuandoe estamos bloqueados.

Referente a editar la novela con un Cd sería maravilloso. Pero es imposible. ¿Imaginan el coste de los derechos de semejantes temas musicales? Creo que ninguna productora discográfica podría emprender un proyecto de este tipo. Por dos motivos: uno económico y otro por coordinar y llegar a acuerdos con los diferentes propietarios de los derechos.
Este proyecto si que lo veo una utopía. No me comprometo. Ya me gustaría

Isolda dijo...

Pues no había caído en ese pequeño obstáculo... Tienes razón, va a ser imposible.
Pero sigo opinando que ya sólo podemos vigilar que no haya un error, las riendas son todas vuestras y vais por muy buen camino.
Un beso enorme como pare siete.

María dijo...

En lo referente a los temas musicales, que Ana principalmente, ha introducido en sus capítulos, una posible solución sería, como hace ella, citar lo que se escucha, y a continuación, copiar un par de versos de la letra, los más significativos.

Amando Carabias María dijo...

Es evidente que no se puede editar un cd con la novela, salvo que diera la casualidad de que un mismo artista hubiera versionado todos los temas y se pudiera poner de acuerdo con esa casa musical.
Por tanto, me parece que lo sensato es lo que dice María, e incluso, en algún caso, se puede incluir la traducción de la letra como notoa a pie de página.
Se dan suficientes referencias de tema y autor como para que quien esté interesado hoy en día lo pueda buscar.
Isolda, la suerte es mía por haberos conocido y contaros entre los amigos. Eso no es nada sencillo.

catherine dijo...

¡Qué contraste! entre el ambiente quieto, cariñoso y músical del dormitorio y el del callejón lleno de gritos y sangre donde la visión de Sophie la trae al pasado y la muerte de sus padres. El río de sangre la lleva pues al futuro con sus tumulos misteriosos y la palabra igual de misteriosa Gutter que hace pensar en la aparición de Bruce's mines que se quedaron un misterio durante largo tiempo. Que el mapa reaparezca en una visión psicodélico con sus letras de neón me gusta mucho también.
Son las manos de Jack en su nuca que provocan la visión, manos en el mismo lugar que la garra que la sujetaba en el callejón. El mapa es un nexo entre visión del pasado y visión del futuro.
Durante los cuidados de la crisis de asma vemos a un Jack "que temblaba con ella, respiraba con ella, vivía con ella" aún màs que al principio del capítulo. Esta frase enseña todo su cariño.
El móvil de Jack nos hacer volver a la dura realidad: todos persiguen a Sophie. Aprendimos que Jack y Sophie tienen el mismo objetivo, nuestro objetivo dice Jack.
Es un capítulo denso, contrastado y músical. En cuanto a las canciones comenté en La banda músical. De acuerdo con María e Amando: sólo la letra que tiene la mayor importancia debe figurar en la novela, traducida por supuesto.
Ana, enhorabuena, ¡ole, ole ole! no sé cómo decirte cuanto me gustó.
Muchos besos para todos, Marcos esperamos de tu parte la sorpresa habitual.

Ana J. dijo...

Uff, FranCo, me dejas sin aliento con ese calificativo para mi capítulo. Muchas gracias!!
Me alegro mucho de que te haya gustado el ataque de asma. Fue el segundo elemento que desbloqueó el capítulo que, como ya sabes, se negaba a nacer. El primero, como puedes imaginar, fue la voz de Annie Lennox, que había tenido en el fondo de la memoria y, de repente, se me plantó delante, justo un rato después de "hablar" contigo.
Llevas razón, el puzzle se va armando, pieza a pieza, autor a autor. Personalmente, me siento orgullosa de formar parte de él.
Respecto a lo de la música, yo te diría que no te preocupes. El incluirla es un extra para los que podemos leerlo en el blog. No creo que sea imprescindible escucharla o leer la letra, esos elementos son complementos, pero creo que el texto puede tener sentido por sí solo.
No obstante, creo que la soluciones que aportan María y Amando (GRACIAS, de nuevo, chicos), respectivamente, son perfectamente viables y enriquecerían lo escrito.
En cualquier caso, ¿cómo renunciar a compartir con vosotros lo que rondaba mi cabeza -y mi corazón- mientras imaginaba lo que sucedía en el interior de Sophie y de Jack?
Continúo...

Ana J. dijo...

Isolda, no sabes cuánto me alegra que aprecies el mimo con que intento tratar mis capítulos.
Para mí es básico querer a mis personajes, tanto buenos como malos, protagonistas o secundarios y, supongo, ese cariño sale a flote, incluso en los momentos más duros (y te aseguro que a veces escribo cosas muy duras).
Por otra parte, saber que lo que escribes va dirigido a personas como vosotros, que SÍ que mimáis a los escritores, es un grandísimo aliciente para dar lo mejor de ti.
Catherine, de nuevo, ¡qué buena disección has hecho del capítulo!
Sí, yo creo que Jack y Sophie tienen el mismo objetivo, seguramente por diferentes motivos, unos más desinteresados que otros. Y eso es otro nexo de unión entre ellos aunque, según yo lo veo, NO el más importante.
Tenía mis dudas en cuanto a cómo describir la visión de Sophie. Una nunca sabe cómo va a ser percibida. Con tu comentario (y los anteriores, claro), me quedo tranquila. Creía importante dejar constancia inequívoca de los poderes psíquicos de Sophie que, para mí, no han hecho más que destaparse.
Un montón de abrazos y besicos para todos

FranCo dijo...

Marcos, es cierto, yo también había realizado el ejercicio de buscar en FaceBook la cara de todos los personajes de la novela.
Algunos ganan y otros pierden. Pero está todos. Hasta el Sapo.

María dijo...

PARTICIPAR EN LA ESCRITURA DE UNA NOVELA.

Es curioso, como hablamos de Sophie, de Jack, de El Sapo, etc. como si fueran personas reales, amigos, familiares. Comentamos lo que les pasa, con la misma naturalidad, con la que yo os podría contar, por ejemplo, la última palabra que chapurrea mi nieta.
Que un escritor se mimetice con su personaje, parece lógico, pues es el que lo ha creado y lo tiene en su cabeza, se mete dentro de él.
Pero que un lector se implique tanto, hasta el punto de alegrarse o sufrir con sus vivencias, de tratar, incluso, de aconsejarles, cosa que yo personalmente, no hago ni con mis hijos, si estos no me lo piden, me resulta por lo menos desconcertante.
Y diréis, ¿Todo este rollo, para qué?. Pues para decir que esta experiencia, está siendo enriquecedora para mi, por dos cosas.
Primero, por estar participando en la creación de UNA NOVELA, nada menos.
Y segundo, por poder interactuar, con escritores maravillosos. Y aunque la aportación de los lectores, no sea todo lo buena que quisiéramos, al menos en mi caso, es todo un honor, poder hacerlo.
Es una pena que esto se acabe, ¿Qué os parecería, una nueva versión de "El Quijote", o de "Guerra y Paz", algo más larguico, que nos durara años?

Isolda dijo...

María, siento las mismas sensaciones que tú. ¡No sabes cómo te comprendo!
Muchos besicos de los tuyos.

Amando Carabias María dijo...

María, sólo decirte que estas palabras son emocionantes.
Añadiría, cada cosa tiene su propio tiempo, pero, por si acaso, no dejes de sintonizar este punto del dial.

Flamenco Rojo dijo...

Suscribo y me identifico totalmente con las palabras de María e Isolda.

Besotes y abrazotes

Flamenco Rojo dijo...

Siguiendo con el último comentario de Amando, yo diría que emitimos en la misma frecuencia...modulada, media, larga, que más da...en la misma.

Mercedes Pinto dijo...

Definitivamente, pasa algo raro. Fijaros que ahora veo 44 comentarios, y la última vez que vine, hace 10 minutos, había 12+1. Bueno, tal vez sea transitorio. De todas formas creo que lo que quería aportar al capítulo está más que expuesto en todos los comentarios.
Gracias Amando, por tu contestación, que he podido ver por correo, porque aquí no me aparece. De lo más raro todo esto.

Ana J. dijo...

Querida Mercedes: esto es de lo más paranormal. A juego con la novela.
Sí que es realmente especial lo que está sucediendo aquí, la forma en que interactuamos entre nosotros y CON los personajes. María, no has podido estar más acertada. Y, Amando, no has podido elegir mejor definición de lo que se mueve por aquí: sintonizar. Estamos en sintonía personajes, lectores, escritores.
Y es genial.
Muchos abrazos más

Dacil martin dijo...

Felicidades Ana, he disfrutado del capítulo y su música. Si bien como dices, puede publicarse la novela sin la música, tal vez en un futuro muy cercano, pues nunca se sabe, tengamos al fin un libro digital que estando cómodamente en nuestras manos nos permitará leer al tiempo que oigamos la banda sonora que acompaña al texto. Creo, por ello, que la intuición de poner música a los capítulos, la visión de futuro que parece plasmarse en su historia, son percepciones que no sólo acontecen a Sophie, sino también a nosotros, los autores. Parece como si nuestra inspiración estuviese dirigida desde unos hilos que nos mueve y nos conecta. ¿Serán culpables de esta maravillosa experiencia los fieles lectores? Tal vez, tal vez... alguna piedra está influyendo (por cierto Catherine, gracias por tu obsequio, ha sido muy emotivo para nosotros)

Siguiendo con este capítulo que, como ya han comentado, aporta con fluidez y maestría las respuestas a las muchas preguntas que se hace lector, destaco, entre otros aspectos, cómo Ana hace creíble el estado de trance que sufrió Sophie. Podemos imaginar la experiencia extrasensorial porque asemeja a la sensación de un recuerdo en el que nos vemos de repente ensimismados, pero, en este caso, un recuerdo lejano, profundo, escalofriante, hasta el punto de visualizar el terror, el terror que debió sentir Sophie.
Y por quedarme con lo que me ha impresionado aún más, elijo el indescriptible final del capítulo, pues si bien no sólo ha permitido barajar muchas enigmas para el verdadero final de la novela, ha aportado un toque pícaro e inteligente despistando al lector a creer el final de la novela, y cuánto más lejos de la realidad. Uno piensa al terminar de leer el capítulo en la muerte anunciada de Jack y Sophie, pero luego sigues pensando, y pensando, llega la noche, pasa el día, y todavía caben posibilidades para ese final variopinto. Ha sido divertidísimo, laberíntico.

Enhorabuena, besos para todos, y uno especial para ti, Ana.

FranCo dijo...

María, que bien describes el estado de ánimo que me inunda.
Me crees si te digo que no me veo sin esta aventura, sin estos amigos fieles, sin estos personajes, sin esta trama...
Esta tarde paseaba por un centro comercial y allí mi cabeza se marchaba hasta el mundo que se ha crecido en esta aventura de escritura de novela a 7 plumas y con la participación de los lectores. Y me niego a que termine. Volveremos a la carga.

Iniciaremos otra novela (no te quepa duda), con más experiencia, pero imagino que también que con menos frescura y menos inocencia. Nunca segundas partes fueron buenas. Pero lo intentaremos.
De momento tenemos que llevar hasta buen puerto este barco. No podemos dejarlo naufragar. Y seguir disfrutando de su travesía. No se me despisten . queda aún una buena travesía.

Marcos Alonso dijo...

Anoche creo que eran casi las dos cuando apagué el PC. A lo largo del día de ayer fuí ideando el nuevo capítulo 48, me costaba crear, que fluyeran las ideas, pero al final surgió algo, e incluso me gustó. Cuando me acosté creo que sonreía al imaginarme que podía ser ilusionante leerlo y compartirlo.

Por eso, ahora que leo los comentarios y veo la ilusión que despierta este proyecto en todos, no sé como explicarle que esta mañana cuando encendí el PC no había ni rastro del 48.

Un gran abrazo con lágrimas incluidas.

María dijo...

Tranquilo Marcos, que todavía te quedan unas horas para buscarlo, para reescribirlo o para salir pitando de España y sus islas, como esta noche no haya aparecido.

Amando Carabias María dijo...

Después del partido volveré. Y seguro que al poco aparecerá. Estoy casi seguro. Tu buena memoria es evidente.
Consejo que te habrán dado millones de veces. Cada poco si apretas las teclas ctrl y la correspondiente a la letra g queda grabado el texto. Si algo pasa a última hora, sólo perderás unas pocas frases...

Amando Carabias María dijo...

Por cierto el partido sólo lo voy a ver por cuestión literaria, ya que se juega en Escocia. No es en Edimburgo, pero bueno, quizá descubra algo interesante.
No penséis que lo hago porque me guste el fútbol o cosas por el estilo.... En absoluto, por diox.

Ana J. dijo...

Querida Dácil, no sabes cuánto me alegra que te haya gustado el capítulo y, en especial, que las visiones te hayan resultado creíbles. No olvido que tú has sido la que primero las has plasmado, de una forma u otra, con poemas o con recuerdos o incluso sueños. No me hubiera gustado escribir algo que desmereciera.
Muchas gracias por tus generosos comentarios y por todas las reflexiones que haces, no sólo acerca del desarrollo de la historia y su posible desenlace sino por esa visión de futuro que tienes que nos lleva a un formato digital que permita que sigamos disfrutando de estas pequeñas licencias musicales que nos damos.
Estoy totalmente de acuerdo contigo: fluye entre nosotros una inspiración muy peculiar, con conexiones sutiles entre todos los que estamos implicados en esta aventura, lectores, escritores y personajes (porque, sí, estoy segura de que los personajes están vivos y atienden a lo que les indicamos, María. Seguro)
FranCo, yo estoy segura (vuelvo a utilizar la palabra, pero es que es verdad) de que esta experiencia no va a terminar aquí. Y cuando volvamos a embarcarnos en otra historia no será una "segunda parte" sino algo muy vivo. Cierto que ya no será tan fresco, tan ingenuo como este pero puede ser igualmente o más gratificante.
Marcos, ¿a qué tecla le diste, corazón? Esa cabecita tuya...
Me temo que vas a tener que echar mano de la memoria y reescribir el capítulo porque, como dice María, vas a tener más perseguidores que Sophie si no nos regalas un capítulo tuyo más. Pero no te tomes esto como una presión adicional. Para nada... Escribe!
Amando, ¿qué partido? ¿Por qué se juega en Escocia?
Un abrazo muy grande, Dácil.
Un montón más para todos
Y otro especial para Marcos. No te agobies, ¿vale?

Marcos Alonso dijo...

No lo sé Ana, aunque sospecho que no le caigo bien al PC, o puede que una conjura tecládica, no lo sé. No obstante, a lo largo del día, después del lógico cabreo fueron volviendo las ideas poco a poco al redil.

Ana J. dijo...

Ay, que leí antes tu capítulo que este post y me quedé convencida de que no fue un problema tecládico sino que nos gastabas una broma.
Mea culpa, lo siento, he sido confundida por alguna bruja guanche de cara oculta por cuero y sus malas artes. Seguro.
Mis disculpas, master.
Un abrazo grandote

Inma Vinuesa dijo...

Siento haber desaparecido durante tantos días, he ido de viaje y NO TENIA INTERNET, no me lo podía creer.
He estado mordiéndome las uñas, tirándome de los pelos, desesperada.
Ya he regresado y me he topado con este magistral capítulo, Ana no se con que parte más de mi cuerpo aplaudirte, ha sido increíble, como ha resurgido la historia de amor convincente y nada empalagosa de nuestra pareja favorita, como sacas los poderes de visualización de Sophie, la intriga que nos pone en vilo desde que empezamos a leer, la casi muerte por asfixia, y el final, redobles de tambores, cornetas al viento, MARAVILLOSO.
Ha merecido la pena la espera, mi más sincera enhorabuena.

Ana J. dijo...

Muchísimas gracias, Inma.
Esto de ser tan dependientes de internet es terrible pero, ¿cómo, si no, podríamos estar tan en contacto? Lo malo es la ansiedad que genera cuando no contamos con él.
También andaba yo desesperada por que lo leyeras, puedes estar segura.
Y ahora estoy encantada, más que encantada, de ver que te ha gustado.
Muchas gracias, de veras.
Y un besazo grande

Ángeles Hernández dijo...

ANA:
La última en felicitarte por este capítulo que me ha emocionado, sobre todo por los destellos de amor que Jack, con ternura y delicadeza, mirando a su amada y no a sí mismo, ha manifestado de manera coherente y generosa.

También me ha entusiasmado la visión horripilante de Sophie, tan clara, tan precisa, que probablemene hasta ese momento tenía guardada en su subconsciente más profundo por ser tan dolorososa ( forcluída) y que sólo se manifestaba en ocasiones en forma de pesadilla.

Los datos geográfico-históricos impecables y la canción como anillo al dedo.
**************************

Para intentar buscar los "tres pies al gato" en un capítulo tan comentado, lo he diseccionado frase a frase y me da la impresión de que nos has dejado unas "miguitas de Pulgarcito" dispersas entre las manifestaciones de ternura, que me hacen ponerme un poco en guardia con respecto a Donaldson hijo: "inútil perder oportunidad para lograr nuestro objetivo", "si estaba en lo cierto la victoria sería suya y pasarían delante de todos sus competidores"....

Es verdad que no por estar enamorado uno tiene que volverte "idiota", pero, no sé, no sé...

+++++++++++++++++++++++++++++++++

"Eran nuestras tumbas". Sí que lo interpreté la primera vez como : vamos al suicidio los dos, pero algunos de los comentarios plantean otras posibilidades mucho más optimistas: Quevedeando, "polvo seré más polvo enamorado".

No arriesgo más, esto es una novela no un acertijo, aunque soy impaciente, tendré que esperar. Porque las tumbas "túmulos cubiertos de hierba muy verde.......calor terrible...", no las has puesto por casualidad, representan algo muy importante.

Muchas gracias por tu entrada, y de nuevo mi felicitación y un abrazo geminiano: Á

Ana J. dijo...

Querida Ángeles, no sabes cuánto me alegro de que te haya gustado.
Es cierto que tenía la esperanza de que sería así, por el mutuo afecto que le tenemos a Jack y Sohpie, pero siempre te queda esa especie de ansiedad que no se marcha hasta que te lo aseguran.
Para mí era importante poder reflejar esa ternura que Jack siente por ella, la delicadeza que tiene para dejarle espacio, su necesidad de sentirse querido y su dificultad para pedir ese cariño.
También era importante que Sophie o vaya descubriendo, incluso sin olvidar quién es Jack.
Esto me lleva a tus "tres pies de gato". Llevas razón, el amor no tiene por qué volverlo idiota pero es que, además, sería ilógico que dejara de perseguir su objetivo así como así. Lo cortés no quita lo valiente y yo no quiero un Jack blandengue, sensible y enamorado sí, pero con los arrestos de siempre para conseguir lo que quiere.
Lo de las tumbas... lo que daría yo por poder escribir el capítulo donde se desvele lo que encierra esa visión! Pero me temo que no me corresponde.
Me ha encantado tu cita de Quevedo. Muy significativa.
Un abrazo grande y doble, mi geminiana amiga.
Abrazos y besicos bien fuertes para el resto.

Anónimo de la Piedra dijo...

...gracias por tus palabras...