12 oct. 2010

Capítulo 48

El BMW se lanzó veloz por la carretera, cortando con precisión el aire frío de la mañana como un bisturí. La campiña poco a poco se descolgaba del paisaje a medida que el vehículo ascendía a las Tierras Altas. Entonces, el bosque, de un verdor intenso, lo llenó todo, como un silencio sepulcral inundado de sombras, en medio de una atmosfera pesada como una tumba, oscura y profunda, como si ocultara un secreto. La bruma no dejaba filtrar toda la luz, y la luz de los faros del automóvil parecían clavarse en sus carnes blancas. El paisaje dantesco inspiraba desolación, destrucción y muerte. Jack tenía un nudo en la garganta (...)

54 comentarios:

Flamenco Rojo dijo...

...And the winner today is Red Flamenqueichon.

Best Regards

Ana J. dijo...

No sé si matarte o darte un beso, Marcos!
Nos dejas con el corazón encogido y resulta que tenías el capítulo más que listo.
Bueno, creo que te dejaré vivo, por esta vez, todo sea por el alegrón que me he llevado al ver que ya está aquí el capítulo 48
Un besote

Ángeles Hernández dijo...

Enhorabuena Marcos, has logrado sobreponerte a la pérdida y, cual Ave Fenix, recomponer las cenizas para resurgir con este espléndido capítulo.

Me has pillado desprevenida mientras intentaba, ¡por fin! comentar el cap 47 que se me estaba quedando atrás. Aprovecho la suerte de estar aquí y ahora para ser, hoy, la segunda tras la roja entrada del flamenco rojo que ya elige ganador.

*******
Sapo, sapito, tenía que salir airoso. Esta bestia es bella y aunque no se case con ninguna de las dos beldades de la novela, nos da a los lectores dos magníficas noticias:
-Deborah era buena, buenísima. Recupera su imagen desgastada por las apariencias, descubiréndonos a la espía más espía de todos, la más sabia, la más oculta, la más arriesgada...
-Persis es ya uno menos, y serán aún muchísimos menos cuando consiga abrir la cajafuerte que contiene todo lo que hay que saber y que -creo yo- va a reunificar los caminos diversos, a veces divergentes, que hemos ido recorriendo en vuestros capítulos.

Además...Apuesto porque también va a ser él quien consiga que Sophie (con Jack) salga airosa y sana ( mental y fisicamente) de esta magna aventura que los hados le han destinado.

...Sigue....

Ángeles Hernández dijo...

....Sigue...

La intuitiva/visonaria/o lo que sea, ya sabe que la llamada que no cogió, tenía una información importante para ella. De alguna manera se ha de arreglar para conocerla.

****

Y los enamorados... Jack se reconstruye a sí mismo y no duda en arriesgarse porque ya no es la misma persona. Suena cursi pero "El amor lo ha equilibrado" y le ha hecho generoso, tanto que es capaz de jugarse la vida en un incierto viaje que nos deja a todos con el corazón en vilo.
**********

¡¡¡Los chicos por los que aposté!!!
La emoción me embarga, aunque ¿no estaré siendo demasiado optimista?.
Bueno, antes de cantar victoria esperaré, esperaré al final, con la ilusión de no no llevarme un chasco demasiado grande.

***********

Magnífico ejercicio de síntesis al explicar en tan pocas palabras el maremagnum alemano-argentino-suizo-hospitalario-purplestoniano-M15-etc-etc.

Repito felicidades y ahora atentos al resto de comentarios que seguramente van a ser jugosos y densos.

Un abrazo para ti solito Á.
-------------------------------

PS.-
Ana J. no he llegado a tiempo de comentar tu capitulazo. Tanto viajar, tanto conocer tienen su precio. Pero yo no cejo y a pesar de lo inusual, comentaré el 47 después del 48. Ya no queda nada nuevo por decir pero ¡caramba!, sería la primera vez que faltara a la cita y NO ESTOY DISPUESTA.
No te lo mereces. Un beso Á.

Marcos Alonso dijo...

Un saludo para tí también, Flamenco, y enhorabuena por ese color.

Marcos Alonso dijo...

De verdad que salió a última hora, lo que salió, que no fue mucho. Lo de la hora viene a cuento, puajo tengo que madrugar.

Bs

Ana J. dijo...

Qué capítulo tan impresionante, Marcos!
Me descubro ante ti!
Está muy bien escrito, con fluidez, interés y sentimiento. ¿Se puede pedir más?
Ese Sapo... qué bueno! Pero qué bien has retratado su dolor y su ira, qué buena esa muerte salvaje de Persis. Genial.
La explicación de todas las conexiones entre Deborah, el Servicio de Inteligencia Inglés (si no entiendo mal, en ese caso, Debora trabajaba para cuatro patrones!), los lobos suizos con Escobedo a la cabeza, Geosync, Donaldson y Purplestone es impresionante. Y te juro que me quita un gran peso de encima, al clarificar todo ese maremagnum de intriga internacional.
¿Y qué decirte de la huida de Sophie y Jack? ¿Y de cómo se dirigen a lo que suponen puede ser su final? Aún más impresionante.
Con todo este capítulo has logrado conmoverme, Marcos. No sabes cuánto te lo agradezco.
Un abrazo enorme para ti y otros tantos para el resto

Ana J. dijo...

Ángeles, me encanta verte por aquí, que te hemos echado de menos. Estos puentes... Ya nos contarás de tus viajes.
Como puedes imaginar, espero ansiosa tu comentario
Un besazo

Marcos Alonso dijo...

Gracias Ángeles, muchas gracias. Antes que nada decirte que me encantó tu post que escribiste en el blog de Mercedes Pinto y tus comentarios sobre este proyecto de 7Plumas. Por cierto, amigos, no se pierdan las fotos en la que podemos ver a las guapetonas y sexis Mercedes, Angeles e Isolda.
Es curioso, a propósito de tu comentario sobre estos personajes y como crecen ( en este caso Sapo, Jack y Deborah ) cómo la novela parece un mercado de valores donde los personajes nos defraudan o sorprenden positivamente. En este capítulo me dejo llevar por la inercia y el cariño que le hemos tomado a Sapo después de que Amando? lo dignificara de una manera inequívoca; Jack sigue el camino lógico sin la competencia de Carlos, incluso ahora nos preocupa su destino, no nos confiemos; en cuanto a Deborah hemos visto como tras su muerte también se dignifica, a este paso terminaremos beatificándola.

Un abrazo Á

Mercedes Pinto dijo...

Se sigue allanando el terreno para poder fluir sin sobresaltos hacia el inminente final. Por el camino se van recogiendo los personajes, recomponiéndolos y otorgándoles un pasado y un destino coherentes con su evolución en la trama (tarea nada fácil en esta obra, en la que presentan numerosas subtramas que hay que enlazar).
Intuíamos que Deborah era el nexo de unión de todos los personajes, la pieza que haría posible concluir el puzle, pero ha sido en este capítulo donde lo sabemos con certeza; donde se nos revela su conexión con todos. Para mi gusto, encuentro muy acertada la idea de “eliminarla”, antes de que, con su fuerte personalidad, se hiciera la protagonista del final y fagocitara a Sophie.
El enfrentamiento entre Persis y Sapo también se hacía necesario, y se ha resuelto dándole la victoria al “bueno”, a Sapo, ya que Persis había agotado su papel en la obra.
Sophie y Jack han emprendido un camino juntos, aunque no sabemos si huyen o buscan, pero parece claro que ya juntos hasta el final.
Por todo ello, creo que has cumplido tu difícil misión, Marcos, y el final, sea cual sea, ahora es más fácil de construir y está más cerca.
Me han quedado algunas dudas, pero volveré a repasar mis apuntes y muy posiblemente las resolveré. Pero reconozco que me perdí un poco en las tres primeras frases del diálogo:
Un chirriante sonido rompió el intenso silencio sin que Sophie hiciera nada por coger su móvil.
-¡Coge el puto móvil! ¡Cógelo de una puta vez, maldita sea! –Gritaba Sapo histérico y fuera de sí.
-No lo cojas, le dijo Jack sin más, mirándola de reojo.
Puede que esté equivocada, pero creo que da la sensación de que los tres, Sapo, Jack y Sophie, viajan en el mismo coche. Tal vez falle algo en la construcción, o sólo falte una leve aclaración.
Enhorabuena a todos, hoy especialmente a Marcos, vuestra obra es cada vez más coherente, viva y posible.
Siete abrazos.

Marcos Alonso dijo...

Gracias Ana.

En realidad este capítulo no deja de ser sino una parte de esa huída, ya iniciada en los capítulos anteriores, a la que se encamina el final de la novela. La novedad es que nos alejamos de Edimburgo para extrañarnos ante esa naturaleza hostil, amenazante y misteriosa que añade tensión e incertidumbre.

Me alegro que te guste Lo de la pelea de sapo y persis (me lo imaginaba, mira que nos gusta la sangre).

Ahora prima la jugada de estrategia, me refiero sentar las bases del desenlace, por tanto los caminos se cierran y apunta a una única dirección, a no ser que nos llevemos una gran sorpresa.

Un abrazo

Marcos Alonso dijo...

Gracias Mercedes, coincido con todo lo que señalas. En el caso de Deborah sería un desastre para Sophie que además de bella e inteligente fuese buena, a no ser, como le ocurre a los buenos, que muera pronto como en este caso. A pesar de mis preferencias por Deborah, es cierto que se hubiese convertido en un personaje demasiado perfecto para darle el realismo necesario a la novela, además de barrer del mapa a nuestra cojita.

La venganza aparece en forma de Sapo, resarciendo a Deborah. Al igual que Jack son los abanderados de la generosidad, la amistad y el amor por los demás, como si fuese el pago a su reconversión y el inicio de una nueva vida con otros valores.

Efectivamente dudé en el diálogo sobre el móvil, una corrección a tener en cuenta. Creo que pensé en una imagen cinematográfica superpuesta con los dos escenarios que ve el lector pero no sus protagonistas.

Gracias Mercedes, un abrazo.

catherine dijo...

Lo sabía, lo decía, esperaba una sorpresa de parte de Marcos. Tengo tres.
La 1ª es la hora de publicación (congratulations, Red Flamingo).
La 2ª es que Sapo logre escapar a la muerte, escapar a Purplestone lo que nos da esperanzas que otros personajes amenazados survivan también.
La 3ª es que Deborah haya logrado tantos resultados cuando se decía que era una detectiva de poco valor esa espiona triple? cuadruplo? que servía sobre todo a su patria en el MI5 (God save the Queen). Ya sabíamos que su cajafuerte contenía muchos secretos. Tendrá el papel que asignaba yo al Profesor Smith antes de saber que era muy malo.
Me encantan las intringas argentinoalemanes. ¡Cuidado! Ahora serán el Vaticano y Suiza que os buscarán las cosquillas.
Me encanta sobre todo el ambiente del capítulo tanto él del callejón donde Sapo puede hacer uso de su rabia sobre un Persis fascinado por la boca que le va echar el escupitajo fatal como él de los Highlands en la niebla o debajo un cielo cargado de amenazas, amenazas menores que las de verdad que pesan sobre los tórtolos.
¡ole, ole, ole! para tí Marcos.
Muchos besos a todas las Plumas y a los comentaristas SINTONIZADOS(¡qué idea tan buena esta palabra para definir como fonciona la creación de la novela).

María dijo...

Por Dios, me despisto un rato, y aparece el capítulo y miles de comentarios.

Después de leer este capítulo trepidante, estoy agotada, que barbaridad, que cantidad de información, de explicaciones, todas ellas necesarias, pero muy complejas.

Al final ¿Queda alguien, en algún sitio, para el que no trabajase Déborah?.

Y el bueno de Sapo, con su "arma de destrucción masiva", el escupitajo, logra noquear a Persis y deshacerse de el. Bien por Sapo, ha vengado a su querida Déborah.

Mientra a bordo de un BMW, la pareja de enamorados, corren y se pierden entre la niebla, en busca de su destino.

Qué pasará... Felicidades Marcos.

Amando Carabias María dijo...

Sabía yo que aquí estaría después del partido...
¿Pero no estabas en Glasgow animando a David Silva, ese canario que juega tan bien al fútbol? He creído verte entre los hinchas. (España jugaba contra Escocia en partido de la fase para la próxima Eurocopa y ha vencido 2-3. Lo digo a título informativo).

Marcos, mi más cordial enhorabuena.
A veces la televisión sirve para algunas cosas, la verdad. Es curioso donde andaba el enlace, ¿verdad?
Sobre el comienzo del capítulo, más en concreto esa conversación de móvil, podría ser necesaria una mínima aclaración, pero a lo mejor tampoco. Quiero decir que el lector sabe que Sapo está buscando a Sophie, justo un par de capítulos atrás, y que Sophie está con Jack.
Intuyo que la caja fuerte de Deborah está llena de muchos datos, pero su cuenta corriente tiene que estar bien nutrida, nada menos que trabaja para cuatro. Y en realidad trabaja para el MI5, perdón, trabajaba...
Creo que el Teniente Scout pronto recibirá alguna orden de muy arriba para que se ponga pronto manos a la obra. Me parece que Purplestone ha medido muy mal sus fuerzas.

El último párrafo, habla de un gran poeta, Marcos.

"La piel se volvía muralla acosada por el gélido aire que azotaba los rostros (...)", me parece genial.

Amando Carabias María dijo...

Por cierto, se me olvidaba. Lo de Sapo con Persis me encantado y me ha hecho reír. Aunque por otra parte hemos descubierto, o hemos ahondado en lo que se empezaba a intuir capítulos atrás, este hombre es fiel y es capaz de morir por alguien, pero matando. En esta ocasión se ha librado.
Son piezas menores en el tablero de ajedrez, pero no sé yo si Purplestone podrá perdonar a un traidor. No olvidemos que Sapo, trabajaba para Sophie por encargo de la Piedra Púrpura.

Ángeles Hernández dijo...

OPINIÓN SOBRE LA ESCENA DEL TELÉFONO DE SAPO Y LAS RESPUESTAS DE JACK Y SOPHIE (personal, por supuesto).

No me ha cabido duda de quién llamaba y dónde, cuando he leído la escena por primera vez; es más me ha gustado el juego de superposición de conversaciones, mezcladas con los presagios de Sophie adivinando la muerte de Deborah al oír el "chirriante sonido"( no hizo falta que lo hiciera, sus lágrimas....)y el paso
, sin solución de continuidad, al inicio de la pelea con Persis coincidiendo con el cabreo de Sapo porque no le cogían el "puto móvil".

Personalmente( insisto, a mí) me parece muy literario este cambio insensible de escenario, aprovechando el móvil (los móviles -el que llama y el que no responde-) como objeto de transición.

Releído con calma y buscando las posibles dudas que podría producir , me ha gustado más.

Yo lo dejaría así. Quizás, durante unos instantes, la respuesta de Jack pueda inducir a confusión al lector, pero leyendo sólo una frase más, creo que no es difícil apreciar que se trata de dos lugares diferentes.

También se enlazan en esta escena los lamentos en silencio de Sophie por la pérdida de quien le hacía reír, con la explicación de su verdadero papel que más tarde Sapo nos va a revelar.

Más abrazos, ahora a todas y todos.
+++++++++++++++++++++++++

Otra frase (hay muchas) : "La campiña poco a poco se descolgaba del paisaje a medida que el vehículo ascendía a las Tierras Altas ".

Amando Carabias María dijo...

Tienes toda la razón Ángeles.
Además la propia dinámica del texto de novela negra y con ciertas partes de acción, y ésta en concreto lo tiene, ayuda a optar por esta decisión. Creo.
Sobre las frases líricas, también tienes razón. Para empezar y justo antes de la que destacas, me ha encantado lo del bistuí, o lo de la atmósfera pesada como una tumba, etcétera.

Ángeles Hernández dijo...

Amando:
De acuerdo con lo del bisturí, no lo señalé porque quedaba una frase muy larga y por dudar de que pudiera haber en mi apreciación algo de "desviación profesional".

Este Marcos...¡Qué peazo escritor!

Anabel dijo...

Estupendo, Marcos. Vas atando cabos y librando entuertos como un verdadero Quijote.

Me das el relevo con las cosas más claras aunque creo que para mi corto entendimiento todavía no lo suficiente.

Ese Sapo cada capítulo me parece más guapo. Se está convirtiendo en una pieza clave en la novela, sin duda.

Jack, casi lo tenemos redimido, Dios qué hombre y Sophie autosorprendiéndose de sus propios poderes.

Enhorabuena, Marcos, eres un auténtico escritor.

Saludos.

Isolda dijo...

Demasiado para mí, estoy agotada, como María.
Mañana lo volveré a leer, que a esta horas, no soy persona.
Un beso Marcos.

Inma Vinuesa dijo...

No me queda otra que rendirme a vuestros pies, vaya dos pedazos de capítulos habéis escrito Ana y tú, Marcos.
Ya le escribí a Ana la causa de mi desaparición, acabo de llegar de viaje y me encuentro con estas dos joyas de capítulos.
No sé, parecía que el final se estaba poniendo difícil de construir y estáis escribiendo con una soltura y una maestría que hace temblar de gusto.
Me encanta la imagen de ese Sapo vengador de la muerte de su jefa, está tan bien escrita que podía oir las risas de Persis, oler el hedor del escupitajo, sentir el odio de las patadas una detrás de la otra y ver salpicar la sangre de ese infame asesino muriendo con las botas puestas de Sapo.
Magnífico, igual que el final donde nos dejas sobrecogido con ese viaje que no sabemos que deparará. Creo que está tan bien que hasta pensé al terminarlo de leer que podría, perfectamente ser el final de la novela, aunque al leer los comentarios se nota que todos queremos más.
Enhorabuena Marcos sorprendente.
Un abrazo a todos, que gusto volver a estar con ustedes.

Mercedes Pinto dijo...

Vale, me rindo, sois mayoría, perdón; pero no podéis negarme que si suena el móvil de Sophie y a renglón seguido, sin ser advertidos del lugar desde el que llama, o al menos queda muy atrás en el texto, Sapo dice "coge el puto móvil" y seguidamente Jack le dice "No lo cojas", puede dar la sensación de que están los tres en el coche. Máxime cuando hemos pasado de una escena en la que la protagonista acababa de pasar un duro trance a otra en la que ya están en el coche.
De cualquier manera, lleváis razón, si la mayoría lo ha entendido con claridad, el problema es mío, además, es un detalle de poca importancia y, como muy bien apuntáis, siguiendo el texto todo queda aclarado.
A este paso me vais a tomar manía.
Saludos de nuevo.

María dijo...

Mercedes, yo la primera vez que lo leí, pensé como tu, es más, me sorprendió la "palabrota" pues pensaba que venía de Jack. Luego te das cuenta que no, pero en un principio si da esa impresión.

FranCo dijo...

Huelo y olfateo y este capítulo me huele a FINAL.
Persys al otro mundo. Deborah desenmascarada. Sapo perdido como perro abandonado. Escobedo destronado y posicionado. Sophie y Jack de viaje a una isla en busca del sosiego. Creo que si intentamos aclarar más, corremos el riesgo de oscurecer.

Marcos tu capítulo ha sido valiente. Felicidades. Me ha gustado ese enfrentamiento entre Sapo y Persis, esa provocación y que cuando esperamos que Sapo pase a mejor vida se salva “in extremis”, saliendo la mala mal parada.

Al debate creado, sobre la posible confusión de los diferentes escenarios cuando suena el móvil, particularmente lo entendí, no exento de una relectura. Pero creo que se entiende.

Me desconcierta este pedazo del texto: “Y cuando quiso darse cuenta, el charco de sangre empapaba sus zapatos y parte de aquel callejón. Le costó calmarse, cuando lo hizo se subió al coche y desde allí, tras un escupitajo se despidió de todo y desapareció para siempre” Me hace pensar que es Sapo quien desaparece, pero en el siguiente párrafo se vuelve a hablar de él. Lo que me hace pensar que te referías a Persis.

¿Me pregunto por dónde tendremos que tirar el resto de las Plumas? ¿Qué tenemos que aclarar? ¿No será forzar mucho la máquina? Este final me parece idóneo. Un final abierto. Que se sigan peleando la empresa Púrpura, con los rojos, los azules y ese conglomerado de nacionalidades: Suizos, escoceses, argentinos, nazis, ingleses… LA VIDA MISMA. La ambición y la corruptela nunca terminará.

Marcos Alonso dijo...

Menos mal que esto es Internet y, de momento, no hay cámaras por aquí que capten la cara que se me ha puesto con tantos elogios, no sabría donde esconderme. Creo que si nos volvemos mimosos y caprichosos, ustedes (especialmente nuestros amigos y amigas comentaristas) tendrán la culpa de ello por consentirnos tanto. Reconozco que se agradece mucho porque da un gustirrín, sobre todo eso de que te llamen escritor, que me permito creérmelo, al menos durante un ratito. Sinceramente, ese buen rollo, esa sintonía (como bien han dicho aquí)esas críticas constructivas y concienzudas, que te hacen reflexionar y vibrar es lo que te llena y motiva. No se puede disfrutar mejor...bueno... literariamente hablando.

Me he leído todos los comentarios, pero ahora no me da tiempo de responderles como se merecen, ya que tengo que volver al insti, pero amenazo con volvery ser implacable.

Gracias a todos, besos y abrazos a discreción. En realidad, en vez de haber escrito todo este rollo, debería haber bajado una foto de la cara tan sonriente que se me ha puesto (ni la de sapo resulta tan llamativa).

Flamenco Rojo dijo...

Creo que alguien lo ha dicho ya antes...pero no recuerdo quien...Este capítulo, con algún toque, podía haber sido el final de la novela...Marcos, ¿Te habrá jugado una mala pasada el subconsciente?

Besos y abrazos.

Ángeles Hernández dijo...

Ay Flamenco, no nos des pistas que yo prefiero mantener la inocencia...

Mercedes Pinto dijo...

Gracias María, me consuela saber que no he sido la única en confundirme. A mí me pasó lo mismo, fue la palabrota de Sapo la que me desorientó un poco. Pero es verdad, luego sigues leyendo y todo queda claro.

Marcos Alonso dijo...

Gracias Catherine por tu comentario. Respecto a sapo, creo que ahora nos damos cuenta,que pena que sea al final, su valor como personaje secundario que atrae y sirve de contrapunto a otros personajes más serios e idealizados. Sapo, en cambio,le da ese toque simpático, casi un asesino de peluche.

Uf, que lío estos suizogermanoargentinoescoceses, creo que en este aspecto Carlos escobedo no es ese lobo solitario que pensábamos, más bien es un lider adelantado de la manada, osea que le hemos dado al boton de... recalculando.

Ciertamente mezclo muchas datos reales, probables e inventados. La relación germanoargentina es sabída, también la relación del gobierno peronista es más que probable ( tengo que decir que seguí la pista que nos había dado Amando sobre Perón y la Alemania nazi ); respecto a los lobos suizos me basé en los lobos grises del postcomunismo, jóvenes sin escrúpulos y sin ideales que persiguen enriquecerse rápidamente.

Un abrazo

Marcos Alonso dijo...

Gracias Catherine por tu comentario. Respecto a sapo, creo que ahora nos damos cuenta,que pena que sea al final, su valor como personaje secundario que atrae y sirve de contrapunto a otros personajes más serios e idealizados. Sapo, en cambio,le da ese toque simpático, casi un asesino de peluche.

Uf, que lío estos suizogermanoargentinoescoceses, creo que en este aspecto Carlos escobedo no es ese lobo solitario que pensábamos, más bien es un lider adelantado de la manada, osea que le hemos dado al boton de... recalculando.

Ciertamente mezclo muchas datos reales, probables e inventados. La relación germanoargentina es sabída, también la relación del gobierno peronista es más que probable ( tengo que decir que seguí la pista que nos había dado Amando sobre Perón y la Alemania nazi ); respecto a los lobos suizos me basé en los lobos grises del postcomunismo, jóvenes sin escrúpulos y sin ideales que persiguen enriquecerse rápidamente.

Un abrazo

FranCo dijo...

Me he dado cuenta que, esto de Internet , en ocasiones no respeta ni al moderador. Había escrito un largo comentario a tu capítulo Marcos y no aparece. O por lo menos no lo veo publicado. Si creo que Anabel había ya respondido.
Decía, si mal no recuerdo, que este capítulo me huele a FINAL, olfateo y me llega un aroma a The End.

Liquidada Persis, Sapo abandonado y perdido como un perrito vagabundo como en sus orígenes, Deborah desenmascarada, Escobedo aclarado al bando que pertenece, abatido y desencantado, Sophie y Jack de camino a una isla en busca del sosiego y huyendo del peligro. La ambición y la corruptela (el mal) persiguiendo el dinero como siempre (Suizos, Nazis, Escoceses, Argentinos, japoneses…) me pregunto que le queda a las siguientes Plumas por escribir. Me parece que si intentamos aclarar vamos a oscurecer. ¿Es éste el FINAL?

También te comentaba Marcos, que tu capítulo ha sido valiente. Que me ha encantado la escena de Sapo y Persis. La mala fue a por lana y salió esquilada, cuando los lectores ya redactábamos la esquela de Sapo.

Referente a la escena de cuando suena el móvil, en un principio me ha descolocado, pero tras una relectura, he entendido que el autor se refería a dos escenarios diferentes.

Estimado Sr. Marcos Alonso, no me queda otra que felicitarle por su capítulo. Espero que este comentario no se borre.

Dacil martin dijo...

Después del gran capítulo y la cantidad de interesantes comentarios, no quiero dejar pasar más tiempo sin felicitarte, Marcos. Me ha gustado mucho. Como dice Amando, son para regocijarse las pinceladas poeticas con las que describes el escenario espeso-gélido de la huída de Jack y Sophie, así como el beso en su frente, la muerte de Persis... Mientras lo leía estuve en un vilo continuo, no sabía que podría ocurrir de una escena a otra. Has sabido jugar de tal modo con la intriga que ha resultado difícil prevenir nada. Déborah está teniendo una generosa despedida, qué menos para este personaje. Y la ira de Sapo, la burla de Persis, la intuición de Sophie vagando, flotando en el capítulo y dejando abierto el misterio.
Enhorabuena, excelente capítulo. La novela crece, y da vértigo. ¿A dónde vamos, saben acaso? No, no lo sabremos hasta que el último turno se publique. Ahora, le toca a Anabel, y la historia sigue.

Abrazos

Ana J. dijo...

Marcos, por si no te lo he dicho antes: ¡menudo trabajo el que has hecho con la trama histórica!!
Alucinante. Una auténtica pasada.
Besos

Dacil martin dijo...

¡Eso, eso! La trama histórica ha sido rematada de forma espléndida cobrando todo un sentido. Has facilitado el camino a seguir de forma inteligente e interesante. Se nota la mano de un historiador.

Saludos

María dijo...

He leído y releído, este capítulo, un montón de veces, y dejando aun lado todas sus virtudes, que son muchas, hay cosas que no termino de entender.

Sapo y la caja fuerte de Déborah, él sabe que es una bomba de relojería, pero, ¿Tan estrecha relación tenían, como para saber su contenido?.
Se dice que en realidad Déborah, para quien trabajaba, era para la Inteligencia Británica. ¿Para qué?, ¿Para que pensemos, que no era tan malvada, a pesar de vender información a unos y a otros, y sacar unos suculentos beneficios de todos?
¿Corre más peligro Sophie, si la caja fuerte cae en manos de la policía, que si cae en las manos de Carlos Escobedo, Thomas Donaldson, Purplestone?
Y Sapo, que es capaz de matar a un tío a patadas, aunque sea en defensa propia, ¿No es capaz de reventar una caja fuerte y destruir los documentos, si tan peligrosos son?.

Si Jack, definitivamente se alinea, en el bando de Sophie, El Sapo, contándonos su triste pasado, trata de justificar sus actos y encima nos cuenta que Déborah, no era mala, sino una patriota, ¿Qué nos queda? Carlos Escobedo, el único que sigue fiel a sus principios, aunque estos sean de dudosa moralidad.

No se, pero tengo la impresión, que en vuestro afán de atar cabos, cerrar puertas, etc., se están descafeinando los personajes principales.

Bueno es mi opinión muy personal y tal vez muy equivocada.

FranCo dijo...

María, he realizado dos veces un comentario en referencia a lo que apuntas: "No se, pero tengo la impresión, que en vuestro afán de atar cabos, cerrar puertas, etc., se están descafeinando los personajes principales.", pero en ambas ocasiones se ha borrado su publicación.

Pudiera ser cierto lo que dices.

Gracias por el apunte.

Marcos Alonso dijo...

Gracias María por tu comentario. Respecto a Deborah hay que ser justo y reconocer que tanto trabajo para tantos a la vez merecía darle un descanso. Lo que apuntas al final es muy importante ¿se están descafeinadondo los protagonistas con tanto redimirlos? Esto efectivamente resulta algo preocupante, aunque aún tenemos que destapar a algunos personajes y descubrir su responsabilidad en los hechos. El secreto de sumario nos esconde el papel exacto de Carlos, Thomas ... ëste último puede que no esconda algo y tenga que vérselas con su hijo, también nos queda Mr Smith y descubrir lo que pasó realmente con los padres de sophie, además, claro está de los hombres de Purplestone, incluido el abuelo paterno de Sophie.

Ah!, aún estamos a tiempo de hacer regresar a Sapo y que reviente la Caja fuerte de un escupitajo.

Un abrazo

FranCo dijo...

Marcos, estoy agotado de tratar de comentar tu capítulo. No aparecen mis felicitaciones. No me respeta internet o las malas manos. Me niego a otro desaste.

Marcos Alonso dijo...

Amando, acabo de responderte y ha desaparecido el comentario!! grrr

Bueno, básicamente te daba las gracias por tu comentario y haberme ayudado ´tanto a darme ideas (Perón y los alemanes) como por la corrección del texto (En este sentido también lo hago extensivo a Ángeles y otros amigos que me han ayudado en otras ocasiones, la verdad que es todo un lujo).

Con respecto a la caja fuerte , ésta puede ser una oportunidad para que el teniente Scout se luzca y más en estas tierras de grandes investigadores y policías.

Un abrazo

Marcos Alonso dijo...

Gracias Anabel, ya nos queda menos, ánimo con tu capítulo. Ahora que estamos llegando al final es cuestión de ir frenando y no liar más. Un abrazo

Marcos Alonso dijo...

Franco no te preocupes ya he visto tus comentarios, si me han llegado al correo. Si quieres los copio y los bajo, ahora te respondo.

Marcos Alonso dijo...

Comentario de Franco que me llegó al correo pero no aquí:

Huelo y olfateo y este capítulo me huele a FINAL.
Persys al otro mundo. Deborah desenmascarada. Sapo perdido como perro abandonado. Escobedo destronado y posicionado. Sophie y Jack de viaje a una isla en busca del sosiego. Creo que si intentamos aclarar más, corremos el riesgo de oscurecer.

Marcos tu capítulo ha sido valiente. Felicidades. Me ha gustado ese enfrentamiento entre Sapo y Persis, esa provocación y que cuando esperamos que Sapo pase a mejor vida se salva “in extremis”, saliendo la mala mal parada.

Al debate creado, sobre la posible confusión de los diferentes escenarios cuando suena el móvil, particularmente lo entendí, no exento de una relectura. Pero creo que se entiende.

Me desconcierta este pedazo del texto: “Y cuando quiso darse cuenta, el charco de sangre empapaba sus zapatos y parte de aquel callejón. Le costó calmarse, cuando lo hizo se subió al coche y desde allí, tras un escupitajo se despidió de todo y desapareció para siempre” Me hace pensar que es Sapo quien desaparece, pero en el siguiente párrafo se vuelve a hablar de él. Lo que me hace pensar que te referías a Persis.

¿Me pregunto por dónde tendremos que tirar el resto de las Plumas? ¿Qué tenemos que aclarar? ¿No será forzar mucho la máquina? Este final me parece idóneo. Un final abierto. Que se sigan peleando la empresa Púrpura, con los rojos, los azules y ese conglomerado de nacionalidades: Suizos, escoceses, argentinos, nazis, ingleses… LA VIDA MISMA. La ambición y la corruptela nunca terminará.

Marcos Alonso dijo...

Gracias FranCo. Tienes razón respecto a la despedida de Sapo, ciertamente parece confuso, realmente sí me refería a Sapo. Otra necesaria corrección.

Un abrazo

Marcos Alonso dijo...

Gracias, Isolda, por tu comentario.

Marcos Alonso dijo...

Muchas gracias Inma por tus palabras. Este Sapo sabe saltar, tiene luz propia, que pena no haber sacado más partido de él.

Creo que el final está cerca, merece la pena recorrer los últimos pasos, los lectores lo piden a gritos.

Un abrazo.

Marcos Alonso dijo...

Flamenco, creo que la historia aún le queda juego, de hecho sospecho que algunos protagonistas nos llevaran muy muy lejos.
Gracias, un abrazo rojo.

Marcos Alonso dijo...

Gracias, Dácil, por tu comentario. Me sorprende (siempre) tu modo de ver las cosas. Te quedas con detalles que a otros nos pasa desarpercibidos, que bueno es tener tanta sensibilidad.

Un abrazo.

Marcos Alonso dijo...

Ana, como antes comentaba, la trama histórica en parte está basada en ideas que me dio Amando, a raiz de un documental que vio.

Amando Carabias María dijo...

Marcos, respecto de tu respuesta a Anabel, sólo un matiz. Te recuerdo que ella no viajó en la furgona purple, y no comprende con precisión lo que significa ir frenando y no escuchar la famosa palabra que debería ser pórtico de la RALA: RECALCULANDO.
Sin más....

Amando Carabias María dijo...

Por cierto, y a la vista de tantos problemas como está dando internet a algunos comentarios os cuento algo.
Cuando el comentario es largo, a veces sale una especie de insulto bárbaro en la pantalla, como si un general cabreado se dirigiera a un soldado haragán.
No le hagáis caso. No intentéis volver atrás o refrescar. Pasando.
Volved a entrar en 7 plumas. Es probable que el comentario esté.
Tampoco es mala idea, antes de dar a publicar copiar lo escrito, por si acaso.
Por lo que se ha dicho los problemas los tienen Mercedes, Francisco y a veces Ángeles. No sé por qué me da que tiene que ver más que con la extensión, con el tiempo que se ha tardado en escribir en esta ventanita.
Otra sugerencia es que si el comentario ya se prevé largo se escriba en word y luego se copie. Por si acaso.

Mercedes Pinto dijo...

Veo que hoy os habéis tomado el día de descanso, me parece muy bien, os esperan días duros escribiendo y debatiendo el desenlace. Yo he aprovechado para fisgonear un poco y ponerme al día con algunos comentarios.
Feliz fin de semana a todos.

María dijo...

En el blog se ha hecho el silencio más absoluto, pero se oye la maquinaria de vuestras cabezas, trabajando a pleno rendimiento.

Ana J. dijo...

De vuelta a casa y esperando el capítulo de Anabel (un besito, Anabel).
Espero, María, que no se nos descafeinen los personajes que quedan, aunque yo a Sapo no lo veo descafeinado en absoluto, sino un tipo que de ser un asqueroso comparsa ha demostrado tener un background y unos arrestos importantes. Eso no lo hace ni bueno ni malo, bajo mi punto de vista.
Pero sí que hay que tener cuidado en NO "blandificar" a los que aún quedan con vida (recordemos que en dos capítulos vuelve Inma y esto puede ser una masacre).
El tema de la caja fuerte a mí también me sigue dando quebraderos de cabeza. Sólo confío en que para cuando me vuelva a tocar esté ya reventada y con su contenido a aire o perdido para siempre.
También podemos hundirla en el fondo de Scapa Flow.
Pero lo que de verdad estoy esperando es una confrontación antológica entre los Donaldson entre sí y con Escobedo.
Pero, quién sabe...
Besos a todos y un abrazo especial a Anabel, que estará en capilla