3 nov. 2010

Capítulo 54

Una pareja de enamorados dispuestos a pagar bien por una visita a las costas de las innumerables islas que componían el archipiélago de las Orcadas tenía fácil conseguir un barco que los llevara desde Scrabster a Scapa Flow.
(...)

46 comentarios:

María dijo...

Ana, por motivos que no hacen al caso, ahora no tengo tiempo de hacer comentarios, sólo he leído la mitad, pero lo que llevo leído es fantástico, los dejo dentro del helicoptero volando hacia Las Orcadas, luego seguiré. Besicos.

Mercedes Pinto dijo...

Sólo puedo decir que estoy impresionada. Para mí, la trama de la historia tiene todo el sentido, y, si han quedado cabos sueltos en la subtrama, ni los recuerdo. Es un capítulo magistral, para el que, no me cabe duda, la autora ha tenido que preparase concienzudamente. Es claro, Ana, que cuando comenzaste la entrega tenías en tu mente todos los datos importantes del argumento y que habías elaborado una recta final basada en el estudio de todo lo escrito y tu gran imaginación. Consciente de lo crucial de este capítulo, sólo te has recreado en un par de escenas, lo suficiente para que el lector pueda ilustrar lugares y momentos, y te has puesto a la tarea sin dilación, con gran habilidad. Has recogido todos los testigos que te han entregado tus compañeros en sus últimos textos con responsabilidad, sabiendo que de ti dependía que las piezas encajaran.
A las 6.45 dela mañana, con un café humeante a la derecha de mi ordenador, me puse a leer la entrega 54. Cuando comprobé su extensión, pensé que necesitaría de gran concentración para asimilarlo; pero no, he fluido por el texto sin cansancio y digiriendo cada frase como si de un buen caldo se tratara. No sé si habrá otra ronda, pero, bajo mi punto de vista, ya no es necesario, el desenlace de la trama está servido, y creo que Marcos tiene en sus manos un final coherente y lucido.
No voy a comentar escenas concretas, ni la situación actual del relato, la posición de las piezas en esta complicada partida de ajedrez no podría ser mejor. Me quito el sombrero ante tu proeza, Ana; bajo mi punto de vista, has demostrado tener la intuición y la imaginación de una escritora.
Mi más sincera enhorabuena a los siete, y especialmente a ti, Ana J.

Amando Carabias María dijo...

Pues no será el primer comentario, pero ya me lo he leído entero.
Un momento...: me pongo de pie un rato para aplaudir y gritar bravo unas cuantas veces...
¿Quién dijo que la novela estaba acabada al final del capítulo pasado...? ¿Veis cuántas cosas quedaban por hacer?
Ana has leído mi pensamiento, pero has sabido llevar hasta el final el argumento tan complejo que nos traímos entre manos y das un paso, mejor dicho, una vuelta de tuerca que me parece siniestra, aunque, por desgracia perfectamente plausible. Te has atrevido, nada menos, que ha desvelar quién es Purplestone.
Recuerdo ahora (no sé si está permitido desvelar esto) que ya en Zaragoza hablamos de una posibilidad de pacto entre las partes, y algo se sugirió en el capítulo 52, pero has desbordado con maestría lo que se me había ocurrido.
Nos das una buena clase sencilla y amena sobre las Orcadas y su importancia geoestratégica a lo largo de la historia, desde el Pleistoceno nada menos. Profundizas en el amor de Jack y Sophie...
Con una técnica irreprochable en el ámbito de la novela de acción y de misterio, construyes una magnífica escena en El Viejo Diván.
Es magistral el encuentro de todos los personajes (los que quedan vivos, al menos) en ese lugar secreto. También me impresiona cómo has logrado centrar (al fin) la cuestion de los metales y de la empresa de Jack. (Hay que reconocer que hace tiempo que se quieren ir a Osaka)... Y lo más inquietante, se cumple la visión de Sophie. Ya están en la tumba.
Yo creí que esa visión se iba a solucionar de otro modo, pero de todos modos, aún nos queda el último capítulo y veremos si escapan o estamos asistiendo a un entierro en vida
Ya lo dejo. Sé que quedan más cabos por atar y comentar, pero que los demás vayan hablando.

Ana, además de la enhorabuena, te doy las gracias por este esfuerzo tan generoso que has realizado. Y esto quiero resaltarlo de modo muy, pero que muy especial
Un gran beso.

Flamenco Rojo dijo...

¡Qué barbaridad! ¡Esto es un capítulo! ¡Qué generosidad!

Mercedes Pinto dijo...

¿Dónde está mi comentario?
Pero... si...

Mercedes Pinto dijo...

Sólo puedo decir que estoy impresionada. Para mí, la trama de la historia tiene todo el sentido, y, si han quedado cabos sueltos en la subtrama, ni los recuerdo. Es un capítulo magistral, para el que, no me cabe duda, la autora ha tenido que preparase concienzudamente. Es claro, Ana, que cuando comenzaste la entrega tenías en tu mente todos los datos importantes del argumento y que habías elaborado una recta final basada en el estudio de todo lo escrito y tu gran imaginación. Consciente de lo crucial de este capítulo, sólo te has recreado en un par de escenas, lo suficiente para que el lector pueda ilustrar lugares y momentos, y te has puesto a la tarea sin dilación, con gran habilidad. Has recogido todos los testigos que te han entregado tus compañeros en sus últimos textos con responsabilidad, sabiendo que de ti dependía que las piezas encajaran.
A las 6.45 dela mañana, con un café humeante a la derecha de mi ordenador, me puse a leer la entrega 54. Cuando comprobé su extensión, pensé que necesitaría de gran concentración para asimilarlo; pero no, he fluido por el texto sin cansancio y digiriendo cada frase como si de un buen caldo se tratara. No sé si habrá otra ronda, pero, bajo mi punto de vista, ya no es necesario, el desenlace de la trama está servido, y creo que Marcos tiene en sus manos un final coherente y lucido.
No voy a comentar escenas concretas, ni la situación actual del relato, la posición de las piezas en esta complicada partida de ajedrez no podría ser mejor. Me quito el sombrero ante tu proeza, Ana; bajo mi punto de vista, has demostrado tener la intuición y la imaginación de una escritora.
Mi más sincera enhorabuena a los siete.

Inma Vinuesa dijo...

Estoy con los pelos como escarpias.
Mi querida Ana eres una escritora como la copa de un pino. Vaya capítulo, te has tenido que quedar consternada después de toda la maestría que has derrochado en tu última entrega.
Hasta se me han rayado los ojos con la muerte de Jack, estaba tan metida en el capítulo que estaba viendo en mi mente las imágenes que estabas describiendo como si en lugar de leer un libro estuviese viendo una película. Eso sólo pasa cuando se está leyendo algo muy bien escrito pero, que muy bien escrito, algo como el capítulo que has construido tú.
ENHORABUENA, y descansa que bien merecido lo tienes.
Un beso enorme

María dijo...

Cuando esta mañana, he dejado el capítulo a medio, ni me imaginaba lo que me quedaba por leer.
Ya no quedan adjetivos que añadir, a esta obra maestra que has escrito.
Como ha dicho Inma, no lo he leído, lo he vivido, y tengo que confesarte, que el final me ha emocionado, que precisamente tu, hayas escrito la muerte de Jack. Eso me indica que, cuando escribes, estas al servicio de la trama, de la novela, no de lo que te hubiese gustado a ti. Has sido valiente, podrías haber optado por cualquier otra posibilidad, pero has elegido la más difícil.
Espero que entiendas lo que quiero decir, ya sabes que no tengo gran facilidad de palabra.
Magnífico, enhorabuena, con todos mis respetos para Marcos, creo que le has dejado el camino despejado para que pueda acabar, esta novela, como se merece.

FranCo dijo...

Ana, tengo la completa seguridad que hoy tendrás un síndrome parecido al de una resaca. El desgaste que se tiene tras la escritura de un capítulo como el que nos has regalado es grande, pero es seguro compensado con la satisfacción de saber que has realizado un trabajo brillante. Le has puesto a un magnífico vestido el broche necesario. Pero no has tenido con ello suficiente, sino que te has encargado de los invitados, de la decoración, de la peluquería, etc. (dándole sentido a toda la trama). Que derroche, que fiesta…

Hoy es festividad en 7 Plumas. Gracias Ana.

Marcos Alonso dijo...

Acabo de leer el alucinante capítulo de Ana, y sólo se me ocurre una palabra hasta que logre reaccionar: ¡Glup!

Ángeles Hernández dijo...

Esta es mi Idolo!!!
So peazo escritra, nos has escrito un capitulo para los anales de la literatura (no digo universal pero SI DE BLOGS), los has colocado a todos y encima bien. Todo en su sitio con un estilo ágil y vibrante donde escenario, personajes y situaciones se unen par formar el perfecto semi-FINAL.

Después de felicitarte, sin repetir lo dicho y sin que parezca una servil pelota, añado:

Me has matado a Jack, a nuestro hombre truhán y señor, pero HA MUERTO COMO UN HOMBRE COMO UN HEROE.

NO has sacrificado al personaje, sino que le has dado la grandeza de los fuertes y como los campeones, no está muerto, está en la memoria de todos, donde duermen los inmortales.

Gracias Ana, y felicidades.


UN abrazo Á.

Flamenco Rojo dijo...

Ana, en tu presentación nos decías que escribías desde siempre, a saltos, con las tripas y con ruido de fondo…Nos podrías contar cómo has escrito este capítulo…Me encantaría y estoy seguro que al resto de los que aquí entramos, esa historia paralela al mismo…Este no es uno más, y aunque durante estos meses ha habido bastantes capítulos sobresalientes, para mí este es el CAPÍTULO…Al principio del proyecto escribías que te sentías terriblemente excitada ante este proyecto común, tanto que te faltaban las palabras…Afortunadamente en esta novela las has encontrado y has sabido enlazarlas magistralmente. Enhorabuena escritora.

Un beso.

Ana J. dijo...

Queridos todos:
Acabo de llegar a casa -por pocas nos llevan al Sur- y me encuentro esta maravillosa sorpresa.
Os habéis pasado, de verdad que sí. Pero no podéis imaginar lo feliz que me siento.
Ha sido un capítulo muy difícil, que me ha exigido una concentración especial, tomar decisiones difíciles y con las que no sabía si estaba metiendo la pata hasta el fondo.
Comprobar que os ha gustado es la mayor recompensa que puedo tener.
Estoy muy cansada, apenas he dormido y sigo con la resaca del capítulo -sí, FranCo, es una resaca en toda regla-, y todos os merecéis una contestación coherente, así que me voy a despedir hasta mañana. Entonces prometo contestar "como Dios manda" y vosotros os merecéis.
También prometo contestar la pregunta de Flamenco. ¡No faltaría más!
Os he dejado una pequeña cosa en la Experiencia Paralela, por cierto, que he escrito en el AVE, entre Puertollano y Madrid. Espero que os guste, porque lo he escrito con todo mi cariño.
Un abrazo grandísimo para todos y cada uno y hasta mañana.
Os quiero, chicos

Isolda dijo...

Ana, acabo de terminar el capítulo, que he leído de un tirón. Aun sin estar en las mejores condiciones, fíjate la hora que es, no he podido despegar la vista del texto. Es impresionante el trabajo tan grande que has hecho, se nota tu esfuerzo por encima incluso de la novela. Esta es una de las ventajas de ir escribiendo y, leyendo en mi caso, sobre la marcha... Tengo la sensación de haber leído un relato-resumen de este libro, sin nombre, que nos tiene atrapados a todos, lleno de imaginación y de recursos de donde tirar.
Me ha gustado el giro que has dado a los personajes y que hayas dejado a Sophie, como siempre la imaginé: sola.
Creo que ya te había bautizado una vez como A. Joya.
Muchos besos para ti y otros seis para los compañeros de aventura.

Anabel dijo...

Trepidante.
Emocionante.
Sorpresivo.
Fantástico.

Me acabaría los adjetivos.

Nos has dado una lección a todos de cómo se escribe un capítulo de una novela de suspense e intriga. Nos has demostrado que sabes unir y atar como una buena sastra. No sólo eso, sino que además has sido capaz de sacrificar a Jack que era la única manera de elevarlo a lo que la mayoría se negaba a creer: que estaba realmente enamorado de Sophie. Además, ahora es un héroe.

Creo que Marcos puede decir muchas veces glups: le dejas el listón muy, muy alto.

Bravo, Ana.

Ánimos, Marcos.

Ana J. dijo...

Por fin encuentro el tiempo para contestaros, lo que no sé es si me queda habilidad para hacerlo. Estoy colonizando el ordenador de Inma y, de paso, su casa, antes de irme a una charla.
Ya sé que diréis: excusas, excusas... y, en cierto modo, lo son, porque me siento tan abrumada por vuestros impresionantes comentarios que me cuesta la vida misma contestar. Pero, allá voy.
María, no solo has sido la primera en llegar sino que has podido captar el sentimiento con que he abordado la muerte de Jack.
Efectivamente, considero el escritor debe estar al servicio de la novela y creo que esta novela necesitaba que Jack muriera. Siempre duele matar a un personaje que te tiene atrapada pero, justo por eso, porque te atrapa, evoluciona en el sentido correcto, aunque sea doloroso. Al menos, eso creo.
Muchas gracias, María, por haber sido siempre tan cercana, por hablar en murcianico y por no perdernos jamás la pista, estemos donde estemos. Siempre que escribes, siento que lo hace una amiga, y no sabes lo bueno que es eso.

Ana J. dijo...

Querido Amando: ¿qué puedo decir ante semejante derroche de generosidad?
Tan solo GRACIAS.
No sabes cómo me alegra que hayas considerado que el giro argumental es plausible, porque siempre temo haber metido la pata.
No debería extrañarte que te haya leído el pensamiento, porque después de tanto tejemaneje con las piedras mágicas, las ondas desvoluntarizantes y las visiones de Sophie, algo se me ha debido de pegar.
Bromas aparte, no es difícil leerte el pensamiento porque aún me maravillo de la impresionante sintonía que tenemos los 7 plumas. Es algo singular e inexplicable, pero creo que la voluntad de llevar a buen puerto este barco es lo que hace que las ideas sean comunes, fluyan a través de las más insospechadas vías de comunicación y se materialicen, como por arte de magia.
No tienes que darme las gracias por el esfuerzo: os las doy yo a vosotros por el estímulo continuo que sois para mí. No podía menos que intentar terminar con un capítulo que no desdijera vuestro espléndido trabajo, así que cualquier esfuerzo merece la pena.
Un abrazo enorme, Amando.

Ana J. dijo...

Flamenco, MUCHAS GRACIAS por tus expresivos comentarios. Cada vez que escribo un capítulo me pregunto qué me tendrás reservado. A veces es solo una expresión pero, ¡qué expresión! Lo dice todo.
No me he olvidado de lo que me preguntas, intentaré escribirlo y mandarlo mañana... o pasado, que el tiempo se me contrae, al contrario que el Universo.
Un abrazo rojo sangre, Flamenco.
Mercedes, la que está realmente impresionada soy yo. No sabes qué alegría más intensa me has dado con tu comentario.
Efectivamente, hace tiempo que venía estudiándome la trama (es como hacer un master en ciencias políticas o un encaje de bolillos,. como dice Inma)aunque nunca sospeché que sería tan difícil encajar las piezas. Afortunadamente, después de mil vueltas, parece que el engranaje funcionó. Pero no sabes los apuros que he pasado.
Muchísimas gracias por haber estado tan pendiente de nuestra historia, por ser minuciosa y por haberte mojado en tantas ocasiones. No es fácil hacer de Pepito Grillo y tú lo has hecho.
Un abrazo muy grande

Ana J. dijo...

Lo siento, me tengo que ir (esta vida loca!)
Si no me muero de sueño después de la charleta que me van a dar, sigo contestando
Un besazo grande a todos

Mercedes Pinto dijo...

Querida Ana,si me permites, gracias, de todo corazón, necesitaba justo las palabras que me has dejado.
Ha sido un placer seguiros a todos.
Siete besos y mucho ánimo, Marcos.

Marcos Alonso dijo...

Ayer andaba un poco perdido, el trabajo se me acumula y ya no sé en qué día vivo, por eso, cuando me encontré casualmente el capítulo de Ana, me llevé una gran sorpresa, reconozco que también un poco de vértigo al pensar que ya me tocaba a mí. Tengo la inevitable costumbre de leer primero los comentarios y luego el capítulo, no sé por que lo hago realmente, quizá para estar más atento a las jugadas y poder descifrar mejor el texto. No pude terminar de leer los comentarios porque, aunque siempre estamos acostumbrados a que Ana nos deslumbre con su maestría, esta vez era diferente, se percibía admiración desbordante y se celebraba el logro obtenido. Y no era para menos, ya lo creo. Después de imprimir el texto, lo primero que se comprueba a simple vista es su extensión, que bate todos los records conseguidos hasta ahora. Sin embargo, nada más empezar a leer te enganchas de tal manera a la historia que cuando te das cuenta ya has terminado de leerla. Sin duda el fondo y la forma se hacen cómplices para secuestrar al lector. Y es que cuando en un desenlace se hace necesario reducir para aterrizar y resolver para no dejar huecos es muy difícil, a la vez, brillar de la forma que lo hace Ana con su escritura. No descubro nada si digo que nuestra Jollanes es una ESCRITORA, y sé que pronto su nombre sonará con fuerza. Como todo escritor tiene sus preferencias y se nota sus debilidades por ciertos temas. Ana en la cama es una fiera, me refiero a los temas eróticos, su imaginación es prodigiosa y puede fabricar seres inimaginables, sus descripciones son cuadros preciosistas, lleno de un vocabulario riquísimo que llena el texto de color y matices, pero lo que a mí me alucina y me encanta de sus escrito es cuando maneja la acción, la acción violenta, ahí no tiene ningún secreto, y el lector se sobrecoge. No sé si cuando escribe estas escenas siempre lo hace cuando hay luna llena pero desde luego es para no dormir.

En definitiva un capítulo sobresaliente con el que echar amarras en este viaje que ya termina a falta del último capítulo. Es de agradecer, por la parte que me toca, que Ana, como una gran centrocampista, me lo haya puesto tan fácil y sólo quede empujar la pelota hasta la red. Creo que ya oigo, desde esta apartada orilla…los ruidos de las copas porque desde luego todo esto habrá que celebrarlo.

Un abrazo enorme.

Marcos Alonso dijo...

Ayer andaba un poco perdido, el trabajo se me acumula y ya no sé en qué día vivo, por eso, cuando me encontré casualmente el capítulo de Ana, me llevé una gran sorpresa, reconozco que también un poco de vértigo al pensar que ya me tocaba a mí. Tengo la inevitable costumbre de leer primero los comentarios y luego el capítulo, no sé por que lo hago realmente, quizá para estar más atento a las jugadas y poder descifrar mejor el texto. No pude terminar de leer los comentarios porque, aunque siempre estamos acostumbrados a que Ana nos deslumbre con su maestría, esta vez era diferente, se percibía admiración desbordante y se celebraba el logro obtenido. Y no era para menos, ya lo creo. Después de imprimir el texto, lo primero que se comprueba a simple vista es su extensión, que bate todos los records conseguidos hasta ahora. Sin embargo, nada más empezar a leer te enganchas de tal manera a la historia que cuando te das cuenta ya has terminado de leerla. Sin duda el fondo y la forma se hacen cómplices para secuestrar al lector. Y es que cuando en un desenlace se hace necesario reducir para aterrizar y resolver para no dejar huecos es muy difícil, a la vez, brillar de la forma que lo hace Ana con su escritura. No descubro nada si digo que nuestra Jollanes es una ESCRITORA, y sé que pronto su nombre sonará con fuerza. Como todo escritor tiene sus preferencias y se nota sus debilidades por ciertos temas. Ana en la cama es una fiera, me refiero a los temas eróticos, su imaginación es prodigiosa y puede fabricar seres inimaginables, sus descripciones son cuadros preciosistas, lleno de un vocabulario riquísimo que llena el texto de color y matices, pero lo que a mí me alucina y me encanta de sus escrito es cuando maneja la acción, la acción violenta, ahí no tiene ningún secreto, y el lector se sobrecoge. No sé si cuando escribe estas escenas siempre lo hace cuando hay luna llena pero desde luego es para no dormir.

En definitiva un capítulo sobresaliente con el que echar amarras en este viaje que ya termina a falta del último capítulo. Es de agradecer, por la parte que me toca, que Ana, como una gran centrocampista, me lo haya puesto tan fácil y sólo quede empujar la pelota hasta la red. Creo que ya oigo, desde esta apartada orilla…los ruidos de las copas porque desde luego todo esto habrá que celebrarlo.

Un abrazo enorme.

Marcos Alonso dijo...

Ayer andaba un poco perdido, el trabajo se me acumula y ya no sé en qué día vivo, por eso, cuando me encontré casualmente el capítulo de Ana, me llevé una gran sorpresa, reconozco que también un poco de vértigo al pensar que ya me tocaba a mí. Tengo la inevitable costumbre de leer primero los comentarios y luego el capítulo, no sé por que lo hago realmente, quizá para estar más atento a las jugadas y poder descifrar mejor el texto. No pude terminar de leer los comentarios porque, aunque siempre estamos acostumbrados a que Ana nos deslumbre con su maestría, esta vez era diferente, se percibía admiración desbordante y se celebraba el logro obtenido. Y no era para menos, ya lo creo.

Marcos Alonso dijo...

Después de imprimir el texto, lo primero que se comprueba a simple vista es su extensión, que bate todos los records conseguidos hasta ahora. Sin embargo, nada más empezar a leer te enganchas de tal manera a la historia que cuando te das cuenta ya has terminado de leerla. Sin duda el fondo y la forma se hacen cómplices para secuestrar al lector. Y es que cuando en un desenlace se hace necesario reducir para aterrizar y resolver para no dejar huecos es muy difícil, a la vez, brillar de la forma que lo hace Ana con su escritura. No descubro nada si digo que nuestra Jollanes es una ESCRITORA, y sé que pronto su nombre sonará con fuerza. Como todo escritor tiene sus preferencias y se nota sus debilidades por ciertos temas.

Marcos Alonso dijo...

Ana en la cama es una fiera, me refiero a los temas eróticos, su imaginación es prodigiosa y puede fabricar seres inimaginables, sus descripciones son cuadros preciosistas, lleno de un vocabulario riquísimo que llena el texto de color y matices, pero lo que a mí me alucina y me encanta de sus escrito es cuando maneja la acción, la acción violenta, ahí no tiene ningún secreto, y el lector se sobrecoge. No sé si cuando escribe estas escenas siempre lo hace cuando hay luna llena pero desde luego es para no dormir.

Marcos Alonso dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
catherine dijo...

Emocionante, palpitante, no trepidante porque el ambiente en el barco y la isla es noche y niebla, silencio en el helicoptero, cementerio. Traiciones e alianzas en todas partes, todas bien preparadas. Todo se trama con precisión como tú tramas tu larguísimo capítulo, todo se mezcla, piedras y metales y hibridos, Purplestone Escobedo Walter y Donaldson, los sueños infantiles de Jack y las visiones de Sophie, la luna llena y el neón del edificio metálico. Estamos en una atmósfera onírica, macabra, con algo de inexorable. Estaba totalmente atrapada, como me gusta estar leyendo. Gracias Ana, no me viene otra palabra que estupendo.
Para salir de esta mala pasada solo le queda a Sophie el Sapo con su hebilla, el Sapo en su panteón y ella en una tumba....
Änimo , Marcos, leí las elucubraciones divertidísimas que tienes previstas. Ya veremos.
Y no me olvido de las abraçadas, petons y besicos para todos.

María dijo...

ESPERANDO A MARCOS

Cuando yo pensaba que estarías abrumado por la responsabilidad de cerrar esta novela, que hasta hace poco, parecía imposible de cerrar, tu con el gran sentido del humor, que todos conocemos, nos dejas atónitos con un final surrealista, un híbrido entre Sapo, Carlos, Jack y Sophie. Sería una BOMBA.

Ánimo Marcos, seguro que ya tienes el capitulo escrito o al menos perfilado, y que será magnifico como siempre, como todos los capítulos, como todos vosotros.

Y mientas llega el domingo, seguimos, ESPERANDO A MARCOS.

Amando Carabias María dijo...

Esperemos que no nos suceda lo que a Estragón y Vladimiro en "Esperando a Godot"

Ana J. dijo...

Inma, a estas alturas ya sabes cuantísimo me ayuda tu apoyo incondicional.
Es fantástico que te hayas metido tanto en la historia como para "ver" las escenas y sentir emoción por la muerte de Jack. Esta ha sido una parte que temía fastidiar, bien por escribirla de una forma demasiado emocional (ya sabes, Jack muerto y Sophie gritando su nombre y lamentándose, mirando al cielo), bien por escribirla de forma excesivamente fría. Saber que no ha sido así es muy importante para mí.
Muchas gracias, amiga, por haber creado a Sophie, nuestra heroína. Sin ella, jamás se me habría pasado por la cabeza que una persona coja e introvertida pudiera llegar a ser el objeto del amor de otra y puede que esta novela no hubiera llegado hasta aquí.
Un abrazo muy grande, enorme.
FranCo, debo reconocer que cuando me dedicas una buena crítica se me pone el vello erizado. Es un auténtico lujo saber que algo que escribo te ha gustado y, además, lo dices. Es un placer raro al que podría acostumbrarme.
Muchísimas gracias por el impulso con que nos has empujado a este proyecto que ya casi no lo es, porque es una realidad. Y con absoluta discreción.
Es magnífico trabajar contigo, y el escribir detrás de ti ha sido un placer añadido.
Besos, amigo

Ana J. dijo...

Querida Ángeles: ¿Qué puedo decir que no sepas?
Eres una de las Jackistas, que somos avis raris en este grupo, y eso hace que sienta una conexión especial. Pero, incluso aunque fuera al revés, tu implicación con todos nosotros, esa forma en que diseccionas nuestros textos, es algo que te hace pieza clave de esta locura maravillosa.
Tenía miedo de que no te pareciera bien el final que ha tenido nuestro chico, ese truhán-señor (me encanta), así que ahora respiro tranquila.
Quiero agradecerte toda la generosidad que derrochas con nosotros y, en especial, el cariño que percibo cuando te diriges a mí.
Es un placer escribir sabiendo que tenemos lectores como tú. No puedes imaginar cuánto.
Un abrazo de oso.
Isolda, el hecho de que Sophie acabe sola (o eso parece) es debido, en gran parte, a la influencia que han tenido vuestros comentarios a lo largo de todo este tiempo.
Yo reconozco que cada uno de mis capítulos ha surgido de las ideas que se vertían en este foro, a veces, de una forma más visible que otras, pero siempre he tenido en cuenta lo que se decía.
Es muy importante tener varias cabezas pensando a la vez, pensando por ti. Todo un privilegio. Como también lo es el apelativo que me aplicas, A. Joya.
Por todo ello y por esos siete besos que siempre nos dedicas, muchísimas gracias.
Un beso más, para ti.

Ana J. dijo...

Querida Anabel
Muchísimas gracias por ese derroche de adjetivos, que me han llegado al corazón.
Aunque me repita, debo reconocer, igual que con Isolda, que en muchos de mis capítulos la inspiración me ha llegado de algún detalle que aparecía en los tuyos. Incluso llegué a intentar desarrollar esa atracción que Deborah sentía por Jack, aunque luego ese hilo argumental quedara en la cuneta.
Has sido toda una inspiración para mí, discreta y humilde y siempre con la palabra justa.
Como con Ángeles, también temí que no te gustara el final de Jack. ¿Te he dicho ya cuánto aprecio esa sintonía que hemos tenido en relación a este personaje? Seguro que sí, pero me reitero. Ha sido realmente estupendo.
Un abrazo enorme, maña, amiga.
Querido Marcos, ¿qué puedo decir después de cerrar la boca, de conseguir que se me baje el rojo de las mejillas y se me calmen las palpitaciones?
Te has pasado, te has pasado mucho. No merezco tan impresionantes elogios. Me has dejado emocionada y agradecida.
Cualquier escritor desearía, al menos una vez en la vida, una crítica como la que has hecho de mi escritura.
Espero haberte dejado un final que te ponga fácil tu capítulo, el último, el que todos estamos esperando y que, gracias a mis dotes de bruja blanca, auguro que será impresionante.
Muchísimas gracias, Marcos. Es un placer quitarte el sueño en noches de luna llena.
Un abrazo enorme.
Ma chère Catherine:
Gracias por esos acentos circunflejos!!! Nunca pude imaginar que lo recordarías. Gracias, también, por ese époustouflante (¿lo recuerdo bien? disculpa si he metido un gazapo) que me dedicaste.
No sabes cómo me alegra que te hayas fijado en Sapo, encerrado en el mausoleo. Ese ha sido uno de los fragmentos que he escrito con más cariño, ha sido mi despedida de otro gran personaje, solo que este no ha muerto.
Muchas gracias por todo, Catherine, merci beaucoup, ma chère.
Mercedes, otro beso más.
Y ahora, a esperar a Marcos. No te hagas de rogar, ¿vale?
Un abrazo enorme para todos cada uno

ana J. dijo...

Querida Dácil:
Muchísimas gracias por esas palabras que me dedicaste fuera de este foro.
Y por los ánimos que me has dado y por el apoyo que me prestas de mil formas.
Y por crear a Sapo, mi Sapito.
Un besazo grande, amiga mía.

Marcos Alonso dijo...

María, no es sentido de humor, es una risa nerviosa la que me lleva a decir tantas tonterías, el no tener nada que decir, el no saber que morderme cuando ya no me quedan uñas.

Un abrazo.

Ángeles Hernández dijo...

Después de todas las felicitaciones que Ana merece y más que no se pueden expresar con palabras escritas, me gustaría hacer una “síntesis”, para estar mejor preparada cuando llegue el Señor al que esperamos: MARCOS

-Este capítulo tiene siete minicapítulos en los que secuencialmente Ana nos va contando:
1.- Sophie y Jack en la bahía de Skapa Flow como dos recién casados que no saben lo que buscan pero lo empiezan a intuir gracias a los comentarios del guía.
2.-El viejo Diván: Continuación de la entrada de Sapo ( con odio y poco inteligencia=cóctel letal) en la que FranCo nos dejó expectantes. Escena del más puro y duro cine negro, con el tira y afloja de los listos desarmados, y el tonto con pistola.
Al final las noticias del hospital hacen cambiar las tornas.
3.- Viaje en Helicóptero hacia las islas de los tres del “diván” más Smith el iluminado sobreestimulado, a modo de brújula. Ana nos informa de muchos hechos a través de los actores que callados, reflexionan:
· Carlos sobre el destino del híbrido (aún no conoce la aleación) ---Capacitación extrasensorial de todo un ejercito.
· Sapo se conmueve con Smith a la vez que lo detesta y al fin le agradece que le ponga en contacto con Sophie. Contradictorio, primario, impulsivo...
· Carlos sobre Smith: como nosotros (lectores y escritores) lo dejó de lado durante mucho tiempo –capítulos- a pesar de sus antecedentes, sus conocimientos y sus poderes. Casi lo desechamos en un momento dado y ahora se convierte en uno de los elementos claves tanto del pasado como del presente.
· Walter impávido que haría lo posible por quedarse con el tesoro y ¡qué tesoro!.
· Sapo evoca cómo y por qué llegó al pub. También se pregunta qué hace en el helicóptero (donde ya no porta el arma y se ha quedado descolgado)
4.- Sophie y Jack en la habitación
· Jack cuenta por qué es tan importante el híbrido, sus negocio con Escobedo ( con su padre como intermediario—doble juego del viejo), y la importancia de encontrar la nueva aleación –leyenda o realidad de los físicos alemanes de principios de siglo XX de conductibilidad mil veces mayor que el cobre-, que le haría prescindir del mineral y de Carlos. Su intención es pacífica, industrial y por supuesto crematística.
· Sophie al contacto con las manos de Jack en su frente......reacción brutal: visiones espeluznantes de tumbas y cuerpos encerrados, sangre, agujero en el pecho...
· Jack la consuela y decide abandonar todo su proyecto y patir de ese lugar: “No voy a permitir que te hagan daño” (cuantísimo amor)
· Walter les espera e impide que se vayan.
5.- Cementerio y Bunker
· Sophie reconoce en la estructura metálica que brilla con el neon, el lugar que su padre identificó en el plano: “El tesoro”.
· Jack analiza el metal, lo describe y lo asimila como la aleación esperada y deseada.
· En el interior descubren a Smith que sigue delirando y ven que se trata de un bunker de los de Purplestone que no saben “la mina” en la que están metidos.

......cont...

Ángeles Hernández dijo...

....cont...

6.-Sapo aislado
Le han dejado fuera, ve como meten a Sophie en el cementerio y a se siente “ninguneado”. Ha de salvar a su niña. ¿Lo logrará con la hebilla afilada de sus horribles zapatos ridiculizados en otro momento? : “Piensa Sapo”.
7.- El capítulo más difícil, duro, largo y sorprendente : Bunker, cementerio y huída.
· Carlos pide información a Sophie. Jack se enfada. Sophie cree que los matarán pero Carlos anuncia que sólo necesitan su colaboración.
· Donaldson padre hace su entrada declarándose nuevo socio de Escobedo hijo.
· Jack arremete contra su padre, está muy enfadado, pero los matones le impiden seguir.
· Walter descubre con medias palabras que Purplestone y M15 son dos brazos (político y armado) de una misma organización. Pretenden controlar el mundo y buscan dinero (tesoro Nazi ) y armas ( Escobedo les propone la mejor: el dominio mental ) .
· Caen en la cuenta de que el búnker está hecho con la aleación superconductora. Ellos estaban in albis pero Jonh Matews detectó su existencia y lo puso en el plano infantil.
· Nuevo ataque visionario de Sophie. Jack, intentando calmarla, la convierte en rehen y consigue que les permitan salir del espacio metálico. Todos los que leemos sabemos que es una trampa, Jack nunca hará daño a Sophie, pero los malos dudan (cree el ladrón...). La verdad es que Ana nos describe un Jack en su estilo más macarra y matón, que asusta a sus secuestradores.
· La pareja sale corriendo y mientras atraviesan el cementerio Jack es herido en la pierna. Eso hace su marcha más lenta, no van a llegar al coche. Al ver que les van a coger, Jack empuja a Sophie a una tumba abierta para esconderla de sus erseguidores. Antes de poder ocultarse él en la de al lado, su corazón es atravesado por una bala. Sophie aún no lo sabe, aunque quizás sus poderes se lo anuncien.

Pufffff, sólo con hacer este resumen he quedado agotada y se me ha puesto la carne de gallina: la acción trepidante, los ataques de Sophie, la descripción de tumbas, cementerio y bunker, los diálogos y reflexiones que nos descubren tantas cosas, el pobre sapito cabreado, apagado y afilando su hebilla, la caminata, la caída a la tumba y la bala....la bala asesina .
ANA, después de esto te mereces unas laaaaargas vacaciones. Tienes un cerebro prodigioso que ha conseguido aunar mil y una subtramas, y una escritura ágil, entretenida, excelente...
Bueno, empecé diciendo que no me iba a parar en elogios, que parecemos un grupo de autoestima, así es que : FIN y disculpen vds el rollete.

Ángeles Hernández dijo...

ASUNTOS PENDIENTES, ACLARACIONES Y DUDAS:
1. Entonces lo del asunto del fiordo de Forth y la base naval de Rosith, donde se supone que el marido de Amy ocultó un tesoro monetario ¿queda en vía muerta?.
2. Atada y bien atada la trama de que no hay dos objetivos: tanto el mineral (híbrido) como el tesoro ( aleación) son un medio para crear el arma más infalible, la guerra psicológica a través de cerebros estimulados por corrientes eléctricas mediadas por superconductores. Carlos lo investiga como negocio, el más inmoral pero el más rentable.
Jack sólo quería venderlo a los japoneses para que hicieran “transistores”.
3. Los padres de Sophie habían descubierto la aleación maravillosa y fueron por
ello perseguidos. Al fin asesinados por los celos de Smith que se pasó.
4. Sophie vivió siempre en un ambiente sórdido aturdida por los recuerdos de la muerte observada y protegida por Amy su abuela. No quiero pensar que tuviera algo que ocultar a su nieta (Donaldson padre por medio)
y Amy que colocaron allí a la chiquilla.

Ángeles Hernández dijo...

6. A Carlos sólo le interesó Sophie para investigar. Como buen seductor supo llev5. Jack es un maleducado de buen corazón que quiere hacer negocios a gran escala y que se enamora de su secretaria coja. Supongo que el hecho de que Sophie trabajara para él podría tener relación con Donaldson padrearla a su huerto y ella se ilusionó. Queda el consuelo de que la chica conoció gracias a “la dama de la callejuela” los inicios de la excitación sexual.
7. En el capítulo 53 Walter reflexiona sobre las dos muertes de Ed y Bárbara, atribuyéndolas a dos entidades que ahora resulta que son la misma.
8. ¿Qué pasa con la cajita de Sophie, la del bosque?. Puede arreglarse dejándola solamente como los recuerdos infantiles que a todos nos gusta conservar y cuyo valor sólo cuenta para el que lo posee.
9. No sé si Marcos dirá algo más de Deborah pero queda bastante claro que era “buena” y que hacía funciones de doble agente (o triple), al servircio de la inteligencia británica y de Sophie, ayudada por su fiel sabueso: Sapo al que supo sacar del abismo.
10. ¿Scotland Yard? . Tiene los documentos de Deborah pero hay mucho infiltrado...
11. Supongo que Marcos nos sacará a Sophie de la tumba y la dejará solita consigo misma, intentando reiniciar una vida tranquila. Idem de Sapo aunque, Marcos ¿lo vas a matar o contemplas aún la posibilidad del híbrido? -podría ser un hijo de ambos, bella y bestia (ya sé que Sophie merece algo mejor)-.
12. ¿Van a ser castigados de alguna manera todos los malos malísimos? ( policia, catástrofe natural, ajuste de cuentas)
13. ¿El tío de Australia?
14. Purplestone y M15 conocen, y comprueban en la cárcel, los poderes de Sophie, por ello la buscan al igual que hicieron con sus padres. Ahora la tienen ¿o no?.
15. La cosa se ha complicado tanto que si en el título sólo se nombra a Sophie va a quedar un poco escaso. Una vez dije que esta era la historia de una chica que buscaba a sus padres desaparecidos en circunstancias poco claras. Ahora no lo resumiría con tan pocas palabras.
16. Los minerales: Además de sus dotes premonitoias ¿tienen los Matews algo que ver con los minerales?. En un momento dado de la novela se dio mucha importancia a este tema, aunque pudiera ser sólo una falsa vía para darle color a la muerte de Ed.


MARCOS: Te esperamos. No tengas miedo a nuestras expectativas y déjate fluir que tu “savoir faire, tu sentido del humor, y todos los datos que tienes acumulados, van a dejar la novela : NIQUELÁ.

Ángeles Hernández dijo...

Después de todas las felicitaciones que Ana merece y más que no se pueden expresar con palabras escritas, me gustaría hacer una “síntesis”, para estar mejor preparada cuando llegue el Señor al que esperamos: MARCOS

-Este capítulo tiene siete minicapítulos en los que secuencialmente Ana nos va contando:
1.- Sophie y Jack en la bahía de Skapa Flow como dos recién casados que no saben lo que buscan pero lo empiezan a intuir gracias a los comentarios del guía.
2.-El viejo Diván: Continuación de la entrada de Sapo ( con odio y poco inteligencia=cóctel letal) en la que FranCo nos dejó expectantes. Escena del más puro y duro cine negro, con el tira y afloja de los listos desarmados, y el tonto con pistola.
Al final las noticias del hospital hacen cambiar las tornas.
3.- Viaje en Helicóptero hacia las islas de los tres del “diván” más Smith el iluminado sobreestimulado, a modo de brújula. Ana nos informa de muchos hechos a través de los actores que callados, reflexionan:
· Carlos sobre el destino del híbrido (aún no conoce la aleación) ---Capacitación extrasensorial de todo un ejercito.
· Sapo se conmueve con Smith a la vez que lo detesta y al fin le agradece que le ponga en contacto con Sophie. Contradictorio, primario, impulsivo...
· Carlos sobre Smith: como nosotros (lectores y escritores) lo dejó de lado durante mucho tiempo –capítulos- a pesar de sus antecedentes, sus conocimientos y sus poderes. Casi lo desechamos en un momento dado y ahora se convierte en uno de los elementos claves tanto del pasado como del presente.
· Walter impávido que haría lo posible por quedarse con el tesoro y ¡qué tesoro!.
· Sapo evoca cómo y por qué llegó al pub. También se pregunta qué hace en el helicóptero (donde ya no porta el alma y se ha quedado descolgado)

/...../

Ángeles Hernández dijo...

....
4.- Sophie y Jack en la habitación
· Jack cuenta por qué es tan importante el híbrido, sus negocio con Escobedo ( con su padre como intermediario—doble juego del viejo), y la importancia de encontrar la nueva aleación –leyenda o realidad de los físicos alemanes de principios de siglo XX de conductibilidad mil veces mayor que el cobre-, que le haría prescindir del mineral y de Carlos. Su intención es pacífica, industrial y por supuesto crematística.
· Sophie al contacto con las manos de Jack en su frente......reacción brutal: visiones espeluznantes de tumbas y cuerpos encerrados, sangre, agujero en el pecho...
· Jack la consuela y decide abandonar todo su proyecto y patir de ese lugar: “No voy a permitir que te hagan daño” (cuantísimo amor)
· Walter les espera e impide que se vayan.
5.- Cementerio y Bunker
· Sophie reconoce en la estructura metálica que brilla con el neon, el lugar que su padre identificó en el plano: “El tesoro”.
· Jack analiza el metal, lo describe y lo asimila como la aleación esperada y deseada.
· En el interior descubren a Smith que sigue delirando y ven que se trata de un bunker de los de Purplestone que no saben “la mina” en la que están metidos.

......cont...

Ángeles Hernández dijo...

....cont...

6.-Sapo aislado
Le han dejado fuera, ve como meten a Sophie en el cementerio y a se siente “ninguneado”. Ha de salvar a su niña. ¿Lo logrará con la hebilla afilada de sus horribles zapatos ridiculizados en otro momento? : “Piensa Sapo”.
7.- El capítulo más difícil, duro, largo y sorprendente : Bunker, cementerio y huída.
· Carlos pide información a Sophie. Jack se enfada. Sophie cree que los matarán pero Carlos anuncia que sólo necesitan su colaboración.
· Donaldson padre hace su entrada declarándose nuevo socio de Escobedo hijo.
· Jack arremete contra su padre, está muy enfadado, pero los matones le impiden seguir.
· Walter descubre con medias palabras que Purplestone y M15 son dos brazos (político y armado) de una misma organización. Pretenden controlar el mundo y buscan dinero (tesoro Nazi ) y armas ( Escobedo les propone la mejor: el dominio mental ) .

Ángeles Hernández dijo...

Escobedo les propone la mejor: el dominio mental ) .
· Caen en la cuenta de que el búnker está hecho con la aleación superconductora. Ellos estaban in albis pero Jonh Matews detectó su existencia y lo puso en el plano infantil.
· Nuevo ataque visionario de Sophie. Jack, intentando calmarla, la convierte en rehen y consigue que les permitan salir del espacio metálico. Todos los que leemos sabemos que es una trampa, Jack nunca hará daño a Sophie, pero los malos dudan (cree el ladrón...). La verdad es que Ana nos describe un Jack en su estilo más macarra y matón, que asusta a sus secuestradores.
· La pareja sale corriendo y mientras atraviesan el cementerio Jack es herido en la pierna. Eso hace su marcha más lenta, no van a llegar al coche. Al ver que les van a coger, Jack empuja a Sophie a una tumba abierta para esconderla de sus erseguidores. Antes de poder ocultarse él en la de al lado, su corazón es atravesado por una bala. Sophie aún no lo sabe, aunque quizás sus poderes se lo anuncien.

Pufffff, sólo con hacer este resumen he quedado agotada y se me ha puesto la carne de gallina: la acción trepidante, los ataques de Sophie, la descripción de tumbas, cementerio y bunker, los diálogos y reflexiones que nos descubren tantas cosas, el pobre sapito cabreado, apagado y afilando su hebilla, la caminata, la caída a la tumba y la bala....la bala asesina .
ANA, después de esto te mereces unas laaaaargas vacaciones. Tienes un cerebro prodigioso que ha conseguido aunar mil y una subtramas, y una escritura ágil, entretenida, excelente...
Bueno, empecé diciendo que no me iba a parar en elogios, que parecemos un grupo de autoestima, así es que : FIN y disculpen vds el rollete.


YA TENEMOS EL FINAL: ALELUYAAAA Y que `penaaaaa

Ana J. dijo...

Querida Ángeles: eres una auténtica maravilla.
¿Cómo es posible que hayas tenido tanta paciencia y disciplina como para hacer este magnífico resumen-esquema del capítulo y, además, hayas podido reflexionar sobre las preguntas que quedan sin respuesta?
Ahora que Marcos ha publicado, vemos que gran parte de ellas han sido respondidas.
Hay una que me gustaría comentar y es la referente a la cajita. Creo que lo importante de esa caja eran la carta de la madre de Sophie y el mapa que su padre le dibujó. Bajo mi punto de vista, con esos dos recuerdos que guardaba está más que justificada su presencia, ¿no crees?
Respecto a la posible y maquiavélica asociación de Thomas y Amy para confundir a Sophie, sinceramente, no lo creo. Amy no lo hubiera permitido, seguro que no.
Y lo de las piedras y los Matthews... uffff, qué pregunta!
Mi opinión personal es que no, que las piedras con las que crear el híbrido y las piedras preciosas del tesoro nazi fueron buscadas y encontradas, con mayor o menor éxito, por todos los malos pero los Matthews lo que localizaron fue el verdadero tesoro: el metal que se transportaba en el submarino de la Iº Guerra Mundial y por eso Gutter Sound estaba marcado en el mapa del padre de Sophie.
Al menos, es así, si mi memoria no me falla y si no he interpretado mal alguna de las pistas escritas por mis compañeros, que todo es posible.
Ángeles, de nuevo tengo que darte infinitas gracias por todo: por tu participación entregada y riquísima, por el cariño que viertes con tus palabras, por el entusiasmo que muestras (no sabes cómo me llegó al alma que quisieras compartir podio conmigo para ser la primera en comentar un capítulo) y por el aprecio con que nos tratas a mi escritura y a mí.
El mayor de los abrazos

Dacil martin dijo...

Antes de pasar al magnífico y último capítulo de la novela, no quería dejar de plasmar mi opinión sobre este espléndido capítulo que nos ha regalado Ana.
Han pasado unos días, y la euforia espontánea que me llevó a aplaudirlo no se ha quebrantado. Una segunda lectura no han hecho más que reafirmar la gran labor realizada por Ana con la información que, dispersa en la novela, debía ser aclarada. Con el arte literario que la suele caracterizar como escritora, ha montado un escenario cinematográfico espectacular al mejor estilo de novela negra, no exento de dulzura en las escenas de Jack y Sophie, de dureza por la sangre y muerte que resultan de una guerra entre personas tan peligrosas cegadas por el poder y la codicia, de intriga, de fluidez y de interesante punto de vista sobre el rescate de valiosos metales conductores. Un tema crucial hoy en día, y trastienda de muchas guerra africanas.
La novela ha crecido, no sólo en cantidad sino también en la calidad sobresaliente de su contenido.
Un abrazos a todos

Anónimo dijo...

Hola!!Como le prometí, aquí estoy, única y exclusivamente para volver a decirle que, ME ENCANTA. ;-) Dania.

Ana J. dijo...

Gracias por seguirnos, Dania!
Es estupendo saber que estás con nosotros.
Un abrazo