4 feb. 2013

La literatura y el turismo

Pepe Gonce en la ciudad de Edimburgo,
con la novela "Oscurece en Edimburgo"
Desde que comenzamos a escribir "Oscurece en Edimburgo" me planteé la relación directa de la literatura con el turismo. Ya sé que siempre estoy maquinado, pero es que le he encontrado una relación muy estrecha y me ayudó a descubrir una gran herramienta para la promoción de destinos y sitios: 
  • ¿Quién no ha magnificado una ciudad, un país o un simple pueblo por la descripción leída en un libro?
  • ¿Quién no ha sentido el deseo de conocer la atmósfera y los parajes fotografiados por las letras de un escritor? 
  • ¿Cuántas decisiones de viajes y de turismo no se han decidido por la lectura de un libro?
El caso que les traigo es uno que me llega muy de cerca por la coautoría de "Oscurece en Edimburgo". Un libro cuya trama y acción transcurre en dicha ciudad y que para reforzarlo tiene el título (destino) en portada. En su momento alguna empresa vinculada al turismo de la ciudad se puso en contacto con nosotros para proponernos algún tipo de acuerdo, pero nosotros estábamos enfrascados en la vorágine de la promoción.

Pero sería justo apuntar que existe también una reciprocidad en la promoción. He sido
testigo, en algún acto de firma de ejemplares, cuando un lector se decanta por llevarse el libro al ser un enamorado de la ciudad, haberla visitado recientemente o haber residido en ella durante un tiempo. 

Puedo afirmar, con datos, que gracias a la novela "Oscurece en Edimburgo" varios lectores han sentido el gusanillo de visitar la ciudad. En este caso ha sido nuestro amigo y seguidor "Flamenco Rojo", al que le damos las gracias. Aunque podría apuntar algunos más de los que tengo constancia, pero esto es un post y en internet la brevedad es la reina.

Pepe, espero que hayas disfrutado la cuidad como nosotros de escribir la novela.

"Literatura una herramienta turística"
Artículo: @FranCoescribe

5 comentarios:

Marcos Alonso dijo...

Un excelente artículo. Tienes toda la razón. El cine o los libros han convertido muchos lugares en espacio casi de culto. Vamos que algún aventajado seguro que ya ha montado un pub llamado el Viejo Desván. Saludos.

Amando Carabias María dijo...

Como Marcos, pienso que se trata de un magnífico artículo.
Querido, Flamenco Rojo es una suerte tenerte entre mis amigos. Fue una suerte que te embarcaras con nosotros en la sombra ante este proyecto.
El castillo de Edimburgo aparece desde muy pronto en la novela, creo que en el primer capítulo que escribió Dácil se habla de él. Después la memorable escena de la cena, si no me equivoco escrita por FranCo donde se producen los preliminares del encuentro entre Carlos Escobedo y Deborah Sullivan. Incluso hay por el blog una foto en toma similar a la que nos traes. Pero ésta tiene la ventaja de tu presencia portando nuestra obra, que espero haya llamado la atención en la ciudad.
(Esto es broma, claro)

Flamenco Rojo dijo...

Si digo que la literatura, es un magnífico condimento para realzar cualquier destino turístico, no me equivoco…potencia el color, el sabor e incluso el aroma que envuelve al viajero en sus andanzas por esos mundos. Desde el primer capítulo de la gestación de “Oscurece en Edimburgo” por parte de mis siete “plumigos” tuve el deseo de conocer la ciudad y me prometí que tan pronto surgiera la ocasión, lo haría. La ocasión llegó y el viaje se realizó…

Deciros para quienes no conozcáis Edimburgo que es una ciudad con uno de los cascos antiguos más encantadores de Europa. La “Royal Mile” (en la Old Town) es una de las calles más bellas que he visto, une el Castillo de Edimburgo (el de la foto) con el Palacio de Holyroodhouse (Palacio de la Reina) y según nos comenta uno de los guías que nos atendió, fue la arteria principal de la ciudad medieval y actualmente, gracias a la conservación durante el siglo XX, mantiene su peculiar personalidad.

Hoy, estoy convencido que cuando Inma decidió ubicar a nuestra Sophie en Edimburgo en el primer capítulo no fue por casualidad…Edimburgo es tierra de escritores…no en vano Edimburgo ostenta desde 2004 el título de "Ciudad de Literatura de la UNESCO", el primero que concedió ese organismo de la ONU. Desde el venerado Walter Scott, pasando por Robert Burns, el poeta nacional, Robert Louis Stevenson (Doctor Jekyll y Mister Hyde y La isla del tesoro), Arthur Conan Doyle (creador de Sherlock Holmes)… Otros, aunque no nacidos en Edimburgo, pero vinculados a la capital escocesa, J.M. Barrie, (Peter Pan), Ian Rankin (creador del inspector Rebus), Alexander McCall Smith, Muriel Spark o la autora de la saga de Harry Potter, JK Rowling…y claro, como no podía ser de otra forma, las 7 Plumas, autores de “Oscurece en Edimburgo”, han quedado desde nuestra visita en un rincón de la ciudad. Ni que decir tiene que al guía se le informó del libro es cuestión, éste se comprometió a visitar el blog y nos prometió que de ahora en adelante incorporarían la aventura de siete atrevidos escritores españoles entre las historias que cuenten al turismo castellano. Habrá que volver pronto para comprobarlo.

Besos y abrazos para todos.

Flamenco Rojo dijo...

Francisco, que se me olvidaba...no dudes que hemos disfrutado de la ciudad tanto como ustedes escribiendo y nosotros comentando en su momento...Es una ciudad que tarde o temprano tenéis que visitar los 7, a ser posible juntos y si puede ser con los comentaristas, mejor.

Francisco Concepción dijo...

Flamenco,de ello no te quepa duda.
Una vez más gracias por esa fidelidad y amistad.