10 jun. 2010

Culross: emoción de un descubrimiento.



Foto tomada del blog Desde Barcelona de Carles Gracia Escarp



Si uno lee el capítulo 13 de esta novela, se encuentra con la aparición de un nuevo espacio para esta novela, me refiero a Culross... De inmediato, me he puesto a buscar sobre esta localidad. El buscador ha respondido con prontitud al teclear de mis dedos. Han aparecido rápidamente varios enlaces donde encontrar datos sobre esta población.

Marcos Alonso, autor de este capítulo, ya había hecho algún guiño en otro de los capítulos al hablar de un carro, de olores nauseabundos... Más aún, en alguno de sus comentarios había deslizado que todo tenía sentido. Personalmente estaba seguro de que algo pasaría.

Y ha pasado.

A continuación resumo la información que he encotrado en el blog de Carles Gracia Escarp, titulado Desde Barcelona. Pinchando aquí se accede a su entrada sobre Culrros

Culross es una antigua ciudad real enclavada a orillas del fiordo o estuario del río Forth (Firth of Forth) y situada entre dos puentes que cruzan el Forth, a 4 millas del Kincardine Bridge y a 12 millas del Forth Road Bridge.
En los siglos XVI y XVII Culross se desarrolló gracias a la riqueza del comercio del carbón y de la sal. Pero le llegó la decadencia de la que no se empezó a recuperar hasta los años 30 del siglo XX, en que se empezó a restaurar sus más destacables edificios. Hoy en día resulta un conjunto arquitectónico histórico que guarda la esencia de una ciudad escocesa del siglo XVI y XVII, parece como si el tiempo se hubiera detenido en la vieja Culross.
A destacar su casa consistorial de influencia flamenca, la Culross Town House, edificada en 1625 con una torre de 1783, y muy próxima detrás del monumento al Almirante Thomas Cochrane, héroe naval escocés nacido en la localidad, veremos el Palacio de Culross con su fachada amarilla que fue mandado construir en 1597 por el mercader Sir George Bruce de Carnock. Conviene mencionar la iglesia de la Abadía cirsterciense de Culross fundada en 1217 según se cree en honor a San Mungo que nació en Culross y tras su abandono restaurada en 1823 y 1905, junto a los restos de su estructura original.
Como tantos lugares de la zona sus calles conservan la primitiva estructura e incluso su tradiciolnal pavimentación empedrada

Otro de los lugares que merece la pena visitar el Mercat Cross, placita en la que se encuentra el crucero del unicornio, datado en 1902 y a imagen de otro unicornio ubicado en la ciudad de Stirling.

Y lo que ha ocurrido es que se me ha presentado un lugar maravilloso, del que desconocía todo, que los unicornios me encantan y que la canción que ilustra musicalmente esa entrada es una de mis favoritas desde siempre:

También podéis encontrar más información e imágines aquí.

Y por su puesto en vuestro navegador...


5 comentarios:

Ana J. dijo...

Fabuloso, Amando!!!
Esto es eficiencia y gusto por el detalle.
Muchas gracias
Un abrazo

Marcos Alonso dijo...

Sencillamente un Crack, y que no estés en la selección española!

Un abrazo

Amando Carabias María dijo...

¿Y esto qué es?

Flamenco Rojo dijo...

Ni yo mismo lo hubiera hecho mejor. Magnífico amigo.
Si algún día se editara la novela, cosa que no dudo, sería una pena que todas las informaciones paralelas se perdieran...Estoy seguro que a FranCo se le ocurrirá algo.

Abrazos.

FranCo dijo...

Flamenco Rojo, no dudes que editaremos la novela, si cerramos el círculo, y tampoco dudes que la información paralela y la participación de todos los lectores aparecerá.

Pregunta a quien me conoce y te dirá que seguro que será así.

Un abrazo.