28 ago. 2010

Capítulo 35



Jack había pasado los últimos días como si una fiebre le corroyera el cerebro. No había aparecido por la oficina y había dado órdenes a Jane de que le retrasara la agenda por lo menos una semana. Corría el riesgo de que el negocio con los japoneses se fuera al traste debido a tanta dilación, pero no podía evitarlo.
Durante el entierro de Amy, el dolor de Sophie conmocionó a Jack. Cuando la vio arrojar la rosa sobre el ataúd de su abuela tuvo que reprimir acercarse a ella para abrazarla, para decirle que no se encontraba sola. Debía estar pasándolo muy mal, pero si la atosigaba con sus atenciones podría perder el acercamiento que había conseguido la mañana del sábado anterior donde unos scones estuvieron a punto de ser testigos de un momento memorable. Tan sólo unos días atrás y cuántas cosas habían sucedido.

27 comentarios:

Ana J. dijo...

Ya lo tengo!!!
Ahora te cuento

Ana J. dijo...

Qué alegría más grande me has dado, Anabel!
Por fin Jack aparece como el aliado que quiere ser para Sophie!!! Sin tapujos, sin que pueda parecer que hay dobles intenciones. Y con declaración incluida!!!
Las cartas boca arriba.
Por fin alguien es sincero, completamente sincero con Sophie. No me extraña que la pobre tenga dudas. Incluso así, se lanza a la piscina y confía en él.
Solo me queda una duda, pero lo mismo la resuelvo leyendo los capítulos anteriores: ¿qué sabe Jack de la relación de Sophie con Escobedo? Que yo recuerde, solo lo conoce de que Deborah se lo presentó en la cena en el Castillo.
¿Tiene Jack sus reservas con Escobedo justamente por esa relación con Deborah, que él sí que sabe positivamente que no es trigo limpio?
Me ha encantado el capítulo. No sólo por lo bien que está sino porque te metes hasta el fondo en los sentimientos de alguien como Jack, en sus motivaciones y en las causa de muchas de sus actitudes: su relación con su padre, cómo percibe el trato que le dio, su supuesto amor por Amy....
Enhorabuena, Anabel, has hecho un gran capítulo y, a nivel puramente personal, me has dejado muy satisfecha
Un abrazo enorme para ti.
Otro grandote para todos los demás

Marcos Alonso dijo...

Uf, una primera lectura no da para mucho con un capítulo tan jugosos y decisivo como éste. Lo que si queda claro es tu forma de escribir tan fluida y esos diálogos que nos habla de como son estos personajes claves. Cabría comentar mucho sobre esa sorprendente relación entre los Donaldson y un Jack que no deja de sorprender a Sophie.

Mañana más, cuando relea tu capítulo con los parpados más abiertos.

María dijo...

¡Bueno, bueno, bueno!,
¿Será posible, que Jack, el calvo, vicioso, ambicioso, sea capaz de traicionar a su padre, incluso a sí mismo, por ayudar a Sophie?.
¿Son reales sus sentimientos, o es una estratagema más, para conseguir sus propósitos?.
Creo que Sophie, no se fía demasiado de él. Seguramente hace bien, pero está en un momento tan vulnerable, que ya veremos si no cae en sus redes.
Este capítulo va a suscitar infinidad de comentarios.
Anabel eres muy buena cocinera. Besicos.

Amando Carabias María dijo...

Antes de acostarme y después de un día de viaje por esta Provincia, me encuentro con este capítulo en apariencia tranquilo, pero que esconde una bomba de relojería.
Un nuevo pacto, un pacto que hace unos capítulos hubiera parecido antinatural como quien dice.
Jack ha terminado por declarar su amor, al menos a su manera, y Sophie, quizá por prudencia y por interés, prefiere admitir una primera alanza. Quizá esté corriendo un riesgo.
Ahora no nos vamos a creer tan fácilmente que el único que actúa con honestidad es Viciosín. ¿Tendrá algo escondido?
Lo que me intriga y que ya me dejó perplejo en su día y se ha acrecentado más, es la extraña relación de Jack y su padre. Parecen viejos enemigos en situación de tregua o algo así. No sé decirlo mejor.
En fin esto se pone que arde.
Va a hacer falta el cuerpo de bomberos para apagar tanto fuego

Anabel dijo...

Gracias, Ana. La verdad es que no recuerdo si Jack sabe algo sobre la relación de Escobedo con Sophie -doy por hecho que el tema de la radio lo desconoce-. Aunque he supuesto que si Jack contrató a Deborah, ésta le habría dicho que Escobedo sí tiene alguna relación con Sophie.

Gracias, Marcos. No estaba, ni estoy muy segura de que agrade a todos este papel que acabo de otorgarle a Jack, nuestro Jack. De todas maneras, me he limitado a meterme en la cabeza del Jack que nos presentó Ana en el capítulo aquel donde iba desesperado conduciendo y hablando por teléfono para sacar a Sophie del calabozo. Allí me convencí de que Jack era un hombre enamorado. Cuando llegué a este punto, el capítulo salió solo.

María dijo...

Parece de Jack, desconoce la relación de Sophie con Escobedo, a través del programa de radio.
Pero a la vez que le ofrece su ayuda, le pide que comparta toda la información que posee, las anotaciones del cuaderno, etc. A ver si lo que quiere, es hacerse con la información y además darle un revolcón, (mira que bien, me ha salido un pareado).

Anabel dijo...

Gracias, María. Me gusta mucho cocinar, aunque no sé dónde me manejo mejor si en los fogones o entre plumas... Tienes razón, ni la misma Sophie, harta de ser traicionada, se cree las intenciones de Viciosín. La reacción de Jack me viene preparada, como ya he dicho antes, por el capítulo de Ana. En éste he explicado someramente la relación de Jack con su padre para dejar claro qué piensa del mismo. Aunque de tal palo... Por eso hace bien Sophie en no fiarse totalmente. El resto de plumíferos tienen en su mano demostrar si Jack merece nuestra confianza y la de Sophie.

Pues sí, Amando, es una bomba de relojería. Lo sé. Pero tras muchas vueltas y varios comienzos, me situé cronológicamente y la sucesión lógica me llevó a que Jack -hombre enamorado en estos momentos, o así lo imagino yo- moviera ficha a favor de Sophie. Había pensado meterme dentro de la cabeza de Deborah, pero pensé que era muy pronto aún. Y lo siguiente fue que como ya era viernes, el encuentro entre Escobedo y Sophie iba a ser determinante. Pero al pensar en Jack, decidí que Sophie debía afrontar la siguiente cita con Escobedo con muchas cartas bajo la manga, pues él también las tenía. Así que opté por sellar primero la alianza Jack-Sophie. No sé si me he explicado con claridad -ya es tarde-, pero este ha sido mi desarrollo mental para resolver el capítulo.

Gracias, Amando.

Anabel dijo...

Pues no lo sé, María. Esa decisión la han de tomar las plumas siguientes.

Isolda dijo...

Quiero que sepas que lo he leído y está en su punto, como te anuncié. Me caigo de sueño, mañana vuelvo y desmenuzo el capítulo. Por cierto, como dice María, llevamos 35 y habrá que ampliar el calendario!
Sois increíbles, de veras.
Tu beso Anabel y otros seis como siempre.

María dijo...

Otra cosa que me llama la atención, ¿cómo sabe que su padre no derramó, ni una lágrima? si todos llevaban gafas de sol.
También afirma que Amy fue su amante durante muchos años, yo creía que el enamorado era el padre, pero no que Amy le correspondiera y fuese su amante.
Demasiadas preguntas, esperaré a leer los comentarios.

Ana J. dijo...

No puedo evitar decir lo que pienso respecto a Jack y Sophie aunque supongo que eso no servirá de nada, puesto que cada uno tenemos una imagen de él en la cabeza (estoy segura de que, al menos, alguno de LOS plumas lo dejará maltrecho).
Jack tiene muchos intereses en lo que Sophie pueda proporcionarle, su relación puede hacer que se beneficie y saque ventaja a Purplestone, a su padre... a quien sea.
Pero apuesto el cuello, literariamente hablando, a que no va a traicionarla. Está enamorado de ella, ha intentado salvarla de la cárcel, enviarla a Osaka para quitarla de enmedio sabiendo que hay peligro y ahora es capaz de delatar las intenciones de su propio padre, con el que le une una relación ambivalente, bien es cierto, pero del que probablemente necesite su aceptación, como le sucede a los niños que no han recibido el cariño necesario en su infancia. Anabel describe esto de forma magistral, etc...
Creo que este tandem puede funcionar de maravilla, con sus suspicacias lógicas, con su tensión sexual, con el apoyo mutuo y la mutua potenciación de sus valores (Sophie, su don; Jack, sus contactos y su mala leche)
Pero, evidentemente, esta es mi visión.
Besos, besos

María dijo...

He vuelto a leer el capítulo, entiendo que esto ocurre justo antes de que Sophie vaya a la emisora para hacer su programa.
He leído el capítulo 31 en el que Sophie, se enfrenta a Carlos y le dice que no está dispuesta a consentir que la sigan manipulando, se supone, que ya tiene toda la información que Jack le ha facilitado, momentos antes, y aún así, le insinúa que esta enamorada de él, pero éste, vuelve a rechazarla.

Yo creo entender, que por muy enamorado que Jack esté de Sophie, ella no le corresponde, él se decide a tomar partido, traicionando todo lo que hasta ahora le movía, incluso a su propio padre, pero Sophie desconfía, tiene motivos sobrados, para no fiarse de nadie, pero me parece, que la nueva Sophie, no descarta, acostarse con Jack, si llega el caso, a cambio de ese pacto que acaban de suscribir, pero de momento, sus sentimientos van por otro lado.

Se nos presenta, un panorama muy interesante, Jack quiere a Sophie, y Sophie quiere a Carlos. Esto estaría dentro de lo normal, si no fuese, porque sabemos quien es Carlos, el parentesco que tiene con ella. Y sabemos quien es Jack, la fijación que tiene con las cojas, ¿Seguro que no lo confunde con amor?. Y está el asunto de las piedra que todos buscan, o sea los intereses económicos, que en muchas ocasiones, pesan más que los sentimientos.

Flamenco Rojo dijo...

Al igual que Sophie no se fía demasiado de Jack, como dice María, yo de momento tampoco. Esperaré unos capítulos y Viciosín tendrá que ganarse mi confianza.

Anabel, un capítulo muy fluido y bien construido.

Besos y abrazos.

Isolda dijo...

Vengo de leerlo nuevamente. Me hago pocas preguntas, porque hasta que nos lo demuestre con hechos, sigo sin fiarme de Jack. Bien es cierto que parece sincero y que hará lo posible por ganar la confianza de Sophie. Las intenciones las dirán los siguientes plumas. Me ha gustado la descripción de sus sentimientos y que hayas situado la acción, otra vez en un viernes.
Creo que Sophie ha reaccionado como todos pedíamos y será capaz de resolver por sí sola la historia.
En cuanto a la relación de parentesco que habéis apuntado varias veces, entre Carlos y Sophie, no tiene la menor importancia, no es un primer grado.
Por si sirve de algo, mis abuelos paternos eran primos hermanos y no fué obstáculo.
Me ha gustado mucho tu explicación a Amando sobre el desarrollo del capítulo, igual que el comentario largo de Ana J.
Seguiremos a la espectativa.
Más besos.

María dijo...

Es cierto que el parentesco entre Sophie y Carlos Escobedo, no es obstáculo para que tengan una relación, pero después de las declaraciones de amor de Sophie, porqué la rechaza, tal vez no le gusta, tampoco está obligado a corresponder a su amor, como le ocurre a Sophie con Jack.

Aunque más fácil, veo que Jack, con el tiempo y cumpliendo sus buenos propósitos, conquiste a Sophie, que ésta, consiga conquistar a Escobedo.

Marina Fligueira dijo...

Me encanta este capítulo: lo he leído y releído y me parece que las intenciones Jack, son sinceras. También va siendo hora de que a Sophie le suceda algo bueno. Un beso y mí enhorabuena.

Anabel dijo...

Isolda, gracias por tus ánimos. Yo tampoco me termino de fiar de Jack, pero, como dice Ana, en estos momentos percibo a este personaje enamorado, por eso pienso que es sincero. Otra cosa será cómo lo vean mis compañeros y cómo se vaya desarrollando la trama.

Bueno, María, se pueden verter lágrimas detrás de las gafas de sol. De todas maneras, no hay que tomar la frase en sentido literal, sino en que el señor Donaldson no dio muestras de dolor. Estoy de acuerdo contigo en que el parentesco de Sophie y Carlos no sería ningún impedimento en caso de tener una relación. Te digo como a Isolda: las respuestas hay que buscarlas en la continuación de la novela.

Desde luego, Flamenco, Jack se tiene que ganar la confianza de todos. Mucho nos ha de demostrar. Quién sabe cómo se desarrollará esta alianza tan curiosa. Ya sabes, para saberlo, seguir leyendo.

Marina, yo también lo escribí creyendo en las intenciones de Jack, pero ¿quién sabe?

Gracias a los cuatro. No por mucho repetirlo es menos verdadero: sin vosotros este proyecto no habría pasado de ser una ilusión.

Saludos, family.

Anabel dijo...

Veo que pensamos lo mismo, Ana: el trío Sophie-Jack-Carlos puede ser el centro de esta novela, puede proporcionarnos mucho juego (supongo que habría que convertir este trío en un cuarteto: habríamos de añadir a Deborah).

Respecto a la alianza Sophie-Jack, -que a priori puede parecer un tanto extraña- es una tela de araña más que entrelazara a los personajes. Estas "telas de araña" nos dan la oportunidad de explicar aspectos psicológicos de los personajes que pueden ayudar a entenderlos mejor y darles esas tonalidades y alejarlos del personaje maniqueo. Para mí son tanto o más importantes que toda la trama Purplestone, MI5 y demás.

Y, desde luego, la tensión sexual Jack-Sophie puede ser estupenda. Además de la de Escobedo-Sophie. Ahora pueden entrar en juego también los celos de Jack, a parte de los de Deborah...

En fin, que me enrollo.

Saludos.

María dijo...

Posiblemente tengáis razón, ya que la trama, Purplestone, MI5, Nazis, tesoros ocultos, e intereses entrecruzados, está planteada y sabemos, quien es quien y lo que todos pretenden. Posiblemente, insisto, sea el momento de ahondar en la parte sentimental de los personajes, ver que de verdad hay, en la declaración de Jack a Sophie. Saber porqué Carlos la rechaza una y otra vez, si Déborah tiene que ver algo en este rechazo.
Descubrir si Déborah, además de trabajar para todos, sigue interesada en Jack.
Algún capítulo romántico, no estaría mal, pero no se yo si las plumas masculinas, se prestarán a ello, aunque la siguiente en escribir es Inma, que bien podría estar interesada en el tema. Ella nos lo dirá.

Dácil Martín dijo...

Buen capítulo. Me ha encantado esa permanente alerta que vive el lector a la par que Sophie. Las mismas dudas y la misma desconfianza hacia Jack. Cuando él dice a Sophie: "confía en mí...", mala cosa. Aunque, también es cierto que todas las intenciones de Jack tienen por objeto protegerla.
Un capítulo fluido y bien escrito.
Felicidades compañera. Un abrazo, Dácil

Inma Vinuesa dijo...

He estado perdida este fin de semana, no he podido conectarme, pero ya regresé y estoy, no se que palabra emplear, perpleja, impresionada... acojonada...
Me ha parecido un capítulo decisivo, me intriga que nos puede deparar Jack y Sophie, es impresionante con la fluidez que nos introduces la relación de Jack con su padre, me ha parecido muy interesante. Y el final: "¿queda claro Sophie?, realmente ¿hay algo claro entre estos dos personajes?.
Buenísimo capítulo, creo que estos últimos capítulos están siendo básicos para la novela, están llevándola por un camino que ha reforzado más la trama y las ganas de escribir de todos.
Un beso fuerte

Anabel dijo...

Me has leído el pensamiento, María. Sí, pienso lo mismo que tú. Una novela ha de tener una trama -ésta es evidente que la tiene- y, además, la parte, que yo llamo, psicólogica de los personajes. La primera trama pone el tiempo, el lugar y las circunstancias donde se van a desarrollar nuestro personajes a los que hemos de investir de una personalidad que en ningún momento ha de ser plana.


Gracias, Dácil. Ya he expresado que esta vuelta de tuerca es arriesgada -puede ser que no guste a todo el mundo-, pero puede aportar mucho juego.

Me alegra saber que te ha gustado, Inma. Eres la más apasionada de todos los plumíferos, no me cabe duda. Lo expresas en cada comentario. Este proyecto está siendo muy importante para ti y para todos nosotros.

Es estupendo poder compartirlo, además, con comentaristas tan finos.

FranCo dijo...

Anabel, un plato tradicional, presentado con exquisito gusto. Se deja comer, quiero decir se deja leer y disfrutar. Nos llena de proteínas nuestra novela. La revigoriza y la estimula.
Me gusta tu cocina. Felicidades.

Ángeles Hernández dijo...

De sorpresa en sorpresa ¿o no tanto?:
Desde el principio de la obra sabemos la inclinación de Jack hacia Sophie y hacia las cojas aunque ¿qué es primero el huevo o la gallina?.¿A Jack le gustan las cojas porque le recuerdan a su amada o la fijación "fetichista" hace que su empleada le guste especialmente?

En el capítulo autorreflexivo en el que Jack se expresa tan espontáneamente sobre la detención de Sophie, está realmente preocupado. No finge ni habla para
nadie, sólo para sí mismo. Me apunto a que es antes la gallina (Sophie) que el huevo ( la cojera).

En cuanto a la traición al padre...
queda todavía mucho que escribir en esta novela y quizás alguien pueda explicarnos cómo es esa relación que ya el hijo (Anabel) describe como fría, poco amorosa y sólo satisfecha en las dos ocasiones en las que el padre pudo lucirse con los éxitos del hijo: psicologicamente muy comprensible el rechazo. Si además hay otros motivos que algunas de vuestras mágicas plumas pueda contarnos, no tendríamos por qué pensar que Jack está mintiendo ni considerar que debe más respeto a su padre que a su amada.

En cuanto a mi "elegida" , querida Sophie, normal es que no se acabe de fíar y que a pesar de todo asuma el riesgo. Rasgo de madurez de la nueva piel que luce.
..................................

Magnífico capítulo Anabel, ya me da un poco de rabia echaros tantas flores, pero es que "Hay lo que hay": imaginación, buen hacer, riesgo, profundización en las tipologías, engranaje de todos los componentes de la historia tanto personajes como sucesos, humor, ritmo y sobre todo CALIDAD.

Buen guiso, Doña Calidad Anabel, El toque Gallina Blanca ha dado un resultado para chuparse los dedos. Y...ya nos iréis contando e inventando, que seguro que la obra final será un producto excelente. Ya lo es.

Enhorabuena Anabel, escribes muy bien y este también lo has bordado.

Abrazos a todos de Á.

Anabel dijo...

Gracias, Francisco, es un honor tener catadores tan exquisitos.

Sí, Ángeles, opino como tú, creo que tenemos antecedentes como para confiar en Jack. También es bastante normal que Sophie dude de él. Hay que darles tiempo a los dos y a ver qué deciden el resto de plumíferos.

Saludos

Anabel dijo...

Ay, Ángeles, me he olvidado de agradecerte tus palabras, siempre tan estupendas. Es un lujo tener a lectores como vosotros que nos dedican tanto tiempo.

Un besico.