31 ago. 2010

Capítulo 36


Pero Sophie necesitaba más, más verdades. No, no le quedaba claro nada, por lo que le increpó con un tono desafiante.
-A ver Jack, vienes irrumpiendo en mi casa pidiéndome que seamos sinceros y compartamos la información. Pues bien, seamos sinceros.
Lo que ambos buscamos en esta investigación son cosas completamente diferentes. Yo quiero descubrir el paradero de mis padres, vivos o muertos, pero en definitiva, saber dónde están.
Tú tienes otras pretensiones, las tuyas son ambiciosas, tienes ansia de poder y riqueza, eso no lo puedes negar.
(...)

44 comentarios:

Ángeles Hernández dijo...

Primera lectura, así a vuelapluma: Bien, bien, bien, bien...

Seguimos atando cabos con maestría en una conversación sencilla que nos desvela fundamentalmente dos cosas:
1-Sophie sabe lo que quiere y a pesar de que el apoyo de quien se lo ha ofrecido con tan bellas y engatusadoras palabras, no le va a servir de gran cosa... ( por eso llaman vil al metal, porque ENVILECE, incluso las mejores intenciones, que ¿por qué no? quizás hasta exisitieran en un principio en el corazón de Jack: yo también , incluso a pesar del final del capítulo, le otorgo el beneficio inicial de la duda)...
2.-Lo va a lograr gracias a sus poderes y a sus objetos en los que ya sabemos que está la clave (el péndulo, la carta, el pergamino...)
Hoy quizás no llegue a descubrirlo, pero estoy segura de que su maravillosa percepción le conducirá definitivamente a encontrar lo que está buscando. Esa percepción que también le está haciendo sentir, que algo en Jack ha cambiado después de ver el plano.

Seguro que ahora SI va a saber jugar sus cartas, empezando por hacer creer a viciosillo que ha logrado engañarla, así como supuesto aliado y mientras ella posea el plano tendrá que ayudarla. Ella conseguirá que éste no desaparezca de sus manos por mucho que lo intenten. De momento, su jefe no va a poder quitárselo en esta entrevista porque ha de seguir manteniendo la farsa.

Estupendo Inma, la trama está ya muy perfilada y ahora se trata de que consigáis ( que lo conseguiréis) que el gorrión engañe al águila y sepa utilizarlo en su provecho.
No le vendría mal un alíado de verdad, ¿a qué esperáis?.

Un nocturno abrazo a todos Á.

María dijo...

En una primera lectura, me reafirmo en que Jack, no tiene solución. Pretende engañar a Sophie, menos mas que ésta, no se termina de fiar y hace bien.
Ya sabemos más cosas de lo que contiene la caja, una fundamental, el mapa.
Tengo muchas preguntas, para más adelante, cuando lea más comentarios. Felicidades.

Amando Carabias María dijo...

Como siempre has dado un empujón notable a la novela. A mi modo de ver, como más o menos sospechábamos, la alianza Jack-Sophie es tan coyuntural (que dirían los políticos) que no sé cómo interpretar esos vaivenes de Jack, que vuelve a representarse como lo que siempre ha sido para mí, un lobo solitario, que a veces se disfraza de perro de compañía.
Ya que estoy con Jack, creo que es importante la explicación que hace sobre su relación con su padre. Habla de traición, por tanto, tiene que haber algún nexo de unión entre ambos. Quiero decir que yo no puedo traicionar a alguien con quien no tengo establecida ninguna ralación. Quizá en esta relación entre los Donaldson que ahora se ve traicionada, pueda existir alguna clave oculta.

Sin embargo lo de Sophie me parece muy arriesgado.
Antes de mostrarle el contenido de la cajita se dice:

"De entrada, no estaba dispuesta a revelarle a Jack el contenido de la libreta, demasiados datos y secretos para contarlos la primera vez que le daba un voto de confianza"

Estas líneas me parecen clave, puesto que, necesariamente, nos obligan a volver la mirada hacia la libreta donde está lo importante al menos para ella. Y por otra parte demuestra que no se ha dejado embaucar del todo por las palabras zalameras de Jack. Y sin embargo le muestra el mapa, ese mapa que parece el del tesoro. Eso me desconcierta, salvo que ella sepa que esa localización en la zona de la base abandonada tuviera significado hace unos años, no en la actualidad y, en el fondo esté tendiendo un lazo a su jefe.

De nuevo enhorabuena, Inma.

Inma Vinuesa dijo...

Esto es lo que más me gusta cuando hacemos un capítulo, las dudas. Las dudas hay que resolverlas, nos ponen las pilas para los siguientes capítulos.
Con respecto al mapa, creo que Sophie no sabía que podía tener tanta importancia, creo que hasta el momento que se lo mostró a Jack realmente no se había dado cuenta que podía ser una pista de un lugar real. Lo fabricaron su padre y ella como un juego de niños, lo que no sé que ha pensado Jack cuando ha reconocido el lugar, porqué dice que tenía en sus manos más información de lo que podía imaginar. ¿Qué habrá en ese lugar?
Con respecto a Jack pensé que una persona con una niñez y adolescencia privadas del cariño de un padre, debe tener un trasfondo no muy limpio y honesto, por mucho empeño que le ponga.
Yo no dudo que quiera a Sophie, pero se ve en toda la novela que Jack es un tipo con un carácter muy particular (desde su búsqueda de placer en las prostitutas, su forma de llevar la empresa, la relación con su padre, la forma de manipular su entorno cuando encarcelaron a Sophie...) no puede ser tan limpio y transparente cuando se sincera con Sophie.
Daros las gracias: Angeles como siempre al pie del cañón, estas en todos los detalles. Maria estoy ansiosa por que preguntes y aparezca el debate que siempre es muy enriquecedor, y Amando por tus palabras que siempre son gratificantes.
Un abrazo a todos

María dijo...

Supongo que conocéis la fábula del escorpión y la rana, pues eso le pasa a Jack, no lo puede evitar, es su naturaleza.
Sus buenos propósitos duran lo que tarda en obtener lo que busca.

En cuanto a las pregustas, se refieren una vez más, a los tiempos. La acción que narras ocurre un viernes, hasta ahora llevábamos tres programas de radio, o sea tres viernes, el último programa de radio es atípico, porqué Sophie, se enfrenta a Carlos, luego ella vuelve a casa y él se va de copas con Walter.
En el capítulo 35 de Anabel, aparece Jack, justo cuando Sophie está a punto de salir para la emisora, ¿este viernes es el cuarto?, o acaso habéis dado un salto en el tiempo, quiero decir, han pasado más semana, creo que me he perdido un poco, no tiene la menor importancia, como si hubiesen pasado meses, da igual, no afecta para la trama de la novela.
Pero si Sophie, no va a la radio, ¿Carlos ni siquiera la llama para ver que ha pasado?.

Ya has contestado a la pregunta que yo iba a hacer, sobre el mapa, ¿cómo no sabía de su importancia? y sin embargo, guarda en su cuaderno recortes y frases sin sentido. Al menos para nosotros de momento.

Dácil Martín dijo...

Me ha encantado, interesante y con mucha coba. Esta noche me extenderé en su análisis.
Enhorabuena. Abrazos,
Dácil

FranCo dijo...

Me doy cuenta que esto de escribir es como un contagio de estilo y forma. Los últimos capítulos transcurren casi al completo en medio de diálogos. ¿Quién dijo anteriormente que echaba en falta un poco más de diálogo?

A mí Sophie me tiene siempre descolocado. En ocasiones se planta como un toro de lidia y en otras se derrite como un cubo de hielo en Agosto: Desconfía-confía. Ama-Odia. Se muestra Inhibida-desinhibida… En cada capítulo que escribo su vida corre peligro. Por mi parte también la quiero y la odio.

Tras este capítulo, queda claro que existen piedras preciosas, un mapa (como el de los piratas), ambición de riqueza de viciocín, percepción y poder extrasensorial de Sophie y malos declarados “Purplestone”. Veo el final del túnel y no me gustaría que fuera descubrir el filón de piedras y los padres enterrados junto a ellas. Tendremos que buscar otro final.

Inma, te gusta tomar el toro por los cuernos. Felicidades.

Amando Carabias María dijo...

Te contesto, María, ha pasado una semana. Sophie estaba a punto de salir para su programa y parece que llega tarde.

FranCo dijo...

María me pasa lo que a tí. Nos afanamos por determinar el tiempo en hora y día y ello nos hace perder el racord de la novela en muchos casos. Nos crea conflictos. Lo he apuntado en varias ocasiones. Escribir de forma intemporal es menos conflictivo.

Creo que se podría obviar lo del programa en este capítulo, pues aunque el programa resista a casi todo por su fiel audiencia, la protagonista, la conductora, la estrella tiene que estar. Es un programa en directo y con participación de los oyentes. Y en el capítulo no se tiene coartada para soportar un programa sin Sophie.

Otra opción, que la siguiente Pluma puede dar una explicación.

Inma Vinuesa dijo...

María, creo que ya te ha contestado Amando, ha pasado una semana, y al principio del capítulo de Anabel, encontrarás que Jack ha dicho a su secretaria que le suspendiera todo por unos días. Con respecto al programa de radio puede pasar 2 cosas con Carlos, o que la esperara y al ver que no llegaba pusiera un programa grabado, o simplemente supusiera, por su último encuentro, que Sophie no volvería a ir a la radio, y por eso no la llamó, se queda esta incógnita en el aire.
Dácil espero con ganas tu análisis más profundo, gracias.
FranCo, te cuento como surgió este capítulo. Como el camino se está estrechando, antes de escribir pensé, voy a coger las preguntas sin resolver que hiciste, creo que fue en el capítulo 11, y ver si queda alguna sin responder, sólo de los primeros capítulos, y comprobé que no se había vuelto a hablar de la caja, tu pregunta era: ¿que contiene esa caja?. Os hice caso y como quiero llegar a ser tan buenos escribiendo como ustedes, me pregunté, qué puede guardar una niña en una caja?, qué cosas pueden ser importantes para una niña?, y me vino lo del péndulo que siempre lo llevaba su madre encima, la pulsera porque en esa época estaba de moda llevar una pulsera de hilo, tenía que haber algo del padr. Y al final, pensé se nombran siempre lugares, paraderos y no se da ningún dato de ningún lugar en concreto,este podía ser el momento.A ver que depara la abandonada base naval.
Con respecto al final estoy de acuerdo contigo, no me gustan los finales esperados, habrá que seguir inventando.
Amando gracias por estar al quite, entre que uno coge al toro por los cuernos y otro lo torea, esta corrida parece que tiene enganche.
Abrazos.
Inma

María dijo...

Eso pensaba yo, que había pasado una semana, pero como hasta ahora, durante la semana pasaban tantas cosas, de repente me he despistado. Gracias por la aclaración.

Ana J. dijo...

He disfrutado mucho este capítulo, un mano a mano entre Sophie y Jack. Un duelo de voluntades: una bien formada -Jack, que sabe bien lo que quiere y siempre encuentra una forma de cómo conseguirlo- y otra que se está formando: Sophie, recién nacida a la autoconfianza.
También se nos muestran con más claridad algunos de los poderes -yo preferiría llamarlos "dones" o "capacidades", para que no parezca que es Harriet Potter-, que pueden encauzar la búsqueda, tanto de sus padres como de las famosas piedras.
Por cierto, me ha gustado eso de que el mapa lleve a una isla en el fiordo. Supongo que será donde encalló el submarino y paradero de las gemas del que Amy, que Dios tenga en su gloria, no dio señal alguna de conocer, a pesar de que Herman la puso en sobreaviso. Menos mal que el padre de Sophie tuvo el detalle de marcarlo en un mapa infantil -muy buena tapadera, por cierto. ¿Quién va a reparar en un mapa hecho para que una niña juegue? Muy bueno.
Lo del programa de radio, a pesar de las explicaciones, no lo termino de pillar. ¿Vuelve a dejar Sophie colgado a Carlos?
Como dice María, ¿Carlos no la llama ni hace nada?
Este chico se está buscando que Sophie termine de pasar de él y se lance de lleno a los brazos musculosos -eso lo pongo yo de mi cosecha- de Jack.
Me da pena que Jack se descubra ante todos haciendo claro y meridiano que le interesa más el dinero que Sophie a la que, por otra parte, parece ser que desea más que ama. En fin... debo ser la única pluma que confía en el amor sincero de Jack, a pesar de que sea un ambicioso, que lo cortés no quita lo valiente.
En resumen, un capítulo excelente, lleno de claves y detalles que nos retrotraen al pasado y nos hacen mirar al futuro.
Enhorabuena, Inma

Inma Vinuesa dijo...

Gracias Ana,estoy siguiendo vuestros consejos de escritores, es importante sentirse en la piel del personaje e imaginar como pensarían, como hablarían, como actuarían. No sé si lo he conseguido, pero he disfrutado mucho intentándolo.
Como me dijo en su capítulo Anabel, que por otra parte ha sido clave para escribir este, disfruto mucho con esta aventura y siempre que me toca me pongo muy nerviosa pero me lo paso muy bien.
Muchas gracias.

María dijo...

Vuelto a repasar el capítulo, y el comentario de Amando, ¿Creemos a Sophie, tan recelosa de Jack, como para tenderle una trampa, mostrándole un mapa, que ella sabe que ya no tiene ningún valor?.
Pero si el mapa lo dibujó su padre, indicando donde estaban las piedras, ¿tuvo tiempo después de cambiarlas de sitio?.
Sería interesante saber, porqué el padre, le dio a Sophie el mapa, Inma lo ha explicado, ¿pero que intención tenía al hacerlo?, una persona que sabe que su vida peligra por conocer donde están las piedra, ¿le dibuja un mapa con su situación a una niña como un juego?, vale, pero para qué, ¿qué se supone que tenía que hacer Sophie, en vez de guardarlo en una caja y casi olvidarse de el?

Ana J. dijo...

Inma, aquí escritores somos todos, unos con más experiencia que otros, pero sólo eso.
Y todos hacemos lo que podemos y aprendemos del resto lo que podemos.
Has hecho un gran trabajo metiéndote en la piel de Sophie y de Jack. Si eso no es ser escritor...

Inma Vinuesa dijo...

María en el capítulo se cuenta que el mapa indica un lugar y que contiene las letras de la palabra purple, no dice nada de las piedras, sino de un lugar relacionado posiblemente con purplestone. Si el padre temía por sus vidas, quizás señala un lugar donde estén ocultando sus acciones la organización purplestone, o señalen, como bien dice Ana, el lugar en el que naufragó el submarino, que nos contó Marcos en el capítulo 34.
Todos estos años Sophie no tenía idea de la existencia de Purplestone hasta los últimos acontecimientos que le han pasado y la confesión de su abuela. Datos que han sido claves para ver el trasfondo de lo que ocultaba el mapa que hizo su padre.
No sé si aclaro tus dudas, pero yo lo veo más de esta manera.
Un abrazo y gracias por tus interpretaciones, dan posibilidades para la continuación de la trama.

Dácil Martín dijo...

Uf, ahora me toca, me has dejado un buen legado. Y como siempre digo: ahora que releído el capítulo no puedo más que agradecer la senda despejada que has marcado.

He disfrutado leyendo, me ha resultado ser un capítulo interesante. La valentía surge de nuevo con la intención de centrar la novela en el tema que nos preocupaba a todos (los personajes, los lectores, los autores de la trama). Es decir, preocupaba dar respuestas a las cuestiones que rondaban aún por nuestras cabezas: qué se pretende, qué es lo que buscan exactamente, y dónde van a buscar.
Por otro lado Sophie sigue cobrando protagonismo y firmeza en sus pasos, tal como se describen en el momento que va en busca de la caja. También sigue fiel a los últimos capítulos mostrando fielmente a una Sophie con carácter capaz de rebatir al autoritario Jack, ¡bien! Porque encuentro la diferencia entre Jack y Escobedo por la falta tacto del primero, por la falta del arte colombófilo que impregna al argentino.
Me ha gustado, has sabido hilar el estupendo capítulo de Anabel con el tuyo. Espero, al menos, llegar hacer lo mismo. Un abrazo

María dijo...

Gracias Inma, pero mi intención haciendo preguntas, tal vez, tontorronas, es pensar, si las cosas podrían ser de otra manera.

Si el mapa indica el sitio donde naufragó el submarino, en el iban las piedras, joyas o lo que fuera, puede que el abuelo, las trasladara, pero cuando Jack ve el mapa, automáticamente piensa en piedras preciosas y riqueza.

Amando Carabias María dijo...

Sobre el asunto del mapa, a mi modo de ver, hay una parte clave que a mi modo de ver puede estar en la base de lo que hablamos.
Veamos, esto es lo que escribió nuestro querido Marcos, mientras el padre de Jack explica a Carlos cómo ocultaron a su abuelo:

"Lo tuvimos fuertemente vigilado. Nos llevó hasta un escondrijo, donde tenía guardado una pequeña parte de su tesoro, eso nos calmó momentáneamente, pero estábamos seguro de que eso sólo era la cabeza del iceberg. Como podrás imaginar, ya no se trataba de una misión del MI5, estábamos pensando en nuestros próximos 60 o 70 años de buena vida. Subestimamos al maldito Herman. Una mañana cuando llegamos Winston y yo a la casita donde lo teníamos retenido, muy cerca de Culross, nos encontramos con una estampa dantesca. El cuerpo del Coronel O’Rourke estaba destrozado e irreconocible. Herman se había ensañado con él hasta la saciedad: las orbitas de sus ojos estaban esparcidas por el suelo, el aire que respirábamos apestaba a carne asada y aún se apreciaba su cuerpo contorsionado sobre un barril, con todos sus huesos fracturados. Comprenderás ahora el resentimiento de Walter hacia tu abuelo –Dijo Thomas, mientras miraba a Walter cabizbajo resoplando y maldiciendo entre dientes.
- Vaya, tuvo que ser terrible –Dijo Carlos ante la anteta mirada de Walter, que parecía querer descubrir la sinceridad de las palabras de Carlos.
-Creo que ya hemos hablado demasiado, tú puedes contarnos la historia del otro lado –Dijo Walter, convidándolo a completar el relato."


Las negrillas son mías y en ellas quería que os fijaráis. Es casi seguro, o así me lo imagino, que Jack oyera a su padre hablar sobre este asunto, y por ello para él el mapa es tan determinante y por ello él ve en el mapa piedras preciosas, todo el santo grial.
Pero lo que quizá no sepa, debido a la enemistad con su padre, es que el lugar donde está el tesoro ya no es el que era.
Bueno, así lo veo yo, ahora... Mañana ya veremos. Es lo que tiene esta novela.

Isolda dijo...

Este capítulo, Inma, me ha resultado creíble, entretenido y una vez más nos dejas con la incógnita: ¿qué harán ambos con sus respectivas informaciones?.
Muchas veces ha surgido dudas, pero el caso es que hoy lo he visto coherente y claro.
Es viernes. La dejamos en el capítulo anterior a punto de salir para la radio, así que Escobedo deberá improvisar un nuevo programa. Sophie, se descubrió en público y Carlos, a estas alturas, debe haberse dado por eneterado.
Sophie ya no es la de antes; todos lo sabemos y no se va a dejar engatusar por nadie, a menos que sea para obtener datos acerca de sus padres desaparecidos. Recordemos que la carta de su madre, le decía muy clarito:'no te fíes de nadie'. Desgraciadamente ya lo ha aprendido, o es que, ¿nadie se acuerda del trato tan 'delicado' que sufrió en la cárcel?
Me alegra que una vez más, nos hayas mostrado a Jack como el villano que es. 'Lo siento Sophie, no puedo ayudarte...' ¡Será hijo de su madre el tío!
Ya sabeis mi desprecio por tipos como él; insisto: Sophie está sola a menos que a la siguiente pluma se le ocurra sacar un as (o dos) de la manga.
En fin, dejo que vengan más y más comentarios.
Un beso para tí y otros seis.

María dijo...

Estupenda explicación, Amando.

Con lo contento que se había puesto Jack, pensando que tiene las piedras al alcance de la mano.

Ángeles Hernández dijo...

(1)
No creo que Sophie haya tendido la trampa del mapa a Jack de manera expresa. Me apunto más a la posibilidad de que para probar la "fidelidad" de su jefe, en vez de grandes secretos relacionados con informaciónes que él buscara para su propio beneficio, optara por confiarle algunas intimidades queridas, abriendo un poquito su corazón, por aquello de darle una oportunidad, pero nada especialmente interesante para un extraño.

Otra cosa es que su "intuición, valor, capacidad" le llevaran por derroteros no conscientes que acabaron dándol una información preciosa. Porque de lo que no me cabe ninguna duda ( soy así de chula) es de que Sophie advirtió que Jack le mentía cuando dijo no conocer el lugar del mapa.

FranCo:
Aunque a priori ( y yo ayer así lo expresé) parece que el camino está ya preparado para continuar la novela y sólo queda descubrir el lugar, el tesoro y los cadáveres, vosotros ¡Oh plumas insolentes y nada convencionales!, no vais a seguir ese trillado y esperable camino. Me ha parecido muy buena la idea de tu comentario. En todo caso, una novela de intriga que se precie, siempre va creando ,y luego destruyendo, pistas y expectativas falsas para que el lector se crea muy listo y luego vea que lo es más el autor.
....................................

Ángeles Hernández dijo...

(2)
Opino que este capítulo es el de Sophie/Jack: con sus fortalezas y debilidades de personajes no lineales ni monolíticos. Como debe ser.
Yo, de momento y hasta que no se me demuestre lo contrario, opino que el viciosillo no es tan mal tipo, tampoco un angelito, pero sigo creyendo que sus palabras eran (con los límites que tiene la palabra y el estilo de cada uno) sinceras. Lo que pasa es que encontrar de repente el mapa de un tesoro del que lleva oyendo hablar desde su infancia y hacerse el "longuis" en un primer momento puede ser comprensible y tolerable, sobre todo en un individuo con el hábito adquirido de medir muy mucho la información que da, más si ésta es de tal impacto. A tiempo está de una vez asegurado de que lo que sospecha es cierto, de comunicarselo a Sophie y ayudarla. Es una posibilidad más.

Sigo con la frase inicial de este párrafo: "capítulo de Sophie y Jack", por tanto, no me preocupa dónde está ahora Carlos ni que pasó con el programa. Alguien cojerá el relevo y nos lo contará en su debido momento.

Sí que prefiero señalar la conversación de doble mensaje, el diferente estilo con el que ambos se expresan en relación con otros capítulos, las sensaciones de cada uno, sus respuestas e incluso el cambio de intenciones que pudo ocurrir durante la misma.

También los motivos de Jack ( ya apuntados por algunos) para traicionar a su padre, o las razones de su interés por hacerse digno de la confianza de Sophie ( ¿falso, verdadero, interesado?).
Y ¿cómo no?, nuestra chica, que parece que crece pero a veces sigue siendo un poco ingénua, ¿o no?. Yo estoy con ella y con que esta conversación le ha aportado mucha información que sabrá manejar por sí misma (bueno, una ayudita...bien le vendría. Seguro que ya la tenéis preparada).

Dácil Martín dijo...

Ángeles y María, y los demás también, por supuesto. No saben como ayudan a discernir a quien le toca el turno, como es ahora mi caso. Repasando el capítulo de Inma, he llegado a una conclusión similar, que a Jack le pierde las formas y la educación maquiavélica con las que fue instruido. Y el hecho de presentarse de esa manera inesperada ante Sophie, confesando la traición a su padre, dice mucho de sí...

Inma Vinuesa dijo...

Chicos, en ese mapa hay muchas posibilidades y diferentes, aunque parezca que la trama se perfila mucho pienso que todavía nos quedan cosas que aclarar, cosas muy interesantes y que pueden dar mucho de sí.
Además me gusta que la trama de la novela vaya tomando un rumbo, porque tener muchos cabos sueltos desmembrana la historia y la hace poco creíble.
Personalmente me muevo mejor con la sensación de empezar a tener coherencia, uniendo datos, incluso de los primeros capítulos,por ejemplo una cosa que me gustó del capítulo de Anabel es que le dio mucho sentido al capítulo 5 de Ana J., me refiero al capítulo de Amber la prostituta. Con las enseñanzas del padre de Jack no me extraña que haga cosas como las que ocurrió en ese capítulo.

Dácil, muchas gracias por tus palabras, estoy segura que vas a hacer un excelente capítulo, como todos los tuyos, con esos toques personales que engrandecen el texto.
Mucha suerte y un besito.

María, tus preguntas no son tontorronas, a mí me gusta que nos hagáis pensar, que os percatéis de detalles que nos han podido pasar desapercibidos y que la trama tenga diferentes posibilidades porque así aumenta la intriga, tengo que agradecer mucho tus aportaciones y comentarios.

Isolda gracias, que alivio cuando leemos vuestros comentarios y te das cuenta que has conseguido transmitir lo que pretendías, a veces es muy difícil. Cada día admiro más a los que se dedican a este arte y le echan horas y horas, realmente es muy complicado, aunque te das cuenta que es algo que te engancha, se disfruta mucho escribiendo.
Un abrazo.
Amando, como siempre,muy acertado tu comentario, no quiero profundizar mucho en ese tema, me parece que es una posible vía para otra pluma, y que es un tema muy intrigante. Gracias.
Abrazos a todos

Anabel dijo...

Si alguien duda sobre la imaginación de los 7 Plumas, creo que este capítulo en concreto, y otros más, nos ponen entre los más imaginativos del mundo mundial. Reconzco que de este tipo de imaginación carezco absolutamente. Eso es lo bueno de ser 7: cada uno hace lo suyo. Y nos faltaba un mapa. Muy bien, Inma.

Hay un par de cosas que me desconciertan: una, Sophie duda de Jack, pero le enseña la cajita de su tesoro particular de repente; dos, parece que Jack es sincero, pero en el último párrafo resulta que el brillo de las piedras preciosas pesa más que la mujer por la que casi se vuelve loco por sacar de la cárcel. Conozco la debilidad de los hombres, pero la volubilidad de Jack me deja perpleja, lo reconozco.

Esta vez voy a estar de acuerdo con Francisco: un programa de radio que depende tanto de su locutora, no puede hacerse sin ella. Sophie lo sabe y es responsable, al menos, siempre lo había sido hasta ahora. Creo que no entra en la forma de ser de Sophie no presentarse o no hacerlo sin avisar. Supongo que el enfrentamiento Carlos-Sophie va a ser un capítulo decisivo en la novela.

En fin, todo está en tus manos, Dácil.

Saludos.

Inma Vinuesa dijo...

Anabel, te comento alguna cosa por si te aclara algunas dudas, dudas que son muy razonables y que tenemos que seguir perfilando.
Las cosas de la caja salvo la carta de la madre, no tienen gran trascendencia, (lo que intentaba realmente resaltar la importancia de la libreta). La carta no se la enseña (lo he hecho a propósito), para Sophie era lo realmente importante y por lo que enterró la caja.
El mapa intenté hacer ver que es en ese momento cuando sé da cuenta de lo trascendente que puede llegar a ser, y el ansia de saber a que lugar pertenece es lo que, realmente hace que Sophie se la deje a Jack por si puede darle una respuesta de donde es ese lugar.
Si pensáis que Sophie lo hizo a propósito para ver la reacción de su jefe ya es cosa de las otras plumas, pero mi intensión fué la que te explico. Ha sido caminar de forma inconsciente a una información trascendental.
Y el porqué de empezar con la caja, creo que cuando empiezas a abrir un poco tu confianza a alguien le puedes contar, en un momento dado, algo importante para tí, y luego arrepentirte de haberlo hecho, puede pasar.
Gracias Anabel, esto sigue "pa-lante" aunque a veces nos parezca increíble.
Abrazos

María dijo...

Si el capítulo es bueno, los comentarios que acabo de leer, no lo son menos.

Pero el tema que nos ocupa es Jack, las opiniones están repartidas, todos quisiéramos que fuese "bueno" y el parece que lo intenta, pero, su infancia, su trayectoria en la vida, al final siempre sacan lo peor de él.
Recordemos como le conocimos y le apodamos calvo "viciosín", era por algo, estamos, bueno estáis, intentando ponerle su corazoncito, pero no termina de encajarle en su sitio, parece que con los años, el hueco se haya cerrado.

Amando Carabias María dijo...

No sé por qué, tu último comentario, Maria, me ha traído a la cabeza una noticia que vi el otro día en el telediario. Resulta que una nieta o sobrina, no estoy seguro, va a publicar la biografía de su antecesor Al Capone. En ella se hablará del maravilloso ser que era en la intimidad el famoso gángster o capo mafioso.
Cada día que pasa estoy más convencido de que los seres humanos somos tan complejos que hacer un buen retrato de un corazón supondría largas horas de conversaciones con mucha gente. Estoy seguro de que un jefe no es lo mismo en la fábrica que en casa o en el casino o en una reunión del consejo de administración.

María dijo...

Yo también vi la noticia sobre Al Capone, pero, y esto es de mi propia experiencia, las personas no cambian, algunas lo intentan, pero en el fondo, fondo, no cambian, habrá excepciones cómo en todo.
Si conseguís que Jack cambie y se convierta en un ser maravilloso, devoto enamorado de Sophie, que desprecia el poder y las riquezas, la novela pasará, de novela "negra", a "cuento de hadas". Vosotros lo habéis creado así. Además no veo porqué ha de ser Jack, el valedor de Sophie, recordemos que ella no está enamorada de él, entonces que cada cual, utilice al otro para sus propósitos y ya está. El amor que lo busque en otro sitio.

Amando Carabias María dijo...

Creo que me he explicado mal, María. No quería decir que Al Capone fuese un santo varón (al igual que Jack), lo que digo es que un ser humano y un personaje puede estar lleno de matices y ante determinadas situaciones comportarse como un criminal frío, calculador, sin entrañas, y en otras, aunque sea por egoísmo o comodidad, mostrar atisbos de ternura o de preocuapación.

Inma Vinuesa dijo...

María, coincido con tus últimos comentarios. Realmente Jack ha recibido muchos matices en esta novela y no especialmente buenos. A mi no me pegaría nada que se volviera un romámtico empedernido, loquito por el amor de Sophie, perdería mucho si lo disfrazamos ahora de lobo buenísimo.
Este Jack da mucho juego.
Un abrazo

María dijo...

Amando, entiendo bien lo que quieres decir, es posible que algunas personas sean así, pero en el caso que nos ocupa, los personajes de la novela, en mi opinión, Jack no va a cambiar, mira su padre, era despiadado fuera de casa, pero con su hijo, siguió la misma pauta.
No pasa nada si Jack sigue en su línea, así lo habéis creado y está muy bien, que juegue a hacerse el bueno, para conseguir sus fines, pues está muy bien y le da vida a la novela.

Marcos Alonso dijo...

Siento llegar tarde, como siempre, y eso que cuando leí por primera vez el capítulo de Inma, aún no habían puesto ningún comentario, por un momento me imaginé vestido con el mayot amarillo. Sin embargo, es tentador esperar a leer los comentarios de los demás para confirmar o comparar tus propias impresiones. No puedo evitarlo, soy un copión inseguro. Pero es cierto que el olfato de la mayoría de los comentarista es verdaderamente asombroso, propio de los más experimentados investigadores, de hecho ya me los imagino con el gorro y la gabardina de cuadros, con lupa y todo.

Inma nos ha regalado un delicioso capítulo donde aborda la situación a través de dos personajes centrales. En esta carrera por ganar el protagonismo parece que déborah se desinfla y Carlos pierde encanto; Sophie, que ahora se vuelve fuerte y recupera la vista para saber lo que está pasando y quién es quién, ahora, además, tiene poderes o capacidades (como diría Ana J). Esperemos que sepa utilizarlo con discrección para no pasar del Codigo da Vinci a Harry Potter XII; y Jack que pasó de ser el Destripador a todo un Casanova enamorado, ahora parece convertirse nuevamente en el hombre lobo no por el brillo de la Luna sino de las piedras. Piedras o minerales? es algo que deberíamos definir y dejar claro para que no se preste a confusión.
(sigo en otro comentario)

Marcos Alonso dijo...

La verdad es que no me imaginaba a Yack tan ambicioso como para esto. Siempre lo habíamos visto más vicioso pero parecía que tenía todo lo que quería.

En cualquier caso los dos personajes, aparentemente, se sinceran para llegar a un pacto. Esto abre muchos caminos y nos prepara para una guerra en toda regla.

También Inma agarra el toro por los cuernos y le mete mano a la famosa caja que estaba ya muerta de risa para descubrirnos unos valiosísimos objetos. Este dato es importantísimo, ya que si nos hacemos famosos con esta novela también podemos fabricar estos objetos y venderlos masivamente, pero antes tenemos que ir dándoles significado y utilidad.

Un mapa! tenemos un mapa !Y una isla! bueno un lugar que ha encontrado Inma. La base naval abandonada de Rosyth. Vamos descubriendo lugares impresionantes de la Historia británica. Nada más y nada menos que donde reutilizaron los restos de la Armada alemana que estos mismos hundieron tras la IGM.

En este sentido, como ya se ha dicho aquí, este capítulo ha sido muy clarificador, atando importantes cabos para crear nuevas perspectivas. Tenemos que tener cuidado, aún no está definida a qué genero literario pertenece esta novela sin nombre. Es curioso, creo, por lo que conozco a las 6 plumas, que sus gustos literarios (aunque quizá sí, si hablamos de cine)no nos inclinamos hacia la novela negra, a pesar de que es el género al que más se acerca esta obra, aunque con riesgo de caer en la ficción o en la novela rosa como se ha dicho aquí. Es importante que todas esas incógnitas se mantenga hasta el final y huir de las líneas rectas para lograr enredar a nuestros lectores, a pesar de que con nuestros amigos y amigas comentaristas lo tenemos muy difícil.

Enhorabuena Inma, creces y nos haces crecer. ¿Y ahora Dácil? Uf que miedo me está dando esto.

Amando Carabias María dijo...

De todos modos, Marcos, hemos de tener en cuenta que tanto el Código Da Vinci como Harry Potter se escribieron en Edimburgo... Quizá si que exista algún nexo o algún tesoro, digo yo... :)

Marcos Alonso dijo...

Muchas coincidencias, Amando. La verdad que da algo de miedo.

María dijo...

En cuanto a si piedras preciosas o minerales, en el capítulo 34, Marcos dice que los alemanes llamaban Santo Grial, a las riquezas acumuladas, en forma de piedras preciosas.

Otra cosa es, que a esta gente, le interese todo lo que les pueda hacer ricos, piedras, minerales o lo que sea.

María dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Flamenco Rojo dijo...

Toy en la sierra...Poca cobertura a internet...Suficiente para leer el capítulo y los comentarios. Inma, misión cumplida...y con nota.

Besos y abrazos.

Inma Vinuesa dijo...

Gracias Marcos, Flamenco, que bueno que os haya gustado.
Flamenco esa sierra tuya tiene que tener un encanto. Nos tienes que invitar a una chuletada por ahí cuando nos conozcamos, porque debe estar de lujo.
Marcos siempre con tus toques de humor, es una pena que no cogieras el maiyot amarillo, te sentaría de lujo.
Un abrazo

catherine dijo...

al volver de vacaciones ya he leído todo lo publicado, comentarios incluidos, con mucho gusto e asombro. Me encantan los cambios en la opinión que teníamos a proposito de varios personajes, los hilos que después de quedarse sueltos largo tiempo se atan. Tantas sorpresas muy agradables.
Lista para el capítulo que viene.
Ánimo,Dácil. Besos para los 7 Plumistas y los comentaristas para darles las gracias por tan buenos escritos.

Marina Fligueira dijo...

He leído este capítulo y me ha encantado, que bien narrado está. Resulta que Jack no es tan sincero...
al final del relato comienza a mostrar que le interesa más lo material que lo humano. ¿Aunque pueden cambiar las cosas? Sophi con ser tan inteligente, creo que ha tenido una gran ligereza, en mostrarle el contenido de la caja. Me parece excelente este 36... que acabo de leer. Bueno, mañana leeré el 37. Felicidades. Un besito.

Inma Vinuesa dijo...

Gracias Marina, esto son los regalos que a veces te da el día. A última hora de la noche, leer tu comentario ha sido un regalo para mí, me animan mucho tus halagos sobre el capítulo, sobre todo porque una se considera todavía muy novata en esto de la escritura.
Muchas gracias de todo corazón.