11 sept. 2010

Capítulo 39

Escobedo se percató de la presencia de Jack y Deborah en el pasillo del hospital. Ignorándolos se enfiló hacia la recepción, considerándolos bultos molestos en medio de su camino. Deborah reaccionó precipitadamente y se acercó hasta Escobedo plantándose frente a él para impedirle el paso. Carlos tuvo que detenerse bruscamente y ambos permanecieron inmóviles uno frente a otro con sus pupilas imantadas varios segundos. Firmes como estatuas.

-¿Te enteraste?- Acertó a emitir Deborah.

Carlos inerte y esperando que se apartara, le irradiaba a Deborah desprecio con su mirada. Ésta entendió que (.../...)

28 comentarios:

Inma Vinuesa dijo...

Magnífico FranCo, como se nota lo cómodo que has estado en este relato. Tienes la facultad de ir escribiendo de tal manera que sin darte cuenta vas construyendo paso a paso la imagen en la cabeza del lector.
Es espectacular como iba viendo a Carlos con Deborah, como iba viendo todos sus gestos, los de Jack, la escena igual que la contemplaba la recepcionista, la estaba viendo en toda su realidad.
Si es que cuando estás a gusto se nota mucho pibito.
Enhorabuena, me ha encantado, y eso que tengo que volver a disfrutarlo.

Flamenco Rojo dijo...

“El cerebro candidato por excelencia, la mente a la que siempre te hago referencia”. Lo que nos faltaba…la pobre Sophie de conejillo de indias para estudios de parapsicología del Hospital Spiritew de Edimburgo. Bueno, lo mismo el tal Escobedo convence a Sophie para que preste su mente a estas investigaciones. Desde luego aquí va a hacer falta el Capitán America para echarle un cable a esta pobre.

Buen capítulo FranCo…Lo he leído a continuación del de Amando y no hay escalón alguno entre ambos. Enhorabuena.

Besos y abrazos.

Isolda dijo...

Encantada con el adelanto. Muy entretenido y como dice Inma, vemos a la recepcionista embobada e incrédula ante su comportamiento.
Me quedo muy sorprendida con la salida que se le ha dado a la amistad entre el Dr. y Escobedo: nada menos que investigaciones neurológicas para estimular el cerebro y especialmente el de Sophie.
Tendré que ir leyendo cmentarios, para terminar de cuadrar las coincidencias.
Un beso a FranCo y otros seis.

María dijo...

Repuesta de la sorpresa de encontrar el capítulo 39, antes de lo previsto, pero encantada de ese adelanto, sólo tengo que decir, perfecta la descripción de la llegada de Escobedo al hospital, su tenso encuentro con Déborah, la enfermera de recepción embobada, largando información seguramente prohibida y el encuentro con el médico sorprendente, por ser viejos amigos, o algo más, por las investigaciones que están haciendo.
Pero el comportamiento de Escobedo, como siempre en su línea, egoísta, no sólo revela la identidad de "La Dama", sino que además, pretende experimentar con Sophie, lo que demuestra una vez más, que sólo le interesa para sus fines particulares.
Se nota que dominas bien a Carlos Escobedo y así escribes estos estupendos capítulos.

Ana J. dijo...

Bueno, bueno... Un día antes!
Estoy por mandarte una botella de vino de los caros con mensajero y banda de mariachis por darme un día más para escribir.
Pero creo que no voy a hacerlo: lo de los mariachis es bastante cutre.
Te has marcado un buen capítulo, de los que no pasa nada y pasa de todo.
Este Escobedo es como Dios: está en todas partes.
Muy buena salida el que patrocine ese tipo de estudios: nos da base para explicar y ahondar en el papel que los minerales que todos buscan tienen en esta historia y, además, del por qué Sophie es tan importante. Muy bien.
Una pega: ¿por qué has tenido que poner que físicamente no era gran cosa? Creo que puedo hablar en nombre de las mujeres del blog para elevar mi más enérgica queja. Tendré que solucionarlo en el próximo capítulo revelando que a recepcionista tiene 18 dioptrías o algo así.
Bueno, ahora me voy a reflexionar cómo encarar el marrón de tener que ponerle a Sophie los cables en la cabeza, aunque supongo que si Carlos se lo pide...
Felicidades, FranCo, me ha gustado el capítulo. Y gracias, de nuevo, por el día extra.
Besos a todos (uno mayor para ti)

María dijo...

No creo que sea Ana J. la que experimente con el cerebro de Sophie, si la dejamos muy grave en el capítulo anterior, primero se tendrá que recuperar, además, ¿Seguro que se va a prestar a ello?.
Tal vez si la engañan, diciéndole que puede averiguar algo sobre sus padres, pero a estas alturas, si se deja engatusar por Escobedo, es "pa matarla".

catherine dijo...

A partir de hechos conocidos descubrimos otra vez nuevos datos.
La mirada intensa de Carlos hace maravillas: despide a Deborah (y Jack) en un diálogo mudo y convence a la recepcionista para obtener todo lo que quiere saber. Ya conocíamos esta fuerza de persuasión.
En el area neurológica de este hospital y de otros países experimentan la inflencia de minerales sobre el cerebro. ¿Purplestone? No es que vea a esta entitad en todas partes, todos lugares. Es que es una organisación internacional, supranacional. No sé quien pertenece a Purplestone, varios personajes negaron esta afiliación.Purplestone podría financiar investigaciones científicas que le interesan.
El retrato de Carlos durante la subida de la escalera me encanta: mens sana in corpore sano, sin estrés, sin molestias. Lo muy desagradable es su revelación de la identidad de la Dama, menos sorprendente con su buen amigo Greyland.Sabemos ahora lo que más le interesaba en Sophie, su mente.
¿El buen doctor Greyland se dejará convencer por el irresitible y egoista Carlos de hacer un scanner y un IRM e otras experimentaciones en el cerebro, la mente de Sophie?
¿Qué piedra corresponderá con las ondas de este conejillo de indias con dones excepcionales?
FranCo me gustan muchísimo los pequeños toques nuevos en el carácter de los personajes y la enorme sorpresa de las investigaciones de este hospital y sobre todo los nexos entre Escobedo y el buen doctor.
¡Bravo!Un beso para ti y para cada Pluma.

Anabel dijo...

Coincido con Inma en que se nota que te has sentido cómodo escribiendo el capítulo, Francisco. Así mismo, pienso como Flamenco: no hay salto entre éste y el capítulo anterior. Y, por supuesto, estoy con Ana en por qué has tenido que decir que Carlos no es gran cosa físicamente.

Vamos de sorpresa en sorpresa. Ahora resulta que Carlos, este ser misterioso que hipnotiza con su encanto aunque no tenga un gran físico, hace obras de caridad. Que la caridad bien entendida empieza por uno mismo: inversión que supongo puede repercutir en "ganar" más dinero.

Veamos de qué manera nos sorprende ahora Ana. Ánimo.

Saludos.

Marcos Alonso dijo...

Excelente capítulo, FranCo. Al releerlo me percato de lo intenso y lo relevante que es en esta historia.

Nuestro inconfundible Carlos, caracterizado por ese lenguaje sin palabras, juega sus cartas y consiguen que se aparten de su camino, evitando el choque de trenes en una atmosfera tensa entre Déborah y Jack con Carlos, o persuade con sus encantosa la recepcionista para que le permita visitar a Sophie . Estos al parecer, para disgusto de sus fans, no son físicos "... físicamente no es una gran cosa..." aunque esté "...en una forma óptima..".
No sabemos muy bien lo que siente por Sophie, pero siguiendo sus propios principios parece no estar obsesionado por ella y explica la distancia que pone con las mujeres. Sin embargo, sólo le falta sacarle petróleo, más utilidad no puede obtener de ella.

La clave del capítulo está en que descubrimos, ahora, que financia (Escobedo) ese ambicioso proyecto para "... desarrollar percepciones extrasensoriales.." en individuos predispuestos como Sophie.

Ahora tiene sentido los minerales "... estímulo químico inorgánico con ciertos minerales sobre el cerebro ..." ¿Y ahora? ¿Qué buscamos los minerales que van a tener un gran valor si prosperan estas investigaciones? ¿o las piedras preciosas que los nazis querían llevar a Sudamérica y el bueno de Hermann las escondió?

¿Y Mr smith? seguro que un investigador como él tiene mucho que decir en estas investigaciones, sin duda, al menos debe ser muy conocido por el Dr Greyland.

Enhorabuena FranCO por tu impecable forma de escribir y por esa vuelta de tornillo creando nuevos espacio por donde desarrollar la novela.

Marcos Alonso

Amando Carabias María dijo...

Antes de nada, no se me vaya a olvidar, mi más cordial enhorabuena por este capítulo.
Con él has desenredado parte del ovillo que llevábamos. Espléndida salida que ahonda en algo de las andanzas de Escobedo que teníamos un poco perdido: su relación con la OMS, además de unir su actividad con los minerales, sin olvidar que él sabe parte de la historia de su abuelo, el que tiene en común con Sophie. Como bien señalas, Escobedo está implicado con la investigación médica.
No creo que, en este caso, sea Purplestone la que esté en esta investigación, sino que viene por otra parte, me imagino.
Quizá pudiera parecer que Sophie se va a convertir en conejillo de indias, pero también es posible que, dadas sus facultades naturales ya apuntadas a lo largo del relato, no se encuentre incómoda en el papel y pueda aceptarlo, incluso encantada. Sin olvidar la posibilidad de que el profesor Smith pueda valorar los beneficios de semejante opción.
Nuestras doctoras nos dirán, pero hay algo claro, algo que todos conocemos pues mucho se ha hablado y publicado sobre ello: el cerebro es el órgano del cuerpo humano más desconocido por ser el más complejo y el más delicado, ya que cualquier cosa que se haga mal le puede dañar irremediablemente y con consecuencias nefastas.
Quizá no esté mal planteado que lo que hoy llamamos capacidades extrasensoriales, en realidad sean capacidades extraordinarias que dependen de alguna suma de factores que aún se desconocen, y que ciertas sustancias activen algunas conexiones cerebrales es algo bastante probable, al menos en teoría.
De nuevo mil disculpas por tanta ausencia. Si el curro me deja, o se produce el milagro de que vuelva a tener conexión a internet en casa, prometo poner al día lo que ya está tan retrasado...
Última cosa, me alegra un montón que el doctor Greyland adquiera cierto protagonismo. Lo introduje como mero nexo de unión, y descubrí en él a un gran tipo.

FranCo dijo...

Inma, Flamenco, Isolda, AnaJ., María, catherine, Anabel, Marcos. Amando:
Es un placer recibir tras cada capítulo la fidelidad en su lectura y su involucración en esta locura “cuerda” que es 7 Plumas.

Lo siento por las féminas, por romper a Escobedo físicamente. No es que sea un “feto”, pero no está para tirar voladores. Es un tipo que gana mucho en las distancias cortas. Es una especie de hipnotizador del siglo XXI. Es como yo lo veo. También le pueden hacer una cirugía estética en otro capítulo. Lo bueno de ser escritor es que eres DIOS. Dios en el cielo se lo tiene que pasar impresionante. Aunque a veces se le acaba la creatividad y solo te hace putadas: Solo te manda muertes y enfermedades. Como los malos escritores.

FranCo dijo...

Este es el resumen que hago de la escritura del Capítulo:

1- Es evidente que pretendía realizar un seguimiento del capítulo de Amando. Nos llevó al hospital y hasta allí empujé a todos los personajes, la acción y pretendía nuevas vías de explicación para el argumento de la novela.

2- Me ha preocupado dos cosas en esta novela. Las capacidades que se le han otorgado a Sophie y el tema de los minerales. En referencia a las capacidades extrasensoriales, creo que ahora las podemos explicar, potenciarlas, etc. Sophie está aturdida se le puede tratar, investigar, potenciar su cerebro. No tiene a ningún mentor, está sola, es un conejillo indefenso. Una vía sería el engaño en el tratamiento para su recuperación.

3- Si se le potencia el cerebro a Sophie, una opción sería ver que les pudo pasar a sus padres o una pista de donde pueden estar. Muchas posibilidades.

4- En referencia a los minerales, nos daría coartada para explicar el anhelo y el interés que se tiene por ellos. Los minerales formulados y administrados en ciertos individuos con un cerebro predispuesto, potencian su capacidades extrasensoriales.

El cerebro en un campo que permite muchas combinaciones. Aunque yo dejaría a Sophie loca y creyéndose “”La Dama de La Gran Vía Edimburgesa”

FranCo dijo...

Se ha apuntado que Carlos revela la identidad de La Dama.
No creo que sea así. Siempre lo ha guardado muy cautelosamente, pero me parece que el Dr. Es muy amigo suyo. Necesitaba advertirle de la paciente que tenía en sus manos. No es una paciente más.

¿Justificar su enfermedad en base a su comportamiento sexual desenfrenado en la radio? Creo que en los últimos programas Sophie empezó a utilizar el micro. Con todos los microbios que tiene un aparato de ese tipo.

Ana J. dijo...

¿Que hay muchos microbios en los micros y eso justifica el desenfreno sexual de Sophie? No me des ideas....

María dijo...

Ana hijica, ¿A ver dónde nos metes?, con esa cabecica tuya...

Ana J. dijo...

No pienso desvelar un solo secreto del capítulo pero no temas, María, que Cabecicaloca se va a portar bien. Creo. A medias, vamos...
FranCo, me tienta la idea de jugar a ser Dios, pero lo de Carlos ya no tiene arreglo: lo has desgraciado para siempre. Menos mal que los argentinos lo arreglan todo con su labia y esa prestancia que solo ellos saben tener, que si por ti fuera...
Estoy más que nerviosa, el texto me quema en el ordenador y la línea de internet sigue haciendo de las suyas. Crucemos los dedos.
Besos, besicos y abrazos a todos

Marcos Alonso dijo...

Ana, por favor, apiádate de mí y no hagas de las tuyas ¡Qué nervios!

Marcos

Ana J. dijo...

No sé, Marcos. Me apetece que sufras. Qué le vamos a hacer!!!
Besos, un pelín malvados

Dácil Martín dijo...

Se me acaba de borrar un tremendo comentario. LLevaba un rato con él. No lo pienso repetir ahora, Mañana quizá. Al menos decirte Francisco, que me ha gustado, que Carlos Escobedo me cae mal, que apuesto por Sophie, que has creado un nueva intriga escalofriante que hacen sospechar del mismísimo diablo, puesto que Dios también está en la lista, y que has dejado generosamente puertas abiertas a los siguientes plumíferos. Ana J, salva a nuestra Sophie, que la quieren electrocutar.
Abrazos

catherine dijo...

Ahora, ¡la silla eléctrica u el casco letal!
Ánimo, Ana. Portate bien.... o a medias.
Un petón, despues de tanto escuchar cataloparlantes. Y el viernes me voy otra vez a Cataluña y entonces a otras partes de España.

Ana J. dijo...

Dácil., ¿tú te has hecho santiguar ese ordenador? Es peor que mi línea...
Espero que electrocutada, lo que se dice electrocutada, no se quede. Algún calambrazo aquí y allá, no más...
¿Podemos saber tu itinerario, Catherine? Pura envidia, dicen que sana...
Besos

catherine dijo...

me voy a inspeccionar ordenatas que funcionan muy mal. Ya en agosto en Tortosa el de la casa era una catástrofe. No tengo más remedio que viajar. Tal vez una u otra piedra en su memoria lo podrá arreglar.

Ángeles Hernández dijo...

Que no llego a tiempo...

Buen giro FranCo y buen capítulo.

Tras todo lo dicho, que es mucho y bueno destaco la frase: "Sus APARENTEMENTE desinteresadas contribuciones económicas eran fundamentales para el éxito de esas investigaciones". Lo de aparentemente, supongo que significa que Escobedo no hace nada por generosidad, que busca un provecho para sí, y la investigación neuropsicológica es uno de los muchos campos en los que participa.

Es obvio que Sophie forma parte desde hace tiempo de los cerebros con los que trabajar:"El cerebro candidato por excelencia, la mente a la que siempre te hago referencia", y no me gusta nada
lo que he leído. Me refiero a que dudo de la bondad de las investigaciones citadas, es decir, de la buena intención en sus aplicaciones, ya que si bien los avances científicos "per se", son en principio eso : AVANCES, me cuestiono sus beneficios teóricos, si ya a priori existe un interés más que dudoso en su apliación. El hecho de que FranCo nos cuente que Sophie ya estaba en la lista, sin su conocimento ni consentimiento, no me huele nada bien.

Que Carlos sea poquita cosa, no tiene por qué restarle ni un ápice a sus encantos seductores, antes al contrario , ha de aplicarlos con mas ahinco si la naturaleza no ha sido excesivamente generosa con él.

Por mucho que pague para fines benéficos y por mucho que sea el responsable de que Sophie haya salido de la cárcel y de que ella le haya preferido en su enfermedad a sus otros "amigos", este tipo no me gusta nada de nada, cada día menos.

Nuestro pobre calvo...acudió al hospital sin que le llamaran. No domina las artes (malas artes) de la seducción, pero yo sigo apostando por él a pesar de sus fallos -nadie es perfecto- como hizo decir Billie Wilder a Toni Curtis en la escena final de "Con faldas y a lo loco".

Abrazos a todos, a la espera de la inminente sorpresa que hoy Ana nos regalará. Muchos nerviossss.

Como siempre, Felicidades.

Ángeles Hernández dijo...

Capitan América = James Smith????

Que venga, que aparezca ya el Señor Smith, ¡por favor!, llevamos sabiendo de su existencia desde los primeros capítulos, y el hombre sigue escondido, ni siquiera estuvo en el entierro de Amy ¿o sí?.

¿Por qué está tardando tanto en echar una mano a su protegida?tal vez no conoce su situación,tal vez está agazapado en la sombra esperando su momento oóptimo, quizás ya lo conocemos con otro seudónimo???.
............................

Cont....

Ángeles Hernández dijo...

El cerebro es el órgano que confiere a la especie humana su diferenciación específica del resto de los hominidos. Pero no todo el cerebro, concretamente el area frontal ( y otras relacinadas con el uso de las manos como herramienta) que es donde se encuentra básicamente la capacidad para el raciocionio y del pensamiento,tanto abstracto como práctico.
La zona del hipocampo y amígdala, llamada también "cerebro reptiliano" que está en íntimo contacto con la citada zona frontal, es el lugar anatómico donde se ubica la inteligencia intuitiva, la emocional. Se trata de una parte del cerebro muy arcaica desde el punto de vista filogenético (reptiliano) y cada vez se le está dando más importancia en "La inteligencia humana". El concepto de "Inteligencia emocional" vulgarizado por Colleman hace unos años, se basa en la aplicación pormenorizada de lo que acabo de comentar muy por encima.

No soy una experta neuróloga, os transmito de memoria lo que he ido concluyendo de mis lecturas como curiosa. La última, "el poder de lamente " de Punset, insiste en la enorme importancia de la intuición -a la que siempre se ha despreciado- frente a la razón -considerada la Inteligencia científica- hasta el punto de que las grandes lineas de investigación de USA en este momento, van por esos derroteros. Al parecer se está llegando a conclusiones (con resultados basados en el método científico) que apoyan la teoría de que los argumentos basados en razón (inteligencia "formal") por sí sola, tiene muchas menos posibilidades de éxito que cuando van apoyados por la intuición (inteligencia emocional o arcaica).

Amando dice que " Quizá no esté mal planteado que lo que hoy llamamos capacidades extrasensoriales, en realidad sean capacidades extraordinarias que dependen de alguna suma de factores que aún se desconocen"..., por ahí van los tiros cuando me refiero a "inteligencia intuitiva o emocional" con un sustrato anatómico preciso y cada vez más conocido ( cuando por lesiones cerebrales como accidentes o tumores se interrumpen las conexiones entre hipocampo y zona frontal, los cuadros clínicos que se describen son los de personas carentes en absoluto de emociones, de intuiciones, de capacidad para elaborar metáforas etc).

Espero que mi discurso, espóntaneo, de aficionadilla no experta, que ni siquiera se ha tomado la molestia de consultar sus fuentes para esta entrada, no os resulte demasiado empalagosa. También espero no haber cometido ningún error en mis aseveraciones.

En cuanto a la importancia de los metales...ahí si que me pillais "in albis". Habrá que investigar en ello si seguimos por esa vía.

..................................

Y mientras...esperamos a Ana J.
INTUYENDO que nos va a sorprender y a apasionar.

Ana J. dijo...

Querida Catherine: me temo que el karma informático no se arregla con piedras, aunque sí que es cierto que se habla del poder portector de la malaquita, de la turmalina y de la calcedonia. Hablo totalmente en serio.
En todo caso, disfruta de tus viajes.
Ángeles, no sabes el respeto que me da la confianza que ponéis en mi. Espero no defraudaros.
Un abrazo fuerte a todos y voy a ver si publico lo que tengo.

Ana J. dijo...

Me olvidaba, ángeles: muy bueno tu comentario sobre las funciones cerebrales, la inteligencia emocional y demás.
Besos

FranCo dijo...

Ángeles tras leer tus comentarios neurológicos, me provoca caminar por esa senda en la creación de la novela. Es sugerente.

Gracias