15 sept. 2010

Capítulo 40

-¡Tendré que empezar a creer que la casualidad existe! –exclamó Greyland, a la vez que palmeaba el hombro de su amigo- ¿Sabe ella de la existencia del proyecto?
Carlos negó, con una sonrisa.
(...)

52 comentarios:

Anónimo dijo...

Ozuuu ozuuu ozuuuu, y no digo más, hasta mañana.

Marcos

Inma Vinuesa dijo...

Ya me puedo ir a la cama a gusto,no me esperaba menos de tí mi querida Ana. Intenso capítulo, dejas mucho más clara la trama de las piedras y las intensiones de Carlos, me está empezando a caer gordo ese tío.
Me gusta la vuelta que le has dado de nuevo a Jack, no solo a su coche sino a sus sentimientos por Sophie, y eso que pensábamos que no lo podía arreglar nadie, después de su avaricia.
Muy bien Ana, me ha gustado mucho. Mañana lo leeré de nuevo con los ojos más abierto y seguro que descubriré detalles más fantásticos aún.
Un abrazo y enhorabuena.

Ángeles Hernández dijo...

Que contentita me has dejado con este capítulo en el que he tenido que abrir los ojos varias veces para seguir a Jack, mi amigo.

Oh complice y camarada, ni acentos pongo a esta hora , pero tu entrada me da lo que deseaba: el guapo falso, elborde poco habil pero amoroso (aunque no sepa) y ´sophie controlando cuando vislumbra situaciones que quieren entrar en su mente.
Los reconozco.

Buena idea lo del metal lilablanco.

Felicidades, gracias, perdona las erratas pero si no no duermo.Mañana más.

Un beso Á

catherine dijo...

Epoustouflant, me dejas atónita...
hasta mañana.
Enhorabuena

María dijo...

¡Maravilloso!, me he levantado buscando tú capítulo, y ahí estaba, espléndido.
Tengo que leerlo más despacio, pues hoy no tengo la cabeza muy clara, (catarro de eterno verano, más aire acondicionado), pero en la primera lectura, además de largo, interesante, me da la impresión, que Sophie, está empezando a ir un paso por delante de los demás.
Enhorabuena, luego seguiré.

Amando Carabias María dijo...

Me siento como el pobre Jack, completamente superado por los acontecimientos. He leído el capítulo (deprisa) me ha encantado (muchíííííísimo). No tengo tiempo de nada. GRRRRRRRR!
Esto paraece una competición de onomatopeyas. Pero me ha gustado mucho y le das un empujón a la trama tremendo.

Mercedes dijo...

Hola a todos, perdonad que mi visita no tenga como objetivo comentar este nuevo capítulo; no porque haya abandonado la lectura de esta novela, nada más lejos de la realidad. De hecho, me ocurrió que, cuando llegué a la entrega 35, tenía tal cantidad de dudas sobre el texto que decidí comenzar desde el principio para leer con más atención y apuntar dudas. Ya estoy al día, y creo que sé el porqué de la dificultad que ha supuesto esta narración para mí.
Es mi intención enviarle todos los apuntes que he acumulado a una de las plumas, a quien considero amigo desde hace tiempo; pero como tengo la fea costumbre de escribir en libretas, aunque ya he recogido todas las dudas que me ha suscitado cada capítulo, tengo de pasarlas al ordenador para poder entregar mi particular análisis, en el que no he reparado en faltas ortográficas ni erratas, sólo en la comprensión del texto.
Por supuesto, soy humana y también me habré equivocado, es posible que algunas de mis dudas u objeciones sean totalmente subjetivas o un despiste por mi parte; no deja de ser un análisis de contenido de una simple lectora, sin haberme ayudado de los comentarios ni de la información adicional que habéis colgado en el blog, quería ceñirme al texto, como si hubiese adquirido la novela en una librería.
De cualquier manera, tengo que deciros que esta obra me parece un ejercicio muy interesante y complicado, cuyo argumento de base tiene una gran fuerza, así como el perfil de los personajes; aunque, bajo mi humilde punto de vista, necesita algunos cambios para aligerar la trama y que el lector pueda fluir por el texto sin acumular tantas dudas.
Por último quiero deciros que estoy disfrutando y aprendiendo mucho de vuestra obra y que os animo a seguir con este complicado ejercicio literario.
Me alegra volver a saludaros

María dijo...

A ver si lo he entendido, me parece que pretendes, una vez más, redimir a Jack, y me parece muy bien, alguno tiene que ser, "bueno" y estar al lado de Sophie, pero la vuelven loca, entre uno y otro, quiere confiar en Jack, pero no termina de creerle y lo mismo con Carlos.

El final es lo que me confunde más, ¿Significa que a pesar de negarse a las pruebas, Carlos ha conseguido convencerla?
¿Por qué aparece Carlos, en las fotos de la mina recién tapiada?
¿Las ha descubierto Carlos, por otros medios, su familia etc.?
¿Realmente Jack, está furioso por qué le han tomado la delantera, o por el bienestar de Sophie?
¿Piensa qué Sophie, ha confiado en Carlos, en vez de en él?
Tal vez, demasiadas preguntas, que seguro se irán aclarando en los comentarios.

FranCo dijo...

Ana, capítulo fluido, me gusta. Con tensión entre los personajes. Decir que dominas el tema sanitario es obvio, pero se me antoja que también la minería. Felicidades.

Luego más, me voy a por Mercedes.

FranCo dijo...

Mercedes, el ejercicio que haces me parece envidiable. Yo siendo una de las Plumas no he sido capaz.

Particularmente y como posible editor estoy muy intensado en cualquier opinión externa. Quiero leer tus apuntes.

Estoy contigo sobre que la novela necesita un lifting y aligerar algún contenido.

Por mi parte el seguimiento de la trama por momento se me ha presentado complicado y he tenido que caminar en la escritura para no meter la pata, por subtramas (Escobedo, la radio, la taberna...)

Insisto, me gustaría tener esos apuntes. Sin adornos, sin maquillaje, sinceros… Esa opinión directa, externa y poco apasionada, es con la que soñamos en marketing.

¿Me la envías a programalaesfera@gmail.com ¿¿

Gracias, la espero.

Dácil Martín dijo...

Endiabladamente divertido y a su vez inquietante.
Eso, eso, Carlos que se chinche. ¿Llegará a tiempo Jack? ¿logrará convencer a Sophie y ganar su confianza? Lucha entre los guapos, y a todas estas Sophie en uno de los momentos más críticos.
Seguiré mis comentarios más adelante.
Felicidades plumífera, nos has regalado un capítulo para disfrutar y escudriñar.
Un beso grande

Isolda dijo...

No tengo mucho tiempo. Me ha parecido espléndido, un capitulazo. Menos mal que de entrada se ha demostrado que el Dr. Greyland es internista, porque estaba a punto de tirarme de los pelos, pensando que le iba a tratar un neurólogo de una sepsis!
Todo lo demás, tiene sentido y cuadra, tan sólo una cosa: anteriormene Amy antes de morir o en la carta, no recuerdo, le dijo a Sophie que no se fiase de nadie. Hoy vemos que en un momento dado Amy salvó de la quema a Jack.
Insisto, se redondean bastantes cosas, se hace ameno y me ha gustado mucho, mucho.
Besos para la Joya y otros seis.

Ana J. dijo...

Antes que nada, bienvenida, Mercedes!!!!
Te hemos echado mucho de menos, aunque sabíamos que estabas pendiente de nosotros, y eso es algo realmente importante para nosotros.
Espero tus comentarios con verdadera expectación.
Después, por supuesto, por supuestísimo, muchas gracias a todos por vuestros comentarios.
Esta es la mejor parte de escribir el capítulo: abrir el correo y ver vuestras opiniones.
Voy a intentar responder a todo lo que se plantea. Como he llegado cuando ya hay bastantes (GRACIAS!!!) comentarios, iré uno por uno.
Y, por si me despisto o el ordenador me gasta alguna jugarreta, antes de empezar os envío un gran, gran abrazo a todos.

Ana J. dijo...

Marcos, ese ozuuuu significa que te ha gustado? Por favor, di que sí... pero vas a tener que contarme algo más o tendré que sonsacarte con métodos dignos de nuestros antihéroes favoritos, Donaldson y Escobedo.
Inma, desde que ya no es guapo, Escobedo la tiene cruda.
En realidad, no le he dado ninguna vuelta a Jack, sólo he puesto a la vista de todos que está enamorado de Sophie. Y desde mucho tiempo atrás. Que sea avaricioso, chuleras, prepotente, también venía en el lote, pero su amor por Sophie es lo que, hasta ahora, se ponía en duda. Yo nunca lo dudé pero hasta ayer no me atreví a escribirlo de una forma tan explícita.
Las intenciones de Carlos ya se veían venir, sólo había que concretarlas algo más. Habrá que ver cómo evoluciona en manos del resto de las Plumas.
Lo de las piedras. Desde que apareció la amazonita en la garganta de Eddie, las minas de Bruce, todas las referencias a minerales que estimulan las capacidades psíquicas, había que darles un sentido, algo que realmente justifique la persecución por parte de tantos intereses oscuros. No podía tratarse de un mineral simple o muy conocido, o bien, había que dotarlo de propiedades desconocidas.
Consideré más factible crear un mineral nuevo y, a ser posible, con cualidades de potenciador psíquico, ya que parecía que la opción de que sirviera para fines armamentísticos no ha cuajado.
sigo...

Ana J. dijo...

Ángeles, no sabes cómo me alegra que te haya gustado seguirle los pasos a nuestro Jack. Creo que lo describes muy bien: "el borde poco habil pero amoroso (aunque no sepa)"
Gracias por haber esperado a leerlo anoche. Yo, que soy una dormilona integral, lo aprecio un montón.
María, espero que estés mejorcica, que esos catarros son un latazo.
Siempre he pensado que Jack tenía que ser un personaje ambivalente y un apoyo real para Sophie. Siempre lo he visto enamorado de ella y, aun así, muy pendiente de sus negocios e intereses económicos y de poder. Creo que no es excluyente una cosa de la otra.
Respecto a Carlos, él no le ha dicho nada de las pruebas, ella no sabe que está detrás de la propuesta que le hace la dra. McDougall porque se quedó fuera de la habitación, justo para eso: para que Sophie no lo relacione con el proyecto.
Lo que ocurre es que ella sigue pensando que es su amigo, que ha ido a socorrerla cada vez que lo ha necesitado y que es posible que sienta algo por ella .
La pobre!!!! Pero en esto he querido reflejar lo que somos muchas mujeres: fáciles de embaucar con solo que el chico de nuestros sueños nos dedique una sonrisa. Triste, pero así es.
Sigo..

Ana J. dijo...

Lo de la mina. Para ir atando cabos y avanzando por un camino, decidí que Carlos y su organización, que no es Purplestone (la llama P. cuando habla con Greyland por motivos de seguridad) han descubierto la mina que tiene en su interior las vetas de amatista y ópalo, así como la tecnología para hibridarlos.
Lo de la foto es una forma de que Jack descubra que los dos tienen los mismos intereses y tenga miedo por Sophie, porque Escobedo no le gusta nada y teme que le haga daño.
Su preocupación es por Sophie. Por eso, la última frase, en la que se ve espoleado por el recuerdo de Sophie para acelerar y llegar pronto, antes de que le pase algo.
De verdad, chicos, no intentéis liarlo otra vez poniéndolo en duda, porque no es mi intención ni creo que sea bueno para el desarrollo de la novela tanta incertidumbre y pasos en direcciones contrarias. Evidentemente, Jack va a luchar contra Escobedo por la mina y por lo que haga falta para conseguir el tesoro que quiere, pero también lo hará por la seguridad y el amor de Sophie.
Insisto, no es algo excluyente y, de verdad, Sophie necesita de alguien que la ame, aunque luego no terminen juntos, aunque luego acabe con Carlos o con el Dr. Greyland (que puede ser un buen partido, por cierto). Vale, esto último es broma.
Me voy a comer. Luego sigo...

Ana J. dijo...

Catherine, he tenido que ir al diccionario para encontrar el significado de époustouflant. Gracias!!!!
Por cualquiera de sus dos posibles significados.
Amando, siento que sigas con los problemas informáticos que tienes. No sabes cómo te comprendo.
Y me alegro mucho de que te haya gustado.
No sé si le he dado un buen empujón pero, como les comentaba ayer a FranCo, Dácil e Inma, que no lograron sonsacarme y tuvieron que esperar a verlo publicado, intenté poner las bases para ir cerrando la historia, si es que así lo queremos.
Espero que así haya sido.
FranCo, es que a mí lo que me va es lo subterráneo... Me alegro de que te haya gustado. No es fácil.
Dácil, no logro quitarme de encima la imagen de un Carlos peludo y con las manos pequeñas... no puedo...
Yo creo que Sophie, aunque ahora mismo está bastante obnubilada por nuestro peludo amigo, conseguirá hacerse con el dominio de su propia vida. La chica no es nada tonta, es perceptiva y puede que, si se deja, pueda encontrar apoyos donde no los esperaba.
Me encanta que hayas encontrado el capítulo inquietante. Era lo que pretendía.
Isolda, tuve buen cuidado en puntualizar que era internista porque a mí también me habría dado un mal si se me pasa ese detalle. Además, creo que hubiera sido terrible si se hubiera "ensuciado" la buena actuación que tuvo, como médico, cuando atendió a Sophie, si la hubiera tratado pensando en ese cerebro privilegiado (que no sabía que estaba debajo de su febril cabeza).
Si no me equivoco, quien le dice a Sophie que no se fíe de nadie es su madre, en la carta que guarda en la cajita.
Amy, antes de morir, le dice que puede confiar en Thomas y Jack Donaldson. Por eso incluí esa escena en el capítulo, para traer a la superficie y recordar lo que pasó, cuándo y por qué puede fiarse.

Pues creo que esto es todo lo que tenía que comentar. Seguro que se me pasa algo.
Un abrazo enorme para todos y cada uno.
Ponte mejor, María.

Flamenco Rojo dijo...

Después de 40 capítulos reconozco que estoy un poco confuso…En alguno de ellos he querido apreciar a los gallitos Escobedo y Donaldson como buena gente y en otros capítulos me resultan despreciables…Pregunto, ¿son cosas mías? ó a alguien más le parece lo mismo. Pudiera ser que haya faltado definir desde un principio quien se va a llevar el “gato” al agua…quién se quedará al final con Sophie, (caso que lo consiga alguno). Algo raro veo, pero temo (estoy seguro) no haberme explicado bien. Quizás Mercedes de con la tecla.

Ana, al capítulo de hoy sólo le falta…enmarcarlo. Enhorabuena.

Besos y abrazos.

Ana J. dijo...

Pues es que algo de eso hay, Flamenco: son buenos, son malos, depende de para qué y con quién.
No creo que haya que definir quién se va a llevar el gato al agua, aunque a mí me gustaría que hubiera un horizonte sentimental en la historia, sin importar si luego la historia termina como el rosario de la aurora o, como diría mi abuela Bautista, en boda.
Muchas gracias por tu comentario. Un abrazo

María dijo...

La decisión tomada por Ana, de que sea Jack, el que consiga el amor de Sophie, me parece muy bien. El pobre Carlos, ha perdido puntos desde que sabemos que físicamente, no es gran cosa.
No sólo escribes bien, sino que haces amenas hasta las aclaraciones, si cuando yo leí Los pilares de la tierra, te hubiese tenido cerca...
Salvando la ambición personal de Jack y Escobedo, parece lógico que sea Jack, el elegido, Amy confiaba en su padre y en él.
Concedámosle que de verdad está enamorado de Sophie, ahora tiene que ganarse su confianza primero y su amor después, veamos cómo se desarrollan los acontecimientos, cómo se pelea con Escobedo.
Pero que las siguientes plumas, les den una oportunidad, a ver dónde conduce esta historia.

Ana J. dijo...

Muchas gracias, María.
Si Ken Follett te oyera!!!!
Un besico

Ángeles Hernández dijo...

Válgame dios, ya se me borraron no se cuants lineas. Eso me pasa por enrollarme tanto. Resumo
1) el internista puede perfectamente ser el director del proyecto cerebro,ayudado por los técnicosm´s especializados en el órgano diana. No me gusta como pretendiente.
2) ¿Por qué habría de necesitar Sophie un ayudante enamorado?. Mezclar el amor conlas cosas de comer y el deseo con los intereses serios, a veces es contraproducente.
3)Un buen final no tiene por qué ser el de un cuento de hadas, y una chica sin amante-amado,no es media chica.
4)Ella sola se va a valer, si acaso con
la ayuda (ayuda, no amores) de Smith, o alguien parecido. Si luego se enamora, emjor para ella, pero no tiene por qué ser de la misma persona.
5) Jack me cae bien porque es normal, no monolítico. Bastante tiene con haber sufrido su padre. Unasclases de educción no le vendrían mal, pero ¿para qué?, que le quieran como es, Sophie o otra. Lo que no es obvie para que la ayude, como havenidointentando hacera su manera no muy hábil.
6) Está en mi disco duro toda lanovelaseguidasin comentarios. çAunque no seré muy objetivapues ya conozco loque voya leer, voy a ver si consigo sacar el tiempo para darle un tiento. Mercedes de todeas formas está menos parasitada y además sabe mejor lo que debe deeneruna novela legible y buena.

Estoy encantada con todos vosotros y me gustaría llegar algún día a ser tan buena , tanto escribiendo, como colaborando sin prtagonismos, como siendo valiente, arriesgada y entusiasta. Algo se me ha de pegar, espero.

Y...Pulir, retocar y corregir el primer borrador, hecho de un tirón por siete cerebros frontales y reptilianos, es una mínima concesión que engrandecerá la obra.

Os daría un achuchón enorme a todos ahora mismo (tengo unos brazos muy amplios). ALLÁ VAAAA.

Ana J. dijo...

Ay, Ángeles, pero qué de problemas tenemos con los ordenadores...
Estoy básicamente de acuerdo con todas tus premisas, aunque creo que un interés amoroso siempre le da "salsa" al asunto.
Lo que no quiere decir que de esto tenga que salir una parejita.
A mí Jack me gusta por esos mismos motivos que aludes: porque no es monolítico, tiene defectos y alguna virtud.
Sinceramente, le va a costar Dios y ayuda que Sophie lo ame y, seguramente, no lo conseguirá, pero la lucha por conseguirlo es lo que tiene interés. Y el enfrentamiento, en varios niveles, con Escobedo, más aún.
Tampoco creo que Escobedo llegue nunca a enamorarse de Sophie, aunque quién sabe.
En realidad, todo depende de siete personas que escriben y unas cuantas más que las animan y dan consejos.
¿Digo algo políticamente incorrecto? Va, lo digo: no me apetece nada que aparezca el famoso profesor Smith y lo arregle todo. No me importaría que entre en escena y tenga un papel importante para resolver/ayudar según qué cosas, pero es Sophie la que DEBE solucionar sus problemas y los nuestros (cómo terminar la historia). El resto de los personajes tienen que servirle de apoyo o ponerle zancadillas, pero es ella la que tiene que dejarnos con la boca abierta cuando triunfe al final. Eso, o que muera, como una heroína trágica.
Vale, lo sé, me he pasado, pero a estas horas se me va un poco la cabeza.
Muchas gracias por tu análisis.
Recibo la parte de achuchón que me corresponde y te mando otro bien grande.
Y otros más para el resto

catherine dijo...

Acabo de releer: estamos con Carlos Sophie Jack, cada uno equivocandose en cuanto a los otros, lo más clarividente es Jack. Sophie, aunque se ponga en alarma cuando quieren entrar en su cabeza, en su mente como si de otra violación se tratara es de nuevo ingenua. Se permite ser feliz por un rato en sus ensoñaciones porque Carlos ha venido, cuando es el Dr Greyland que le propone verla. Y cuando se siente en peligro llama a Carlos, sin acordarse de lo que dijo su abuela a proposito de los Donaldson.
En el apartado del capítulo te digo como la idea de las piedras hibridas es genial. Cuando Jack ve la foto de Escobedo saliendo de la mina se siente otra vez desbancado por este tipo y se preocupa para Sophie.
Bruce mines, Geosync, nuevo misterio.
Repito, époustouflant, en todos los sentidos. La palabra terrible en francés tiene también el doble sentido, puede significar guay pero no la usé por la ambiguëdad; tengo el problema con asombroso.
Acabo de aprender una nueva palabra: achuchón, ¿fuerte abrazo? Por si a caso mando también besos, para todos y para la duración de mi viaje. Intaré leeros pero tal vez sin comentar.

Ana J. dijo...

Querida Catherine: ojalá puedas aparecer por aquí aunque solo sea para decir hola. A pesar de que sepamos que sigues con nosotros, siempre es estupendo ver que aparece un comentario tuyo.
Para mí, époustouflant ya forma parte de mi escaso aunque muy querido vocabulario francés. Y siempre en el mejor sentido de la palabra.
Efectivamente, achuchón es abrazo, pero un abrazo muy especial, fuerte, sin recato, entre gente que se quiere. Yo prefiero los achuchones a los abrazos, salvo que sean de oso.
No sé si lo he dicho ya, pero no sabes qué peso me quitas de encima al decir que te parece bien lo de las piedras híbridas: tenía mucho miedo de meter la pata.
Habrá que espabilar un poco a Sophie. Estoy segura de que Marcos empezará a sacarla de su equivocación.
Disfruta los viajes que hagas. Te tendremos siempre presente hasta que te reincorpores.
Un abrazo-achuchón, mon époustouflante nouvelle amie.

Ana J. dijo...

Por cierto, espero haber conjugado bien...
Besos

María dijo...

Sobre el tema de las "piedras, minerales, híbridos, etc", lo que vosotros decidáis, pero que a partir de ese momento, siempre se haga referencia a la misma cosa.
El profesor Smith, tan nombrado, puede aparecer o no, pero lo que en mi opinión quedaría fatal, es que llegase cual Superman, a aclarar todas las dudas y cerrar la novela.

FranCo dijo...

Que interesante son todas las opiniones y como nos hacen recapacitar a la hora de escribir cada capítulo a las 7 Plumas.

Yo también como lector quiero dar la mía. Existe un defecto en la creación de guiones y es que en la trama o conflicto aparezca la “Mano de Dios” que es como se llama, en forma de personaje o material y que solucione todo: No me apetece tampoco nada que intervenga El profesor Smith y aclare todo. Lo veo venir. Que permanezca oculto.

Tampoco me apetece un final tipo cuento “fueron felices y comieron perdices”. Me refiero a Sophie enamorada, el caso resulto y un final cerrado. La vida no es así.
¿Se percatan que empezamos ya hablar de un final? Si es que la fruta madura sola.

Ángeles Hernández dijo...

En mi opinión el único requisito obligatorio en lo que resta de novela es tener noticias verosímiles y certeras(vivos o muertos) de los padres de Sophie tando del dónde como del porqué y el cuándo.

Mr. Smith no denbe ser el resolvedor universal, sino por supuesto la propia Sophie
aunque alguna parcela pueda dejarse en el aire, pero creo que es fundamental que dé señales de vida, aunque sea para decir que está con Alzheimer y no recuerda nada o que falleció de un resbalón en la bañera. Alguien tan citado no puede desvanecerse sin más explicaciones supondría una importante laguna en el argumento, a no ser que en la corrección su rastro sea borrado.

De acuerdo con todo lo dicho, de acuerdísimo. Y fantástica la idea de la mina en la que de manera natural ha surgido una "aleación o mezcla" tan conveniente.

Ana J.no creo que sea por la profesión pero me identifico bastante con lo que dices.

CUANTAS COSAS.....Y SÓLO ESTAMOS A JUEVES.

María dijo...

El que Sophie y Jack, como se dice ahora, se den una oportunidad, no quiere decir que se vayan a casar, a ser felices y a comer perdices, de hecho, yo creo que no va a poder ser. ¿Por qué?, pues porque en el mundo real, se antepone el poder, el dinero, la influencia, a los sentimientos. Y conste que me parece bien, no soy precisamente romántica y el amor te juega malas pasadas.
Pero si han de tener su romance, pues que lo tengan, aunque no salga bien, por intentarlo que no quede.
Si esta novela, continuase hasta el infinito, seguramente veríamos a Sophie, casada, con hijos y nietos,(aunque no con Jack, ni Carlos), pero en este momento de su vida, arrastra demasiadas cosas.
Y a estos dos pájaros los tiene muy calados, ¿O seré yo, la que los tiene calados y no confía en ellos?.

Ana J. dijo...

Totalmente de acuerdo con los tres, María, FranCo -oh, Cielos, es esto posible?- y Ángeles respecto al respetable profesor Smith. También en lo de comer perdices.
Me parece muy interesante lo que dices, Ángeles, de tener en el horizonte que hay que concretar lo que les sucedió a los padres de Sophie. No podemos olvidarnos de eso.
Yo añadiría que no deberíamos dejar al Mayor Hutton aparte y como si hubiera sido una anécdota. Pienso que en el conciliábulo que tuvieron Thomas Donaldson, Walter... tendría cabida y deberíamos sacarle algún partido. Aún nos queda encontrar el famoso tesoro del submarino. Tal vez ahí pueda tener un papel bien importante o, al menos, integrarse en la trama. Algo así ocurriría con Walter. No debemos desaprovechar dos muy buenos personajes.
Sin embargo, y quizá esté hablando más de la cuenta, Lynne y su novio ya dieron de sí todo lo que tenían que dar y tal vez no deberían revolver más.
El Sapo. Ese es otro personaje que, directamente o en la sombra, se merece no perderse en la nebulosa.
Y Deborah. HAY que hacer algo con esta chica. Alguien que juega a tres bandas, Purplestone incluido, no debería ser solo una comparsa insípida.
Bueno, si es que no se me puede dejar un ordenador entre las manos y una conexión reestabecida...
Ángeles, yo tampoco creo que sea la profesión lo que nos hace estar en sintonía. No sé lo que será pero lo acepto, lo agradezco y lo disfruto. De veras.
Un abrazo-achuchón y un beso a todos

Marcos Alonso dijo...

Ozuuu, ozuuuuu es como cuando Bruno, el niño protagonista de “El niño con el pijama de rayas”, ponía la boca en forma de O, sorpresa y asombro por la extensión, por la calidad y por cómo se dispara la trama hacia vericuetos insospechados.

No es una sorpresa, más bien nos tienes acostumbrada, a leer capítulos sobresalientes como éste, en el que destaca de manera especial la fuerza de los diálogos entre los protagonistas de tanto carácter, un choque de trenes con Déborah como mediadora. ¡Seguirá enamorada/atraída por Jack?

La voz narrativa con su rico y preciso lenguaje nos lleva ágilmente a través de esta historia, volviendo al pasado o indagando en el futuro. Otras veces nos hace revivir la desesperación y angustia de Sophie que por momentos desconfía de las apariencias para a continuación caer en las redes de Carlos. ¡Esta chica, más que coja, parece ciega! Mientras, el pobre Jack se resiste a dejar sola a Sophie ante el peligro, y menos ahora que sabemos que Carlos no es tan bueno ni tan guapo como creíamos, a pesar la indiferencia y/o el menosprecio de Sophie por él.

Bueno y lo del opamatis o el lilablán , ya es el acabose, con Carlos por medio que usa a Sophie para todo (ni Ryanair), ahora, también, en este proyecto de neurología aplicada, basada en las propiedades del híbrido citado, la posesión de éste (minas de Bruce) ¿Para que quería hacer un trato con Thomas Donaldson sobre esta mina? Creo que nos hemos metido en un atolladero de difícil solución:

Piedras, minerales, gemas, piedras preciosas, mina de Culross, ópalo y amatista, híbrido, tesoro de los nazis (Santo Grial) ¿Dónde está? ¿También en las minas de Culross? ¿A eso se refería Carlos cuando llamó a Thomas D? Casualmente y los mismos protagonistas descubren unos minerales y su utilización para fines militares (¿inteligencia militar?)

No sé lo veo muy encorsetado y poco creíble (mucha casualidad) es como si tuviéramos material para hacer dos finales distintos que darían a la novela aspectos dispares Novela negra o de ficción.

En definitiva creo que necesitamos un tiempo muerto antes del último cuarto.

SOCORRROOOOOOO

Ana J. dijo...

Antes que nada, Marcos, muchas gracias por haber expuesto sinceramente tus dudas, que supongo que, de una forma u otra, todos sentimos. Y por los comentarios elogiosos a mi escritura, que a veces hacen que me sonroje.
Que no cunda el pánico.
Es cierto que la cosa está complicada, pero creo que menos que lo estaba antes. Al menos, así lo veo yo. Otra cosa es que la solución sea buena, ahí ya no entro.
Pero estas dudas tuyas pueden servirnos para recapitular y ver lo que tenemos, si nos hemos (o, en el caso de este capítulo, ME he) columpiado en algo y para enfocar lo siguiente.
Hago un resumen de lo que estaba pululando por ahí.
-Cap 9. Se hace referencia por primera vez a los estudios y capacidades parapsicológicas de los padres de Sophie.
-Cap 15.- Eddie muere con una piedra semipreciosa (amazonita) en la garganta. En el capítulo 24, ya se habla de la necesidad de dejar pistas falsas para justificar su muerte.
A partir de la muerte de Eddie se empieza a barajar la idea de que hay una organización y, al menos una persona (Jack), que van detrás de ciertos minerales (aún no se concreta si son gemas o piedras semipreciosas o qué) que podrían tener importancia en la industria armamentística. La primera referencia a esto creo que se hizo vía comentario.
sigo...

Ana J. dijo...

Caps 18 y 19.- Se plantean los negocios poco claros de Escobedo (con la OMS, por ejemplo) y su tira y afloja con Deborah que, entre otros, está asalariada por Purplestone, la entidad paramilitar que parece estar detrás de todo este lío de las piedras y las gemas.
-Cap 27.- Alguien llama a Thomas y a Jack para nombrarle Bruce’s mines, en Culross. Es decir, está claro, al menos para mí, que ellos dos pueden estar interesados en ellas y, por lo tanto, buscando los minerales.
-En el cap 29 se habla del interés de los miembros del MI5 inglés por perseguir a los alemanes, ya que tenían conocimientos sobre los métodos que utilizaban los primeros de tipo parapsicológico.
Después, en ese mismo capítulo, se habla del interés de una organización paramilitar por las minas de Culross y de las actividades en el campo de la parapsicología de los padres de Sophie
-Cap 34.- Thomas y Walter le cuentan a Escobedo el tema de las gemas y el tesoro del tercer Reich y del submarino en el Fiordo de Forth. Escobedo se quiere hacer el desentendido, es decir, probablemente está interesado en lo mismo y tramando algo a las espaldas.
Sigo....

Ana J. dijo...

-Cap 39.- Se habla de los estudios que Escobedo está financiando sobre estimulación cerebral con sustancias inorgánicas (minerales) en el Hospital Spiritew y cómo Sophie es la candidata ideal.
Mi tesis, equivocada o no, es que Escobedo, tipo turbio donde los haya, con intereses hasta ahora mal definidos, igual que parece interesado en los tesoros submarinos también puede estar interesado en las piedras de alto interés para el desarrollo de programas parapsicológicos en el ámbito militar (o para cualquier otro fin, si es que este no os gusta).
Esto sería así porque desarrollar la tecnología, sintetizar el mineral y venderlo al mejor postor y muy caro es todo un negocio.
Escobedo ha ido por su lado, se ha adelantado los Donaldson en cuanto a encontrar las minas de minerales (que pueden ser o no las de Bruce, eso os lo dejo a los demás, aunque parece lo lógico) y todos van en busca del famoso submarino que está cargado de piedras preciosas (y otros tesoros, si así lo queréis).
No creo que sea casualidad que los dos encuentren las piedras (las semipreciosas, las de las minas) porque los dos van detrás de ellas. Todo lo contrario: es una carrera de fondo que, por ahora, va ganando Escobedo.
Y sigo siguiendo...

Ana J. dijo...

Sinceramente, como expliqué en la Experiencia paralela, no me parece descabellado buscar una hibridación de minerales que tengan unas determinadas cualidades. En este caso, serían de estimulación psíquica (recuerda que ES CIERTO que la parapsicología juega un papel muy importante en los servicios de inteligencia a nivel mundial), como en el caso del coltán lo son sus cualidades de superconductor. Pero admito que pueda ser una idea que no guste o que haya otra más válida.
No recuerdo que Carlos llamase a Thomas para hablar de las minas, aunque es cierto que decías en tu capítulo que alguien con acento extranjero era el que llamaba pero, si no me equivoco, esto nunca se aclaró. Tampoco recuerdo que Carlos quisiera hacer un trato con Thomas por las minas. Tampoco sería extraño que hablara de hacer un trato en un momento en que no hubiera conseguido nada y que luego se fuera por su lado y obtuviera el control de las minas sin contar con Thomas.
Pero eso deberías aclararlo tú, que fuiste el que sacó lo de Bruce’s mine y el acento extranjero y la reunión entre Thomas, Walter y Carlos. Tú o cualquiera de los que vengan después. Yo creo que ya he cumplido hasta dentro de seis semanas.
Lo que he visto, porque lo he re-repasado, es que hablan de las minas, de que la familia de Carlos conocía su paradero, pero no que ahora ni los Donaldson ni Carlos lo conocieran. De ahí la cuestión de que estuvieran escondidas, Escobedo las encuentra, compra el terreno, las explota y las camufla. Evidentemente, para que sus adversarios (Purplestone, Donaldsons) no las encuentren.
No sé si se me olvida algún detalle importante para esto.
Vaya trabajalera que me has dado, Marcos!!! Hala, hala, a escribir, que te toca.
Un besazo, Marcos
Besos para todos los demás

Inma Vinuesa dijo...

Menudo curro te acabas de pegar con este comentario.
Marcos, después de esto solo te queda escribir y portarte bien...
Me has dejado impresionada Ana,im-presionada.

Ángeles Hernández dijo...

SUPER ANA :

Así se trabaja. Creo que no has dejado ni un cabo suelto. La trama es compleja, y aún puede volverse más, o simplificarla cerrando alguna de las dos vías principales:
-Dos tesoros: minas y barco nazi
-Varios buscadores, individuales y grupos diversos ( los resultados merecen la pena y todos poseen algún tipo de información privilegiada al respecto)
-Una persona especialmente dotada y relacionada probablemente con ambos (por eso tiene tantos "buscadores") Sophie: nieta del aleman que "despistó" el barco e hija de los "presuntos investigadores" en los poderes de las piedras, desaparecidos en trágicas circunstancias suceso que ha marcado su vida.

Ambas tramas se entremezclan al tener en común personajes, información, ambiciones, etc etc.

Luego están los otros, los secundarios que tienen su por qué para ensamblar y dar sentido a tanta información.

No va a ser una novelita que se lea en un plis-plas, desde luego, pero tengo yo leídas algunas de John Lecarré o de mi amigo (es un decir) Mankell, que además de buenas, tienen mucho "recorrido".

Ese es vuestro reto, que sea buena, aunque haya que ir leyéndola despacito.

Además estáis bordando los carácteres psicológicos, diálogos, base histórico cultural etc, etc.

¿Hay quién dé más?. Bueno, sois siete cerebros pensantes, eso suma muchas neuronas, sólo tenéis que seguir el mismo camino, aunque sea tortuoso y con ramificaciones.

Lo conseguiréis, estoy segura.

María dijo...

Como dice Ángeles, yo también estoy segura que lo conseguiréis, faltaría más.
Pero si no, llamo al mister Smith y en un plis-plas, os lo arregla toico, como el "mister Propet" de la limpieza y os la deja, pa que pase la prueba del algodón.

Ana J. dijo...

Gracias, Inma. Es que me pareció lo mejor para ver de dónde viene qué y, de paso, para comprobar si era cierta lo que había sido mi impresión antes de escribirlo. Ya me hice un repaso por lo escrito anteriormente antes de escribir el capítulo pero creo que no está de más tener ubicado cada acontecimiento.
Lo que no puedo asegurar es que no haya ningún otro detalle que sea contradictorio y se me haya pasado por alto. Espero que no.
Ángeles, no deja de sorprenderme tu capacidad de síntesis. En tres líneas haces un perfecto resumen de cómo está la situación.
Por cierto, si fuéramos tan complejos como Le Carré a estas alturas estaríamos todos tomando medicación p'a los nervios. Pero me ha hecho muchísima ilusión que te hayas acordado de un escritor tan grande para relacionar nuestro entramado.
María, por favor, ve llamando al profesor Smith, que necesitamos de una mano sabia que nos guíe.
Aún me estoy riendo con lo de Mister Proper.
Un abrazo muy grande para todos
PS. No sé por qué me salen repetidos los posts. Ayer tuve especial cuidado en asegurarme de que solo le daba una vez al enter... algo parapsicológico se cuece en mi ordenador...

Marcos Alonso dijo...

Ozuuuú, ozuuú, Ana, eso sí que es una tesis. Un material que te agradezco por esa capacidad de síntesis, y es que ayer fui a repasar la novela y cuando abrí las puertas del armario me asusté al ver lo grande y gorda que estaba (la novela), así que volví a cerrar las puertas en el acto.

Tienes toda la razón, pero sigo pensando que es urgente tomar decisiones conjuntas porque, de lo contrario, me da que voy a hacer un disparate.

Marcos

FranCo dijo...

Ana J. aún estoy buscando un calificativo para calificar el curro que te has pegado.

Marcos me pasa lo que a tí... cuando abro la puerta del armario de la novela lo vuelvo a cerrar, me asusto y trato no meter nada nuevo, pues pienso que no cabe.

María dijo...

Chicos, hace tiempo que no he leído toda la novela de tirón, pero repasando el resumen de Ana, hay una cosa que no se si quedo cerrada, la muerte de Edward, nosotros sabemos quien dio la orden, pero ¿quien la ejecutó?, ¿Lo sabe la policía?, recordemos que interrogaron a Sophie, pero ahí, se corte la historia, ¿Qué ha sido de esa investigación?. igual no tiene importancia, que se quede así.
Mi sugerencia es que se podría hacer una lista de "puertas por cerrar" y ver si interesa, meterse con ellas y cerrarlas, o dejarlas abiertas, que tampoco pasa nada.
Anda que no he leído yo novelas,de las que al final, no me he enterado de nada, pero en este caso, no me gustaría que eso ocurriera, después de todo el esfuerzo que le habéis dedicado.

Ana J. dijo...

Marcos, te entiendo. No sabes la neura previa que tuve antes de decidirme a escribir el capítulo. Lo que pasa es que no lo dije porque parecía que siempre me estaba quejando. Pero las pasé negras. Lo que pasa es que respiré cien veces, leí lo que había y decidí empezar a cerrar. Porque, aunque no lo creas, con esto ya se puede empezar a cerrar. Al menos ya sabemos cosas que antes estaban en el aire y sabemos, casi con seguridad, quien es quién y en qué posición juega en este momento.
No te agobies, sigue cerrando. atando cabos sueltos y, por Dios, NO COMETAS UN DISPARATE!!!
Mata a alguien, si es que te sobra, no metas a nadie más y haz lo que te pida la cabeza, que no el corazón (a estas alturas, todos debemos hacerlo).
FranCo, ya te dije que iba a dar la oportunidad de ir cerrando el tema, si es que los demás así lo queríais. Creo que es el momento. Si te das cuenta, yo no he abierto ninguna puerta que no hubierais abierto los demás (cosa necesaria, eso de abrir puertas, al principio de la historia, por supuesto).
Y, sí, creo conveniente que hagamos una recapitulación y nos pongamos de acuerdo (¿Cuántas veces lo hemos dicho ya?) en cómo vamos a seguir/finalizar.
María, creo que tu propuesta ahora es VITAL.
Si recordáis, ya se hizo en un momento determinado (creo que FranCo hizo un listado, al que alguien, Amando?, añadió más "flecos" (lo tengo guardado por ahí.
Ese listado lo miro de tanto en tanto y es de las cosas que me han servido para avanzar, pero, como ya hay pasos dados y "flecos" cortados,sería un momento ideal para actualizarlo.
Un besazo grande a todos y salgo pitando que, como siempre, ya voy tarde

Mercedes dijo...

Para María: perdón, no he podido evitar contestar en esta ocasión, sólo quería comentar que en el capítulo 24, en la segunda mitad, queda claro quién dio la orden de matar a Ed y quién lo ejecutó.
Aprovecho para saludar a las siete plumas.

Mercedes dijo...

Para María: perdón, no he podido evitar contestar en esta ocasión, sólo quería comentar que en el capítulo 24, en la segunda mitad, queda claro quién dio la orden de matar a Ed y quién lo ejecutó.
Aprovecho para saludar a las siete plumas.

María dijo...

Hola Mercedes, tienes razón, Déborah recibió la orden de matar a Edward y se la transmitió a Persis, que la ejecutó.
Pero ahí queda la cosa, la policía inicia la investigación e interrogan a Sophie, ¿Y luego qué?, ¿Se aclara el asesinato?, ¿Se archiva cómo no resuelto?.
Cuando Sophie sale de la cárcel, a continuación muere la abuela y que yo recuerde no se vuelve a hablar del tema.
Puede que yo esté equivocada, o que el crimen, ya no sea interesante para el desarrollo de la novela, pero no deja de ser un fleco, creo.

Ana J. dijo...

Yo creo que sí que es importante saber quién ordenó a Deborah matar a Edward y, desde luego, saber en qué acaba las investigación policial. Especialmente, en lo que afecta a Sophie, aunque todo ello puede salir al final. Pero es importante que lo tengamos en cuenta. Eso y otras cuantas cosas que, aunque puedan ser secundarias, es preciso que no queden descolgadas.
Besicos

Anabel dijo...

No he leído los comentarios, así que voy a dar mi opinión a voz de pronto tras leer el capítulo.

Me encanta la tensión entre Jack y de Escobedo, es genial. Creo que es el tipo de tensión que nos falta, además de la sexual, aunque ésta, bien mirada, también es sexual. Esa discusión casi pelea en los pasillos del hospital es genial. Me he quedado con las ganas de que algo sucediera, pero estoy segura de que sucederá.

El papel de Deborah ha quedado un poco raro, no ha tomado partido por ninguno, o tal vez en su neutralidad lo haya tomado por Jack, al fin y al cabo es quien le paga y le excita.

Sophie sigue siendo la pieza que todos desean, por una cosa o por otra. Ahora también la quieren los del hospital. Además de las obras de caridad ¿no estará nuestro nuevo doctor compinchado con los negocios del argentino?

Bien por tu capítulo, Ana: estupenda la tensión que has imprimido y nos dejas con la angustia de saber cómo responderá Sophie en cuanto vea aparecer a Carlos: ¿se avalanzará sobre sus brazos?, ¿tendremos por fin ese encuentro íntimo tan deseado?

Saludos.

Anabel dijo...

Sí, sí, sí. Estoy con Ana: Jack está enamorado de Sophie a pesar de todos y de todo.

Los buenos no son buenos cien por cien, ni los malos malos, cien por cien. Creo que los personajes complejos engrandecen una novela, no me gustan nada los maniqueos.

Es cierto, estoy con Ángeles: la novela necesitará un lavado de cara, una corrección integral.

Tampoco me gustan los finales felices, y ese señor Smith que todo lo va a solucionar... tampoco. Tanto si Sophie encuentra pareja como si no, puede ser perfectamente factible. La vida también es así. Otra cosa será si comen perdices.

Lo que has hecho con tu recapitulación, Ana, es genial y un gran curro. Me lo copio para mi próximo capítulo. A mí también me da pavor abrir el armario de la novela...

Saludos.

Marcos Alonso dijo...

Siento defraudarlos pero esto me va a llevar más tiempo del que pensaba. No me esperen despiertos, ¿ok?

Marcos

Mercedes dijo...

Bueno, yo me fui a la cama, como me recomendaste, Marcos, pero te recuerdo que son las 2 de la tarde. Me estás preocupando, a ver si has sufrido una crisis intelectual... Es broma.
Volveré después.