24 oct. 2010

Capítulo 51

Oyó el siseo de voces de mujeres, no alcanzaba a lucidar si era un sueño o el despertar tras la muerte. Volvió a dormirse unos instantes, y se vio inmovilizado por una mortaja de sábanas y sujeto por cables finos y transparentes que tiraban de su piel quedando colgado, suspendido en un espacio oscuro sin principio ni fin, como una marioneta balanceada en sus hilos. Lauren lo miraba sonriente desde abajo, lo saludaba con la mano pero, las heridas comenzaron a gotear desde la tirantez de su piel cayendo sobre ella y cubriendo su rostro haciéndola desaparecer diluida en una figura de sangre.
.../...

21 comentarios:

Ángeles Hernández dijo...

Ay, que me lo he leído de un tirón...

Nos dejas en ascuas, con Sapo escapando de sus perseguidores, supongo que él sabe bien a donde. De momento parece que a asegurarse de que la dcoumentación está sana y enviada. Sigue con su toque tierno, necesita algo de contacto y purgr muchas culpas...

Loquita me dejas con Smith, y Laura ¿uién es ? Supongo que alguien poco importante, una enfermera?, o es que estoy perdiendo la memoría. Repasaré.

Vaya capacidad para continuar creando situaciones con tensión, para que luego digamos que ya está todo escrito.

Felicidades Dacil, maestra del suspense.

Luego volvemos que hay mucha tela que cortar

Un abrazo y feliz fin del finde Á.

Ángeles Hernández dijo...

Laura?, Smith pregunta por Laura en lo que ahora al releer intuyo como una pesadilla, dado el lenguaje y la situación:
"quedando colgado, suspendido en un espacio oscuro sin principio ni fin"...
"las heridas comenzaron a gotear desde la tirantez de su piel cayendo sobre ella y cubriendo su rostro".

Smith despierta de un coma barbitúrico, con sueros y monitores ( los cables) y ¿en quién piensa?, en Laura, o sea "Lauren", su amada, la madre de Sophie a la que prefirió hacer desaparecer. Por algún motivo que desconozco dice su nombre en castellano...

O sea que el GRAN TRAIDOR está vivo, los del SAMUR de Estrasburgo llegaron a tiempo. Algo tiene que decir todavía, si no no lo hubieras resucitado. Parece que va a tener que enfrentarse al infierno, pero no me parece que sea el de Lucifer sino más próximo ¿Experimentos de Mr Escobedo and company?, está en el hospital, así es que lo tienen fácil.

*******************

A ver para cuantas elucubraciones más me da la tarde : ¡Help compañeros!, que ya se va terminando el domingo, ¿no vais a venir?.
*************

Dacil, ¿no es demasiado confiado Sapo dejando todos los documentos en manos de una desconocida, por muy eficiente que parezca?.

Bonito nombre Aminetta, seguro que significa algo, ya nos lo dirá Flamingo que por cierto hoy no es de Winner.

Flamenco Rojo dijo...

Amiga, tor día esperando para ser the winner y sólo soy un segundon...Leeré el capítulo cuando termine el partido de futbol de mi glorioso Sevilla F.C.

Dacil martin dijo...

Disculpen el restraso, por fin después de buscar horas para escribir, pude realizar este último capítulo con muchas ganas e ilusión. Al igual que dijo Inma, mi estimada precesora, este último capítulo no ha sido fácil. No por la nostalgia, pues ni tiempo hay para sentirla, sino por el esfuerzo que implica continuar con una gran historia de tanto peso. Como pesa una colcha que se está terminando de coser. Es el peso de muchas días, de pensamientos hilados en ella..., del calor que se pretende dar, del abrazo que la aguarece...

Continuaré, tengo que dejarles.

Muchas gracias a todos por estar ahí pendientes. Dan un montón de ánimos mientras se está escribiendo
.
Ängeles, has sido la primera, qué reflejos. Tienes razón, no es Laura, se trata de Lauren, la madres de Sophie. Gracias por tu generoso comentario.

Abrazos

María dijo...

Ángeles, en tu afán de se the winner, has leído un renglón si y otro no, (es broma, perdona).

Dácil, has resucitado al profesor Smith, más bien parece que ha estado en el infierno, si es posible volver de allí, su primer pensamiento es para su amada "Laura", entiendo que la madre de Sophie, a la que no tuvo reparos en matar.

Lo de Sapo, si no fuese trágico, sería divertido, primero deja la bolsa de basura, a una desconocida para que la escanee y envíe a Sophie,¿Qué pasará, cuando esta persona vea esos papeles, se dará cuenta de su importancia?. Y luego Sapo encaramándose al techo de un coche y robando una moto para huir, me río sólo de imaginarlo.

Bien Dácil, nos has hecho esperar, pero ha merecido la pena.

Ángeles Hernández dijo...

¡Sacre Bleu!

Me encanta comentar y siempre he tenido afán de protagonismo
( superación de un complejo de inferioridad mal resuelto), pero no tan grave como para pasarme el domingo mirando al ordenador y sin planes con la finalidad de ser the winner. De hecho esperaba que mientras yo iba leyendo y escribiendo se me colara flamenco, pero me han salvado "er futbo y er Sevilla" que no tienen rival.

Hoy me ha tocado secuestro sanitario, cárcel voluntaria, ONG de pago, o sea : Guardia. Los días que no son malas aprovecho para leer y escribir.
***********************

Dacil, es muy hermoso el comentario que haces a cerca del peso de la colcha que está casi terminada, es verdad que ahora hay que rematar y hacer la puntadita pequeña para que luzca magnífica.

**************************

Has cambiado a Laura por Laureen, creo que así está más claro. Gracias, y gracias también por tanto esmero.

Por cierto, si mandamos un mensaje a esa direccción de zmail, ¿lo recibirá alguien?

Ana J. dijo...

Magnífico capítulo, Dácil!
Es trepidante, digno de la mejor novela de aventuras. Sapo sigue dándonos sorpresas y sospecho que no van a ser las últimas.
Reaparece el profesor Smith, al que habíamos dejado en coma en el Hospital Spiritew.
Me pregunto si la doctora McGowan le habrá aplicado la piedra híbrida y es eso lo que le ha hecho despertar, y despertar con el recuerdo de Lauren haciéndose paso desde el inconsciente.
Lo de zmail, por cierto, genial!! Yo quiero una cuenta ahí.
Sophie ya está en disposición de tener toda la información que guardaba Deborah.
Y esa dirección de correos, ¿a quién pertenece? No creo que al propio Sapo, parece un seguro de vida, algo así como: si no doy señales de vida en dos horas, abrid el sobre que he dejado en...
Enhorabuena, Dácil, has escrito un super capítulo. Muy bueno
Un beso grande, grande para ti y muchos más para el resto

Amando Carabias María dijo...

Después de una jornada espléndida en todos los sentidos, incluso en el meteorológico, hasta que la tarde se ha hecho prima hermana de algún vendaval extraño, he leído el capítulo.
Trepidante capítulo.
No has matado a nadie, incluso has resucitado al moribundo Smith. Sapo se sigue redimiendo.
Me retiro a mis aposentos y comienza el último cuadrado de esa colcha...
Con ese comentario Dácil, me has recordado las labores de ganchillo de mi madre que le encantaba hacer colchas, mantelitos, chaquetas, yo qué sé... Y efectivamente las colchas de ganchillo pesaban lo suyo, no así las de punto.
Lo dicho os leo, quizá intervenga poco, porque incluso creo que me convendría desconectar.
Espero que el día festivo de mañana en Segovia, me sea propicio.
Enhohrabuena.

Flamenco Rojo dijo...

Ángeles, he llamado a mi amiga Aminatta Forna, la escritora natural de Glasgow hija de padre africano y madre escocesa, autora del best seller “El jardín de las mujeres” para más señas, que trabajó diez años para la BBC, locutora de radio y presentadora de televisión y que vive a caballo entre Escocia y Sierra Leona, de donde era su padre…y le pregunté qué significaba su nombre y me dijo, sin estar muy convencida, que “libertad”…

Dácil, has abierto una puerta, la del profesor Smith…a ver cómo la trata nuestro querido Amando. Por cierto ¿Tan feo es Sapo? que asusta a los niños…

Un beso y te seguiré leyendo en La Esfera…

Anabel dijo...

Me parece una gran idea la forma en al que has resuelto el cómo Sapo le hace llegar los papeles a Sophie. De hecho, de esta manera, si en el próximo capítulo Sapo tuviera algún percance -Dios no lo quisiera- los papeles estarían ya a salvo. Supongo...

El encuentro con su amiga humaniza mucho a este anfibio amigo nuestro. Su complejo de culpabilidad lo empuja a enternecerse con ella.

Muy bien, Dácil.

Pues a ver cómo continúa, esto está muy emocionante.

Saludos,

Anabel

Marcos Alonso dijo...

Fabuloso capítulo el que nos regala Dácil, con esa forma impecable de su escritura y que nos deja con la miel en los labios con esas aventuras de Sapo, convertido casi en estrella del género negro, con piruetas incluida. Parece que su inteligencia despierta y empezamos a conocer sus espacios y ambientes por donde se mueve en la ciudad. Por otro lado, ahora que despierta James Smith podemos saber algo de lo que pasó a los padres de Sophie, si antes no hace una de las suyas esos médicos tan traviesos.

Enhorabuena Dácil por este genial capítulo, volveré en horas menos intempestivas.
Un abrazo.

catherine dijo...

El Sapo asusta a las niñas y hace reírse a los padres. La sangre en sus pantalones y sus zapatos y su aspecto desagradable ponen en alerta a la dependienta ¿que avisa a la policía? y con la experiencia anterior con la policía de la carcel no me extraña que el MI5 o Purplestone esperen al Sapo a su regreso a la tienda.¿ Habrá llegado la documentación a sus destinarios?
Después de la escena muy cariñosa con Aminatta, Amina,(conozco a una marroquí con este hermoso nombre)entramos en una película, preveo una Persecusión infernal. Y con Smith volviendo del mismo infierno....
Un capítulo variado, con sentimientos y acción. Bravo Dácil.
Ánimo, Amando, con el ganchillo, hermosa imágen de Dácil.
Besos a todos,al segundo del día el hincha documentalista, las Plumas y los comentaristas.

Mercedes Pinto dijo...

Creo que llegados a este punto hemos de ver esta obra con cierta distancia, para valorarla en su conjunto, independientemente cada escena en concreto. Con este capítulo hemos acompañado a Sapo durante parte del último tramo de su actuación estelar en la historia. Sigue fiel a Sophie, haciendo lo imposible por hacerle llegar toda la información que ha sacado de la casa de Deborah antes de que se la usurpe el M15 o Purlestone. Dácil no ha querido contarnos nada de lo que entrañan esos papeles, aunque podemos hacernos una leve idea. Lo que no sabemos es si tal información le llegará a la protagonista, ni siquiera la importancia que puedan tener para ella los datos que contiene, que, me imagino, serán definitivos en el desenlace final; pero creo que queda muy poco para salir de dudas.
No quiero olvidar mandarte muchos ánimos, Amando, que, si mis cálculos no me fallan, eres el encargado de hacer de puente entre toda la obra y el capítulo final. ¡Uf!, no quisiera estar en tu pellejo, es mucha responsabilidad.
Abrazos y ánimos a todos.

María dijo...

Al hilo de lo que dice Mercedes, la fidelidad de Sapo hacia Sophie, y sin ánimo de polemizar, todavía no tengo clara, de donde viene esa estrecha relación entre ambos. Recordemos que Sapo era el hombre de confianza de Déborah, encargado de vigilarla y protegerla, se supone que con discreción, entonces ¿Cómo llegan a ser amigos?

Inma Vinuesa dijo...

Dácil, felicidades el capítulo es interesante, nos dejas encaminada la trama de Sapo para que en breve sea su misión final y cerrar otra puerta.
El despertar de Smith francamente, magnífico.
Has superado con creces este último reto ahora a respirar tranquila y transmitirle las fuerzas a Amando para que esas musas sigan revoloteando por nuestras cabezas hasta el momento del THE END.
Un abrazo campeona, me ha gustado mucho.
Inma

Amando Carabias María dijo...

Efectivamente, Mercedes, soy el próximo y ahí estoy aprovechando el festivo de Segovia (San Frutos, nuestro patrono) para ver si soy capaz de escribir mi último capítulo.
También sin ánimo de polemizar, sólo por aclarar a María su duda o pregunta.
En realidad lo de Sapo por Sophie no se debe a nada concreto es algo más visceral o elemental. Perdonadme que me cite. Esto escribí sobre Sapo:

"Cuando una idea se incrustaba en sus pensamientos, era imposible desalojarlo de ahí. Para Sapo, Sophie era esa criatura desvalida a la que hay que proteger de todo. Absolutamente de todo. Con ella actuaba como actúan las mascotas con los hijos de sus amos. Sophie era como la hija de Deborah, ese ser adorable por la que se dejaría matar, aunque antes sería capaz de asesinar. Por ella, si fuera preciso, moriría matando. Esa veneración fue captada por Deborah. (...)" (Cap. 45)

En todo caso yo no hablaría de amistad en sentido estricto. De momento lo dejaría en fidelidad, que, por supuesto, es un sentimiento más que admirable.
Tú interés, María, el detalle con el que lees es asombroso y de agradecer.
En ti personalizo la sensación maravillosa que me/nos supone vuestra fidelidad, vuestro afán lector.
No sé, es una responsabilidad tremenda saber que estáis ahí, siguiéndonos con ese cariño y esa entrega.

María dijo...

Tienes razón Amando, no había caído. Cuando un personaje "celebre", lleva un escolta para protegerle, acaban siendo amigos, incluso a veces, algo más. Aunque este no sea el caso.

Dacil martin dijo...

De nuevo aquí.
Principalmente gracias a todos por los comentarios, han sido importantes para mí. Es el último capítulo, y me sigue dejando un buen recuerdo esta experiencia. No saben cuánto he aprendido escribiendo pero, aún más, me satisface la convivencia en este blog. Se lo comentaba a una amiga ayer, queda aún por conocer a los lectores empedernidos: Ángeles, Flamenco, María, Catherine, Mercedes, Isolda...: Que el deseo por el encuentro se haga realidad.


Ángeles, me encanta que sigas comentando. Tu capacidad de análisis es increíble, parece como si abrieras la tapa de mi cerebro y descubrieras el sentido de mis pesquisas.

María, entonces, te hizo reír el feo, el Sapo, saltando como tal. Tengo que aclarar al respecto, que Sapo no se quedó en el estanco a esperar y vigilar mientars se escaneaba la extensa documentación por una razón importante, que tal vez si no lo han pensado quiere decir que faltó destacarla en el capítulo. La razón principal, es que el Sapo si hubiese permanecido tanta horas allí, corría el riesgo de que lo encontraran, y con él la información.

En cuanto a la posibilidad de que la chica se pare a leer la documentación al tiempo que escanea, es algo difícil. Sería mucha casualidad que un estanco elegido al azar estuvise compinchado. Pero, claro, nunca se sabe si es un curiosilla capaz de copiar el fichero, antes de eliminarlo, y leerlo más tarde.

Ana, cuánto dices y elogias el capítulo me dejas colorada, y seguro que Francisco me dará por satisfecha y nada añade, qué menos. Y te preguntas, Ana, si la doctora McGowan habrá aplicado la piedra híbrida a James, piensa mal y acertarás.

Amando, me da que a estas alturas de la noche y habiendo sido fiesta en tu Segovia, ya tienes el capítulo escrito. Me apuesto un whisky en Edimburgo.

Flamenco, ¿Aminatta significa "libertad"? Es curioso. Y¿sabes que al principio escribí que ella además de contar historias a Sapo, cantaba? Estuve buscando, aunque poco, si existía alguna canción de Sierra Leona pero, no encontré nada. Y sí, seguro que el Sapo resulta un verdadero anfibio para los niños.

Anabel, Marcos, gracias. Y es verdad, esto se está poniendo emocionante. La imaginación se explaya en esta novela. Por ejemplo, la pirueta de Sapo, que lo sepan, también me sorprendió a mí.

Catherine, gracias, y me alegra que te guste el nombre de Aminatta.
Mercedes, aportas como siempre una valiente visión. Pero no olvides que antes de Marcos, faltan por escribir Ana y Francisco, quedando aún mucho que contar.

Inma, gracias, eres mucho. Es cierto, se queda una agotada. No sé si a ustedes les pasa lo mismo cuando escriben, en mi caso, es increible el grado de tensión al que puedo llegar.

Seguimos, y un abrazo a todos.

María dijo...

Dácil, porque ya queda poca novela, que si no, imagina: La estanquera, con un montón de papeles para copiar, que le echa un vistazo a uno y luego a otro, se huele que puede ser algo importante, llama a un amigo periodista y se lo cuenta. Pues ya la hemos liao...

Amando Carabias María dijo...

¿Así que en Edimburgo...? Pues me va a salir caro el güisqui, pero en fin. Aunque ahora que lo pienso, no aposté nada.

FranCo dijo...

Dácil, cuando apareció este personaje feo y desagradable (SAPO), nunca pensé que fuera a tener tanto peso y que conquistara el corazón de todas las plumas. Lo pariste y lo has amamantado hasta que ha crecido y ya forma parte importante de esta historia.
Un capítulo que aúna muchos géneros y que resulta dinámico y fluido de leer.
Perfecto.