21 jun. 2011

Comienza otra batalla: Distribución, presentaciones, ferias...

Tras haber visto la luz en papel Oscurece en Edimburgo y vivir sus primeras consecuencias de júbilo, euforia y felicidad por haber concretado nuestro objetivo, hemos gozado de diferentes experiencias que me gustaría seguir compartiendo con nuestros lectores y amigos una vez recobrado el pulso.

Novela en mano una vez salida de imprenta, ahora comienza otro camino, para muchos apasionante, pero habitualmente para el escritor una tortura, que te aleja de los fundamental, crear. Les hablo de las presentaciones, negociar la distribución, firma de ejemplares... Aún tendremos muchas cosas que vivir y compartir, así que inicio esta serie de posts que seguro que serán de interés para aquellos escritores que se planteen la autoedición, o para quienes quieran conocer más de este mundo editorial y del libro. Fundamental es tener claro que éste sector, como casi todos los sectores, es complejo. Siempre digo que, si existiera un sector fácil y en el se ganara mucho dinero, todos trabajaríamos en el mismo. He pasado por muchos y todos son complejos. En todos hay una lucha encarnizada.

Tras barajar las diferentes alternativas que teníamos para presentar en principio la novela en Tenerife, Segovia y Las Palmas, nos decantamos por realizarla en las Cajas de Ahorro de cada provincia. Pienso que ha sido un acierto. Uno, porque nos han cedido sus instalaciones, en el caso de CajaCanarias y de Caja Segovia unas magníficas salas con elementos audiovisuales, azafatas, aforo apropiado, inmejorable situación... Dos, que ambas entidades
realizan desde años una importante labor de difusión cultural y que han puesto a nuestra disposición su maquinaria de promoción para el acto, por medio de sus canales de comunicación (notas de prensa, web, cartelería, agenda de actos, etc.). Dichas notas de prensa a los pocos minutos de enviarla, casi todos los medios se hacían eco, difundiéndose por internet y por las principales agencias de noticas de forma espectacular. En los medios de comunicación estas entidades tienen mucho peso, y sus notas de prensa son tenidas muy en cuenta por su trayectoria cultural y por ser en muchos casos uno de su más importantes anunciantes. Es por lo que, aconsejo a quién tenga dudas en realizar una presentación de una novela, exposición, etc. que tenga en cuenta éste segundo punto. La difusión es muy importante.


En la presentación de Las Palmas, que será el próximo jueves 7 de Julio en El Corte Inglés, no pudimos contar con la colaboración de La Caja de Canarias, que nos ha pedido la cantidad de 500 € (quinientos) por cedernos la sala dos horas. Gran diferencia con el resto de Cajas, donde incluso Caja de Segovia nos adquirió veinticinco ejemplares de Oscurece en Edimburgo. En su momento hablaremos del resultado de la presentación en Las Palmas en El Corte Inglés, que en un principio se ha volcado con nosotros.

Otra anécdota a destacar es que a nuestra novela ya la han invitado a salir de una librería en Segovia, por no cumplir su linea editorial. Una librería que al parecer lleva más de sesenta años abierta, con unos títulos literarios muy conservadores y parece que Oscurece en Edimburgo traspasa la frontera. Afortunadamente no es una novela erótica, ni de violencia desmedida, ni de crítica despiadada del sistema, no vaya ser que nos censuren en otras librerías. No me imaginaba encontrarme con algo similar. Pensaba que la cultura y la literatura nos habían abierto la puerta de nuestro pensamiento e ideología. Con la iglesia hemos topado.

En siguientes entregas, hablaremos de los entresijos de la asistencia a ferias, de la guerra con las distribuidoras, de los márgenes y comisiones de los libreros, de la distribución nacional... Apasionante y cansina batalla.

13 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Así es, tal y como lo cuentas.
Aunque la experiencia positiva alienta y es la parte más grande del sabor, estos contratiempos, hacen que nos mantengamos alerta y que profundicemos en todo lo que supone esta experiencia.
A los hijos hay que cuidarlos y llevarlos de la mano mucho tiempo, pero parece que a los libros más aún.
De todos modos es milagroso, lo sigo pensando, que 1 ejemplar, 1 sólo, sea vendido dentro de las infinitas posibilidades que ofrece una librería, por ello doy las gracias a los compradores que están haciendo posible que la novela se vaya abriendo paso poco a poco y realice el recorrido que tiene asignado.
Y lo peor de todo, lo que tantas veces me desanima, es -como señalas en el post- la cantidad de tiempo, energías, conversaciones, etcétera, que uno se deja para conseguir esa promoción, en detrimento de lo que a uno le gusta de verdad: la creación.
Por mi parte, y de nuevo desde aquí públicamente, mi agradecimiento a Caja Segovia por el trato personal y colectivo que ha recibido esta iniciativa.

Flamenco Rojo dijo...

Sorprendente en lo negativo lo de Caja de Canarias ¿dónde está la supuesta obra social de las cajas? Vaya milonga...

De la salida del libro de una librería de Segovia, qué decir...en pleno siglo XXI eso parece impensable, pero por lo visto sigue habiendo gente pa'tó.

Chicos, ánimos y a seguir caminando.

Abrazos para los setenta dedos.

mercedespinto dijo...

Creo que algunos de los que os leemos conocemos algo de este mundo de la publicación; lo cierto es que es una batalla agotadora. Lo de las distribuidoras es de libro, qué manera más farfullera de trabajar, en general. Y el tema de los libreros... Yo también tengo una anécdota, pero al revés: resulta que en una de las librerías, donde se pidieron cinco "míseros" ejemplares de mi última novela, se devolvieron porque ¡no aceptaban libros de religión! ¡Por favor!, ¿este librero sabía de qué iba la obra? Los que me han leído saben el sinsentido del rechazo. Cualquier novela de Noah Gordon de los que lucían en el escaparate tenía más contenido religioso que el mío. Con el poder hemos topado, diría yo en este caso.
Ánimo, que no os achante nadie, aquí gana el que persevera.
Siete abrazos.

Isolda dijo...

Digo como Mercedes, el que la sigue la consigue. El libro existe y tendrá un recorrido largo y sin prisas. De las Cajas no digo nada, porque para empezar, la mayoría se han convertido en bancos. Buscaremos un pub adecuado -o mejor una librería- para nuevas presentaciones.
Siete besos como siete soles.

Anabel dijo...

Lo de la Caja Canarias me lo creo por muy caja que sea, pero lo de la librería de Segovia... es que es para escribir un cuento. ¡Por Dios!

Vivir para ver, amigos.

Besos y siempre para delante que la nave va,

Anabel

Ángeles Hernández dijo...

Chicos, chicos, que vais estupendamente, que las piedrecitas del camino siempre aparecen ( recordad lo que dice Brad Pitt al final de Malditos Bastardos : "en mi pueblo cuando las cosas salen demasiado bien, decimos: algo se nos está yendo de las manos".

Pues eso, que a algunas autoridades con capital ( comprador quizás) en la librería segoviana, les han gustado demasiado las piernas de Sophie y han proyectado su turbio subconsciente sobre la limpia idea de aquellas almas que aún creen que hay que proteger.
Eso nos demuestra que la idea de FranCo de "provocar un poquito", iba por buen camino, con los consiguientes riesgos,claro está.

Y las Cajas-Bancos... depende de qué vayan, si de obra social o de lo que están haciendo a los jóvenes que hoy quieren pedir hipoteca: "no hay para vosotros", necesitamos más y más y más -dividendos claro-.

Cuando se tocan muchos palos hay más posibilades de que no todos nos respondan, pero por ley de probabililidades, cuanto más movimiemnto, más salidas (el 100 % no existe). Al final cada uno acaba retratándose como es, también nosotros.

Y Además "QUE NOS QUITEN LO BAILAO", que de eso vamos bien servidos, y lo que nos queda...

Adelante, mosqueteros, todos para uno y uno para todos.

Besos para vosotros y un VIVA a esas piernas de porcelana por las que apostamos. Á.

¿Quién dijo miedo?,

catherine dijo...

Por favor sigue con detalles de esta apasionante y cansina batalla.
Lo de la caja de Canarias en las Palmas es increíble y lo de la censura aún más. Por mi parte creo que iré a comprarmelo, en Canarias, pero ni un duro para este banco que se quiere llamar caja de ahorros.
¡Ánimo! amigos plumigos-difusores- etcétera y os deseo el mismo éxito en la presentación (en el Corte Inglés) de Las Palmas que en otros lugares.

Inma Vinuesa dijo...

Petrificada me quedo con lo de la censura. Yo creía que eso de la inquisición hacia siglos que había acabado. Lo mismo nos excomulgan.

Amando Carabias María dijo...

Bueno, Inma, más que censura en sentido estricto es algo así como la aplicación del cartelito que aparece en algunos establecimientos: RESERVADO EL DERECHO DE ADMISIÓN, pero con retraso...
Debemos tener mal aspecto,jajaja...

Marcos Alonso dijo...

Para los que somos novatos en estas aventuras literarias, este post nos resulta de lo más atractivo y esclarecedor. Hasta ahora como lector solo alcanzaba a ver los bonitos escaparates, luego, cuando te atreves a escribir, entras en un mundo desconocido, atrayente pero laborioso; la publicación en papel es como despertar de un sueño y luego presentaciones, distribución,... Aquí todo depende de tu editor, en nuestro caso como además es mago (quiero decir que hace magia) no tenemos ningún problema. La experiencia ha resultado muy positiva, conocer a tanta gente, en general maravillosa, que nos han ayudado de forma altruista, ha sido una de las mayores satisfacciones. Las distintas Ferias del Libro, los medios de comunicación (desde las agencias de noticias, pasado por periódicos, la radio, blogs y otras redes sociales), distribuidoras, librerías e instituciones culturales que supuestamente tienen en el fomento de estos eventos el sentido de su existencias. Conocer todos estos entresijos y saborear sus partes más amargas y más dulce ha sido una experiencia vital. Recordar esas parte dulce es fácil, y a todos los que nos han ayudado. Pero si algo me duele es la decepción por ver como las instituciones "culturales" donde vivo lejos de promover la cultura se dedican a actividades elitistas y realmente lucrativas.

Ana J. dijo...

Me encanta eso de formar parte de los escritores malditos.
Quién me lo iba a decir a mí, con lo recatadita que soy!
Besos, chicos, y enhorabuena a todos nosotros.
Ah, y a los de las Cajas (menos CajaCanarias y Caja Segovia)... que les den!
Más besos

Marcos Alonso dijo...

Se me olvidó comentar lo de la librería de Segovia que había retirado nuestra novela. Creo que nos ha hecho un favor, posiblemente y desde ahora lo comentaremos en muchas entrevistas, presentaciones o saldrá en comentarios en general. Ninguna librería estará tan ligada a Oscurece como esa ¿Cuál es su nombre? Eso será una forma de publicidad mutua, buena o mala pero publicidad.

PilarA dijo...

¡Suerte y a por todas!, besos de vuestra amiga PilarA